Podcasts de historia

Derechos Humanos de Brasil - Historia

Derechos Humanos de Brasil - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Las condiciones en muchas cárceles eran malas y, en ocasiones, potencialmente mortales, principalmente debido al hacinamiento. El abuso por parte de los guardias penitenciarios, incluido el abuso sexual, continuó en muchas instalaciones, y las malas condiciones de trabajo y los bajos salarios de los guardias penitenciarios fomentaron la corrupción.

Condiciones físicas: El hacinamiento endémico era un problema. Según el Ministerio de Justicia y Ciudadanía, a noviembre de 2016, la población carcelaria era de 711.463 presos (incluidos arrestos domiciliarios); la capacidad oficial del sistema penitenciario era de 393.953 reclusos a principios de año. Según Human Rights Watch, las mujeres a menudo están recluidas en las alas de mujeres de las cárceles de hombres, y las cárceles de mujeres a veces emplean guardias masculinos. Las reclusas se quejaron de acoso verbal y sexual por parte de guardias masculinos, así como de falta de acceso a atención médica, en particular atención prenatal y posnatal.

Los presos condenados por delitos menores con frecuencia se encontraban recluidos con asesinos y otros delincuentes violentos. Las autoridades intentaron mantener a los detenidos en prisión preventiva separados de los presos condenados, pero la falta de espacio a menudo requería colocar a los delincuentes condenados en instalaciones de detención preventiva. En muchas cárceles, incluidas las del Distrito Federal, los funcionarios intentaron separar a los delincuentes violentos de otros reclusos y mantener a los narcotraficantes condenados en un ala separada del resto de la población carcelaria. Varias fuentes informaron que los adolescentes fueron encarcelados con adultos en condiciones de pobreza y hacinamiento. En muchos centros de detención de menores, el número de reclusos excedía con creces la capacidad.

La violencia fue desenfrenada en varias instalaciones penitenciarias del noreste. Además del hacinamiento, la mala administración del sistema penitenciario, la presencia de pandillas y la corrupción contribuyeron a la violencia dentro del sistema penitenciario. El 1 de enero, en el complejo penitenciario de gestión privada Anisio Jobim en Manaus, capital del estado de Amazonas, el conflicto entre las organizaciones criminales Familia do Norte, con sede en Amazonas, y Primeiro Comando Capital de Sao Paulo, terminó con 56 presos muertos por decapitación y quema.

Las cárceles adolecían de personal insuficiente y falta de control sobre la población carcelaria. Algunas cárceles tenían una proporción de un guardia de servicio por cada 200-300 prisioneros, lo que hacía imposible ejercer el control en las cárceles. Durante un motín en enero en la prisión de Alcacuz en el estado de Rio Grande do Norte, los funcionarios esperaron hasta el amanecer para ingresar a la prisión. Mientras tanto, los reclusos treparon al tejado de la prisión portando banderas alusivas a las facciones criminales y armados con palos, piedras y cuchillos.

Según datos del Ministerio de Salud, los presos tenían 28 veces más probabilidades de contraer tuberculosis, en comparación con el público en general. Un estudio de 58 cárceles del sistema penitenciario de Río de Janeiro realizado por la empresa líder de contenido web nacional Universo Online encontró que, de enero de 2015 a agosto de 2017, se produjeron 14 veces más muertes como resultado de enfermedades tratables que por asesinatos. Durante este período, 517 presos murieron por enfermedades tratables como tuberculosis, lepra e infecciones de la piel, en comparación con 37 homicidios de presos.

Durante el año, el Mecanismo Nacional para Prevenir y Combatir la Tortura del Ministerio de Justicia publicó los resultados de las visitas realizadas en 2016 a 23 cárceles de seis estados. El informe señaló el crecimiento "impactante" del tamaño de la población carcelaria sin un aumento resultante en la capacidad del sistema penitenciario, falta de agua potable para beber y bañarse, nutrición inadecuada, infestaciones de ratas y cucarachas, celdas húmedas y oscuras, y golpizas a los reclusos.

Administración: Las Defensorías del Pueblo a nivel estatal y la Secretaría Federal de Derechos Humanos monitorearon las condiciones de las prisiones y los centros de detención e investigaron denuncias creíbles de condiciones inhumanas. Los presos y detenidos tenían acceso a visitas; sin embargo, los observadores de derechos humanos informaron que algunos visitantes se quejaron de procedimientos de detección que en ocasiones incluían exámenes físicos invasivos y poco higiénicos.

Monitoreo independiente: El gobierno permitió el monitoreo por parte de observadores no gubernamentales independientes, incluido el Comité Internacional de la Cruz Roja, las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos, así como organizaciones locales, como el Mecanismo para la Prevención de la Tortura y la Justicia Global. En julio, el presidente de la Corte Suprema visitó la prisión de Curado en el estado de Pernambuco como parte de una nueva iniciativa a nivel nacional para investigar y mejorar el uso de los fondos federales destinados a la reforma penitenciaria.

Mejoras: En junio, las autoridades informaron una caída en la tasa de homicidios en el complejo de Pedrinhas en el estado de Maranhao de 17 muertes en 2014 a tres en los primeros seis meses del año, atribuyéndolo a la implementación de reformas como el encarcelamiento de líderes de pandillas rivales por separado. instalaciones.


Informes nacionales de 2020 sobre prácticas de derechos humanos: Brasil

ANUNCIO: El Departamento de Estado publicará un anexo a este informe a mediados de 2021 que amplía la subsección sobre Mujeres en la Sección 6 para incluir una gama más amplia de cuestiones relacionadas con los derechos reproductivos.

Brasil es una república constitucional multipartidista gobernada por un gobierno elegido democráticamente. En 2018, los votantes eligieron al presidente, al vicepresidente y a la legislatura nacional bicameral en elecciones que, según los observadores internacionales, fueron libres y justas.

Las tres fuerzas policiales nacionales (la Policía Federal, la Policía Federal de Carreteras y la Policía Federal de Ferrocarriles) tienen responsabilidades de seguridad interna y dependen del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública (Ministerio de Justicia). Hay dos unidades diferenciadas dentro de las fuerzas policiales estatales: la policía civil, que desempeña una función de investigación, y la policía militar, encargada de mantener el orden público en los estados y el Distrito Federal. A pesar del nombre, las fuerzas de la policía militar no dependen del Ministerio de Defensa. Las fuerzas armadas también tienen algunas responsabilidades de seguridad interna y dependen del Ministerio de Defensa. En ocasiones, las autoridades civiles no mantuvieron un control efectivo sobre las fuerzas de seguridad. Los miembros de las fuerzas de seguridad cometieron numerosos abusos.

Entre las cuestiones importantes de derechos humanos se incluyen: informes de homicidios ilegítimos o arbitrarios a manos de la policía condiciones penitenciarias duras y en ocasiones potencialmente mortales arresto o detención arbitraria violencia contra periodistas actos generalizados de corrupción por parte de funcionarios falta de investigación y rendición de cuentas por violencia contra la mujer violencia o amenazas de violencia motivados por delitos de antisemitismo que involucran violencia o amenazas de violencia contra miembros de minorías raciales, activistas ambientales y de derechos humanos, pueblos indígenas y otras poblaciones tradicionales, y personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o intersexuales.

El gobierno procesó a los funcionarios que cometieron abusos, sin embargo, la impunidad y la falta de rendición de cuentas de las fuerzas de seguridad fue un problema, y ​​un proceso judicial ineficaz a veces retrasó la justicia para los perpetradores y para las víctimas.


Derechos humanos - Brasil 2018 Comprensión de los problemas

Brasil es parte de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que se compromete a garantizar la igualdad, la dignidad y la libertad de todas las personas. A pesar de ser signatario, las condiciones internas para los derechos humanos están lejos de ser ideales en Brasil. Las violaciones de derechos humanos en Brasil incluyen ejecuciones extrajudiciales, pésimas condiciones carcelarias, violencia contra la población LGBTQ +, violación de la libertad religiosa y maltrato a refugiados, entre otros. Se destacan dos grupos desfavorecidos principales que abarcan estos temas: las mujeres y las personas de color. Ambos grupos son la mayoría demográfica (las mujeres representan el 51 por ciento de la población y las personas de color representan el 53 por ciento) y, por lo tanto, desempeñarán un papel importante en las próximas elecciones. Sin embargo, estos grupos siguen en desventaja y son vulnerables a las violaciones de derechos humanos.

En promedio, un incidente de violación se registra una vez cada once minutos en Brasil; sin embargo, los casos de violación siguen siendo poco denunciados, y los denunciados representan solo el 10 por ciento del total de casos de violación. Entre los casos registrados con la policía, solo el 15,7 por ciento resulta en el arresto del perpetrador. Además de la violencia sexual, las mujeres en Brasil corren un alto riesgo de sufrir violencia doméstica. En promedio, una mujer sufre violencia física cada 7,2 segundos. En 2017, 4.473 mujeres fueron asesinadas en Brasil: el 21 por ciento fueron casos de feminicidio, violencia por motivos de género, que a menudo es cometida por parejas actuales o anteriores. A pesar de la legislación existente contra la violencia doméstica y el feminicidio, los agresores a menudo quedan impunes. Las mujeres de color están especialmente en riesgo, y las personas que pertenecen a dos o más grupos desfavorecidos han experimentado un aumento del 54 por ciento en las tasas de homicidio.

Los hombres jóvenes de color corren el mayor riesgo de violencia en general, con un 2,7 por ciento más de probabilidades de ser asesinados que los hombres blancos jóvenes. Los afrobrasileños también son las principales víctimas de la brutalidad policial, y representan el 77 por ciento de los homicidios policiales. Los hombres afrobrasileños también son la mayoría en el sistema penitenciario superpoblado de Brasil, el cuarto más grande del mundo, con el 75 por ciento de todos los presos son hombres jóvenes de color. Además de estar más sometidos a la violencia, las tasas de homicidio de personas de color aumentaron un 23 por ciento el año pasado, incluso cuando cayeron un 6,8 por ciento para los brasileños blancos.

Aunque están en desventaja, estos grupos probablemente jugarán un papel importante en las próximas elecciones, especialmente las mujeres. Las mujeres representan el 52,5 por ciento del electorado y el 42 por ciento de las votantes aún están indecisas, una cifra que aumenta entre las mujeres de clase baja, que tienden a ser afrobrasileñas. Estos grupos pueden estar infrarrepresentados en la política, pero tanto el voto femenino como el afrobrasileño serán decisivos en esta elección. Los candidatos son principalmente blancos y hombres y deberían considerar la posibilidad de adaptarse para incluir las preocupaciones políticas de estos grupos a fin de obtener su apoyo. Esto incluye revisar sus agendas para incorporar programas sociales, una prioridad para estos grupos, y políticas públicas que protejan sus derechos, así como evitar hacer declaraciones públicas ofensivas.


Esclavitud en Brasil

El 13 de mayo de 1888, la princesa brasileña Isabel de Bragança firmó la Ley Imperial número 3.353. Aunque solo contenía 18 palabras, es una de las leyes más importantes de la historia brasileña. Llamada la "Ley de Oro", abolió la esclavitud en todas sus formas.

Durante 350 años, la esclavitud fue el corazón de la economía brasileña. Según la historiadora Emilia Viotti da Costa, el 40 por ciento de los 10 millones de africanos esclavizados traídos al Nuevo Mundo terminaron en Brasil. Las personas esclavizadas eran tan fundamentales para la economía que Ina von Binzer, una educadora alemana que vivió en Brasil a fines del siglo XIX, escribió: “En este país, los negros ocupan el papel principal. Son responsables de todo el trabajo y producen toda la riqueza en esta tierra. El brasileño blanco simplemente no funciona ".

En 1888, la abolición contó con el apoyo de la mayoría de los brasileños —incluidos varios sectores conservadores—, la culminación de un largo proceso de cambios sociales y económicos. Cuando se abolió la esclavitud, la práctica ya había comenzado a disminuir debido a la modernización de la agricultura y al aumento de la migración hacia las ciudades brasileñas desde las zonas rurales.

Sin embargo, el cambio tomó casi 70 años. Gran Bretaña prohibió la esclavitud en 1807 y, posteriormente, comenzó a presionar a otras naciones para que siguieran su ejemplo, incluido Brasil tras su independencia de Portugal. Sin embargo, en 1822, 1,5 millones de los 3,5 millones de personas en Brasil fueron esclavizados y la práctica no fue simplemente tolerada, sino fuertemente apoyada por todos los segmentos de la sociedad, incluida la Iglesia Católica.

Sin embargo, en los años siguientes, Gran Bretaña intensificó sus esfuerzos para prohibir la trata de esclavos, apoderándose de barcos de esclavos en el Océano Atlántico e incluso atacando algunos puertos en Brasil. Como resultado, el gobierno brasileño aprobó una ley que declaraba que todas las personas esclavizadas eran libres al llegar a suelo brasileño, aunque el gobierno no hizo cumplir la ley.

A medida que los barcos británicos dificultaban la vida de los traficantes de esclavos, la oferta de mano de obra esclava disminuyó y las personas esclavizadas se encarecieron. Inicialmente, esto obligó a los propietarios a mejorar las condiciones de vida y de trabajo, ya que ya no podían permitirse las altas tasas de mortalidad que antes caracterizaban la práctica de la esclavitud en Brasil.

Los terratenientes se hicieron cada vez más conscientes de que el trabajo esclavo tenía cada vez menos sentido económico. Pagar salarios bajos a los hombres libres era de hecho más barato que mantener esclavos, de los que eran responsables los propietarios. Así, el gobierno brasileño comenzó a implementar políticas destinadas a reducir gradualmente la esclavitud, aunque actuó con lentitud para no perturbar los intereses económicos de los propietarios.

La abolición gradual

En 1871, el Parlamento brasileño aprobó la denominada "Ley de útero libre", declarando que todos los niños nacidos de mujeres esclavizadas serían libres. Sin embargo, los niños tenían que trabajar para los propietarios de sus padres hasta que fueran adultos a fin de "compensar" a los propietarios. En ese momento, muchos notarios, con el conocimiento de las parroquias locales, falsificaron certificados de nacimiento para demostrar que los niños esclavos habían nacido antes de que se aprobara la ley. Según Joaquim Nabuco, abogado y líder abolicionista, gracias únicamente a esta legislación, la esclavitud permanecería vigente en Brasil hasta la década de 1930.

En 1884 entró en vigor una nueva ley que liberó a las personas esclavizadas que tenían 60 años o más. Más perversa que esta última, esta ley otorgó a los propietarios el poder de abandonar a las personas esclavizadas una vez que se hubieran vuelto menos productivas y más susceptibles a las enfermedades. Además, era raro que una persona esclavizada llegara a cumplir 60 años.

La Iglesia Católica puso fin a su apoyo a la esclavitud en 1887, y poco después la Corona portuguesa comenzó a posicionarse en su contra. El 13 de mayo de 1888, las 700.000 personas esclavizadas restantes en Brasil fueron liberadas.


Esclavos en Minas Gerais, 1880. Foto: Marc Ferrez, Instituto Moreira Salles, vía Brazilian Report

Brasil posterior a la abolición

El fin legal de la esclavitud en Brasil hizo poco para cambiar la vida de muchos afrobrasileños. El movimiento abolicionista de Brasil fue tímido y alejado, en parte porque era un movimiento urbano en una época en que la mayoría de los esclavos trabajaban en propiedades rurales. Sin embargo, el movimiento abolicionista también estaba más preocupado por liberar a la población blanca de lo que había llegado a ser visto como la carga de la esclavitud. Los líderes abolicionistas no se preocuparon por las consecuencias de la abolición. No existían políticas para promover la integración ni planes para ayudar a las personas ex esclavizadas a convertirse en ciudadanos de pleno derecho mediante el acceso a la educación, la tierra o el empleo.

De hecho, las élites brasileñas se opusieron en gran medida a la idea de que Brasil tendría una mayoría de ciudadanos afrobrasileños. Después de que se aboliera formalmente la esclavitud como institución legal, el gobierno implementó una política de branqueamento, o "blanqueamiento", un intento patrocinado por el estado para "mejorar la línea de sangre" a través de la inmigración: Brasil iba a aceptar sólo europeos blancos o inmigrantes asiáticos. Mientras tanto, sin ningún lugar adonde ir y sin otra forma de ganarse la vida, muchos esclavos liberados celebraron acuerdos informales con sus antiguos dueños. Estos equivalían a comida y refugio a cambio de mano de obra gratuita, manteniendo así el status quo.

Hoy en día, los vestigios del sistema esclavista todavía se pueden presenciar en la sociedad brasileña. No es una coincidencia que solo el 53 por ciento de la población brasileña se identifique como afrobrasileña o mixta, sino que represente dos tercios de las personas encarceladas y el 76 por ciento del segmento más pobre de la población. Más que cualquier otra nación de las Américas, Brasil fue profundamente moldeado por la esclavitud, un legado que el país aún lucha por abordar más de 350 años después de que el primer africano esclavizado aterrizara en sus costas.

¿Te gusta el contenido? Suscríbase al Informe Brasileño usando el código de descuento BI-TBR20 para obtener un 20 por ciento de descuento en cualquier plan anual.


Contenido

  • 1830: Dom Pedro I promulga el Código Penal Imperial. Eliminó todas las referencias a la sodomía. [27]
  • 1979: O Lampião, se lanzó una revista gay, con contribuciones de muchos autores famosos, como João Silvério Trevisan, Aguinaldo Silva y Luiz Mott. Sobrevivió solo un año.
  • 1980: Grupo Gay da Bahia, la organización de derechos de los homosexuales más antigua de Brasil, fue fundada en la ciudad de Salvador, junto con SOMOS, otra organización en la ciudad de São Paulo.
  • 1989: Se promulgan las constituciones de los estados de Mato Grosso y Sergipe. Prohíben explícitamente la discriminación por motivos de orientación sexual. [28] [29]
  • 1995: la congresista Marta Suplicy propuso Proyecto de ley No. 1151 relativo a las uniones civiles.
  • 1995: primer desfile del orgullo gay de Brasil en la playa de Copacabana en Río de Janeiro [30]
  • 1997: Revista G, la primera revista erótica de orientación gay, se publicó con una amplia distribución nacional hasta su último número en 2013.
  • 2004: Rio Grande do Sul comenzó a permitir que las parejas del mismo sexo registraran uniones civiles en un notario de derecho civil genérico después de una decisión judicial en marzo de 2004. [31]
  • 2006: Una pareja de lesbianas de Rio Grande do Sul fue la primera en adoptar con éxito. [32]
  • Octubre de 2006: El diseñador de moda y presentador de televisión Clodovil Hernandes se convirtió en la primera persona abiertamente gay en ser elegida como congresista en Brasil, con 494.000 votos. [33]
  • 10 de junio de 2007: En su undécima edición, el Desfile del Orgullo Gay de São Paulo rompió su propio récord como el desfile más grande del mundo y atrajo a 3,5 millones de personas. [34]
  • 25 de junio de 2007: Ocurrió el asunto Richarlyson en el que un juez fue llevado ante el Consejo de Justicia de São Paulo por declarar en la corte que el fútbol es un "deporte viril, masculino y no homosexual". Sin embargo, posteriormente, el mismo juez se disculpó y decidió anular la decisión que escribió. [35]
  • 2008: Se llevó a cabo una conferencia nacional LGBT. El evento, el primero en el mundo organizado por un gobierno, fue el resultado de las demandas de la sociedad civil y el apoyo del gobierno brasileño a los derechos LGBT. [36]
  • 2010: En un juicio histórico, la Cuarta Clase de la Corte Superior de Justicia de Brasil reconoció, por unanimidad, que las parejas del mismo sexo tienen derecho a adoptar niños.
  • 2011: El 5 de mayo, el Tribunal Federal Supremo amplió por unanimidad las uniones estables (portugués: união estável) a las parejas del mismo sexo en todo el país al redefinir la definición laica de la familia y otorgar 112 derechos a estas parejas. La extensión del matrimonio no se discutió en esta decisión. [10] [37] [38] [39]
  • 2011: El 27 de junio, la primera unión civil entre personas del mismo sexo se convirtió en matrimonio entre personas del mismo sexo en Brasil. La conversión fue ordenada por un juez de São Paulo.Desde este caso, muchas otras uniones civiles se han convertido en matrimonios plenos. [40]
  • 2011: El 25 de octubre, la Corte Superior de Justicia declaró que la unión legal de dos mujeres podía ser reconocida como matrimonio. A diferencia del "stare decisis" de la Corte Suprema de los Estados Unidos, la decisión de la Corte Superior solo llegaría a los autores de la demanda, pero constituía un precedente que podría seguirse en casos similares. [41]
  • 2013: El 14 de mayo, el Consejo Nacional de Justicia de Brasil legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país en una votación de 14 a 1 al emitir un fallo que ordena a todos los registros civiles del país realizar matrimonios entre personas del mismo sexo y convertir cualquier matrimonio civil existente. uniones en matrimonios si tal pareja lo desea.
  • 2018: El 1 de marzo, la Corte Suprema de Brasil dictaminó que las personas transgénero pueden cambiar su género legal sin someterse a cirugía, terapia hormonal o recibir un diagnóstico médico.
  • 2018: en octubre, luego de las elecciones generales brasileñas de 2018, Fabiano Contarato fue elegido como el primer senador abiertamente gay del país y Érica Malunguinho como la primera representante de mujeres trans. [42]
  • 2019: El 1 de febrero, David Miranda, un representante gay negro, reemplazó a Jean Wyllys, ya que Wyllys anunció en enero de 2019 que había abandonado el país debido a amenazas de muerte. Esta fue la primera vez que un representante gay fue reemplazado por otro representante gay en Brasil. [43]
  • 2019: El 13 de junio, la Corte Suprema de Brasil dictaminó que la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género es un delito afín al racismo. [8]
  • 2020: La Corte Suprema permite que los HSH donen sangre sin período de aplazamiento.

El 14 de mayo de 2013, el Consejo Nacional de Justicia de Brasil legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo (portugués: casamento homoafetivo [kazɐˈmẽtu õmu.afeˈtʃivu], también comúnmente casamento gay, casamento igualitário [iɡʷaliˈtaɾi.u]) en todo el país en una votación de 14 a 1 al emitir un fallo que ordena a todos los registros civiles del país realizar matrimonios entre personas del mismo sexo y convertir las uniones civiles existentes en matrimonios si tal pareja lo desea. [11] [12] [13] [16] [44] Joaquim Barbosa, presidente del Consejo de Justicia y el más alto tribunal de derecho constitucional de Brasil, el Tribunal Supremo Federal, dijo en la decisión que los notarios no pueden seguir negándose a "realizar una boda civil o la conversión de una unión civil estable en un matrimonio entre personas del mismo sexo". [7]

El 16 de diciembre de 2003, Brasil anunció que reconocería las uniones legales entre personas del mismo sexo realizadas en el extranjero con fines migratorios. Las parejas casadas en otros países pueden usar su certificado de unión para solicitar beneficios de inmigración a Brasil. Fue la primera acción legal para el reconocimiento de parejas del mismo sexo. [45] [46]

De acuerdo con la Grupo Gay de Bahía (Grupo Gay de Bahía GGB), el Instituto Nacional de Segurança Social (Instituto Nacional de Seguridad Social INSS) reconoce las uniones estables como un medio para compartir la herencia, recibir una pensión y otros derechos similares al matrimonio. [47]

Muchas ciudades brasileñas también han instituido Registro de unión estable homosexual. [48] ​​En 2009, una de las oficinas de la ciudad de São Paulo registró 202 uniones estables entre personas del mismo sexo. Las uniones estables otorgan muchos derechos legales, como el derecho a ser reconocido como pareja en cuestiones legales, la propiedad común de bienes adquiridos en conjunto, incluida la transmisión y herencia, el reconocimiento de la pareja como dependiente en el Instituto Nacional de Seguridad Social, en salud. planes y con aseguradoras. También se incluye el derecho a transferir la cuenta bancaria de un socio a otro en caso de fallecimiento o enfermedad del titular. [49]

De facto Los sindicatos pueden registrarse en un notario de derecho civil en todo el país (existen ordenanzas específicas al respecto en Rio Grande do Sul, Roraima y Piauí, pero el derecho es federal y el registro también es posible en otros lugares). [50]

Antes de la legalización nacional del matrimonio entre personas del mismo sexo, varias parejas binacionales del mismo sexo ganaron el derecho a vivir permanentemente en Brasil. Uno de esos casos es el de una pareja binacional que se vio obligada a salir de Brasil y trasladarse a Chicago para poder vivir juntos. El ciudadano estadounidense Chris Bohlander ganó el derecho a vivir permanentemente en Brasil con su pareja Zemir Magalhães. La pareja se fue de Chicago tres años antes para vivir juntos en Goiânia. Un juez brasileño permitió a Bohlander obtener una visa de residencia permanente, que normalmente solo se otorga al cónyuge extranjero de un brasileño, sobre la base de su unión civil, que fue reconocida por un juez de Goiás en 2008. En Brasil, la victoria de la pareja fue vista como importante especialmente porque el fallo se basa en los derechos fundamentales y las protecciones garantizadas por la Constitución del país. [51]

Derechos de pareja del mismo sexo Editar

Se propuso un proyecto de ley en el Congreso Nacional de Brasil en 1995 para cambiar la ley federal y permitir el reconocimiento de las uniones entre personas del mismo sexo, pero enfrentó una fuerte oposición y no fue votado. Sin embargo, desde finales de la década de 1990, se han otorgado muchas concesiones a parejas del mismo sexo. Se determinó que las parejas del mismo sexo de facto parejas por el Tribunal Superior de Justicia en 2006. Esto otorgó algunos derechos a las parejas del mismo sexo a través de uniones estables.

Muchas decisiones judiciales independientes en Brasil desde 1998 han reconocido las parejas del mismo sexo en esta categoría bajo el derecho consuetudinario y han otorgado varios derechos a las personas involucradas. No existe una definición o consenso real sobre lo que constituye una unión estable. En el estado de Río de Janeiro, los socios de los empleados públicos reciben los mismos beneficios que las parejas casadas. En el estado de Rio Grande do Sul en el sur de Brasil, los jueces han determinado que las relaciones entre personas del mismo sexo también deben ser reconocidas legalmente. Todos los jueces y jueces de paz están ahora obligados a aprobar las uniones civiles "entre personas en su sano juicio y orientación sexual independiente" en el estado.

La adopción entre personas del mismo sexo es legal en Brasil, porque las leyes brasileñas no la prohíben específicamente. En consecuencia, varios jueces han emitido fallos favorables para las adopciones por parejas del mismo sexo. [52]

En 2010, en un juicio histórico, la Cuarta Clase del Tribunal Superior de Justicia de Brasil (STJ) reconoció, por unanimidad, que las parejas del mismo sexo tienen derecho a adoptar niños. El tribunal, integrado por cinco jueces, examinó el caso de dos mujeres a las que el Tribunal Federal de Rio Grande do Sul había otorgado el derecho a adoptar. El Fiscal del Estado, sin embargo, apeló al STJ. El tribunal denegó la solicitud del fiscal, diciendo que en tales casos se debe respetar la voluntad del menor. “Este juicio es histórico porque da a la dignidad humana, la dignidad de los menores y de las dos mujeres”, dijo el reportero Luis Felipe Solomon. "Afirmamos que esta decisión es una orientación que en casos como ese, siempre se debe servir a los intereses del niño, que se está adoptando", dijo el ministro João Otávio de Noronha. [53] La decisión del Tribunal Superior de Justicia crea un precedente legal que permite a las parejas del mismo sexo solicitar la adopción y acogida de niños.

Para la abogada Adriana Galvão, consejera de la "Ordem dos Advogados do Brasil" (Colegio de Abogados de Brasil), y parte del grupo de estudio de la institución sobre diversidad sexual, la opinión demuestra un avance legal y también social. "Fue una nueva interpretación. La Corte Suprema determinó que puede romper paradigmas y demostró que el Poder Judicial está tratando de abrir su visión a nuestra realidad social para garantizar los derechos de las personas", dijo. [54]

En 2010, el ministro Marco Aurélio Mello, del Supremo Tribunal Federal (Supremo Tribunal Federal de Brasil), falló a favor de una pareja binacional anglo-brasileña del mismo sexo en el estado de Paraná, permitiendo a la pareja adoptar cualquier niño, independientemente de la edad o el sexo del niño. La decisión del Tribunal Supremo Federal abre el camino para que otras parejas del mismo sexo reciban los mismos derechos en el país. [55]

Los estados de Brasil tienen prohibido crear leyes discriminatorias, según la Constitución nacional. Si bien la Constitución prohíbe la discriminación por una variedad de características, como "origen, raza, sexo, color [y] edad", la orientación sexual no se menciona explícitamente. La Constitución prohíbe "cualquier otra forma de discriminación". [56]

Imágenes tradicionales de América Latina "machismo" y la homofobia resultante están cambiando ahora que los derechos individuales, incluido el derecho de acuerdo con la orientación sexual, gozan de la protección de la ley. Brasil adoptó una Constitución liberal en 1988 y continúa brindando más protecciones a todos sus ciudadanos. Poco después de elegir a Luiz Inácio Lula da Silva como presidente de Brasil, varios estados tomaron medidas serias para garantizar que nadie fuera discriminado por su orientación sexual. En 2003, la discriminación por motivos de orientación sexual estaba prohibida en 73 leyes municipales. Posteriormente se dictaron disposiciones en las leyes y reglamentos de los estados de Acre (2017), [57] Alagoas (2001/13), [58] [59] Amapá (2009), [60] Amazonas (2006), [61] Bahía (2007/14), [62] [63] Distrito Federal de Brasil (1997/17), [64] [65] [66] [67] Ceará (2009/14), [68] [69] Espírito Santo (2012/16), [70] [71] Goiás (2008), [72] Mato Grosso (1989/17), [73] Mato Grosso do Sul (2005), [65] [74] Maranhão (2006), [75] Minas Gerais (2002), [76] Pará (2007), [77] Paraíba (2003/17), [65] [78] Paraná (2013), [79] Pernambuco (2012/13), [80 ] [81] Piauí (2004/17), [82] [83] Río de Janeiro (2000/10), [65] [84] Rio Grande do Norte (2007), [85] Rio Grande do Sul (2002 / 16), [86] [87] Rondônia (2018), [88] Roraima (2013), [89] Santa Catarina (2002), [90] [91] São Paulo (2001), [65] Sergipe (1989) y Tocantins (2013). [92] [74] [93] [94] [95] Estas políticas varían según el estado. Algunos estados (Alagoas, Bahía, [96] Distrito Federal de Brasil, Ceará, Espírito Santo, Mato Grosso, Pará, Santa Catarina y Sergipe) incluyen la orientación sexual entre los motivos de no discriminación en sus constituciones estatales. Varios estados también han establecido grupos de trabajo públicos y comisiones para investigar los informes de discriminación. Las prohibiciones legales de discriminación contra las personas transgénero varían de un estado a otro. Muchos estados promulgaron protecciones para la identidad de género al mismo tiempo que para la orientación sexual, mientras que otros lo hicieron algunos años después. A partir de 2019, Amapá, Minas Gerais, Pará, Santa Catarina y Sergipe no abordan la discriminación contra las personas transgénero.

. la ley incluirá sanciones de naturaleza administrativa, económica y financiera para las entidades que discriminen por motivos de origen nacional, raza, color, sexo, edad, estado civil, creencia religiosa, orientación sexual o creencias políticas o filosóficas, o cualquier otra condición, independientemente de las medidas judiciales previstas en la ley. [a]

El Estado y los Municipios velarán, dentro de su territorio y dentro de los límites de su competencia, la plenitud y garantía de los derechos y principios sociales previstos en la Constitución Federal y en los tratados internacionales vigentes en [Brasil], incluidos los relativos a la urbanización. , trabajadores rurales y servidores públicos, así como la prohibición de la discriminación basada en creencias religiosas u orientación sexual. [B]

Nadie será discriminado ni perjudicado por razón de nacimiento, edad, etnia, raza, color, sexo, características genéticas, estado civil, trabajo rural o urbano, religión, creencias políticas o filosóficas, orientación sexual, física, inmunológica, sensorial o discapacidad mental, de acuerdo con la Constitución Federal. [C]

El 30 de noviembre de 2000, el Ayuntamiento de Niterói, en el estado de Río de Janeiro, aprobó una ordenanza que prohíbe la discriminación por orientación sexual en lugares e instituciones públicas, así como en negocios. Muchas ciudades y estados brasileños tienen una legislación antidiscriminatoria que incluye explícitamente la orientación sexual. Algunos de ellos prevén sanciones y penas específicas para quienes incurran en discriminación. [97]

En 2007, el Ministerio de Trabajo y Empleo emitió Orden ejecutiva (Portaria) No. 41/2007, que prohíbe a los empleadores solicitar documentos o información relacionada con la sexualidad de un empleado. [98]

Una encuesta de 2008 encontró que el 70% de los brasileños estaban a favor de prohibir la discriminación contra las personas LGBT. Divididos por religión, el 54% de los evangélicos apoyó la prohibición de tal discriminación, mientras que el 70% de los católicos y el 79% de los ateos también expresaron su apoyo. Las personas de entre 16 y 30 años también eran más propensas a apoyar la legislación para prohibir la discriminación LGBT. [99]

A partir de 2019, una ley federal contra la discriminación está pendiente de aprobación en el Senado brasileño. [100] La Constitución no tiene leyes específicas sobre discriminación por orientación sexual, pero sí tiene un artículo genérico contra la discriminación que puede considerarse que incluye tales casos. Este hecho es utilizado constantemente por la oposición a la ley contra la discriminación para demostrar que no hay necesidad de leyes específicas. Los defensores de la nueva ley, sin embargo, argumentan que sin una designación clara, esto todavía se considerará un delito menor. Algunos senadores conservadores católicos y protestantes argumentan que la ley sería una agresión a la libertad religiosa otorgada por la Constitución. La senadora Fátima Cleide (PT-RO) dijo que la ley debe aprobarse porque "el país tiene la trágica marca de que un homosexual es asesinado cada dos días". El exsacerdote evangélico y senador Marcelo Crivella (PRB-RJ) criticó el texto, diciendo que los homosexuales recibirán una protección que "debería haberse dado a las mujeres, los ancianos y los niños". [101] En marzo de 2018, la Comisión de Constitución y Justicia del Senado aprobó la ley federal contra la discriminación. El proyecto de ley tendría que ser aprobado por el pleno del Senado y la Cámara de Diputados antes de convertirse en ley. [102]

En febrero de 2019, el Tribunal Supremo Federal (Supremo Tribunal Federal) inició un proceso para tipificar como delito la homofobia y la transfobia. [103] El tribunal dictó su fallo el 23 de mayo, que penaliza la homofobia y la transfobia en virtud de la ley antirracismo del país (portugués: Lei do Crime Racial - Lei n.º 7.716 / 1989). Seis de los 11 jueces de la Corte Suprema votaron a favor de la medida, mientras que a los otros cinco jueces se les concedió más tiempo para tomar su decisión. Finalmente, el 13 de junio, la Corte Suprema emitió su fallo final, en una votación de 8 a 3. [8] [104] El juez Luiz Fux describió los delitos homofóbicos como "alarmantes" y una "epidemia". [105]

En las escuelas Editar

Varios estados y escuelas han establecido pautas y políticas con respecto a los estudiantes LGBT. Estos incluyen, entre otros, prevenir y prohibir el acoso escolar, crear programas de apoyo y usar el nombre preferido de un estudiante transgénero. [106] La iniciativa del gobierno de 2004, Brasil Sem Homofobia, busca proteger aún más a los estudiantes LGBT de la discriminación. [107]

En agosto de 2018, el Tribunal Federal Supremo derogó una ley de Palmas que prohibía los "cursos de género y sexualidad" en las escuelas. [108]

En junio de 2021, el gobierno de Santa Catarina liderado por el PSL emitió un decreto que prohíbe el uso de un lenguaje neutral en cuanto al género en los documentos oficiales de las escuelas públicas y privadas. [109]

Si bien el término transgénero, tal como se usa en los Estados Unidos y Europa, ha llegado a abarcar a todos los individuos con variantes de género, incluidos los transexuales de mujer a hombre, drag queens y reyes, y las personas intersexuales, en Brasil el fenómeno social de "transgênero" consiste principalmente en individuos a los que se les asignó un varón al nacer y que se identifican como mujeres [ cita necesaria ]. Las mujeres transgénero en Brasil se dividen en dos categorías: "travestis" y transexuales, aunque para los brasileños los dos términos son intercambiables [ cita necesaria ]. En la medida en que estos últimos insisten en distinguirse de los travestis, es porque los transexuales consideran que nacieron en el cuerpo equivocado, mientras que los travestis no experimentan conflictos internos tan profundos en relación a sus cuerpos masculinos. [110]

El mercado laboral formal está en gran parte cerrado a las personas transgénero. Una minoría extremadamente pequeña de travestis tiene formación universitaria o cualificación profesional. Con pocas excepciones, las únicas profesiones abiertas para ellos son la enfermería, el servicio doméstico, la peluquería, el entretenimiento gay y la prostitución. En algunos casos, incluso aquellos que trabajan como peluqueros, artistas de clubes nocturnos homosexuales y sirvientes domésticos también funcionan como trabajadores sexuales. En las regiones central, norte y noreste de Brasil, las personas transgénero de familias extremadamente pobres a veces comienzan a trabajar como prostitutas a los 12 años de edad, especialmente si sus familias las han expulsado de su hogar. [111]

En las regiones sur y sureste y en las principales capitales, como São Paulo y Río de Janeiro, es común encontrar travestis de hasta 16 o 17 años trabajando en la calle. A pesar de estar incluidas en el acrónimo de Brasil en la lucha por los derechos LGBT, las personas transgénero reciben poco alcance de los grupos de gays y lesbianas más convencionales. Sin embargo, existen asociaciones de personas transgénero en varios estados y ciudades brasileñas. Un programa en Río de Janeiro se enfoca en la reintegración de travestis a la sociedad a través de oportunidades de capacitación y empleo. [110]

El sistema de salud pública de Brasil ofrece cirugía gratuita de reasignación de sexo. Los fiscales federales del estado de Rio Grande do Sul habían argumentado que la cirugía de reasignación de sexo está cubierta por una cláusula constitucional que garantiza la atención médica como un derecho básico. En 2007, el Cuarto Tribunal Federal Regional estuvo de acuerdo y dijo en su fallo que "desde la perspectiva biomédica, la transexualidad puede describirse como una alteración de la identidad sexual en la que las personas deben cambiar su denominación sexual o enfrentar graves consecuencias en sus vidas, incluido un sufrimiento intenso, mutilación y suicidio ". El Ministerio de Salud dijo que dependerá de los funcionarios de salud locales decidir quién califica para la cirugía y qué prioridad se le dará en comparación con otras operaciones dentro del sistema de salud pública. Los pacientes deben tener al menos 21 años y ser diagnosticados como transexuales sin otros trastornos de personalidad y deben someterse a una evaluación psicológica durante al menos dos años, dijo el ministerio. Los activistas homosexuales aplaudieron la decisión. Hasta el momento, la medida no ha generado oposición. El sistema de salud pública de Brasil ofrece atención médica gratuita a todos los brasileños, incluida una variedad de cirugías y medicamentos gratuitos para el SIDA. Pero las largas filas y las instalaciones mal equipadas significan que aquellos que pueden pagarlo generalmente optan por pagar los hospitales y clínicas privadas.El Ministerio de Salud dijo que desde 2000 hasta 2007, se han realizado alrededor de 250 cirugías de reasignación de sexo en tres hospitales universitarios. [112]

Fallos de marzo de 2018 Editar

El 1 de marzo de 2018 se dictaron dos fallos históricos sobre los derechos de las personas transgénero. En primer lugar, el Tribunal Superior Electoral dictaminó que las personas transgénero pueden presentarse a las elecciones con su nombre preferido. Los defensores de las personas transgénero elogiaron la decisión, ya que las elecciones se llevaron a cabo en octubre de 2018. En segundo lugar, la Corte Suprema de Brasil dictaminó por unanimidad que las personas transgénero pueden cambiar su género legal sin someterse a cirugía o terapia hormonal, que anteriormente eran requisitos. Una persona transgénero que busca cambiar su género para reflejar su identidad de género ahora puede simplemente solicitar hacerlo en un puesto de registro en el país, sin la necesidad de un documento judicial o informe médico. [113]

No existe ninguna ley que prohíba a las personas LGBT servir en las Fuerzas Armadas brasileñas. La orientación sexual no puede ser un obstáculo para el ingreso a la policía o al ejército en Brasil. Todos los actos sexuales están prohibidos entre miembros de las fuerzas, ya sean heterosexuales u homosexuales. [114]

La Constitución de Brasil prohíbe cualquier forma de discriminación en el país. Las Fuerzas Armadas brasileñas no permiten deserciones, actos sexuales o congéneres en el ejército, ya sean heterosexuales u homosexuales. Afirman que no es una regla homofóbica, sino una regla de disciplina que también incluye al sexo opuesto. [115]

En 2008, durante la desaparición de una pareja gay militar, el Ministerio de Defensa de Brasil habló: el sargento debe ser interrogado sobre la supuesta deserción del ejército y no hay cuestión de discriminación ”. Los dos soldados dijeron que habían estado en un relación estable durante diez años en el ejército brasileño. [116] En 2012, se publicó una nota oficial de las Fuerzas Armadas brasileñas: "El ejército brasileño no discrimina contra (.) orientación sexual (.). [117]

Tras la decisión del Tribunal Supremo Federal a favor de las uniones civiles, el ministro de Defensa, Nelson Jobim, garantizó el cumplimiento de la decisión por parte del Ministerio y mencionó que se pueden otorgar beneficios conyugales a los cónyuges del mismo sexo de personal militar. [118] [119] [120]

Según una encuesta realizada por el Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA) en 2012, el 63,7% de los brasileños apoyó la entrada de personas LGBT en las Fuerzas Armadas brasileñas. [121]

La terapia de conversión está prohibida por el Consejo Federal de Psicología desde 1999. [122] En septiembre de 2017, un juez federal de Brasilia aprobó el uso de la terapia de conversión por parte de un psicólogo para "curar" a las personas de la homosexualidad, anulando la decisión de 1999. [123] Sin embargo, en diciembre de 2017, el mismo juez modificó su decisión, manteniendo prohibido el “tratamiento”. [124] En enero de 2018, el Consejo Federal de Psicología estableció normas de actuación para los psicólogos en relación con las personas transexuales y travestis, prohibiendo también cualquier terapia de conversión. [125]

Antes de 2020, según las pautas del Ministerio de Salud, los hombres homosexuales y bisexuales solo podían donar sangre después de 12 meses sin actividad sexual con personas del mismo sexo.

Sin embargo, en mayo de 2020, durante la pandemia de COVID-19, el Tribunal Supremo Federal ("Supremo Tribunal Federal") declaró inconstitucional la limitación y eliminó las restricciones. En consecuencia, Brasil se convirtió en uno de los primeros países de América Latina en permitir que los hombres homosexuales y bisexuales donen sangre en condiciones iguales a las de los hombres heterosexuales. [126] [127]

En 2010, una encuesta realizada por la Universidad Estatal de Río de Janeiro y la Universidad de Campinas reveló que a la edad de 18 años, el 95% de los jóvenes homosexuales en Brasil ya había revelado su homosexualidad, y muchos lo reconocieron cuando tenían 16 años. Para la década de 1980 generación, la homosexualidad generalmente se revelaba después de los 21 años. Los prejuicios también habían disminuido según los datos de una encuesta de Ibope. La misma encuesta encontró que el 60% de los brasileños consideraba la homosexualidad como algo natural. [128]

En 2009, una encuesta realizada por la Universidad de São Paulo en diez capitales estatales, mostró que la población masculina gay brasileña era del 7,8% y la población masculina bisexual era del 2,6% (total del 10,4% de la población masculina total). La población lesbiana era del 4,9% y las mujeres bisexuales otro 1,4% (total del 6,3% de la población femenina). [20]

La población masculina de la ciudad de Río de Janeiro fue el 19,3% de hombres gays y bisexuales. Y la población femenina de la ciudad de Manaus tenía un 10,2% de lesbianas y mujeres bisexuales. [129]

Por proporción Editar

Ciudades seleccionadas para la investigación:

A Brasil Editar

Una decisión decisiva emitida el 25 de noviembre de 2003 por la jueza brasileña Ana Carolina Morozowski del 5 ° Tribunal Civil de Curitiba, Paraná reconoció la relación entre personas del mismo sexo del activista gay nacional Toni Reis con el ciudadano británico David Ian Harrad, otorgando a Harrad la residencia permanente en Brasil. Una semana después, el Consejo Nacional de Migración instituyó la Resolución Administrativa Número 3, de 2003, que "dispone de los criterios para la concesión de visa temporal o permanente, o de permanencia definitiva a la pareja masculina o femenina, sin distinción de sexo".

En la ciudad de Florianópolis, la jueza Marjôrie Cristina Freiberger Ribeiro da Silva del 1er Juzgado Civil impidió que los departamentos de inmigración brasileños deportaran a una ciudadana italiana que había vivido más de diez años en una relación estable con una lesbiana brasileña. La juez dijo que creía que "la unión homosexual crea los mismos derechos que una unión entre hombre y mujer". [130]

Brasil fue el primer país de América Latina en reconocer las uniones del mismo sexo para los beneficios de inmigración. Siguiendo el ejemplo de Brasil, otros países de América del Sur han logrado importantes avances en el reconocimiento de las relaciones entre personas del mismo sexo, incluidos los derechos de inmigración, por ejemplo, Colombia en 2009.

Sin embargo, el gobierno brasileño tardó en cablear a sus consulados con respecto a esta decisión. Así, muchas parejas del mismo sexo que buscaron trasladarse a Brasil para aprovechar esta nueva política quedaron confundidas por la falta de claridad del Gobierno y no pudieron recibir los beneficios que esta política pretendía brindar. En febrero de 2004, en una reunión conjunta en el consulado brasileño en Nueva York, Immigration Equality y el Brazilian Rainbow Group pidieron a los funcionarios consulares aclarar los procedimientos de solicitud de la nueva política migratoria. A pesar de la confusión en curso, el Grupo Arco Iris brasileño obtuvo copias de la Resolución Administrativa No. 3 y las regulaciones adjuntas que aclaran las reglas para las parejas binacionales del mismo sexo donde una de las parejas es un ciudadano brasileño. [131]

Estamos encantados de informar que ahora hay procedimientos claros disponibles para las parejas binacionales del mismo sexo que buscan emigrar a Brasil, dice Eryck Duran, Director Ejecutivo de Brazilian Rainbow Group, y agrega: Estamos orgullosos de que Brasil esté comprometido con poner fin a la discriminación de gays y lesbianas, ya que el gobierno ha reconocido que extender la inmigración a parejas del mismo sexo o cónyuges de ciudadanos brasileños es lícito y está sancionado por la Constitución.

En Brasil Editar

Históricamente, la migración de homosexuales de otras partes del país a las ciudades más grandes ha sido un fenómeno común, incluso descontando los factores económicos en los pueblos y ciudades de origen. Los factores que impulsan esta migración incluyen la percepción de una mayor libertad e independencia en las grandes ciudades, así como muchas opciones de entretenimiento para este grupo demográfico. Las ciudades de São Paulo, Río de Janeiro, Salvador, Brasilia, Belo Horizonte, Recife, Porto Alegre, Curitiba y otras, reciben grandes afluencias anualmente. [132]

Violencia anti-LGBT Editar

En 2004, el Grupo Gay da Bahia publicó una lista con los nombres de 159 miembros de la comunidad LGBT asesinados ese año. [133] También hay una lista con los nombres de personas que presuntamente sufrieron abusos a los derechos humanos ese mismo año algunas muertes causadas directamente por la homofobia. [134] En 2012, el 77% de los brasileños apoyó la criminalización explícita de la homofobia. [135]

A mediados de 2006, Brasil lanzó Brasil contra la homofobia, una campaña contra la homofobia que incluye anuncios de televisión y vallas publicitarias. Según un artículo de la BBC de 2007, los activistas estiman que entre 1980 y 2006 unas 2.680 personas homosexuales fueron asesinadas en Brasil, la mayoría de las cuales se cree que fueron asesinadas debido a su sexualidad. [136]

Brasil ha sido calificado como uno de los países donde más personas homosexuales mueren. Según el informe "Epidemia de odio", publicado en 1996 por la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas, al menos 1.200 gays, lesbianas y transexuales fueron asesinados en Brasil solo en una década. Ha habido más de 3.000 homosexuales y lesbianas asesinados en Brasil desde finales de la década de 1980, lo que ha sido considerado como un "Homocausto" por los activistas homosexuales brasileños. [137] Según el Grupo Gay da Bahia (GGB), la organización gay más grande y activa de Brasil, un gay, lesbiana o travesti es brutalmente asesinado cada dos días debido a la homofobia, con un total de 130 en un solo año. Según las estadísticas de GGB, solo el 2% de estos ataques son contra lesbianas, pero "El amor no ve fronteras" cree que este número está muy subestimado por dos razones principales. Primero, un gran porcentaje de los delitos relacionados con la homofobia no se denuncian. En segundo lugar, una gran cantidad de delitos motivados por prejuicios en Brasil son cometidos por agentes de policía, lo que eleva el número de personas que no están dispuestas a denunciar un delito. Además, la brutalidad contra las lesbianas a menudo puede tomar la forma de violación violenta si una víctima se presenta, el cargo será violación, no un crimen de odio contra una lesbiana. [138]

Sexualidade e Crimes de Ódio (Delitos de sexualidad y odio), producido por Vagner de Almeida y Richard Parker, es el primer documental sobre brutalidades cometidas contra homosexuales en Brasil. En opinión de los directores, los crímenes de odio provienen de diferentes segmentos de la sociedad, y que la Iglesia católica y los grupos evangélicos radicales también son responsables del aumento de la intolerancia, cuando luchan activamente contra los derechos civiles de los no heterosexuales. La película expone la vida en el área metropolitana de Río de Janeiro, donde varios perpetradores asesinan a miembros de la comunidad LGBT con impunidad. [139] En los primeros meses de 2008, hubo 45 homicidios registrados oficialmente contra homosexuales, algunos de los delitos incluyeron mutilaciones. Entre las víctimas había hombres homosexuales y lesbianas, pero también un gran número de transexuales.

Las cifras producidas por el Grupo Gay da Bahia (GGB) han sido cuestionadas ocasionalmente con el argumento de que incluyen todos los asesinatos de personas LGBT reportados en los medios, es decir, no solo aquellos motivados por prejuicios contra los homosexuales. Reinaldo de Azevedo, columnista de la revista derechista Veja, la publicación semanal más leída de Brasil, calificó la metodología del GGB como "no científica" basándose en la objeción anterior. [140]

Un blog gay brasileño que ha investigado algunos de los asesinatos de personas homosexuales reportados en los medios, incluidos algunos utilizados por el GGB en su informe estadístico nacional, determinó que la mayoría de los asesinatos de la muestra elegida fueron cometidos por las parejas de las víctimas. o aquellos que de otra manera estuvieron involucrados sexualmente con ellos (por ejemplo, prostitutas), y algunos otros fueron asesinados debido a deudas impagas con pandillas involucradas en el tráfico de drogas. [141] El blog también criticó al GGB por no publicar los nombres de todas las víctimas que el GGB incluye en su informe para calcular la tasa de homicidios para que los motivos de los crímenes pudieran ser evaluados de manera independiente.

Según el Grupo Gay da Bahia, 343 personas LGBT fueron asesinadas en Brasil en 2016, 387 en 2017 y 420 en 2018. Este fue un aumento en comparación con 2001 (130 asesinatos) y 2008 (187 asesinatos). De las 420 víctimas en 2018, el 39% eran hombres homosexuales, el 36% eran transexuales, el 12% eran lesbianas y el 2% eran bisexuales. Al dividirlos por raza, 213 eran blancos (58,4%), 107 mestizos (29,3%) y 45 negros (12,3%). Las armas de fuego fueron los instrumentos más utilizados en estos delitos. Las zonas norte y centro-oeste de Brasil registraron la mayor cantidad de homicidios, y el estado de Alagoas registró el mayor porcentaje de asesinatos. [142]

Según la asociación Transgender Europe, Brasil tiene el mayor número de personas trans asesinadas, con 900 homicidios entre 2008 y 2016, muy por delante de México (271), y casi la mitad de los 2.264 asesinatos registrados en el mundo. [143]

Hay muchos partidos políticos pro-LGBT en Brasil, los más influyentes son el Partido Socialismo y Libertad, el Partido de los Trabajadores y el Partido Comunista de Brasil. Los políticos pro-LGBT más influyentes en Brasil son Marta Suplicy Smith, Eduardo Suplicy y Jean Wyllys. Durante las elecciones presidenciales de 2010 en Brasil, los cinco candidatos presidenciales fueron favorables a las uniones civiles entre personas del mismo sexo, incluida la presidenta electa Dilma Rousseff. [145] [146]

En 2010, 190 candidatos políticos firmaron la "Declaración de compromiso" de la Asociación Brasileña de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales. Los electos incluyeron 1 gobernador, 1 senador, 17 congresistas / congresistas y 25 representantes estatales. [147]

El poder ejecutivo brasileño ha garantizado muchos derechos a los brasileños LGBT, como los mismos beneficios de pensión de seguridad social que reciben las parejas heterosexuales [148] la creación del Consejo federal LGBT [149] visitas a prisión por parejas del mismo sexo [150] mismo impuesto sobre la renta beneficios que reciben las parejas heterosexuales [151] reconocimiento del gobierno federal de los matrimonios del mismo sexo o uniones civiles del mismo sexo con fines de inmigración [152] beneficios de salud para parejas del mismo sexo y planes de salud obligatorios en el país [153] y las personas LGBT tienen un lugar especial en las cárceles brasileñas, separado de otros presos. Los transexuales tienen derecho a ser llamados por su nombre social y no por su nombre de nacimiento y a ser enviados a las cárceles de mujeres. Las personas LGBT en las cárceles también tienen derecho a elegir ropa masculina o femenina. [154]

Uno de los candidatos al Ayuntamiento de Salvador, Bahía, la tercera ciudad más grande de Brasil, fue Leo Kret (Partido Republicano (PR-BA)), un bailarín de club de travestis que fue el más votado de los candidatos. Cuando asumió el cargo, desafió las normas del código de vestimenta insistiendo en que su guardarropa sería estrictamente femenino e insistió en usar el baño de mujeres. [155] Leo Kret recibió 12.861 votos en la ciudad en las elecciones municipales de 2008. [156] El día de las elecciones, dijo que defenderá los derechos LGBT. [157] Tiene aspiraciones de convertirse en la presidenta de Brasil algún día. [158]

Moacyr Sélia, peluquera travesti, buscó la reelección como concejal de Nova Venécia, en el norte del estado de Espírito Santo, en representación del Partido Republicano. Ya fue presidenta de la Cámara del Parlamento en dos ocasiones. [159]

El presidente Jair Bolsonaro, elegido para la presidencia brasileña en octubre de 2018, ha generado controversia por su retórica homofóbica. Como "un homófobo autoproclamado", Bolsonaro ha dicho que preferiría un hijo muerto a uno gay. [160] El 2 de enero de 2019, pocas horas después de su toma de posesión, eliminó las preocupaciones sobre la comunidad LGBT de ser consideradas por el Ministerio de Derechos Humanos y no nombró a ninguna otra agencia federal para considerar tales cuestiones. [161] Bolsonaro también eliminó el grupo de trabajo de prevención del VIH después de que comenzaron una campaña para educar a los brasileños transgénero. [162] También existe el riesgo de que Bolsonaro intente eliminar la decisión de 2013 de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, ya que declaró que la decisión era "un golpe a la unidad familiar y los valores familiares". [163]

Tras las elecciones generales brasileñas de 2018, Fabiano Contarato fue elegido como el primer senador federal abiertamente homosexual y Érica Malunguinho como la primera representante de una mujer trans. [42] El 1 de febrero de 2019, David Miranda, un representante gay negro, reemplazó a Jean Wyllys, ya que Wyllys anunció en enero de 2019 que había abandonado el país debido a amenazas de muerte. [43]

Plan y conferencia LGBT Editar

Plan Editar

El Gobierno Federal de Brasil lanzó en 2009 el Plan Nacional de Promoción de la Ciudadanía y los Derechos Humanos de las personas LGBT (Plano Nacional de Promoção da Cidadania e Direitos Humanos de LGBT), un plan nacional pionero para promover los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y personas transgénero.

El plan también puede jugar un papel importante en la aprobación de una ley que penalizaría los actos homofóbicos. El plan se compone de 51 políticas clave desarrolladas en junio de 2008 en la Conferencia Nacional LGBT. Incluye: [164]

  • La legalización de los derechos de adopción por parejas homosexuales y la igualdad de derechos civiles de las parejas homosexuales
  • El desarrollo de un programa educativo sobre diversidad sexual en el plan de estudios de militares y policías.
  • La revisión de la restricción actual para que los homosexuales donen sangre
  • El derecho a cambiar automáticamente el nombre y el sexo sin tener que presentar una demanda en el caso de personas transgénero.
  • Calificar la programación de televisión que contiene contenido homofóbico como inapropiada para niños y adolescentes
  • Incorporación de las familias homosexuales como tema de los libros educativos.

Conferencia Editar

La primera Conferencia Nacional para Lesbianas, Hombres Gay, Bisexuales, Travestis y Transexuales (LGBT) fue lanzada en 2008 por el Gobierno de Brasil, en la capital federal de Brasilia. El evento, el primero en el mundo convocado por un gobierno, es el resultado de las demandas de la sociedad civil y el apoyo del gobierno brasileño a los derechos LGBT. La Conferencia adoptó el tema "Derechos humanos y políticas públicas: el camino a seguir para garantizar la ciudadanía de lesbianas, gays, bisexuales, travestis y transexuales".

Durante la jornada se definieron políticas públicas para este segmento de la población y se elaboró ​​un Plan Nacional de Promoción de la Ciudadanía y los Derechos Humanos LGBT. Se realizó una evaluación del programa del gobierno federal de 2004 Brasil sin homofobia para combatir la violencia y la discriminación contra la población LGBT. [165]

La celebración de la conferencia coincidió con la conmemoración del 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos y reafirmó el compromiso del Gobierno Federal con el tema de los derechos humanos LGBT. Marta Suplicy, ministra de Turismo y defensora de los derechos LGBT desde hace mucho tiempo, conmemoró la iniciativa. "Por fin, después de tantos años, finalmente podemos celebrar esta Conferencia. Es un paso de gigante para Brasil". Para el ministro de Justicia, Tarso Genro, la Conferencia LGBT fue una demostración de respeto por los derechos humanos. "Una agenda de derechos humanos que no contemple este tema está incompleta", declaró.También estuvieron presentes en la ceremonia de apertura el Ministro del Departamento Especial de Derechos Humanos, Paulo Vannuchi, la Senadora Fátima Cleide del Frente Parlamentario para la Ciudadanía LGBT, el Ministro del Departamento de Políticas de Igualdad Racial Edson Santos, el Ministro del Departamento Especial de Políticas de la Mujer Nilcéa Freire, y los directores del Programa Nacional de Enfermedades de Transmisión Sexual y Sida del Ministerio de Salud, Mariângela Simão y Eduardo Barbosa. [166]

La conferencia fue convocada por un decreto emitido por el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y publicado en el Gaceta Oficial Federal. Aproximadamente 700 delegados participaron con un 60% de participación de la sociedad civil y un 40% de participación gubernamental. Hubo otros 300 observadores. 16 ministerios colaboraron con el proceso de redacción del documento de texto base sobre políticas públicas discutidas durante el evento.

Previo a la Conferencia Nacional, se realizaron conferencias en los 27 estados de Brasil, convocadas por los gobernadores estatales, con el fin de desarrollar propuestas complementarias para el documento de política nacional, definir políticas a nivel estatal y elegir a los delegados a la Conferencia Nacional. Se realizaron más de 100 conferencias a nivel municipal. [167]

Brasil es un estado secular, en el que existe una separación entre Iglesia y Estado. La religión más seguida en el país es el catolicismo. [168]

La Iglesia Católica enseña que los actos homosexuales son desordenados e inmorales, pero algunos obispos más progresistas en Brasil tienen dificultades para divulgarlo públicamente. [169] Muchas iglesias protestantes ocupan la misma posición básica que la Iglesia católica. [169] En las principales denominaciones protestantes liberales, hay un esfuerzo por evitar la homofobia. [170]

Y aunque la mayoría de las iglesias conservadoras guardan silencio sobre el tema, Brasil ha visto el crecimiento de iglesias amigas de los homosexuales, como la Iglesia de la Comunidad Metropolitana, una denominación que se originó en los Estados Unidos. Aparte de las personas religiosas, la desaprobación moral de la homosexualidad ha sido rara, debido a las presiones sociales que condenan los prejuicios y la homofobia.

Entre los evangélicos, hay algunas campañas para llegar a hombres y mujeres homosexuales. Movimento pela Sexualidade Sadia (Movimiento Social por una Sexualidad Saludable), grupo evangélico encabezado por un ex-homosexual, lidera los esfuerzos para evangelizar en desfiles gay, hablando sobre el cristianismo a los participantes y entregando folletos con los testimonios de "ex-gays" y "ex-lesbianas". [169]

Puede haber un factor religioso en la homosexualidad brasileña. Una minoría de la población brasileña se adhiere al Candomblé y otras religiones afrobrasileñas (similares a la Santería), donde la homosexualidad es comúnmente aceptada. A modo de comparación, hay unas 19.000 parroquias católicas reconocidas en Brasil. Se supone que los templos informales del Candomblé suman unos 12.000 solo en Río de Janeiro. En Candomblé, muchos sacerdotes y sacerdotisas son homosexuales. Luiz Mott, líder del movimiento gay en Brasil, es un firme partidario del Candomblé. Muchos brasileños famosos recurren a las religiones afrobrasileñas en busca de milagros para resolver problemas personales o familiares. Incluso el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, aunque ateo, simpatizaba con los rituales del Candomblé y en ocasiones los visitaba. [171] Otra minoría de la población LGBT brasileña se adhiere a grupos paganos alternativos, como Wicca, donde también se acepta la homosexualidad.

En junio de 2018, el Sínodo General de la Iglesia Episcopal Anglicana de Brasil votó para cambiar su canon matrimonial para permitir que las parejas del mismo sexo se casen. [172]

Oposición Editar

Los principales opositores a los avances del movimiento por los derechos de los homosexuales en Brasil han sido en general los conservadores. La religión es la razón más citada para oponerse a los derechos de los homosexuales. A nivel regional, la oposición al movimiento por los derechos de los homosexuales ha sido más fuerte en las regiones rurales del interior.

Un estudio nacional de 2005 encontró que el 80% de la población brasileña se oponía a la homosexualidad y otra encuesta en 2010 encontró que el 63% de la población se oponía a las uniones civiles entre parejas homosexuales. [173] Los seguidores de las religiones católica y protestante, específicamente las denominaciones protestantes históricas y pentecostales, son los más propensos a oponerse a la homosexualidad. Sin embargo, los seguidores de espiritistas o afrobrasileños, junto con los "no" religiosos, son los menos propensos a oponerse a la homosexualidad y las uniones civiles homosexuales. [174]

Los políticos católicos y evangélicos también han intentado contrarrestar los derechos de los homosexuales mediante la introducción de proyectos de ley. Entre ellos estaban Proyecto de ley 2279/03 presentado por el Representante Elimar Damasceno. Se esforzó por prohibir los besos públicos entre personas del mismo sexo. Proyecto de ley 2177/03, escrito por el Representante Neucimar Fraga, habría creado un programa de asistencia para la reorientación sexual de personas que voluntariamente optan por cambiar su orientación sexual de la homosexualidad a la heterosexualidad.

El representante estatal Edino Fonseca, ministro de gobierno de la Asamblea de Dios, presentó un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro para establecer servicios sociales para apoyar a hombres y mujeres que quieren "dejar" la homosexualidad. También presentó un proyecto de ley para proteger a los grupos evangélicos que ofrecen asistencia a tales hombres y mujeres de la discriminación y el acoso. Este último proyecto de ley también se enfrentó a una fuerte oposición. Dice: "No se considera prejuicio la divulgación de información sobre la posibilidad de apoyo y / o la posibilidad de reorientación sexual de los homosexuales". [175]


La inversión de los derechos humanos en Brasil

Un torturador de la era de la dictadura está demandando a una de sus víctimas en Brasil en un crudo recordatorio de cómo Bolsonaro envalentona a los abusadores de derechos.

A luízio Palmar, periodista brasileño, activista de derechos humanos y ex preso político, está siendo demandado por difamación por su propio torturador. La tortura física y psicológica ocurrió hace 40 años, cuando Palmar fue encarcelado por la dictadura militar que gobernó Brasil de 1964 a 1985. Pero fue solo el mes pasado, en un clima definido por el presidente de derecha brasileño Jair Bolsonaro, que el abusador de Palmar sintió envalentonado para presentar la demanda.

Al igual que miles de personas bajo el régimen militar, Palmar fue sometido a diversas formas de tortura: electrocución, simulacro de ahogamiento y la infame "percha de loros", donde lo colgaron de un poste con las manos y los pies atados, el cuerpo colgando debajo. , agachado y suspendido en el aire. Palmar fue torturado por varios agentes diferentes en los cuatro centros de detención donde estuvo recluido entre 1969 y 1971. Uno de sus abusadores siempre se destacó: el teniente Mário Espedito Ostrovski.

Cuando Palmar fue encarcelado, su esposa estaba embarazada de su hijo. Ostrovski lo sabía y durante las sesiones de interrogatorio, que incluían abusos físicos, el teniente mencionó a la familia de Palmar. "Me dijo que iría a arrestar a mi esposa, que la haría perder al bebé que estábamos esperando", recordó Palmar. Ostrovski se burló de Palmar y lo reprendió por convertir a su hijo en un subversivo político, incluso antes de nacer: "Me dijo que la ideología se transmite por la sangre".

Ahora, Palmar, de 76 años, está involucrado en una demanda con Ostrovski. En un giro cruel, no se trata de que la víctima busque justicia de su abusador. En cambio, Ostrovski, que se convirtió en abogado después de su servicio militar, ha demandado al Palmar por difamación de carácter y "daño moral" por sus esfuerzos por llamar la atención del público sobre los crímenes de Ostrovski. En un momento en que los activistas de derechos humanos se enfrentan a peligros cada vez mayores en Brasil bajo un presidente que glorifica y normaliza la historia violenta de Brasil, una víctima de tortura está siendo demandada por difamación por el hombre que lo torturó.

Los abusos contra los derechos humanos de Ostrovski están bien documentados, incluso en el informe de 1984 sobre la tortura titulado Brasil: Nunca Mais (Brasil: Nunca más) y también en la Comisión Nacional de la Verdad de 2014, el mayor esfuerzo hasta la fecha para dilucidar la represión del régimen militar brasileño. En estos informes, varias víctimas testificaron sobre los actos de tortura de Ostrovski.

A pesar de esta evidencia, Ostrovski nunca ha sido juzgado. Tampoco, en realidad, nadie en Brasil ha sido responsabilizado por la crueldad de la dictadura. A diferencia de los vecinos Chile y Argentina, donde se llevaron a cabo juicios limitados, ni un solo miembro del ejército brasileño ha enfrentado cargos penales.

La falta de justicia legal para los abusadores de derechos humanos de Brasil ayuda a explicar la demanda contra Palmar. Desde la década de 1980, Palmar ha sido un ardiente activista de derechos humanos y periodista. Co-fundó un periódico político, escribió un libro sobre las desapariciones forzadas de seis disidentes brasileños, mantuvo un sitio web que publica documentos desclasificados y estableció el Centro de Derechos Humanos y Memoria Popular en la ciudad de Foz do Iguaçu.

Entonces, aunque ha habido una ausencia concertada de justicia política e institucional, el Palmar e innumerables brasileños como él han luchado por mantener viva la memoria del pasado. Una de estas iniciativas tuvo lugar en 2013 y se erige como el eje de la demanda actual.

Como parte de las investigaciones de la Comisión Nacional de la Verdad, Palmar y otras tres víctimas de tortura declararon en audiencia pública. A raíz de este testimonio, los manifestantes participaron en una acción política común en América Latina conocida como escrachePara exponer a Ostrovisky, que había estado viviendo en un relativo anonimato, la multitud se dirigió a su bufete de abogados y realizó una ruidosa manifestación para "tacharlo" de torturador. El propio Palmar no participó en la protesta, pero sí dio a conocer el hecho en Facebook.

Y es precisamente el acto de Palmar de compartir la protesta en Facebook lo que Ostroviski ahora está citando en su reclamo de restitución legal y financiera. Pero si el evento en cuestión tuvo lugar en 2013, ¿por qué solo ahora se presenta la demanda?

La respuesta se relaciona directamente con el panorama político actual de Brasil. Desde la elección de Bolsonaro en octubre de 2018, una cultura de impunidad de larga data se ha vuelto aún más descarada. Un capitán del ejército en los últimos años de la dictadura, Bolsonaro ha construido su carrera política sobre una nostalgia sin complejos por el gobierno militar. Entre sus muchas declaraciones que acapararon los titulares, Bolsonaro invocó al torturador más notorio de la dictadura al votar para acusar a la ex presidenta Dilma Rousseff, víctima de tortura ella misma, y ​​ha declarado que el asesinato por parte del régimen de unos 500 ciudadanos no se cumplió. lo suficientemente lejos.

Carla Luciana Silva, profesora de historia en la Universidad Estatal de Paraná Occidental, ve tanto la presidencia de Bolsonaro como la demanda de Ostrovski como el resultado de la transición inconexa de Brasil del gobierno militar al civil, donde muchas de las políticas de la era de la dictadura se mantuvieron vigentes incluso después de la retorno oficial de la democracia. En particular, señala el legado de la Ley de amnistía de 1979 que ha hecho casi imposible llevar a los perpetradores ante la justicia.

“Desde 1979, los torturadores están protegidos por una ley que se interpreta como impunidad para ellos”, dijo Luciana Silva. “Ahora están amparados por un presidente irresponsable, que claramente gobierna solo para una parte de la población. El torturador se sintió cómodo al demandar a su víctima como si nada fuera a pasar ”.

Como periodista y activista de derechos humanos, Palmar encarna a dos de los sectores de la sociedad civil más amenazados en el Brasil de Bolsonaro. Solo entre principios de diciembre y principios de enero, varios periodistas y medios de comunicación en Brasil han sufrido abusos, incluidos dos reporteros en Rondônia que recibieron una pena de cárcel suspendida en un caso de difamación y las antenas de una estación de radio fueron destruidas por un incendio provocado. El propio Bolsonaro renovó recientemente su antagonismo contra la prensa: cuando se le preguntó en diciembre sobre el creciente escándalo de corrupción que rodea a su familia, desvió y agredió verbalmente al periodista: "Pareces terriblemente homosexual". Estas amenazas contribuyen a una peligrosa realidad donde desde 2010, 22 periodistas en Brasil han sido asesinados.

Y según la ONG Frontline Defenders, Brasil es también uno de los lugares más mortíferos del mundo para los activistas de derechos humanos, con un aumento aterrador en las amenazas, arrestos y ataques físicos contra activistas, particularmente en torno a los derechos ambientales, indígenas y LGBTQI +. En 2019, el número de líderes y activistas indígenas asesinados alcanzó la tasa más alta en dos décadas, y el régimen de Bolsonaro continúa eludiendo cualquier responsabilidad para resolver el asesinato en 2018 de Marielle Franco, una concejala, feminista negra gay y activista de derechos humanos. Bolsonaro también arremetió contra los medios cuando surgieron evidencias de vínculos aparentes entre su familia y los presuntos asesinos de Franco.

La situación de Palmar es sintomática de cómo se están invirtiendo los derechos humanos en Brasil. Hay una doble injusticia en juego: no solo un sobreviviente de la tortura está siendo víctima de una vez más por parte de su antiguo abusador, sino que la falta de rendición de cuentas durante los últimos 40 años se está agravando hasta tal punto que un torturador se siente como si sus derechos están siendo abusados. En el Brasil de Bolsonaro, torturadores como Ostrovski pueden pervertir el sistema legal no solo para silenciar a las víctimas y los críticos, sino para intentar redefinir los derechos que realmente importan.

Antes de Bolsonaro, los torturadores y violadores de los derechos humanos del pasado reciente de Brasil se habían ocultado en gran medida a la vista del público. Como parte de la Comisión Nacional de la Verdad, los acusados ​​fueron llamados a declarar. Ostrovski, como tantos otros, se negó a presentarse.

Aluízio Palmar ofrece una razón inequívoca de por qué Ostrovski ha resurgido ahora para demandarlo.

“Con Bolsonaro en el poder, [estos abusadores] se sienten libres”, dijo Palmar. “Se sienten libres de andar amenazándonos, de cometer una forma de terrorismo. Y cada vez más ponen en peligro la propia democracia brasileña. Hay un enemigo real y nos hará retroceder mucho tiempo ".

Para ayudar a llamar la atención sobre el ataque de Bolsonaro a los derechos humanos, la comunidad internacional debe exponer la demanda contra Aluízio Palmar como un intento infundado de silenciar a una víctima e intimidar a un periodista. Si no se controlan, torturadores como Ostrovski y sus facilitadores en el poder continuarán sus esfuerzos para hacer retroceder el tiempo y devolver a Brasil a su pasado autoritario.

Jacob Blanc es profesor de historia en la Universidad de Edimburgo.


Violaciones de derechos humanos en Brasil: Informe de la Comisión Nacional de la Verdad

Por Clemént Doleac, investigadora asociada del Consejo de Asuntos Hemisféricos
Crédito editorial: Ronn Pineo, investigador principal del Consejo de Asuntos Hemisféricos y profesor y presidente del Departamento de Historia de la Universidad Towson.

Luego de dos años y siete meses de investigación, la Comisión Nacional de la Verdad de Brasil (Comissão Nacional da Verdade, CNV) entregó el 10 de diciembre su informe final sobre las violaciones a los derechos humanos durante la época de la dictadura militar, 1964 a 1985. A partir de 1.116 entrevistas, el informe de 4.328 páginas concluyó que hubo 434 asesinos por motivos políticos durante este período oscuro. [ 1] La Comisión de la Verdad enumeró los nombres de los cerca de 300 militares, exmilitares y policías que llevaron a cabo los crímenes [2]. El informe ha traído un sorprendente día de ajuste de cuentas para Brasil.

Dos décadas de terrorismo de Estado

En los años transcurridos desde el fin de la dictadura, los responsables de las violaciones de derechos humanos en Brasil habían tratado de sostener que lo que hicieron era solo una parte inevitable y, en última instancia, necesaria de la “guerra contra el terrorismo”. [3] Sin embargo, el informe de la Verdad Comisión demuestra que estas declaraciones son evidentemente falsas: la tortura y las violaciones a los derechos humanos fueron parte de una decisión sistemática de imponer el terrorismo de Estado en Brasil [4].

Muchos brasileños sufrieron dolorosamente durante estos años a manos de su propio gobierno. Una era "Estela", una marxista de 22 años. guerrillera que se había sumado a la lucha contra la dictadura, pidiendo libertad, democracia y justicia social. “Estela” fue Dilma Roussef, actual presidenta brasileña, reelegida el pasado mes de octubre. Después de su captura, Roussef pasó tres años en la cárcel, de 1970 a 1973. La suspendieron desnuda durante horas, le ataron las muñecas y los tobillos en la infame posición de "percha de loro" y la torturaron con descargas eléctricas en los pies y las orejas. [5] Como documenta cuidadosamente el informe de la Comisión de la Verdad, miles de brasileños sufrieron una suerte similar [6].

Muchos de los 88 generales del ejército y otras personas nombradas en el informe como criminales de derechos humanos están ahora muertos [7]. El general Nilton Cerqueira, uno de los que aún viven, tocó un tema común de defensa. Solo siguiendo órdenes, explicó el general Cerqueira, simplemente estaba aplicando la ley contra el terrorismo durante los años de la dictadura. Cerqueira expresó considerable consternación por el hecho de que aquellos a los que consideraba terroristas lideran actualmente el país [8]. No se arrepintió de sus acciones.

El papel de EE. UU.

El ejército brasileño, por supuesto, tiene la responsabilidad de estos actos, pero claramente fue respaldado en estos años por el gobierno de Estados Unidos. Si bien Estados Unidos ofreció apoyo en el momento del golpe, en los años entre 1954 y 1985, más de 300 militares brasileños pasaron tiempo en la Escuela de las Américas. Esta infame instalación de entrenamiento militar fue operada por el gobierno de los EE. UU. Allí asistieron a clases oficiales y cadetes de toda América Latina, y ahora sabemos que parte de la capacitación que recibieron incluyó instrucción sobre cómo administrar la tortura [9]. Como señala el investigador Hayes Brown, un manual del Pentágono “recomendaba técnicas de interrogatorio como tortura, ejecución, chantaje y arresto de los familiares de los interrogados” [10].

A partir de la década de 1960, la Escuela de las Américas se centró en su formación para hacer frente a la amenaza percibida de los enemigos internos. Esta doctrina de contrainsurgencia recibió su inspiración más directa del uso francés de la tortura en la guerra de independencia de Argelia y luego se modeló a partir de las prácticas de la CIA utilizadas durante la guerra de Vietnam [11]. De hecho, la CIA contrató a criminales de guerra nazis en su red en toda América Latina y muchos han estado implicados en enseñar a los oficiales del ejército latinoamericano sobre el uso de la tortura. La CIA hizo posible la obtención de una visa estadounidense en el período directo de la posguerra para miles de ex funcionarios nazis, y muchos de ellos fueron empleados durante la Guerra Fría como espías en Europa del Este, Medio Oriente y América Latina. [12 ] A pesar de la negativa de los militares brasileños a colaborar con la investigación del gobierno, también se ha establecido que también proporcionaron capacitación avanzada en tortura, exportando expertos a otras dictaduras latinoamericanas de ideas afines para que brinden consejos amistosos para establecer sus propios regímenes de tortura.

El Ejército brasileño, lejos de estar compuesto únicamente por torturadores, también fue víctima de estas prácticas. Los miembros del ejército fueron perseguidos, hechos prisioneros y torturados. El principal diario brasileño, O Globo, ha informado que cerca de 6.500 militares fueron torturados luego de su negativa a apoyar el golpe de 1964 contra el presidente João Goulart [13].

Sin justicia, no hay paz

De los 377 nombrados por la Comisión de la Verdad de Brasil por violaciones de derechos humanos, 190 siguen con vida [14]. La Comisión ha pedido justicia, recomendando que los asuntos se sometan al sistema de justicia penal de la nación. Pero en Brasil, al igual que en las otras ex dictaduras militares, el precio de la restauración de la democracia fue un pase gratuito para los violadores de derechos humanos, leyes que los militares consagraron en la constitución antes de regresar a los cuarteles. Las leyes de amnistía perdonaron décadas de terror.

Pero ahora que el gobierno brasileño ha reconocido formalmente estos crímenes, queda una pregunta: ¿serán juzgados los asesinos? Y una pregunta más: ¿aquellos en el gobierno de los Estados Unidos que ayudaron en la ejecución de estos crímenes serán juzgados en algún momento, un momento antes de ir a la tumba? [15] Porque sería bueno si algún castigo mundano pudiera proceder de forma eterna. uno.

Por Clemént Doleac, investigadora asociada del Consejo de Asuntos Hemisféricos
Crédito editorial: Ronn Pineo, investigador principal del Consejo de Asuntos Hemisféricos, profesor y presidente del Departamento de Historia de la Universidad Towson.

Acepte este artículo como una contribución gratuita de COHA, pero si lo vuelve a publicar, permita la atribución de autor e institucional. Se pueden negociar derechos exclusivos. Para obtener más noticias y análisis sobre América Latina, visite: LatinNews.com y Rights Action.

Imagen destacada de Antonio Cruz / Agência Brasil.
De: http://www.ebc.com.br/cidadania/galeria/imagens/2014/12/dilma-rousseff-recebe-relatorio-final-da-comissao-nacional-da

[1] Associated Press, & # 8220Brazil Truth Commission entrega informe final sobre dictadura & # 8217s brutalidad, busca amnistía & # 8217s End ”en Fox News, publicado el 10 de diciembre de 2014. Consultado en http://www.foxnews.com/world/ 2014/12/10 / la-comisión-de-la-verdad-de-brasil-entrega-un-informe-final-sobre-las-búsquedas-de-brutalidad-dictatoriales / el 11 de diciembre de 2014.

[2] Associated Press, “La Comisión de la Verdad de Brasil publica un informe condenatorio contra el país y la ex dictadura militar # 8217” en CBC, publicado el 10 de diciembre de 2014. Consultado en http://www.cbc.ca/news/world/brazil-truth -reporte-condenatorio-de-cuestiones-de-la-comisión-contra-la-dictadura-militar-anterior-del-país-1.2867062 el 11 de diciembre de 2014.

[3] Eric Nepomuceno, & # 8220Brasil busca la memoria callada sobre 21 años de dictadura ”, publicado el 10 de diciembre de 2014, en La Jornada. Consultado en http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/12/10/brasil-busca-la-memoria-callada-6346.html el 11 de diciembre de 2014.

[5] Darius Rejali, Tortura y democracia, Prensa de la Universidad de Princeton, 2007.


Contenido

De 1964 a 1985 Brasil cayó bajo la influencia de un régimen militar que mató o “desapareció” a activistas políticos y sindicalistas y torturó a muchos otros. El número de muertos y “desaparecidos” es menor que el de países vecinos como Argentina, que también cayó en manos de dictaduras militares. [7] El régimen militar de Brasil gobernó Brasil mediante la rotación de presidentes militares, celebró elecciones y mantuvo abierto el Congreso. Sin embargo, en realidad, las elecciones celebradas fueron fuertemente manipuladas y los militares amenazaron abiertamente al Congreso si comenzaba a operar en contra de las opiniones y deseos del régimen. [8] En 1979, el gobierno brasileño aprobó una ley de amnistía que permitía a todos los activistas exiliados regresar a Brasil, pero también protegía a los funcionarios involucrados en el régimen militar de cualquier enjuiciamiento por violaciones de derechos humanos cometidas antes de 1979. Debido a esta ley, no hay perpetradores militares de los delitos han sido juzgados y condenados por sus delitos. [9] A medida que 1985 comenzó a desarrollarse, el régimen comenzó a transferir lenta y pacíficamente el poder gubernamental a los civiles, evitando un final tumultuoso que pudiera instigar sentimientos negativos sobre el régimen o el enjuiciamiento agresivo de cualquier líder de las fuerzas armadas. [7] Este capítulo del pasado de Brasil creó lo que la investigadora Nina Schneider describe como una “política del silencio”, [8] donde las atrocidades y décadas enteras de la historia de Brasil han sido barridas bajo la alfombra.

Brasil: Nunca Mais Editar

En 1985, la Arquidiócesis de São Paulo, encabezada por el arzobispo cardenal Paulo Evaristo Arns y apoyada por el Consejo Mundial de Iglesias, publicó un informe titulado Brasil: Nunca Mais (Brasil: Nunca más, o tortura en Brasil) sobre el uso generalizado de la tortura durante el ejército brasileño. régimen. Trabajando de 1979 a 1982, mientras el ejército todavía estaba en el poder, abogados y otros investigadores trataron de investigar hasta qué punto el régimen utilizaba la tortura como forma de castigo para sus oponentes políticos, copiando en secreto documentos de las transcripciones de los juicios militares de 1964 a 1979 y recopilación de testimonios de presos políticos. La publicación y publicación del informe se retrasó hasta después de marzo de 1985 para garantizar que hubiera un nuevo presidente civil y un nuevo gobierno. Este proyecto no tenía un mandato oficial, aunque extraoficialmente uno de los participantes dijo que estaban trabajando para preservar los registros militares e informar a la sociedad sobre los abusos sufridos por los brasileños bajo la dictadura. El informe concluyó que el régimen militar utilizó la tortura en su sistema judicial y que las autoridades judiciales sabían que estos métodos de tortura se estaban aplicando para obtener confesiones. Sus recomendaciones para Brasil eran vagas, llamando a los brasileños a asegurar “que la violencia, la infamia, la injusticia y la persecución del pasado reciente de Brasil nunca más se repita”, [10] y que los ciudadanos deben poder participar en la política para Asegurar que el gobierno rinda cuentas de sus acciones. [10] Sin embargo, este informe no logró efectuar muchos cambios en Brasil, ya que la ley de amnistía de 1979 protegió a los autores de violaciones de derechos humanos durante el régimen y el proyecto nunca tuvo ningún respaldo gubernamental para legitimarlo.

La Comisión Especial de Muertes y Desapariciones Políticas Editar

En 1995, la Ley No. 9.410, conocida como Ley de Desaparecidos, permitió la creación de una Comisión Especial de Muertes y Desapariciones Políticas (CEMDP), establecida e instalada en el Ministerio de Justicia de Brasil y sancionada por el presidente de Brasil. , Fernando Henrique Cardoso. [11]

Esta ley marca la primera vez que el Estado aceptó la responsabilidad por los actos ilícitos del régimen militar, incluidos el secuestro, la tortura, el encarcelamiento, la desaparición forzada, el asesinato y las violaciones contra los extranjeros residentes en Brasil. Con esta ley llegó la opción de que las familias afectadas por las actividades ilícitas del régimen militar soliciten los certificados de defunción de los desaparecidos y reciban una indemnización. Después de que esta ley entró en vigor, otra comisión se encargó de investigar las muertes que tuvieran motivaciones políticas mientras se encontraban bajo custodia policial. [12]

Muchas familias criticaron esta ley porque no obligaba al Estado a identificar y responsabilizar a los autores de esos hechos delictivos, y porque la carga de la prueba recaía en las familias de las víctimas. Las denuncias adicionales se basaron en el hecho de que debido a la Ley de Amnistía, el estado no pudo examinar las circunstancias de las muertes. Estas familias también desaprueban que el Estado trate las muertes como si fueran solo asuntos familiares, no de la sociedad, ya que solo los familiares de las víctimas pueden presentar solicitudes de reconocimiento de responsabilidad del Estado. [12] Después de once años de trabajo, la CEMDP había desembolsado cerca de 40 millones reales a las familias de más de 300 personas asesinadas por el régimen militar, con un pago medio aproximado de 120.000 reales, casi 120.000 dólares al tipo de cambio de la época. Además de estas reparaciones, la CEMDP en septiembre de 2006 comenzó a recolectar muestras de sangre de las familias de las personas asesinadas durante el régimen para crear una base de datos de ADN para identificar los restos de las víctimas. [12]

En 2007, durante el segundo mandato del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el libro Direito à memória e à verdade (Derecho a la memoria y a la verdad) se publicó. Este libro esbozó los resultados de once años de labor de la CEMDP, sirviendo como el primer informe oficial del Estado brasileño en acusar directamente a militares por delitos como tortura, desmembramiento, decapitación, violación, ocultación de cadáveres y asesinato. Paulo Vannuchi, uno de los autores de Brasil: Nunca Mais, ayudó a completar este libro. Este libro demostró que la mayoría de los opositores al régimen militar fueron arrestados, torturados y asesinados, y fue muy crítico con la amnistía otorgada a los oficiales militares. Este libro llamó a los oficiales militares y a los involucrados en actos ilícitos para descubrir la verdad de lo que sucedió durante el régimen. [12]

Proyectos posteriores de Verdad y Justicia Editar

Desde 2007, se han erigido monumentos conmemorativos titulados “Gente indispensable” en todo Brasil, ayudando a restaurar parte de la historia de los disidentes políticos que murieron durante el régimen militar. [12]

El gobierno federal de Brasil lanzó en mayo de 2009 el proyecto en línea “Memorias reveladas”, también conocido como el “Centro de referencia para las luchas políticas en Brasil (1964-1985)”. Este centro de referencia pone a disposición del público información sobre la historia política de Brasil, y está bajo la supervisión del Archivo Nacional, organismo que depende directamente de la Oficina del Jefe de Gabinete de la Presidencia de la República. [12]

En 1979, Brasil aprobó una ley que concedía amnistía por delitos políticos y delitos con nexo político cometidos por miembros de las fuerzas armadas o miembros del gobierno entre el 2 de septiembre de 1961 y el 15 de agosto de 1979 [13].

Recientemente, un tribunal occidental de derechos humanos y abogados brasileños ordenaron a Brasil que derogara la ley de amnistía de 1979 para que los perpetradores pudieran ser procesados ​​en el tribunal penal. Sin embargo, Brasil aún se negó a revocar la ley, lo que quizás signifique que es poco probable que se produzca un cambio en esta ley en un futuro próximo. Aunque la presión internacional quiere que se revoque la ley, el presidente de la Corte Suprema, Cezar Peluso, dice: "Si es cierto que cada pueblo, según su propia cultura, resuelve sus propios problemas históricos a su manera, entonces Brasil ha elegido el camino de la armonía". Sin embargo, el periodista Fernando Rodríguez afirmó que se trata más bien de un “miedo a echar mano de los vergonzosos episodios del pasado”. [14]

En abril de 2010, en un controvertido fallo, el tribunal brasileño confirmó el uso de la ley de amnistía durante el régimen militar. Sin embargo, unos meses después, en noviembre de 2010, la Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó en el caso Gómez Lund que la ley de amnistía no era compatible con la Convención Americana, por lo que la ley carecía de efecto jurídico y por lo tanto no debería ser un obstáculo para la el enjuiciamiento de los abusos contra los derechos humanos. [15] Marcando un momento crucial en la historia de Brasil, los tribunales federales iniciaron una investigación sobre una violación de derechos humanos pasada. El 24 de marzo de 2012, fiscales federales acusaron al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra y al jefe de policía Dirceu Garvina, del secuestro del dirigente sindical Aluzio Palhano Pedreira Ferreira en 1971. Aunque aquí normalmente entraría en juego la ley de amnistía, la ausencia de la víctima, hace que se considere que el crimen continúa más allá de 1979 y, por lo tanto, no está cubierto por la amnistía. [15] Incluso con la ley de amnistía, los fiscales están comenzando a encontrar "lagunas" en la ley. Con la creciente presión internacional sobre esta ley, será interesante ver cómo se desarrolla.

La Ley de Amnistía, organizada en cinco capítulos (que fue considerada altamente satisfactoria por las víctimas de persecución política) garantiza los siguientes derechos de amnistía: la declaración del estado de amnistía política beneficiario de reparaciones económicas garantía, para todos los efectos oficiales, de que el plazo en los que se vieron obligados a cesar sus actividades profesionales por sanción o amenaza de sanción contará como válida la conclusión de cursos interrumpidos por sanción o la convalidación de diplomas obtenidos por quienes completaron cursos en institutos de enseñanza fuera del país y el derecho a la reintegro de funcionarios y empleados públicos sancionados. En el único párrafo del artículo 1, la ley garantiza a quienes fueron removidos de sus puestos de trabajo por causas administrativas, con base en la legislación de emergencia, sin derecho a impugnar el caso ni a defenderse, e impedidos de conocer los motivos y fundamentos de la decisión, reincorporación a sus cargos (debido a la edad de los reclamantes, esta reincorporación se ha producido, en la práctica, en la jubilación).

Asimismo, la ley detalla todas las penas que otorgan a las víctimas la condición de beneficiarios de amnistía política, y establece que las reparaciones económicas previstas en el capítulo III pueden ser pagadas de dos formas distintas: en una única cuota, consistente en la pago de 30 salarios mínimos mensuales por año de sanción para quienes no puedan acreditar relación laboral, y cuyo valor no podrá, en ningún caso, superar los 100.000 reales o en cuotas mensuales permanentes y continuas, garantizadas a quienes acrediten un empleo relación. De acuerdo con la ley, toda víctima de persecución política tiene derecho a recibir los montos adeudados hasta cinco años antes de la fecha de su solicitud de amnistía. [12]

Formación de la Comisión Editar

La comisión fue propuesta por el III Programa Nacional de Derechos Humanos, un conjunto de proyectos de ley propuestos por el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva en diciembre de 2009. [1] Sin embargo, Lula retiró la propuesta de la comisión de la verdad después de que miembros del ejército amenazaron con renunciar. [16] Desde entonces, su texto fue modificado varias veces, principalmente para atender las denuncias de los militares, que temían una revisión de la Ley de Amnistía. [1] Más notablemente, el término "represión política" fue abolido del texto del proyecto de ley. [1] Dado que la comisión no tendrá poderes punitivos contra los oficiales acusados ​​de tortura, [1] fue criticada por activistas de derechos humanos como una no contribución a la justicia. [2] También afirman que la comisión tendrá un plazo muy corto y no contará con suficientes miembros para completar satisfactoriamente su trabajo. [2] Los militares, por su parte, se quejan de que no estarán representados en la comisión, lo que puede no dar la debida importancia a los delitos cometidos por organizaciones de izquierda. [2]

Estructura de la Comisión Editar

La Comisión consta de 7 comisionados y 14 empleados adicionales. Los comisionados incluyen a Gilson Dipp, José Carlos Dias, José Paulo Cavalcantí Filho, Maria Rita Kehl, Paulo Sérgio Pinheiro, Pedro Dallari y Rosa Maria Cardoso da Cunha. [17] [18] La comisión tiene un poder significativo para conocer las verdades fácticas y sociales de la dictadura militar de la nación: "puede recibir información proporcionada voluntariamente en forma de testimonios, datos y documentos que soliciten información de entidades y órganos públicos convocar personas para entrevistas o testimonios autorizar indagaciones para recabar o recuperar información realizar audiencias públicas solicitar protección de testigos colaborar con órganos y organismos públicos o privados, nacionales o internacionales para intercambiar información y exigir asistencia de entidades y órganos públicos ". [18] Los objetivos de la comisión para la reconciliación se centran en documentar la verdad y promover la justicia restaurativa. [18] Espera ayudar a las víctimas, encontrar los cadáveres de los desaparecidos, establecer las políticas y acciones de la dictadura y recomendar medidas para prevenir nuevas violaciones de derechos humanos. [18] Si bien se le ha otorgado a la Comisión las facultades apropiadas para conocer la información, es cuestionable si podrá lograr sus objetivos debido a la resistencia en Brasil, particularmente por parte de los militares. [18]

Reparaciones financieras Editar

El proyecto de ley de amnistía promulgado en 1979, decía en su artículo 11 que “Esta Ley, más allá de los derechos aquí expresados, no genera otros, incluidos los relativos a remuneraciones, pagos, sueldos, rentas, restituciones, cuotas, indemnizaciones, anticipos o reembolsos ". La ley no permitió reparaciones en ninguna de las formas mencionadas. Luego, en 2001, Fernando Henrique Cardoso aprobó un proyecto de ley que permitía compensar económicamente a aquellos cuyo trabajo se vio obstaculizado por la dictadura militar. [12] En 2009, el Ministerio de Justicia brasileño otorgó 142.000 reales, o 71.000 dólares estadounidenses a 44 agricultores cada uno, así como unos 465 dólares estadounidenses al mes. Al anunciar los pagos de las reparaciones, el ministro de Justicia, Tarso Genro, afirmó: "Esta es una solicitud formal de perdón por parte del Gobierno brasileño". [19] Sin embargo, ofrecer reparación a 44 agricultores brasileños ni siquiera comienza a compensar las violaciones de derechos humanos perpetradas por la dictadura militar. En 1996, se actualizó el Dossier sobre Desaparecidos y Asesinados publicado originalmente en 1984 por el Comité Brasileño de Amnistía, sección Rio Grande do Sul, refiriéndose a 217 víctimas de asesinato y 152 víctimas de desaparición forzada por agentes estatales. [20] Sin embargo, la Ley 9.140, que permite indemnizar económicamente a los familiares de las víctimas, solo reconoció a 130 víctimas de desaparición forzada y ninguna de asesinato. [21] Fuera de los principales casos de reparación, el gobierno brasileño ha proporcionado compensación financiera en 12.000 casos entre 1995 y 2010. [22]

Desarrollos actuales Editar

Después de firmar la ley, Rousseff inicialmente avanzó poco con la Comisión de la Verdad. Debido a las objeciones tanto de los militares como de los activistas de derechos humanos, Rousseff al principio se apartó de la Comisión de la Verdad que promulgó en noviembre de 2011. [18] Casi medio año después de la formación de la comisión, no se había nombrado a ningún comisionado. [18] Sin embargo, la comisión finalmente comenzó con su inauguración en mayo de 2013. [23] La inauguración contó con la presentación de los siete comisionados y un discurso de la presidenta Rousseff, en el que declaró que el evento era una “celebración de la transparencia de la verdad. " [23] Desde la inauguración en mayo de 2012, la comisión de la verdad ha celebrado quince audiencias públicas en nueve estados de Brasil. [17] En julio de 2013, la comisión informó sobre sus logros en su primer año de existencia. [24] En una conferencia de prensa televisada, el comisionado de la verdad Paulo Sérgio Pinheiro detalló los éxitos del año.[24] En particular, mencionó que la información de la comisión proviene de tres fuentes primarias: archivos de operaciones de inteligencia que existieron durante la dictadura militar, testimonios de sospechosos y sobrevivientes y otros documentos suministrados por el gobierno de Brasil. [24] Además, este énfasis en la recopilación de la verdad fáctica y forense ha llevado a varios hallazgos importantes de la comisión. La primera es que el uso de la tortura no solo se empleó hacia el final de la dictadura militar, sino que se había utilizado como una técnica común en los interrogatorios ya en 1964. Además, la comisión ha establecido que el estado de Brasil ocultó información sobre los desaparecidos. personas. [24] Si bien la comisión tomó tiempo para obtener suficiente apoyo político y cumplir con los requisitos del mandato, ha habido avances significativos en la formación de una verdad nacional en Brasil en el transcurso del último año.

Comisiones regionales de la verdad Editar

Como la Comisión de la Verdad nacional parecía estar prácticamente paralizada a principios de 2012, la asamblea del estado de São Paulo decidió formar una Comisión de la Verdad independiente. La comisión está compuesta por cinco comisionados que investigarán los abusos a los derechos humanos ocurridos durante la dictadura militar y ofrecerán un informe en 2015. [25] Oficialmente denominada Comisión de la Verdad del Estado Rubens Paiva (que lleva el nombre del congresista desaparecido Rubens Paiva), la comisión espera contribuir a "una movilización nacional en torno a la causa de la memoria, la verdad y la justicia". [24] Desde la formación de la comisión de la verdad de São Paulo, otros estados han seguido su ejemplo. [25] Un miembro del subcomité de la cámara de la comisión nacional de la verdad, Erika Kokay, argumentó a favor de la urgencia expresada por las iniciativas de los estados para estas comisiones regionales: “Este país no puede soportar la espera. Brasil tiene que saber la verdad ”. [26] Las diversas comisiones de la verdad están diseñadas para informar y cooperar con los esfuerzos de la comisión nacional de la verdad, a pesar de su capacidad para realizar sus propias investigaciones. [24]

Juicio de derechos humanos Editar

En diciembre de 2013, el caso de la desaparición de Edgar de Aquino Duarte se convirtió en el primer juicio penal de los agentes de seguridad del Estado Carlos Alberto Brilhante Ustra, Carlos Augusto y Alcides Singello. La víctima desapareció en 1973 luego de ser detenida y torturada en oficinas especiales de inteligencia en São Paulo. [24] La justicia punitiva ha sido tradicionalmente un desafío para lograr en Brasil debido a la ley de amnistía de 1979 y la subsiguiente ratificación de esta ley por parte de la Corte Suprema de Brasil. [27] El Ministerio de Asuntos Públicos ha podido alegar que casos como el de Edgar de Aquino Duarte están exentos de la ley de amnistía de 1979 porque la víctima sigue desaparecida, por lo que la desaparición forzada es un delito continuado. [24] Si bien la ley de amnistía ha impedido juicios penales en Brasil en el pasado, las interpretaciones de la ley de amnistía pueden cambiar a medida que se derrumba la impunidad de los violadores de derechos humanos de Brasil. [28]

El 11 de enero de 2013, la Comissão Nacional da Verdade (CNV) dio a conocer su primera denuncia de tortura desde fuera de la dictadura militar, durante el gobierno de Getúlio Vargas. [29] Boris Tabacof, de 84 años, exsecretario de Hacienda de Bahía, exdirector del Grupo Safra y actual presidente de la Junta Directiva de Suzano, [30] denunció las torturas que sufrió en noviembre de 2012 a varios miembros de la comisión: Maria Rita Kehl, José Carlos Dias y Paulo Sérgio Pinheiro. El testimonio de Tabacof cubrió su tortura, ilustrando su arresto el 20 de octubre de 1952 y su posterior encarcelamiento de 400 días. [31] El testimonio de Tabacof también ilustró una importante violación de derechos humanos que ocurrió en Brasil durante el período del Estado Novo (1937-1945). A pesar de la naturaleza del testimonio de Tabacof, el mandato de la CNV solo cubre temas de entre 1964 y 1988, lo que impide cualquier investigación adicional de la denuncia.


Relaciones de Estados Unidos con Brasil

Estados Unidos y Brasil disfrutan de sólidas relaciones políticas y económicas. Estados Unidos fue el primer país en reconocer la independencia de Brasil en 1822. Como las dos democracias y economías más grandes del hemisferio occidental, Estados Unidos y Brasil tienen una asociación que se basa en un compromiso compartido para expandir el crecimiento económico y la prosperidad promover la paz internacional , seguridad y respeto de los derechos humanos y fortalecer la cooperación en defensa y seguridad.

Estados Unidos y Brasil tienen una larga historia de profundizar los lazos entre pueblos a través de inversiones e intercambios en educación, cultura, energía, salud, agricultura, ciencia y tecnología, capacitación en inglés e innovación. La cooperación educativa continúa prosperando con numerosas iniciativas para jóvenes, educadores y profesionales. Por ejemplo, la Comisión Fulbright binacional, establecida en 1957, ha apoyado intercambios de estudios e investigaciones para miles de académicos entre los dos países. Hemos estado fortaleciendo la asociación estratégica entre Estados Unidos y Brasil a través del desarrollo de capacidades en la enseñanza y el aprendizaje del inglés en todo el país, en contacto con el Ministerio de Educación, las secretarías estatales y municipales de educación pública, las asociaciones de profesores de inglés, las universidades públicas y privadas y otros socios. con el fin de ofrecer desarrollo profesional, programas de intercambio educativo y materiales para profesores y estudiantes de inglés. Education USA ayuda a los estudiantes universitarios brasileños a acceder a información y oportunidades para estudiar en los Estados Unidos en sus 38 centros en todo Brasil. El gobierno de Brasil continúa invirtiendo en programas de intercambio iniciados por la Embajada, como el Desarrollo Profesional de Profesores de Inglés en Escuelas Públicas (PDPI) en los Estados Unidos, y una expansión considerable del Programa de Asistente de Enseñanza de Inglés en Brasil.

Los dos países mantienen amplios intercambios científicos a nivel de investigadores individuales, así como colaboraciones bilaterales con el Servicio Geológico de EE. UU., La NASA, la Agencia de Protección Ambiental y el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología. Las dos naciones colaboran en el monitoreo del clima, la meteorología y los estándares, el monitoreo del impacto ambiental y una amplia gama de esfuerzos de salud pública. Brasil también alberga la mayor cartera de investigación del Instituto Nacional de Salud (NIH) de EE. UU. En América Latina.

Estados Unidos y Brasil firmaron el Plan de acción conjunto Estados Unidos-Brasil para eliminar la discriminación racial y étnica y promover la igualdad (JAPER) en 2008. En marzo de 2019, el Departamento lanzó una subvención del Fondo de Embajadores para la Preservación Cultural para restaurar y preservar el muelle de Valongo. sitio arqueológico en Río de Janeiro, que asegurará la infraestructura adecuada para visitas públicas al muelle y divulgación educativa sobre la historia y las contribuciones modernas de los afrodescendientes en Brasil y más allá.

Estados Unidos y Brasil están trabajando juntos en temas clave globales, multilaterales y regionales. La agencia espacial nacional de Brasil, AEB, es miembro del programa científico GLOBE de la NASA, con 119 escuelas brasileñas que participan en proyectos como la aplicación GLOBE Mosquito Habitat Mapper (MHM) que se conecta a la base de datos GLOBE para ayudar a rastrear los mosquitos que propagan el Zika y otras enfermedades. .

Durante la visita del presidente Bolsonaro a Washington en marzo, Estados Unidos y Brasil firmaron el Acuerdo de Salvaguardias Tecnológicas que, una vez ratificado por el congreso brasileño, garantizará que las tecnologías sensibles estadounidenses estén protegidas de usos no autorizados y establecerá las salvaguardas para apoyar el lanzamiento de EE. UU. satélites con licencia o vehículos de lanzamiento espacial del Centro Espacial Alcantara en Brasil. Este acuerdo tiene el potencial de abrir nuevas oportunidades comerciales para estadounidenses y brasileños en una gama de tecnologías avanzadas relacionadas con el espacio, incluidos los satélites. La visita también dio lugar a un acuerdo entre la NASA y la Agencia Espacial Brasileña para lanzar un satélite de investigación desarrollado conjuntamente en un futuro próximo.

Estados Unidos y Brasil están fortaleciendo la cooperación en temas de defensa, incluida la investigación y el desarrollo, la seguridad tecnológica y la adquisición y desarrollo de productos y servicios. Estos acuerdos promueven ejercicios conjuntos y facilitan el intercambio de capacidades y tecnologías sofisticadas. En junio de 2019, el presidente Trump designó a Brasil como un importante aliado de Estados Unidos no perteneciente a la OTAN. Tras la exitosa visita del ministro de Defensa Fernando Azevedo e Silva a Washington en marzo de 2019, la tercera iteración del Diálogo de la Industria de Defensa entre Estados Unidos y Brasil se llevó a cabo en Río de Janeiro en abril de 2019. Este diálogo continuo entre el sector público y el privado ha generado importantes resultados de política. como la firma en marzo de 2019 del Acuerdo de Salvaguardias Tecnológicas y estimuló numerosas colaboraciones de la industria desde su lanzamiento en 2016.

Relaciones económicas bilaterales entre Estados Unidos y Brasil

Brasil es la novena economía más grande del mundo y Estados Unidos es el segundo socio comercial de Brasil. El comercio bidireccional de bienes y servicios fue de $ 103,9 mil millones (70,7 mil millones en bienes y 33,2 mil millones en servicios) en 2018. El año pasado, Estados Unidos tuvo un superávit comercial general de $ 20,6 mil millones para bienes y servicios, incluido un superávit comercial de $ 8,3 mil millones solo para bienes. Las principales importaciones de Brasil desde Estados Unidos son aeronaves, maquinaria, productos del petróleo, electrónica e instrumentos ópticos y médicos. Estados Unidos es el segundo mercado de exportación más grande de Brasil. Los productos primarios son petróleo crudo, aviones, hierro y acero y maquinaria. Según la Oficina de Análisis Económico de EE. UU., Estados Unidos había invertido 68.340 millones de dólares en Brasil hasta 2017.

Estados Unidos recibió a más de 1,9 millones de visitantes de Brasil en 2017, lo que constituye el octavo grupo más grande de visitantes. En 2017, hubo aproximadamente 475.000 visitantes estadounidenses en Brasil, lo que constituye la segunda fuente más grande de visitantes a Brasil. Durante su visita a Washington en marzo de 2019, el presidente Bolsonaro anunció la intención de Brasil de eximir a los ciudadanos estadounidenses de los requisitos de visa de turista para viajar a Brasil, y esto entró en vigor en junio. Estados Unidos y Brasil realizan intercambios regulares sobre facilitación del comercio, buenas prácticas regulatorias y estándares. El 17 ° plenario del Diálogo Comercial tendrá lugar en septiembre de 2019, y los intercambios regulares a nivel de trabajo entre el Departamento de Comercio de Estados Unidos, el Ministerio de Economía de Brasil y otras agencias y reguladores continúan durante todo el año. Los presidentes Trump y Bolsonaro anunciaron una nueva fase del Foro de CEO de Brasil de Estados Unidos luego de su reunión del 19 de marzo de 2019. Los presidentes también acordaron establecer un Foro de Energía entre Estados Unidos y Brasil para facilitar el comercio y la inversión relacionados con la energía.

Asistencia de Estados Unidos a Brasil

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) participa en una asociación bilateral estratégica de larga data con el Gobierno de Brasil en varias prioridades conjuntas, incluida la conservación de la biodiversidad en la Amazonía, la asistencia técnica trilateral para otros países en áreas específicas y la asistencia técnica para el sector privado. alianzas sectoriales para promover mejores prácticas y recursos para estimular soluciones de desarrollo para la conservación de la biodiversidad y los medios de vida socioeconómicos sostenibles de la Amazonía. Además de estas líneas de esfuerzo, en respuesta a la crisis regional de Venezuela, la misión regional de USAID en Perú brinda asistencia de mediano a largo plazo a Brasil, Ecuador y Perú para mejorar y facilitar la integración económica de los migrantes y refugiados venezolanos en principales comunidades receptoras en Perú, Ecuador y Brasil.

  • los Asociación para la Conservación de la Biodiversidad Amazónica (PCAB) es un acuerdo bilateral plurianual (2016-2024) por $ 80 millones con la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC), el Ministerio del Ambiente (MMA), el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad (ICMBio) y la Fundación Nacional Indígena (FUNAI). ). El propósito de la asociación es fortalecer los vastos sistemas de áreas protegidas de Brasil, incluidos los territorios indígenas, para respaldar cadenas de valor sostenibles y amigables con los bosques y fomentar el liderazgo y la participación del sector privado en soluciones conjuntas.
  • USAID trabaja con socios brasileños para promover soluciones de financiamiento innovadoras para negocios que apoyan la biodiversidad y los bosques de difícil acceso, y facilitar plataformas de acción colectiva lideradas por el sector privado, como el Plataforma de asociación para la Amazonía (PPA), que incluye más de 20 empresas (una combinación de empresas brasileñas, estadounidenses e internacionales) que está generando soluciones económicas sostenibles dirigidas por el mercado y el sector privado diseñadas para reducir la deforestación, conservar la biodiversidad y mejorar el bienestar de la comunidad.
  • Mais Unidos reúne a empresas estadounidenses que invierten en ciencia y tecnología, así como en emprendimiento y acceso a la formación del idioma inglés para jóvenes brasileños durante los últimos diez años.
  • En marzo de 2019, USAID y el Ministerio de Medio Ambiente de Brasil firmaron una Carta de Intención para facilitar la primer fondo de inversión de impacto centrado en la biodiversidad para la Amazonía brasileña que movilizará $ 100 millones en financiamiento del sector privado para inversiones de capital y préstamos para emprendimientos comerciales sostenibles alineados con la conservación de los bosques y la biodiversidad.

USAID y el Gobierno de Brasil trabajan juntos para promover el desarrollo en otros países, particularmente en África y América Latina, a través de asistencia técnica trilateral. USAID y el Gobierno de Brasil han implementado programas trilaterales de seguridad alimentaria para aumentar la productividad agrícola, mejorar la seguridad alimentaria y abordar la nutrición escolar en Honduras, Haití y Mozambique, y se han unido para abordar el brote del gusano cogollero en África subsahariana.

Brasil & # 8217s Membresía en Organizaciones Internacionales

Brasil y Estados Unidos pertenecen a varias de las mismas organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos, el Banco Interamericano de Desarrollo, el G-20, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio. Brasil ha sido tradicionalmente un líder en la comunidad interamericana y es miembro de los grupos subregionales MERCOSUR y UNASUR.

Durante la visita del presidente Bolsonaro a Washington en marzo de 2019, el presidente Trump expresó su apoyo a los esfuerzos de Brasil para unirse a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Representación bilateral

Los principales funcionarios de la embajada de EE. UU. Figuran en la lista de funcionarios clave del Departamento y # 8217.

Brasil tiene una embajada en los Estados Unidos en 3006 Massachusetts Avenue NW, Washington, DC 20008 (tel. 202-238-2700).

Más información sobre Brasil está disponible en el Departamento de Estado y otras fuentes, algunas de las cuales se enumeran aquí:


Ver el vídeo: Inner Workings. Proyecto Académico (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Zach

    el mensaje relevante :), curioso ...

  2. Cinnard

    Sorprendentemente, la idea útil

  3. Diamont

    Sorprendentemente, la idea útil



Escribe un mensaje