Podcasts de historia

Escape, evasión y venganza, Marc H. Stevens

Escape, evasión y venganza, Marc H. Stevens

Escape, evasión y venganza, Marc H. Stevens

Escape, evasión y venganza, Marc H. Stevens

La verdadera historia de un piloto de la RAF germano-judío que bombardeó Berlín y se convirtió en prisionero de guerra

Este libro cuenta una historia verdaderamente notable. Para su familia en el Canadá de la posguerra, Peter Stevens era un héroe de guerra, un miembro del comando de bombarderos de la RAF y un prisionero de guerra que estaba familiarizado con la mayoría de las figuras clave de la Gran Evasión. Había nacido en Alemania de padres cristianos y enviado a Inglaterra en la década de 1930 para evitar a los nazis, aunque este era un secreto muy bien guardado: para todos los demás, era de origen británico.

Solo después de la muerte de su padre, Marc Stevens comenzó a descubrir la verdad. De hecho, su padre había nacido en Alemania, como Georg Franz Hein, de padres judíos. Su madre había logrado enviar a sus tres hijos a un lugar seguro en Gran Bretaña antes de la guerra, y finalmente se suicidó en Alemania. Georg había pasado varios años en escuelas británicas y un año en la LSE antes de conseguir un trabajo, pero después de eso su vida se fue cuesta abajo y fue arrestado y sentenciado a nueve meses de prisión por una serie de robos.

Stevens pasó por una transformación muy notable. El 1 de septiembre de 1939, Georg Franz Hein fue liberado como parte de un movimiento para despejar el espacio en las cárceles. Dos días después, el 3 de septiembre, como Peter Stevens, se unió con éxito a la RAF. De hecho, uno podría alarmarse un poco por lo fácil que fue para un ciudadano alemán conocido unirse. La policía y la RAF tardaron más de dos años en descubrir que Stevens era Hein, y solo se dio cuenta de ello en octubre de 1941, momento en el que ya era prisionero de guerra.

El libro está muy bien estructurado. Comenzamos con el último vuelo de Stevens, una incursión sobre Berlín, y lo seguimos hasta el punto en que se dio cuenta de que su avión estaba demasiado dañado para llegar a casa. Luego volvemos a su infancia en una casa judía en Alemania, su educación, su mudanza a Gran Bretaña y su descenso a la delincuencia menor. Después de esto, lo seguimos a la RAF, a lo largo de su carrera como piloto de bombarderos, y al sistema alemán de prisioneros de guerra. Allí, su fluidez en alemán lo convirtió en una parte esencial de muchos planes de fuga, aunque solo estaba al borde de la famosa Gran Evasión. Su mayor temor durante este período era que los alemanes pudieran descubrir su verdadera identidad; si eso hubiera sucedido, es casi seguro que lo hubieran ejecutado.

Marc Stevens ha rendido un merecido homenaje a su padre, que emerge como un hombre difícil en la intimidad, pero que participó plenamente en la derrota de la Alemania nazi, partiendo de una posición en la que entendía mejor que la mayoría el peligro que suponía. vio el auge del antisemitismo durante su infancia, pero eso también lo puso en gran peligro una vez que cayó en sus manos.

Capítulos

Primera parte: ¡Fuego sobre Berlín! (7 de septiembre de 1941)
1 largo día de viaje
Vuelo de 2 noches
3 El corazón de las tinieblas

Segunda parte: Georg Franz Hein (1919-39)
4 Infancia en 19 Rumannstrasse, Hannover (1919-26)
5 5 por su cuenta: en el internado del castillo (1926-33)
6 High School en Londres (1934-5)
7 Pase la antorcha (1935-9)

Tercera parte: Peter Stevens en la RAF (1939-41)
8 De aviador a oficial piloto (septiembre de 1939-marzo de 1941)
9144 Escuadrón: Hemswell y North Luffenham (abril-7 de septiembre de 1941)
10 ¡Aviones abandonados! (8 de septiembre de 1941)

Cuarta parte: prisionero de guerra (1941-5)
11 Aprendiendo a escapar: Dulag Luft, Lübeck, Hannover (septiembre-octubre de 1941)
12 'Ordenanzas' y un túnel de letrinas: Warburg y Schubin (octubre de 1941-abril de 1943)
13 Un caballo de madera y la gran evasión: Stalag Luft III (abril de 1943-marzo de 1944)
14 Fin del camino: Stalag Luft III y Luchenwalde (marzo de 1944-mayo de 1945)

Quinta parte: Epílogo
15 patrones de su vida: Hannover, Londres, Montreal, Ottawa, Toronto
16 Redescubriendo a mi padre

Autor: Marc H. Stevens
Edición: tapa dura
Páginas: 223
Editorial: Pen & Sword Aviation
Año: 2009



Si puede proporcionar información adicional, especialmente sobre acciones y ubicaciones en fechas específicas, agréguela aquí.

Campamento de prisioneros de guerra Stalag Luft 3

durante la Segunda Guerra Mundial 1939-1945.

  • Amelang Leslie.
  • Andersen Peter S.Q .. Sqd.Ldr.
  • Anderson Robert Allen. Sargento.
  • Anderson Robert Gordon. Sargento.
  • Andrews Frank Henry. Flt. Sargento.
  • Arnold Ronald. Sargento.
  • Atkinson John C .. F / Sargento.
  • Bailey J .. Sargento
  • Barbero Harry. W / O
  • Bareham Harold John William. Sargento.
  • Barlow Albert Ernest.
  • Barnes Edward. Oficial piloto
  • Barnes Edward J. Oficial piloto
  • Barnes Edward J. Oficial piloto
  • Barnes Edward. Oficial piloto
  • Barnes H G. Sargento
  • Barnes Richard. Oficial piloto
  • Barnes Richard. Oficial piloto
  • Bateman Alan Birley. F / Lt.
  • Baxter S .. F / S
  • Bayes Leonard.
  • Birchley Ernest.
  • Bohle Howard J.
  • Brodrick Leslie. Flt.Lt.
  • Brown Theodore Andrew.
  • Burton H. Oficial de vuelo
  • Carrington Edgell Ralph. CORREOS.
  • Casey Donald Emmett. 2do teniente
  • Cueva Victor Frank. Sqd.Ldr.
  • Clark D. A .. Sargento.
  • Clark J .. El sargento.
  • Conway John. L / Cpl.
  • Cooper John Herbert. F / Lt.
  • Cotter John A .. 1er teniente.
  • Craig Gordon.
  • Culpan Johnny William Rae. Sargento
  • Currie John Richard. Sargento.
  • Dennis Raymond Claud Walter.
  • Doran Kenneth. 2do teniente
  • Drever N. G .. Flt Lt.
  • Drever Nigel George.
  • Earngey Edward Joseph. F / Lt.
  • Eberhardt Charles Matthew. 2do teniente
  • Eberhardt Charles. Teniente
  • Elsworthy Alexander E.
  • Elsworthy Alexander E.
  • Evans Brian Herbert. F / Lt. (murió el 31 de marzo de 1944)
  • Fairclough Mervyn James. F / Sargento.
  • Felc Tadec. CORREOS
  • Fenton K .. WO / Sgt.
  • Fenton Ken. WO / Sargento
  • Findlater Harold Alfred.
  • Findlater Harold A ..
  • El reparador Wilfred Harold. Flt. Sargento
  • Ford Harry Xavier. 1er teniente
  • Fuller A. A ..
  • Garside Ronald. F / O.
  • Gladders Thomas Henry. Flt. Sargento.
  • Goodman William Edward. Sargento.
  • Goodman William Edward.
  • Verde Errol Edward. F / Lt.
  • Greig Douglas Renton. WO
  • Grogan Ronald John. F / O.
  • Harvie John Dalton. F / O
  • Hearn H N C. Teniente comodoro
  • Hebblethwaite Arthur. Flt Lt.
  • Heckel Charles Clark. 2do teniente
  • Hellier Samuel Thomas John. Gnr.
  • Hibbens Vivian Joseph.
  • Hitchings Sydney James. Sargento.
  • Hodgson Thomas Rupert. Flt / O.
  • Holmstrom Carl Henry. 2do teniente
  • Horton Edward Hugh. Sargento.
  • Hughes Gordon William. CORREOS.
  • Huleatt Richard Ridley. Flt. Sargento.
  • Jackson Thomas. CORREOS
  • James William Birdsall. W / O (fallecido el 10 de noviembre de 1944)
  • Johnson William Alexander Jenkinson. F / Lt.
  • Joubert John Adriaan. Gnr.
  • Kennedy Melville. Sq.Ldr.
  • Kenyon Bennett Ley. F / Lt.
  • Kingsley Alan. F / O
  • Kipp Wilf M .. P / O
  • Lawrence Manning Lee. 2do / Teniente
  • Leighfield James Lewis. Pte.
  • Lewis Wilfred. Fl / Lt.
  • Mackenzie Archibald James Stuart. CORREOS.
  • Marshall Charles. F / Lt.
  • Martin Arnold Paul. 2do teniente
  • Martin Arnold Paul. 1er teniente
  • Mason Howard Jack. W / O.
  • Mayo Thomas Kevin. Sargento.
  • McClenaghan J. R .. F / S
  • McCloskey Charles Dean. F / Lt.
  • McConnell Robert James. F / Lt.
  • McCracken. Sargento.
  • McDonald R. W ..
  • McFarland Edward J. Primer teniente
  • McFarland Edward J. Primer teniente
  • McFarlane D A. Oficial piloto
  • McIlroy William Alexander. CORREOS
  • Mcknight Thomas.
  • McRae Donald.
  • Mineros C. Alf. Sargento.
  • Moriarty John Glover. W / O (d.)
  • Muir Iain Menzies. correos
  • Mundell Victor. Teniente
  • Murphy Edward John. 1st.Lt.
  • Oakley Clarence.
  • Ogan Joe Leroy. 2do teniente
  • Oldfield John Anthony. Sargento. (D. )
  • Parsons William Walter. Sub teniente
  • Patzke Jack D .. T / SGT (muerto el 8 de abril de 1945)
  • Pavely Thomas Albert.
  • Pavo real A R. Sargento
  • Peacock Roger. Sargento. (D. )
  • Pearce Ernest R. Flt Sgt
  • Peyton-Lander Jack. Sargento. (muerto en 1944)
  • Peyton-Lander John. Flt. Sargento.
  • Pezel John Andrew.
  • Quaile Arthur Noel. F / Lt.
  • R. R. Henderson. CORREOS
  • Reece Frank. CORREOS.
  • Reid J. D .. El sargento.
  • Rennick Robert L .. El sargento.
  • Resto Clement.
  • Sadler Anthony Graham. F / Lt.
  • Sanford Joseph Charles. 2do teniente
  • Schaper Heije. Apagado.
  • Selway Kenneth L .. 2do teniente.
  • Simmonds Jack.
  • Smith Arthur J .. El sargento.
  • Smith Arthur Fenton.
  • Smith G M R. Oficial piloto
  • Snowsell James. CORREOS
  • Stanley Everett Wayne. Sargento
  • Stevens Peter. Sqd.Ldr.
  • Tapper Harry. Sargent
  • Tapper Harry. Sargent
  • Thomsett Donald. Sargento
  • Todd Wemyss Wylton. F / Lt.
  • Toomey Robert E .. Flt.Sgt.
  • Desconocido .
  • Webb Clifford. Sargento.
  • Westbury Robert Henry. Sargento.
  • Wilson Thomas William Spencer.
  • Woods George Edward. Flt. Sargento.
  • Wren Frederick Thomas. Pte.
  • Yorke Harold.

Los nombres en esta lista han sido enviados por familiares, amigos, vecinos y otras personas que desean recordarlos, si tiene algún nombre para agregar o algún recuerdo o foto de los enumerados, agregue un nombre a esta lista.


Escape, evasión y venganza, Marc H. Stevens - Historia

Peter Stevens era un refugiado judío alemán que escapó de la persecución nazi cuando era un adolescente en 1933. Se unió a la RAF en 1939 y después de dieciocho meses de entrenamiento de pilotos comenzó a volar misiones de bombardeo contra su propio país. Completó veintidós misiones antes de ser derribado y hecho prisionero por los nazis en septiembre de 1941. Escapar se convirtió en su razón de ser y su gran ventaja fue que se encontraba en su país natal. Fue recapturado después de cada una de sus varias fugas, pero los nazis nunca se dieron cuenta de su verdadera identidad. Participó en la logística y planificación de varias fugas importantes, incluida The Great Escape, pero nunca tuvo éxito en regresar a Inglaterra.

Después de la liberación, cuando salió a la luz la verdadera naturaleza de sus hazañas, recibió la Cruz Militar. Luego se desempeñó como espía británico al comienzo de la Guerra Fría antes de emigrar a Canadá para reanudar una vida normal. Esta es la historia de un joven muy conflictivo, solo en un mundo que está en medio de la destrucción. Se le brinda la oportunidad de ayudar a su pueblo perseguido a obtener una pequeña medida de venganza. Es a la vez una historia triste pero edificante de heroísmo ingrato y no anunciado.


Escape, evasión y venganza, Marc H. Stevens - Historia

¿Necesita un conversor de divisas? Consulte XE.com para conocer las tarifas en vivo

Otros formatos disponibles Precio
Escape, Evasion and Revenge Tapa blanda Añadir al carrito & libra9.74
Escape, evasión y venganza ePub (7.3 MB) Añadir al carrito & libra4,99

Peter Stevens era un refugiado judío alemán que escapó de la persecución nazi cuando era un adolescente en 1933. Se unió a la RAF en 1939 y después de dieciocho meses de entrenamiento de pilotos comenzó a volar misiones de bombardeo contra su propio país. Completó veintidós misiones antes de ser derribado y hecho prisionero por los nazis en septiembre de 1941. Escapar se convirtió en su razón de ser y su gran ventaja fue que se encontraba en su país natal. Fue recapturado después de cada una de sus varias fugas, pero los nazis nunca se dieron cuenta de su verdadera identidad. Participó en la logística y la planificación de varias fugas importantes, incluida The Great Escape, pero nunca tuvo éxito en regresar a Inglaterra. Después de la liberación, cuando salió a la luz la verdadera naturaleza de sus hazañas, recibió la Cruz Militar. Luego se desempeñó como espía británico al comienzo de la Guerra Fría antes de emigrar a Canadá para reanudar una vida normal.

Esta es la historia de un joven muy conflictivo, solo en un mundo que está en medio de la destrucción. Se le brinda la oportunidad de ayudar a su pueblo perseguido a obtener una pequeña medida de venganza. Es a la vez una historia triste pero edificante de heroísmo ingrato y no anunciado.

La verdadera historia del hombre extraordinario que inspiró un personaje en la película The Great Escape contada por su hijo.

The Daily Express 3/7/16

Hace años, mientras investigaba un libro sobre la Gran Evasión, de vez en cuando me encontré con el nombre de Peter Stevens en memorias y entrevistas. Hubo menciones de que en realidad era un judío alemán que servía en la RAF con un nombre falso, pero no hubo pruebas contundentes de que esto fuera otra cosa que una presunción. Hasta que leí la fascinante biografía de Marc Steven sobre su padre, no supe la historia completa.
Y es una historia notable.
Muchas cosas podrían haber salido mal con una biografía escrita en estos términos, pero Marc Stevens lo ha logrado admirablemente. Esta no es una hagiografía teñida de rosa de un hijo asombrado, es una hagiografía juiciosa e imparcial: "con todo y verrugas", para usar el cliché. Stevens era un hombre extraordinario, pero en cierto modo, no era un hombre muy agradable. Robó, y luego desperdició, el último dinero de su madre, que había sido enviado a Gran Bretaña para establecer a los tres hijos. Cuando se acabó ese dinero, incursionó en delitos menores y finalmente terminó en la cárcel después de ser declarado culpable de robo.
Pero nunca le faltó coraje, y aquí la profundidad de la investigación de los autores lo ayuda a recrear los primeros días muy difíciles del Bomber Command, cuando la precisión era baja, las bajas eran altas y la tripulación aérea estaba sobrecargada de trabajo.
Esta es una carrera en tiempos de guerra que enorgullecería a cualquier hijo, pero el verdadero triunfo de Steven es escribir una biografía que satisfará al historiador más exigente.

Revista de Defensa Nacional, Canadá

Marc Stevens nació en Montreal, Canadá, pero creció entre Ottawa y Toronto. Lleva treinta años trabajando en la industria alimentaria mayorista. Mordido a una edad temprana por el gusano de los viajes, ha visitado alrededor de 60 países y los 7 continentes.

El padre de Marc (el líder de escuadrón Peter Stevens MC) murió en 1979, cuando Marc tenía poco más de 20 años. Aproximadamente siete años después, Marc decidió intentar descubrir exactamente qué había hecho su padre durante la Segunda Guerra Mundial para recibir la Cruz Militar, un honor muy poco común para un miembro de la Royal Air Force.

Dieciocho años de investigación, de vez en cuando, le permitieron a Marc reconstruir una historia única y fantástica, del único judío alemán conocido que había pilotado bombarderos de la RAF contra su tierra natal. Como alemán que vivía en Londres cuando estalló la guerra, el padre de Marc cometió un robo de identidad para alistarse en la RAF y fue objeto de una persecución de la Policía Metropolitana como posible enemigo espía.

Después de localizar y finalmente obtener acceso a un archivo del Ministerio del Interior marcado como "Secreto - Sellado hasta 2051", Marc decidió que se tendría que escribir un libro, y así siguió 'Escape, Evasion and Revenge: The True Story of a German-Jewish RAF Piloto que bombardeó Berlín y se convirtió en prisionero de guerra '.

Ni Marc, ni nadie más en su familia inmediata, conocía los orígenes judíos de su padre. Como prisionero de guerra en su propio país durante tres años y ocho meses, Peter Stevens estuvo sin protección alguna en virtud de la Convención de Ginebra. Si los nazis hubieran descubierto su verdadera identidad, las consecuencias habrían sido desagradablemente fatales. No obstante, Peter Stevens hizo ocho intentos de fuga, saliendo del alambre en tres ocasiones.

Después de la guerra, Peter Stevens pasó cinco años como agente del MI6 en Alemania, espiando a los rusos en el apogeo de la Guerra Fría.

Marc está comprensiblemente orgulloso de los logros de su padre, y solo desearía haber sabido de ellos mientras su padre todavía estaba vivo.


Gracias por compartir la increíble historia de tu papá & # 8217s (y tu & # 8217s). Me hizo recordar la primera vez que mi padre me contó la historia relacionada con mi abuela y su familia y la lucha por sobrevivir en las Filipinas ocupadas por los japoneses. Cada vez que pienso en cómo luchó a una edad tan temprana durante la guerra (siendo obligada a esconderse en las montañas, viviendo de cualquier comida que pudieran encontrar, y sin su madre, también), me pone extremadamente triste & # 8230Pero & # 8230 Después de leer su artículo, creo que me siento menos triste & # 8230 Creo que su historia le recuerda a la gente que lo que encontramos en nuestra familia & # 8217s pasado nos hace más fuertes y más decididos a hacer de este mundo un lugar mejor. ¿Cómo te sentiste cuando comenzaste a ahondar en la historia de tu padre? ¿O está en tu libro? En cuyo caso, probablemente debería ir a comprarlo. Probablemente no quieras revelar ningún spoiler. Sin embargo, debe haber sido algo emocionante (completamente épico & # 8230 tuve que lanzar mi eslogan aquí en alguna parte). ¿Cuál crees que es el mensaje de tu artículo y qué quieres que los lectores obtengan de él? Nuevamente, gracias por la historia. Estaba bien escrito y definitivamente valía la pena leerlo. No voy a mentir ... tiraste de las cuerdas de mi corazón un par de veces mientras lo leía.
Firmando,
Baylee

Muchas gracias por tomarse el tiempo de leer y comentar la historia de mi padre.

Es posible que se sienta decepcionado al saber que dejé deliberadamente la mayor parte de mi propia parte de la historia fuera de mi libro, para no restar valor a la magnitud de los logros de mi padre. He recibido algunos comentarios como el suyo, deseando saber más sobre cómo me afectó personalmente el descubrimiento de una historia tan increíble. Quizás debería haber escrito más sobre esto en mi libro después de todo.

Mi primer descubrimiento increíble se produjo alrededor de 1987/88, cuando visité los Archivos Nacionales de Inglaterra por primera vez y supe que mi padre había traído a casa un avión muy dañado con tripulantes heridos a bordo. Debo decir que esto fue una completa sorpresa y me dejó con ganas de aprender mucho más. Al conocer a dos de sus tres tripulantes de ese vuelo (y más tarde, a los hijos del tercero), me enteré de que cada uno de ellos le daba crédito a papá por haberles salvado la vida, y que uno de ellos había nombrado a su único hijo como mi padre. Eso me dio un inmenso sentimiento de orgullo. Me tomaría casi 20 años descubrir la historia completa. Pero cada nuevo hecho provocó un aumento en el orgullo y el asombro, junto con el deseo de encontrar más. Baste decir que, al final de mi investigación, determiné que aquí había una historia que pedía ser contada. Verá, mi padre se menciona en unos 10 otros libros, pero sobre todo de pasada, ya que la mayor parte de su historia estaba contenida en un archivo de los Archivos Nacionales que estaba marcado como & # 8220Secret & # 8221, y estaba sellado hasta el año 2051. Yo solo estaba concedido acceso a finales de 2006, y fue entonces cuando me enteré de lo inusual que había sido la vida de mi padre, y decidí que tendría que escribir un libro sobre él.

El verdadero mensaje de mi libro es que los llamados & # 8220heroes & # 8221 no son necesariamente perfectos. En la sociedad actual, todos somos demasiado rápidos para llamar a las estrellas deportivas & # 8220 héroes & # 8221, pero he aprendido que el verdadero heroísmo requiere ofrecer tu vida por una causa válida y justificable, sin esperar nada a cambio. ¿Alguna vez has visto la maravillosa miniserie de televisión & # 8220Band of Brothers & # 8221? Si no, lo recomiendo. También puede leer & # 8216The Greatest Generation & # 8217, del periodista de televisión Tom Brokaw. Lo encontrará en su biblioteca local. Da muchas historias de personas como mi padre. Otra lección aprendida fue por qué mi padre parecía incapaz de amar, tanto por su esposa como por sus hijos. Si bien fue un buen proveedor, no fue un gran padre y fue un esposo pobre. Pero, conociendo la historia de su vida, ahora entiendo por qué era como era, y no lo culpo por estas deficiencias. En otras palabras, quería mostrar que los héroes reales pueden no ser necesariamente perfectos en todos los aspectos.

Me alegra mucho saber que la historia de mi padre le pareció interesante, y espero que le anime a convertirse quizás en el registrador de la historia de su propia familia. ¡Parece que podría contener algunos paralelos muy interesantes!

Gracias por responder a mi comentario y por brindar respuestas tan detalladas a mis preguntas. Honestamente, no esperaba eso. ¡Gracias! La razón por la que quería saber más sobre tu historia era porque da una imagen más completa y completa de la historia, si eso tiene algún sentido. Me encanta cuando los escritores exponen todo (especialmente su conexión con la historia). Creo que les da a los lectores, como yo, la oportunidad de realmente & # 8220 viajar atrás en el tiempo y seguir a tu papá & # 8221 a través de las palabras, pero lo más importante a través de tus ojos, así que & # 8230Si deseas escribir un libro que acompañe al libro que escribiste sobre tu padre, eso sería genial, y lo compraría, pero obviamente no tienes que hacerlo si no quieres. ¿Puedo hacer algunas preguntas más? (¡No está obligado a contestarlas!) ¿Por qué (quienquiera que esté haciendo esto) mantiene los archivos sellados? ¿Dónde se encuentran estos archivos & # 8220super-secret & # 8221? Quiero decir & # 8230 siento que la información está ahí fuera, pero no sé exactamente dónde buscar e Internet, a veces, no es confiable. ¿Este tipo de registros se donan en algún lugar y luego se sellan, o se guardan allí y sellan por cuestiones de privacidad? Además, ¿cómo fue (la experiencia) viajar y examinar la historia de tu padre? Una vez más, gracias. La historia de tu padre es realmente increíble, así que gracias también por publicarla. Recuerde siempre que un profesor de historia puede proporcionarnos los hechos, ¡pero siempre tendrá una perspectiva única sobre estos asuntos (verdaderamente única)!
Firmando,
Baylee

Gracias por sus comentarios muy interesantes y perspicaces, Baylee.

Tomaré en consideración su sugerencia sobre otro libro. De hecho, mi sobrino ya me ha pedido exactamente lo mismo. Dado que tengo un trabajo real (además de escribir), es posible que tenga que esperar hasta que me jubile ...

Ahora, pasemos a su pregunta sobre los documentos & # 8220Secret & # 8221 en los Archivos Nacionales de Gran Bretaña. En primer lugar, los Archivos Nacionales retienen la posesión de todos los documentos gubernamentales que se consideran dignos de conservarse. Cualquiera puede adivinar cómo se decide eso. Pero puedes imaginar que esto debe significar una gran cantidad de papel. Hoy en día es un poco más fácil, ya que la mayoría de los archivos gubernamentales se generan originalmente en una computadora en lugar de en papel y, por lo tanto, ocupan mucho menos espacio. Pero eso solo ha sido cierto durante los últimos 25 años más o menos. Es casi seguro que cualquier cosa anterior a 1985 se haya originado en papel. Y dado que la colección de Archivos Nacionales & # 8217 se remonta a cientos de años, puede imaginar el volumen de registros ...

Según tengo entendido, todos los documentos de tiempos de guerra se clasificaron automáticamente como secretos durante 35 años. Tienes que entender que, inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial, fue el comienzo de la Guerra Fría. Los antiguos aliados (los soviéticos) se convirtieron de repente en terribles enemigos, de los que era necesario guardar secretos. No se sabe con certeza si hubo una necesidad real de este período de tiempo, pero supongo que optaron por pecar de cautelosos. Cuando comencé mi investigación alrededor de 1986/87, la mayoría de los documentos de guerra que me interesaron ya habían sido desclasificados.

En los años 80 & # 8217 y & # 821790 & # 8217, todos los Archivos Nacionales se catalogaban manualmente, lo que hacía extremadamente difícil descubrir la existencia de ciertos archivos. Fue sólo en la década de 2000 & # 8217 que me di cuenta de que habían informatizado su catálogo, y luego en 2006 me enteré de la existencia de mi padre & # 8217s & # 8220Secret & # 8221 archivo. Pero no se mencionaba en el catálogo de la computadora que este archivo no estaba disponible, y lo solicité. Fue entonces cuando descubrí que el archivo estaba clasificado y pregunté por qué. No pudieron darme detalles, pero me dijeron que, por lo general, dichos archivos se cerraron durante 100 años después de la última entrada porque el archivo contenía material que podría interpretarse como dañino para la familia del hombre. Les dije que era un pariente inmediato y que tenía una buena idea de lo que había en el archivo (lo que había aprendido de mi papá y de la hermana menor antes de que ella muriera en 2004). Pregunté si había alguna forma posible de ver el archivo y me dijeron que podía solicitar, en virtud de la Ley de Libertad de Información, que el archivo se abriera antes. Así lo hice y tuve éxito unos meses después. Ese archivo contenía un verdadero tesoro de información (básicamente, la historia completa de papá desde que llegó a Inglaterra como un niño de 14 años en 1934 hasta el final de su servicio militar en 1947). Fue solo después de que pude ver este archivo que pude terminar de escribir mi libro. Sin él, solo habría habido media historia.

Curiosamente, mi padre se desempeñó como espía británico en el MI6 entre 1947 y 1952, y me comuniqué con ellos para ver si era posible ver sus registros allí. Al principio, negaron cualquier conocimiento de su existencia (es decir, que alguna vez había trabajado para ellos). Cuando les envié una prueba (una copia de su carta de 1952 aceptando la renuncia de papá), dijeron que sus registros habrían sido destruidos en su 65 cumpleaños (15 de febrero de 1984). Esto siempre me sonó como un rechazo, pero me di cuenta de que era poco probable que alguna vez cedieran, y abandoné mi búsqueda.

¿Cómo fue viajar por Europa y profundizar en el pasado de mi padre? ¡Una alegría total y completa! A veces me sentí como un detective, a veces como un espía. Completamente estimulante ...

El lugar más fácil para comenzar es con sus propios familiares. Entrevístalos lo antes posible y grabe esas entrevistas. Además, hay muchos sitios genealógicos en Internet que valen la pena y pueden ponerlo en contacto con parientes que nunca supo que existían. Ese fue mi caso.

He echado un vistazo muy rápido a su blog y me complace que parezca destinado a una carrera como escritor. Si bien es cierto que mirar una pantalla de computadora en blanco puede ser lo más aterrador del mundo, solo da miedo hasta que empiece a escribir. Entonces, ¡escriba!


ROSAS AL MEDIODÍA

Mi padre murió en 1979, cuando yo tenía 22 años. Vivíamos en Toronto, Canadá, donde todavía vivo hoy.

Hasta donde yo sabía, papá había nacido en Hannover, Alemania, de padres cristianos, aunque esa información era un secreto altamente clasificado, y me advirtieron a una edad temprana que no se lo contara a nadie. Como mi madre era católica francocanadiense, mi hermano mayor y yo fuimos criados en esa fe. Papá hablaba con un acento británico muy culto y se hacía pasar por inglés. El hecho de que hubiera servido como piloto de un bombardero de la RAF solo ayudó a reforzar esa historia de portada. Lo que no sabía, y solo descubrí en 1996, era que mi padre era judío. Continuar leyendo & # 8220 El judío alemán que bombardeó Berlín & # 8221


Contenido

Stevens nació como Georg Franz Hein, el 15 de febrero de 1919 en Hannover, Alemania, [1] miembro de una rica familia judía alemana. En 1934, su madre viuda lo envió a la escuela en Inglaterra. Permaneció en Inglaterra después de terminar la escuela, pero acumuló deudas de juego y fue encarcelado por fraude. Fue liberado pocos días antes de que Gran Bretaña declarara la guerra a Alemania, y debería haberse presentado en una comisaría de policía para ser internado como un enemigo alienígena. En cambio, asumió la identidad de un amigo de la escuela muerto, Peter Stevens, y se unió a la RAF. [2]

Se entrenó como piloto de bombarderos durante 18 meses, todo el tiempo objeto de una persecución por parte de la policía británica. [3] Habiendo alcanzado el rango de aviador líder, fue comisionado como oficial piloto en libertad condicional en la Reserva de Voluntarios de la Royal Air Force el 2 de noviembre de 1940. [4]

Uniéndose al Escuadrón 144 del Comando de Bombarderos de la RAF en abril de 1941, Stevens voló 22 ​​operaciones de combate en el Handley Page Hampden antes de que su avión, Hampden AD936, [5] sufriera daños sobre Berlín, y se viera obligado a aterrizar sin combustible cerca de Amsterdam. el 8 de septiembre de 1941. Tomado como prisionero de guerra, pasó tres años y ocho meses como prisionero de su propio país (sin protección de la Convención de Ginebra). Si los nazis hubieran descubierto su verdadera identidad, habría sido objeto de ejecución inmediata como traidor. [2] Aunque en cautiverio, fue ascendido a oficial de vuelo sustantivo de guerra el 2 de noviembre de 1941, [6] y teniente de vuelo sustantivo de guerra un año después. [7]

Stevens intentó escapar nueve veces durante su encarcelamiento, [8] dos veces pasó varios días en libertad. En una de esas fugas, él y un piloto canadiense visitaron la casa de su madre para conseguir ropa de civil, comida y dinero, solo para enterarse de que ella se había suicidado justo antes del estallido de la guerra. [9] Fue recapturado en ambas ocasiones y condenado a penas en la prisión del campo ("más fresco") varias veces. Su segundo intento de fuga (de Oflag VI-B en Warburg) se caracterizó después de la guerra como "La oferta de escape más genial de la guerra"en Londres Crónica de noticias el 18 de mayo de 1946.

En esta fuga de Warburg, Stevens y Lance Pope estaban vestidos como guardias, vigilando a los ordenanzas en una fiesta de trabajadores falsa. [10] Pope y Stevens habían sido incluidos en el plan de escape para ser los guardias alemanes por el comité de escape debido al hecho de que hablaban un excelente alemán. Los uniformes de Stevens y Pope fueron hechos por compañeros rezagados, Pete Tunstall y Dominic Bruce. Stevens y Pope llevaban rifles de prueba y la documentación fue falsificada por John Mansel. [11] La fuga se intentó tres veces. Las dos primeras veces que se intentó la fuga del partido de los trabajadores fue retenida en las puertas por fallas en la documentación. En enero de 1942, la tercera vez que intentaron el falso partido obrero, falsificaron la firma del guardia Feldwebel Braun. [12] Esto abrió la puerta. Aunque esta fuga se vio obstaculizada inmediatamente por otro guardia que se dio cuenta de que Feldwebel Braun no podía haber firmado los papeles ya que estaba de baja por compasión. [12] Los guardias comenzaron a disparar y el falso partido de los trabajadores se dispersó. [12] Ninguno de los del grupo de fuga fue capturado de inmediato y los uniformes alemanes, los rifles falsos y los documentos falsificados, que estaban en posesión de Stevens y Pope, se guardaron rápidamente en las pieles a la velocidad de emergencia. [13] El grupo de búsqueda alemán, sin embargo, encontró un trozo de tela verde que se utilizó para hacer el uniforme alemán, en las pertenencias del campo. Bruce y Tunstall fueron los dos prisioneros acusados ​​de esto por el mayor Rademacher. [14]

Stevens fue uno de los 35 hombres que escaparon del túnel de la letrina en Oflag XXI-B (Schubin, Polonia) del 5 al 6 de marzo de 1943, junto con Harry Day, [15] William Ash, [16] y Jimmy Buckley. Recuperado a más de 480 kilómetros del campamento después de solo 24 horas, fue entregado a la Gestapo, quienes estaban convencidos de que era un espía. Después de 2 días bajo su custodia, la Luftwaffe logró que Stevens volviera a sus manos y lo devolvieron a un campo de prisioneros de guerra. [17]

Como nativo alemán, Stevens brindó una ayuda invaluable a muchos otros fugitivos, incluida la inteligencia detrás de escena y el trabajo para el escape "Wooden Horse" [18] y el "Great Escape", [19] ambos en Stalag Luft 3. En Stalag Luft 3, Stevens fue nombrado Jefe de Contactos (es decir, Scrounging) para la organización de escape "X" en East Compound desde abril de 1943 hasta que ese campo fue evacuado hacia el oeste en enero de 1945. [20] Después de la liberación en 1945, Stevens fue uno de los pocos miembros de la RAF en recibir la Cruz Militar de Gran Bretaña por sus numerosas actividades de fuga. [1] Se le menciona en al menos quince libros sobre fugas de la Segunda Guerra Mundial. Su MC fue anunciado en el Gaceta de Londres el 17 de mayo de 1946, junto con los de varios otros fugitivos de la RAF, la cita decía: [21]

Teniente de vuelo Peter STEVENS (88219), Reserva de Voluntarios de la Royal Air Force, Escuadrón No. 144. El teniente de vuelo Stevens era el capitán de un avión de Hampden designado para bombardear Berlín el 7 de septiembre de 1941. Una vez completada la misión, el avión fue alcanzado por fuego antiaéreo enemigo y tuvo que ser aterrizado de forma forzada en las afueras de Amsterdam. El teniente de vuelo Stevens prendió fuego a la aeronave, destruyó todos los documentos y luego, en compañía del navegante, comenzó a caminar hacia Amsterdam. Conocieron a un agricultor que los llevó a su casa y les dio comida, prometiéndoles al mismo tiempo ponerlos en contacto con una organización. Ambos caminaron por el campo durante una hora y luego se escondieron en una cabaña en un campo de fútbol. Más tarde fueron encontrados por German Feldgendarmerie y llevados a una prisión militar, permaneciendo allí durante dos días. Luego fueron enviados al Dulag Luft en Oberursel. El teniente de vuelo Stevens fue trasladado a Lübeck el 20 de septiembre de 1941. El 6 de octubre de 1941, lo llevaron a Warburg, y durante el viaje escapó, acompañado por otro oficial, arrastrándose a través de un ventilador y tirándose al suelo mientras el tren estaba en movimiento. Se hicieron disparos y el tren se detuvo pero él y su acompañante lograron llegar a un bosque donde se escondieron hasta la salida del tren. Poco después se subieron a un tren de mercancías y llegaron a Hannover el 8 de octubre. Aquí el teniente de vuelo Stevens se puso en contacto con algunos conocidos de antes de la guerra que le proporcionaron comida, dinero y ropa de civil. Él, con su compañero, luego entrenó para Frankfurt. Here they were challenged by Railway Police and arrested being subsequently sent to Oflag VI-B. at Warburg. On 1 December 1941, Flight Lieutenant Stevens made a further attempt to escape by disguising himself as a German Unter-Offizier. He led a party of 10 officers disguised as orderlies, and two officers disguised as guards with dummy rifles, and all marched through the gates of the camp. They had to return however as the sentry was not satisfied that the gate pass was correct. Flight Lieutenant Stevens marched his party back to the compound and the sentry was then quite unaware that the party was not genuine. A similar plan of escape was therefore adopted a week later, but on this occasion the sentry was immediately suspicious and demanded of the party their paybooks. The party then had to disperse hurriedly but two of its members were arrested. In September 1942, Flight Lieutenant Stevens was moved to Oflag XXI-B at Schubin. Here he made a fourth attempt to escape and managed to get away by means of a tunnel, carrying forged identity papers, wearing a civilian suit and carrying a converted great-coat. He took a train to Berlin, arriving there on the evening of 5 March 1943. He bought a railway ticket to Cologne and, when on the journey to that town, he was asked for his identity card by a Gestapo official. The latter discovered that it was forged, and Flight Lieutenant Stevens was then arrested and returned to the Oflag XXI-B, receiving as a punishment 14 days in the cells. Flight Lieutenant Stevens made a further attempt on 21 April 1943, but it was unsuccessful and he served a sentence of seven days in the cells. He was ultimately liberated by the Russian forces whilst at Stalag III-A on 21 April 1945.

Stevens remained in Germany as aide-de-camp to Air Vice Marshal Alexander Davidson and was promoted squadron leader. Davidson supported Stevens in his bid to officially obtain British nationality, and Stevens was naturalised as a British subject on 18 October 1946. [22] He formally adopted the name Peter Stevens by deed poll on 20 March 1947, by which time he was living in East Sheen, London. [23] He joined MI6 in 1947 and spent five years as an operative in Germany, spying against the Soviets at the height of the Cold War. He emigrated to Canada in 1952, resigning his RAF commission on 26 September 1952 and joining the Auxiliary section of the Royal Canadian Air Force. [24] After a successful business career in Canada, Stevens died in Toronto on 16 July 1979. [2]


Bravery of the German Jew who flew RAF bombers over his homeland

Link copied

Flight Lieutenant Peter Stevens was a life-saver at the command of an Avro Anson /picposedby model

Peter Stevens was just one of thousands of heroic pilots of Bomber Command who, in 1941, risked death nightly in the skies over Germany. What was different about Pilot Officer Stevens, however, was that he was an impostor.

Yes, Stevens was a pilot and he was certainly heroic, among the bravest of the brave, but his name was not Peter Stevens. He was a fugitive on the run from the law and had joined the RAF under a stolen identity. His real name was Georg Hein, he was a German citizen and he was bombing his own country.

Unique in the annals of warfare, Peter Stevens’s astonishing story is revealed for the first time today by his son Marc, who has spent years piecing together his brave father’s mysterious and secretive life.

It is a life that almost ended during that raid over Germany on September 7, 1941, as Marc reveals. “If shot down alive, caught and identified, my father would have been unprotected by the Geneva Convention,” he says. “He would have been tortured and killed as a traitor and, worse as far as the Nazis were concerned, as a Jew. Then, one night, after bombing Berlin, my father was indeed shot down and captured.”

His aircraft damaged by flak, Stevens ordered his two gunners to bale out. One did so successfully and lived out the rest of the war as a PoW but the other was killed when his parachute failed to open.

The navigator remained with Stevens as he nursed the aeroplane back as far as Holland before crash-landing. Both were captured and sent to separate PoW camps.

The false persona that “Peter Stevens” had carefully fabricated around himself was now all that would keep him alive and the fact that he survived is testimony to the ingenuity and courage of a man whose amazing saga has only just come to light.

For Stevens was not only a unique hero of the skies. As a prisoner of war for four years he was a three-times escapee who, in addition, helped to plot the Wooden Horse escape and the Great Escape itself. After the war, he went on to became an MI6 operative, spying on Soviet occupied East Germany.

Yet so self-effacing and secretive was he that when he retired and started a family he never spoke of his exploits. His son, who has just written a book about his father, didn’t even know that he was Jewish until 17 years after his father’s death.

“My father wore his medals, including the Military Cross, once a year but he never spoke of his secret life,” says Marc. “He was the most amazing man yet there was a whole part of his life I knew nothing about. I was vaguely aware from an early age that he was originally German but I was sworn to secrecy.”

It was six years after his father’s death that Marc, now 52 and a successful businessman living in Toronto, began delving into his family history. The story that he unearthed, and which he has told in his new book, Escape, Evasion and Revenge, begins in January 1934 with his father, Georg Franz Hein, then aged 14, being sent to a London school by his widowed mother to avoid Nazi persecution.

Four years later, Georg’s wealthy family sent him money to set himself up in business but he gambled it away. He then took a job as a vacuum cleaner salesman but sold his sample kit and pocketed the cash, for which he was jailed for three months.

He was released from jail on September 1, 1939, the day the Nazis invaded Poland. Georg had been due to report to a police station as an “undesirable alien” but instead, upon Britain’s declaration of war two days later, he assumed the identity of a dead former school friend and, calling himself Peter Stevens, enlisted in the RAF.

Throughout 1940 he trained as a bomber pilot and in April 1941 made the first of 22 sorties over Germany.

Marc tracked down two of Peter’s principal crewmen, who flew the slow and flimsy Hampden bombers, and he asked one of them about a brief entry in his father’s log book. Dated August 6, 1941, it read simply: “Crashed upon return.”

Veteran rear lower gunner John Matthews told Marc how Georg had nursed the aircraft home after it and the badly wounded crew had been ambushed by a fighter over Belgium. “Your father saved our lives,” Matthews told him. “I named my son after him.”

“That was when it really hit home,” Marc says. “I was 22 when my dad died in 1979. He was just an ordinary family man but I realised there were unanswered questions about his past and in 1985 I started digging.

“I tracked down his comrades in arms, visited the National Archives and turned up his military records. The Home Office file was marked Secret and was sealed until the year 2051 but I was able to get it opened in late 2006 using the Freedom of Information Act. I’m so glad I did because an astonishing picture emerged. He was a hero with an astonishing history I just had to tell.”

The records Marc unearthed revealed that, shortly after his capture in 1941, Georg made his first escape attempt. He squeezed through a vent in the train wagon taking him to PoW camp and fled into woodland under a hail of bullets. He made his way to Hanover to visit his mother’s home, only to be told she had committed suicide at the onset of war. He was recaptured in Frankfurt.

In December that year, he made one of the boldest escape bids of the war when, dressed as a German guard, he marched a party of 10 prisoners out of the main gate of Warburg Camp, near Kassel, Germany. He got less than 100 yards before his forged pass gave the game away.

His third bid for freedom was in 1943 when he escaped through a tunnel under the latrines at Schubin camp in Poland. He was recaptured hundreds of miles away in Hanover and interrogated by the Gestapo as a suspected spy. His cultivated “plummy” Oxford accent helped fool them but this time he was placed in notorious Stalag Luft 3. There, over the next two years, his secret German background was invaluable in the planning of major breakouts. Two of the plots he was involved with, though did not participate in, were made into movies: The Wooden Horse and The Great Escape.

As the Russians swept westwards in 1945, Georg was one of those prisoners forced on to a three-month starvation “death march”. He survived and, at the close of hostilities, was awarded the Military Cross for his escape attempts. He remained in Germany with the occupation forces, was promoted to Squadron Leader and became aide-de-camp to Air Vice Marshall Alexander Davidson, whose life he had once saved.

In 1946, the pilot of a transport plane they were both travelling in went berserk and Georg disabled the crazed man and took over the controls. Davidson repaid him by supporting his bid for naturalisation as a British subject. He wrote: “His skill and determination undoubtedly saved my life and the four other passengers in my aircraft.”

In 1947, Georg, then 28, was recruited by MI6 and resigned his RAF commission. “It was another part of his life my father never spoke of,” says Marc. “I found out from former colleagues that his role was to run agents in the Eastern Germany and the Soviet sector of Berlin.

“After five years, he decided to make a clean break, emigrating to Canada in 1952 and taking a job as personnel manager of an aircraft company, where he met and married his boss’s secretary, my mother.

“Until his death of a heart attack in 1979, he maintained the name and identity he had ‘stolen’ in 1939. His story is truly one of thankless and unheralded heroism.”

STnS To order a copy of Escape, Evasion and Revenge by Marc H Stevens (Pen & Sword Books, £19.99) with free UK delivery, send a cheque or PO made payable to Sunday Express Bookshop to PO Box 200 Falmouth TR11 4WJ call 0871 988 8366 (calls cost 10p per minute from UK landlines) or order online at www.expressbookshop.co.uk

Comments Unavailable

Sorry, we are unable to accept comments about this article at the moment. However, you will find some great articles which you can comment on right now in our Comment section.


The Survivors

Evaded recapture and returned to England:-

F/Lt Per (or Peter) Bergsland (Norwegian, 332 Sqdn, shot down 19 August 42, Spitfire Vb AB269, aka "Rocky Rockland") born 17-Jan-19, died 9-Jun-92. There is a fine study of this officer on page 61 of Norman Franks' book FIGHTER COMMAND LOSSES : Volume 2 (ISBN 1857800753).

Jens Muller (Norwegian) 331 Sqdn

… both reached England via Sweden, in March. Muller's son Jon Muller advises me that he died on March 30 th , 1999.

F/Lt Bob van der Stok (or Vanderstok) (Dutch, 41 Sqdn, shot down 12 Apr 42, Spitfire Vb BL595) born 13-Oct-15, became a paediatrician, and having lived in Santa Barbara and Hawaii, died in 1993

- reached England via Spain, in July

Recaptured and returned to Luft III, Sagan:-

F/Lt Albert Armstrong 109946 (268 Sqdn, died 1987)

F/Lt R Anthony Bethell 120413 (268 Sqdn, shot down near Alkmaar, 7-Dec-1942, Mustang AP212 'V') born 9-APR-22 Died February 2004.

F/Lt Leslie Charles James Brodrick 122363 (106 Sqdn, shot down Stuttgart, 14/15-APR-1943, Lancaster ED752 ZN:H, born May 1921, died April 2013, in South Africa).

F/O William J Cameron J6487 (RCAF, since died).

F/Lt Richard Sydney Albion Churchill 41225 (144 Sqdn, born January 21st 1920). Shot down 2/3 September 1940, Hampden P4370. He died aged 99 in early February 2019, being the last survivor of the Great Escape.

F/Lt Bernard "Pop" Verde 76904 (44 Sqdn, shot down 19/20-Jul-40, Hampden I L4087, died 2nd November 1971).

F/Lt Roy Brouard Langlois (12 Sqdn, shot down 5-Aug-1941, Wellington II, W5421 PH:G). Langlois, (nicknamed Daddy Long Legs) was returned to Sagan. He earned a Distinguished Flying Cross and attained the rank of Wing Commander before retiring from the RAF in 1962. He died in 1993 aged 76.

F/Lt Henry Cuthbert "Johnny" Marshall 36103 gave evidence (by then, a Wing Commander) at the trial of the accused murderers. His eldest daughter, Monica Grey, advises me that he died on July 8 th , 1980.

F/Lt Robert McBride lived in Point Claire (Montreal), Quebec, Canada, and died in the 1980s.

F/Lt Alistair Thompson McDonald 115320 (since died)

Lt Alexander Desmond Neely (825 Sqdn Fleet Air Arm, shot down near Dunkirk in May 1940, born November 1917, died October, died in Tiverton at the age of 83. He was the 28th escapee to crawl through the 25ft deep, 300ft long tunnel to freedom. He was only captured because his tie was recognised at a checkpoint. He was an extremely reserved man who seldom talked about his war-time experiences, but he did return to Poland with fellow former POWs in 1994. Scathing about The Great Escape film, he was very annoyed with Steve McQueen and the motorcycle incident, which he said was a load of rubbish because it never happened, he also didn't like they way Hollywood glamourised it and put in characters who weren't really there. (Thanks to Richard Miller for permission to quote from his obituary.)

F/Lt Thomas Robert Nelson 70811 (37 Sqdn, born March 1915, died August 25th 1999). Nelson, who had operated previously in North Africa, had the incredible distinction of having crashed in the desert and walked out alive after ten days, having received help from only one passing Arab, who gave him water. He was captured by a German patrol when within only a mile of friendly forces. He later gained an international reputation as an air accident investigator, representing the Government at all five Comet crash inquiries of the 1950s.

F/Lt Alfred Keith Ogilvie DFC 42872 (Canadian, 609 Sqdn, born March 1915, died in Ottawa, Canada, 28 May 1998)

Lt Douglas Arthur Poynter (Fleet Air Arm, born 1921). Mark Horan adds : "Poynter, an Acting/Sub-Lieutenant (A), RN [seniority date 23.04.40] was a observer in 825 Squadron, FAA. On 20 September, 1940, both his squadron and 816 Squadron (Swordfish TSRs), part of 801 Squadron (Skua FDBs), and a section of 804 (Sea Gladiator fighters) were embarked on HMS Furious in order to participate in Operation "DT", an attack on shipping off Trondheim, Norway.on 22 September. Poynter was a member of the three-man aircrew of Swordfsih L9756, along with Temporary/Lieutenant(A) Henry Deterling, RNVR (Pilot) and Naval Airmen H. W. Brown, RN Fx.77522 (Telegraphist-Air-Gunner).. In the event, their aircraft force-landed Northeast of Trondheim, one of five Swordfish TSRs and one Skua FDB lost in the attack, with a total of three aircrew killed, nine prisoners, and four interned.& quot

F/Lt Laurence Reavell-Carter (49 Sqdn, died 1985)

F/Lt Paul Gordon Royle 42152 (53 Sqdn RAAF), died 23 August 2015, aged 101.

F/Lt Michael Moray Shand NZ/391368 (485 Sqdn RNZAF) born 18-March-15, died on 20 December 2007 in Masterton, his hometown - north of Wellington, New Zealand.

F/L Alfred Burke Thompson 39585 (102 Sqdn, shot down 8/9-Sep-39, Whitley III, K8950, died 1985)

S/Ldr Leonard Henry Trento VC (487 Sqdn, shot down 3-May-1943, Ventura II AJ209, EG:G, died 1986)

Recaptured and taken to Sachsenhausen, later returned to Luft III, Sagan:-

F/Lt Ray van Wymeersch 30268 (174 Sqdn Free French Air Force, born September 1920, shot down 19 Aug 42, Hurricane IIc BP299 "U"), died in June 2000.

Recaptured and sent to Stalag Luft I, Barth:

F/Lt Desmond Lancelot Plunkett 78847 (Rhodesian, 218 Sqdn, shot down Emden 20/21-Jun-1942, Stirling I W7530, HA:Q, born February 1915 died February 2002)

Recaptured at sent to Oflag IVC, Colditz Castle:-

F/Lt Bedrich Dvorak 82542 (312 Sqn, shot down by FW 190 of JG 2 on 3/6/42 near Cherbourg in Spitfire VB, BL340, DU-X, born 1912, died 29th August 1973.

F/Lt Ivor B Tonder 83232 (Czech, 312 Sqdn, born April 1913, shot down on 3/6/42 by FW 190 of JG 2 over Channel close by Cherbourg in Spitfire VB, BL626, DU-I) died 4th May 1995.

Recaptured, sent to Sachsenhausen and later escaped to safety:-

W/C Harry Melville Arbuthnot "Wings" Día AM (converted to GC in 1971) DSO OBE 5175 (died 1977)

Maj Johnnie Esquivar DSO DSC MC (1896 - 1960). Dodge, related to Winston Churchill, was released into Switzerland by the Germans in an unsuccessful attempt to sue for peace.

F/Lt Sydney Henstings Dowse MC 86685 (PRU, born November 21st, 1918 died April 10th 2008). Another 'Escaper', supported by correspondence from readers of this page, described him as "the bastard who ran off with Wings Day's wife after the war". His obituary made it clear that he was a wealthy playboy, fond of the high society lifestyle, and had been married three or four times - although single at the time of his death.

F/Lt Bertram Arthur Jaime MC 42232 (left, 9 Sqdn, shot sdown Duisburg 5/6-Jun-1940, Wellington IA P9232 WS:M, born April 1915. His book on the Great Escape was published in Feb 2002. Jimmy James died aged 92 on Friday January 18th, 2008.

W/Cdr Wilfred "Freddie" Bowes (RAF/43664, top left), F/Lt (later S/Ldr) Francis Peter McKenna (RAF/70430, AFC, LRCP, LRFPS (top right), F/Lt (later S/Ldr) "Dickie" Lyon (bottom left), F/Lt Stephen Courtney, F/Lt Harold Harrison (bottom right) and W/O H J Williams, de El Royal Air Force Special Investigation Branch, painstakingly travelled Europe and gradually pieced together enough evidence to identify the culprits. Lt. Col. A P Scotland, an Army Intelligence expert, interrogated many suspects at the London Cage.

S/Ldr McKenna died on February 14th, 1994 W/C Bowes on 6th June 1970.

The Court President at the resulting trials was Maj-General H L Longden the Judge Advocate was Mr C L Stirling, with a panel of six senior military officers - three Army Colonels, two RAF Wing Commanders and an RAF Air Commodore. Ten German lawyers - one a woman, Dr Anna Oehlert - formed the defence team. The Court pronounced its verdict on September 3 rd 1947, and in early February 1948, thirteen of the perpetrators were hanged at Hamelin Gaol, Hamburg. The executioner was the famous Albert Pierrepoint.

A short while after this, a second trial took place for three more of the accused.

W/Cdr Bowes and S/Ldr McKenna were later both awarded the OBE for their work in bringing the culprits to justice. Lt Col Scotland also received the OBE for this, and other, duties.


A Jew who fought the Nazis

“Amidah,” as the term is used by historian Yehuda Bauer, refers to any act by which Jews “stood up” to Nazi persecution. By that definition, smuggling food or conducting a Torah class in the confines of a ghetto were acts of resistance. But some resisters actually picked up a weapon, and their exploits exert a certain visceral appeal to the generations who struggle to make sense of the tragic carnage that we call the Holocaust.

One such hero was a remarkable man named Peter Stevens. Like hundreds of thousands of other Jews, he was afforded an opportunity to fight Nazism by joining the armed forces of the Allied nations. When, in 1941, Stevens was shot down on an RAF bombing raid over Berlin and sent to a prisoner-of-war camp, he faced a unique peril — Stevens was not only Jewish but also a native of Hanover and thus, in the eyes of Nazi Germany, worthy of death twice over. If these facts had been discovered by his captors, Stevens would have been taken out and shot.

His story is told in fascinating detail in “Escape, Evasion and Revenge: The True Story of a German-Jewish RAF Pilot Who Bombed Berlin and Became a POW” by Marc H. Stevens (Pen & Sword: $39.95). The author is the son of Peter Stevens, and his biography is based on a shattering personal revelation. As far as Marc Stevens knew, his father had been a Christian child who was adopted by an English couple in the 1930s. In fact, his father was Georg Franz Hein, a Jewish refugee whose family had the opportunity to send their children out of Germany and the good luck to find a safe refuge in England. At the outbreak of World War II, Georg Hein — who now called himself Peter Stevens — enlisted in the RAF.

“To a twenty-year-old, war may seem nothing but glorious,” writes Marc Stevens. “Peter Stevens would come to know at first hand that it is anything but.”

In fact, the story of Peter’s war service offers a full measure of glory, and the author manages to evoke his father’s exploits with all the color and action of a good war novel. And yet it is also a non-fiction account of combat and escape that allows us to see what Allied pilots and POWS really experienced and endured. Working with archival documents — and the accounts of a few survivors who knew his father — Marc Stevens packs his book with the kind of technical detail and close observation that is even more thrilling than fiction to those of us who are avid readers of history.

Thus, for example, we are shown that the tracers fired by attacking Nazi fighters actually helped Stevens to steer his damaged aircraft away from peril, and the co-pilot hastily jettisoned all of the machine guns to lighten the damaged bomber. We learn that the crew’s first duty in the event of a crash landing in enemy territory was to grab the fire axe and destroy the top-secret bombsight. Yet some details are familiar because we’ve seen them in countless war movies: “For you, the war is over!” said the German officer who captured Peter Stevens.

For Stevens, however, the struggle against Nazi Germany was really just beginning. From the moment of his capture, he was determined to escape. His mastery of German, which he dared not speak while in custody, allowed him to eavesdrop on his captors and assist in the forgery of identity papers. Although he did not manage to reach England until after the war, Stevens participated in the planning for the heroic effort known to movie-goers as “The Great Escape.” Later, he earned the right to carry a British passport after one of his brothers-in-arms attested that “he worked extremely hard in various activities against the Hun.”

Peter Stevens is not presented as an unalloyed hero. The author discloses that his father was “a man with a brilliant mind but misplaced priorities,” a tortured soul who “was incapable of love, for he had seen too little of it.” Yet Marc Stevens richly honors his father by revealing how he managed “to fight back and take some measure of personal revenue.” At the same time, Marc Stevens enriches the ever-growing archive of historical evidence in the form of memoir and biography that is essential to retrieving and preserving the memory of men like Peter Stevens who put themselves on the front lines in the defeat of Nazi Germany.

Jonathan Kirsch, author and publishing attorney, is book editor of The Jewish Journal and can be reached at . His next book is a biography of an early figure in the Jewish resistance to Nazi Germany.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Escape to the jungle (Enero 2022).