Podcasts de historia

Abd al-Rahman I

Abd al-Rahman I


Regalías similares o similares a Abd al-Rahman I

Catedral de la Diócesis Católica Romana de Córdoba dedicada a la Asunción de María y ubicada en la región española de Andalucía. También conocida como la Gran Mezquita de Córdoba o la Mezquita. Wikipedia

El Emir Omeya de Córdoba de 912 a 929, momento en el que fundó el Califato de Córdoba, sirviendo como su primer Califa hasta su muerte. & # x27Abd al-Raḥmān ganó el laqab (sobrenombre) al-Nasir li-Dīn Allāh - Defensor de Dios & # x27s Faith - a los 20 años cuando apoyó al Maghrawa en el norte de África contra la expansión fatimí y ascendió al Califato. Wikipedia

Estado islámico, gobernado por la dinastía omeya desde el 929 al 1031. Su territorio comprendía Iberia y partes del norte de África, con su capital en Córdoba. Wikipedia

Bajo el dominio islámico durante setecientos años. Nombre dado a las partes de la Península Ibérica y Septimania gobernadas por musulmanes árabes y norteafricanos (dado el nombre genérico de moros), en diversas épocas del período comprendido entre 711 y 1492. Wikipedia

Grupo étnico que habita principalmente en el mundo árabe. Son descendientes de pastores nómadas que viajaron por la península arábiga y las regiones del desierto sirio, y que se organizaron en estructuras sociales tribales. Wikipedia

El segundo de los cuatro principales califatos establecidos después de la muerte de Mahoma. Gobernado por la dinastía omeya. Wikipedia

Palacio-fortaleza ubicado en Córdoba, en la actual España. Sede del gobierno de Al-Andalus y residencia de los emires y califas de Córdoba desde el siglo VIII hasta el siglo XI y residencia de gobernadores musulmanes locales desde el siglo XI hasta la conquista cristiana en 1236. Wikipedia

La zona gobernada por musulmanes de la Península Ibérica. Utilizado por historiadores modernos para los antiguos estados islámicos con sede en Portugal y España modernos. Wikipedia

La expansión inicial del Califato Omeya sobre Hispania del 711 al 718. La conquista resultó en la destrucción del Reino Visigodo y el establecimiento de la wilaya Omeya de Al-Andalus. Wikipedia

Emir omeya de Córdoba desde el 796 hasta el 822 en Al-Andalus (Iberia morisca). El segundo hijo de su padre, su hermano mayor murió a una edad temprana. Wikipedia

Ahora al sur de España. Conocido como Al-Andalus. Wikipedia

Cronología de hechos destacados durante el período de presencia musulmana en Iberia, comenzando con la conquista omeya en el siglo VIII. 711 - Una fuerza bereber de unos 7.000 soldados bajo el mando del general bereber Tariq ibn Ziyad, leal al emir omeya de Damasco, Al-Walid I, entra en la península ibérica desde el norte de África. Wikipedia

El último gobernante omeya en Al-Andalus (Iberia morisca) (1026-1031), y la última persona en ostentar el título de Califa de Córdoba. Elegido Califa tras largas negociaciones entre los gobernadores de las regiones fronterizas y el pueblo de Córdoba. Wikipedia

La Gran Revuelta bereber de 739 / 740-743 d.C. (122-125 d. H. en el calendario musulmán) tuvo lugar durante el reinado del califa omeya Hisham ibn Abd al-Malik y marcó la primera secesión exitosa del califato árabe (gobernado desde Damasco ). Liderado inicialmente por Maysara al-Matghari. Wikipedia

El quinto califa omeya, gobernó desde abril de 685 hasta su muerte. Ocupado con actividades piadosas. Wikipedia

Taifa árabe que fue gobernada por Banu Jawhar que reemplazó al califa omeya como gobierno de Córdoba y sus alrededores en 1031. Después de la caída del califato omeya en 1031, Al-Andalus había comenzado a fracturarse en pequeños e independientes emiratos taifas. Wikipedia

Reino islámico medieval en la Península Ibérica. Ahora España y Portugal. Wikipedia

Califa árabe de Córdoba. Segundo Califa Omeya de Córdoba en Al-Andalus, e hijo de Abd-ar-Rahman III y Murjan. Wikipedia

Los Banu Qasi, Banu Kasi, Beni Casi (بني قسي o بنو قسي, que significa & quot; hijos & quot o & quotheirs de Cassius & quot) o Banu Musa fueron una dinastía Muwallad que en el siglo IX gobernó la Alta Marcha, un territorio fronterizo del Emirato Omeya de Córdoba, situado en el Alto Valle del Ebro. Tan poderoso y autónomo que lo llamarían & # x27El Tercer Monarca de Hispania & # x27. Wikipedia

Lista de personas que han ostentado el título de Califa, el líder religioso y político supremo de un estado islámico conocido como el Califato, y el título de gobernante de la Ummah islámica, como sucesores políticos de Mahoma. Todos los años están de acuerdo con la Era Común. Wikipedia

Califa omeya de Córdoba. En la agonía de la dinastía omeya en el Al-Andalus (Iberia morisca), dos príncipes de la casa fueron proclamados Califa de Córdoba por muy poco tiempo, Abd-ar-Rahman IV Mortada (1017), y Abd-ar-Rahman V Mostadir (1023-1024). Wikipedia

Alcázar medieval (القصر) ubicado en el centro histórico de Córdoba (en Andalucía, España), junto al río Guadalquivir y cerca de la Gran Mezquita. La fortaleza sirvió como una de las principales residencias de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón. Wikipedia

Ruinas de una vasta ciudad-palacio fortificada andalusí construida por Abd-ar-Rahman III (912–961), el primer califa omeya de Córdoba, y ubicada en las afueras occidentales de Córdoba, España. Dentro de sus muros estaba la capital de facto del Califato de Córdoba como corazón de la administración y el gobierno. Wikipedia

El décimo califa omeya que gobernó desde 724 hasta su muerte en 743. Nacido en 691, su padre le puso el nombre de su madre. Wikipedia

Ciudad de Andalucía, sur de España y capital de la provincia de Córdoba. La ciudad más grande de la provincia, la 3ª más grande de Andalucía, después de Sevilla y Málaga, y la 12ª más grande de España. Wikipedia

Imperio musulmán bereber del norte de África fundado en el siglo XII. En su apogeo, controló gran parte de la Península Ibérica (Al Andalus) y el norte de África (el Magreb). Wikipedia

Muy afectado por el surgimiento del Islam en el Medio Oriente. A finales del siglo VIII, el imperio musulmán había conquistado toda Persia y partes del territorio romano oriental (bizantino), incluidos Egipto, Palestina y Siria. Wikipedia

Califa de Córdoba en la dinastía omeya en Al-Andalus, sucediendo a Sulayman ibn al-Hakam, en 1018. Asesinado en Cádiz cuando huía de una batalla en la que había sido abandonado por los mismos partidarios que lo habían llevado al poder. Wikipedia

Los historiadores típicamente consideran que la Alta Edad Media o el Período Medieval temprano, a veces referido como la Edad Media, duran desde finales del siglo V o principios del VI hasta el siglo X d.C. Marcaron el inicio de la Edad Media de la historia europea. Se utiliza para enfatizar desarrollos característicos del período medieval anterior. Wikipedia

La dinastía bereber Miknasa se centró en Badajoz (1022-1094) en Al Andalus (Iberia morisca). Cuando el Califato de Córdoba se dividió en los reinos de Taifa, el mercenario bereber Abdallah ibn Muhammad ibn Maslamah ibn al-Aftas (1022-1045) tomó el control de Badajoz, con la muerte de Sabur al-Khatib (un siervo eslavo, anteriormente sirviendo en el corte del califa al-Hakam II, que se había proclamado Señor de Badajoz en 1009, y al que sirvió Ibn al-Aftas). Wikipedia


Abd-al-Rahman nació el 1 de marzo de 731 en Mu'awiyah ibn Hisham, y nació en Palmyra, Siria, en el califato omeya. Su padre era un general de los omeyas y su madre era bereber. En 750, ocurrió la Revolución Abbasí, y las personas que afirmaban descender de Abbas ibn Shaiba fundaron el Califato Abbasí. Abd-al-Rahman, como príncipe de los omeyas, fue atacado por los abasíes, por lo que huyó con su hijo Suleyman, su hermano Yahya y su sirviente griego Bedr. Dejó a su hijo con sus hermanas, pero cuando estaba cruzando el río Éufrates, se separó de su hermano, que fue decapitado por los abasíes, y su cuerpo se pudrió. Él y Bedr atravesaron Palestina, el Sinaí y Egipto. Ibn Habib, un miembro de los Fihrids, le dio refugio en Ifriqiya, pero luego cambió de opinión, y la esposa de Ibn Habib, Tekfah, escondió a Abd-al-Rahman debajo de sus pertenencias personales para evitar que los soldados de su marido los encontraran. Abd-al-Rahman y Bedr llegaron a Marruecos, y envió a Bedr a ponerse en contacto con los comandantes sirios Obeid Allah ibn Uthman, Abd Allah ibn Khalid y Yusuf ibn Bukht, y Abd-al-Rahman fue invitado a al-Andalus. En Málaga, acumuló rápidamente el apoyo local y se hizo cargo de gran parte de España. Abd-al-Rahman se proclamó líder del Emirato de Córdoba y la Casa de los Omeyas siguió viviendo en España. Obtuvo una tremenda victoria sobre un ejército abasí de 7.000 soldados al mando de al-Ala ibn Mugith enviado por al-Mansur para sitiar Carmona en 763, derrotándolos con 700 soldados. Envió las cabezas de los generales a al-Mansur mientras estaba en La Meca, y al-Mansur lo odió y se ganó el respeto por él.

Abd-al-Rahman deseaba llevar la lucha al este de Bagdad para vengar la muerte de sus familiares, pero los problemas internos se lo impidieron. En 778, Carlomagno de Francia invadió la España musulmana con un gran ejército de Francia al norte de los Pirineos, y Carlomagno se alió con Barcelona y Zaragoza contra el emir omeya de Córdoba. En 783 conquistó Zaragoza después de que su gobernador designado al-Husayn de Zaragoza (que fue designado en lugar de otro gobernador rebelde) la declarara ciudad-estado independiente. En 786 comenzó la construcción de la Gran Mezquita de Córdoba, y pudo construir un gran ejército permanente de 40.000 soldados, compuesto principalmente por bereberes del norte de África, además de esclavos de otros lugares. Murió en 788 y fue sucedido como Emir de Córdoba por Hisham I de Córdoba.


El arresto de un sospechoso de crímenes de guerra sudaneses es "extremadamente significativo": jefe de derechos de la ONU

El arresto de Ali Muhammad Ali Abd-Al-Rahman, comúnmente conocido como Ali Kushayb, un presunto exlíder de la milicia Janjaweed en la agitada región de Darfur en Sudán, ha sido aclamado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, como un "hecho extremadamente significativo ”.

Kushayb, sospechoso de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, fue puesto bajo custodia de la Corte Penal Internacional (CPI) el martes, luego de entregarse voluntariamente en la República Centroafricana. La hoja de cargos en su contra incluye decenas de cargos de asesinato, tortura, persecución y violación.

Según un comunicado emitido el martes, la CPI encuentra motivos razonables para acusar que, en 2003 y 2004, las Fuerzas Armadas Sudanesas y la milicia Janjaweed, actuando juntas durante una campaña de contrainsurgencia, llevaron a cabo varios ataques en las ciudades de Kodoom. Bindisi, Mukjar, Arawala y sus alrededores. Durante estas ofensivas, los civiles de estos pueblos fueron presuntamente asesinados, violados, trasladados a la fuerza o encarcelados.

Comandante Janjaweed

El Sr. Kushayb, ciudadano sudanés, presuntamente estuvo al mando de miles de milicias Janjaweed, llevó a cabo la estrategia de contrainsurgencia y alistó combatientes en la milicia Janjaweed bajo su mando, contribuyendo así intencionalmente a lo anterior. Por los delitos mencionados, el Sr. Kushayb también habría participado personalmente en algunos de los ataques contra civiles, entre agosto de 2003 y marzo de 2004.

“Durante demasiado tiempo, los responsables de los crímenes internacionales a gran escala cometidos en la región occidental sudanesa de Darfur han escapado al enjuiciamiento”, dijo la jefa de derechos de la ONU, Michelle Bachelet, en respuesta al arresto.

“Ali Kushayb es la primera, y hasta ahora única, figura importante en ser arrestada y entregada a la CPI, en relación con los numerosos asesinatos, violaciones, saqueos y otros crímenes que ocurrieron cuando era comandante de las milicias progubernamentales Janjaweed ”.

La Sra. Bachelet, señaló su "profunda esperanza" de que cuatro sospechosos más acusados ​​en relación con la campaña de contrainsurgencia, se unan a él ante la CPI en un futuro cercano, y declaró que la detención del Sr. Kushayb "sirve como una advertencia para todos aquellos responsables de actos tan horrendos de violencia en Sudán, y en muchas otras partes del mundo, que algún día sus crímenes los alcanzarán ”.

Agregó que el arresto también debería actuar como un disuasivo para otros líderes militares y políticos que piensan que pueden cometer tales crímenes con impunidad.

Varios países y organizaciones participaron en el arresto, entrega y traslado del Sr. Kushayb a los tribunales: en la declaración, el registrador de la CPI, Peter Lewis, agradeció a las autoridades de la República Centroafricana (RCA), Francia, Chad y los Países Bajos (que alberga la CPI). , en La Haya), así como la misión de paz de la ONU en CAR (MINUSCA).


Abd Al Rahman I

Nació cerca de Damasco, en Siria, en el año 731.

Abd Al Rahman I era nieto de Hisham ibn Abd to the-Malik, hijo del príncipe Omeya (Hisham ibn Mu'awiyah) y una concubina bereber.

Tenía veinte años, cuando su familia, fue derrotada por una revuelta conocida como la Revolución Abbasí, en el año 750. Abd al-Rahman y una pequeña selección de su familia escaparon de Damasco. Los agentes abasíes buscaron a Abd al-Rahman y su familia, mientras se escondían en una pequeña aldea. Dejó a su hijo pequeño con sus hermanas y huyó con Yahiya. De camino al sur, se encontraron con los jinetes, para intentar huir, Abd al-Rahman se separó de su hermano Yahiya, quien comenzó a nadar de regreso hacia los jinetes, por miedo a ahogarse. Yahiya regresó a la costa cercana y fue rápidamente asesinado por los jinetes. Abd al-Rahman continuó hacia el sur a través de Palestina, el Sinaí y luego hacia Egipto. Tenía la intención de ir como el noroeste de África (Magreb), la tierra de su madre. El viaje a través de Egipto fue peligroso, porque había sido conquistado por los omeyas. En ese momento, el gobernador de Ifriqiya era un antiguo cliente omeya. El gobernador rompió con los abasíes e invitó a Abd al Rahman a refugiarse en sus dominios.

En 755 llegó al norte de África, cerca de Ceuta. Algunas tribus bereberes se unieron a él, para cruzar el mar mediterráneo. Abd al Rahman llegó a Almuñecar, en septiembre del mismo año. Algunos de los hechos que se llevaron a cabo: - Derrotó al gobernador abasí y se proclamó emir de Al Andalus. - En el año 763 luchó contra un ejército abasí que había invadido Al Andalus y finalmente fue derrotado. - En el año 784 ordenó la construcción de una mezquita en Córdoba, en ese lugar había una Iglesia cristiana, y compró el edificio. La nueva mezquita estaba cerca del palacio del emir y tiene 856 columnas, y fue reformada por Abd al Rahman II quien ordenó ampliar y enriquecer el edificio y al Mansur fue quien finalmente amplió el edificio.


Los clientes que vieron este artículo también vieron

Revisar

'Abd al Rahman Jabarti (1754-1822) de varios volúmenes' Aja'ib al-athar fi al-tarajim wa-al-akhvar (The Marvelous Compositions of Biographies and Chronicles es universalmente aclamado como la fuente primaria más accesible y completa para el historia de Egipto bajo el dominio otomano. Fue traducido a una excelente traducción al inglés en 1994 por un equipo supervisado por Thomas Philipp y Moshe Perlmann, y publicado por Franz Steiner Verlag, Stuttgart. Los cuatro volúmenes son un poco desalentadores para estudiantes principiantes y lectores en general, sin embargo, Hathaway (Ohio State U.), habiendo escrito su propia historia del Egipto otomano, presenta 64 extractos de las secciones sobre la era de las grandes rivalidades familiares, la era de la ocupación francesa y la era de Muhammad 'Ali Pasha. Ella coloca a cada uno en el contexto de la obra completa y de su período histórico .-- Book News

& # 34'Abd al Rahman Jabarti (1754-1822) de varios volúmenes 'Aja'ib al-athar fi al-tarajim wa-al-akhvar (The Marvelous Compositions f Biographies and Chronicles es universalmente aclamado como el libro primario más accesible y completo). fuente de la historia de Egipto bajo el dominio otomano. Fue traducido a una excelente traducción al inglés en 1994 por un equipo supervisado por Thomas Philipp y Moshe Perlmann, y publicado por Franz Steiner Verlag, Stuttgart. Los cuatro volúmenes son un poco desalentadores para los estudiantes principiantes y lectores generales, sin embargo, Hathaway (Ohio State U.), después de haber escrito su propia historia del Egipto otomano, presenta 64 extractos de las secciones sobre la era de las grandes rivalidades domésticas, la era de la ocupación francesa y la era de Mahoma. Ali Pasha. Ella coloca a cada uno en el contexto de la obra completa y de su período histórico. & # 34 - Book News - Book News

& # 34 Abd al-Rahman al-Jabarti. nació en El Cairo en 1753, combinó biografías y relatos históricos de cronistas anteriores, cubriendo eventos en Egipto desde 1688, con sus propias observaciones e investigaciones que abarcan el período desde aproximadamente 1776 hasta su muerte en 1825. Impreso en árabe en 1879-80 . Las composiciones de Marvelom de biografías y crónicas han sido consideradas durante mucho tiempo como la mejor fuente primaria sobre Egipto bajo el dominio otomano. El presente volumen está compuesto por extractos y breves comentarios contextuales y atraerá a los lectores en general. Las secciones que describen la ocupación francesa de Egipto (1798-1801) y su reocupación por las fuerzas otomanas son particularmente interesantes. & # 34 - Saudi Aramco World --Saudi Aramco World

& # 34A quien enseñe historia, sociología, política o estudios globales de Oriente Medio, le gustará utilizar este libro. Porque Jane Hathaway de la Universidad Estatal de Ohio presenta aquí en 64 capítulos muy breves los aspectos más destacados de la historia de Egipto escritos por Abd ar-Rahman al-Jabarti (1753-1825). Ella, bien conocida por sus trabajos relacionados y especialmente su libro seminal sobre & # 34The Arab Lands under Ottoman Rule 1516-1800 & # 34 (Longman 2008), ofrece a cada capítulo una breve introducción. De vez en cuando escribe & # 34, como he explicado en otra parte. & # 34 y equipa al lector allí y en la parte & # 34sugerida de lectura '' con consejos para una mayor investigación bibliográfica.

La importancia de este libro proviene no solo del trabajo del historiador egipcio al-Jabarti, sino de la época que describe en su crónica 'Aja'b al-Athar fi at-Tarajim wa al-Akhbar. Este & # 34Marvelous Remnants of Biographies and Reports & # 34 ilumina también la invasión de Napoleón a las provincias egipcia y siria del Imperio Otomano y marca el amanecer de la modernidad en el Medio Oriente desde 1798. Sobre esa campaña, Robert L. Tignor editó al-Jabarti extractos en & # 34Al-Jabarti Crónica de la ocupación francesa 1798: Napoleón en Egipto & # 34 traducido por Shmuel Moreh (Wiener 1993).

Al vivir en El Cairo, Sheikh al-Jabarti fue testigo no solo de esta campaña francesa contra los británicos, sino que el erudito musulmán informa también cómo el nuevo gobernante egipcio Muhammad Ali luchó contra el antiguo régimen mameluco y finalmente se hizo cargo de Egipto en 1805. Desde que Sheikh al-Jabarti fue Crítico tanto para el infiel Napoleón como para Muhammad Ali como fundador de una nueva dinastía (que sería derrocada por el golpe de Muhammad Najib y Abd an-Nasir en 1952), su crónica fue impopular en El Cairo.

Sin embargo, con la nueva imprenta en Bulaq, se editó por primera vez en árabe en 1879. Luego apareció una primera traducción completa en nueve volúmenes en El Cairo hasta 1896. A menudo traducida de nuevo, disponible en una edición árabe de tres volúmenes de Bairut en 1972 y desde 1994 en una versión en inglés de cuatro volúmenes editada por Thomas Philipp y Moshe Perlmann, sigue siendo un documento clave de la erudición musulmana y de la historia otomana de Egipto desde 1517. Los lectores alemanes también pueden consultar la buena compilación de Arnold Hottinger en un volumen (Artemis 1983) . El trabajo de Jane Hathaway resumió ahora la edición de Philipp y Perlmann. Ella agregó su introducción y comentarios. Nuestro punto de vista también cambió porque no solo hay otras crónicas disponibles como las de Ahmad Çelebi y Ahmad Kathkuda, sino que M. & # 350ükrü Hanio & # 287lu presentó una historia muy necesaria del último Imperio Otomano (Princeton University Press 2008) con la que el lector puede poner a al-Jabarti en un contexto más amplio.

Por lo general, los académicos discuten los efectos de la crónica en tres niveles: las principales tendencias sobre cómo el musulmán al-Jabarti evaluó a los ejércitos cristianos de Napoleón y la jihad en su contra, las escuelas de pensamiento sobre esta crónica en los estudios de Oriente Medio y, finalmente, qué nos dice sobre los problemas de mutuo acuerdo. percepciones en las culturas de Oriente Medio y Occidente. La historiadora Jane Hathaway toca en su útil introducción los tres puntos. Ella explica Egipto bajo el dominio otomano, la invasión francesa y el ascenso de Muhammad Ali. Luego presenta al lector la vida de al-Jabarti y su crónica. Finalmente, describe sus propias fuentes, la historia de la publicación y las percepciones cambiantes de Abd ar-Rahman al-Jabarti.

La percepción de al-Jabarti cambió drásticamente cuando Jane Hathaway opina: & # 34 Ya no nos impresiona como un erudito aislado que intenta, por sí solo, resucitar una tradición de escritura histórica árabe abandonada hace mucho tiempo, parece un hábil pero un poco historiador inseguro que se esfuerza por minimizar su deuda con sus predecesores en el campo, y que, tal vez, nunca estuvo a la altura del ejemplo ilustre, de hecho casi legendario, de su padre. & # 34 (XXXIII) ¿Le gusta destruir ¿Una vieja leyenda para erigir una más vieja, como la de su padre, que era un conocido erudito? Sin embargo, quedó bastante claro que al-Jabarti no escribió de la nada. Además, el hecho de que no reconociera al máximo algunas de sus principales fuentes y predecesores, no es algo inaudito en la erudición. Aquellos historiadores anteriores cultivaron también sus disputas, sus antipatías y simpatías con sus colegas.

Simplemente tome las siguientes palabras de al-Jabarti como un ejemplo sobre el intento de Muhammad Ali de modernizar Egipto. El cronista dice que el bajá se convenció de que los egipcios tienen una aptitud superior para las ciencias. Luego señaló sobre Muhammad Ali (p. 327): & # 34 Ordenó que se construyera una escuela en el patio de su palacio en la que un grupo de nativos y mamelucos del bajá estaban inscritos bajo el maestro Hasan Efendi, conocido como al-Darwish. al-Mausili. Con la colaboración de un turco llamado Ruh al-Din Efendi y varios europeos se enseñaron los principios de contabilidad e ingeniería, así como aritmética, geometría, trigonometría y álgebra. Se proporcionaron varios instrumentos técnicos de fabricación inglesa, con los que los estudiantes pudieron medir distancia, elevación y área. Proporcionó estipendios mensuales y asignaciones anuales para ropa. Se reunían regularmente en esta escuela, que se llamaba Escuela de Ingeniería, todas las mañanas de la semana hasta poco después del mediodía, cuando regresaban a sus hogares. Algunos días hacían viajes de campo al campo abierto para estudiar agrimensura. De hecho, el conocimiento de la topografía era el objetivo principal del pasha. & # 34

Parece que los mecanismos para fundar y administrar una escuela no fueron muy diferentes a nuestro tiempo. El gobernante sintió la necesidad de saber algo sobre el tamaño de las propiedades y los ciudadanos. Se satisfizo con la ayuda de profesores extranjeros, un turco y un iraquí - apodado el Derwish de Mosul, ad-Darwish al-Mausili - y asesores europeos. Agregue a esto el uso de hardware inglés y un par de estudiantes pagados hasta el mediodía, y la primera Escuela de Ingeniería surgió justo en el palacio. La encuesta revela propiedades e impuestos en beneficio del bajá. Qué interacción típica de los factores internos y externos. ¿No suena demasiado familiar si pensamos en los intentos actuales de hacer que un censo funcione en Estados Unidos? Sin embargo, la compilación de extractos de Jane Hathaway es una selección muy apreciada de las principales fuentes primarias de al-Jabarti sobre gobernantes, campesinos, eruditos, sirvientes, comerciantes y estudiantes de Egipto. Ofrece múltiples destellos sobre muchos aspectos de la vida social en las orillas del Nilo y bien puede recomendarse para su uso como libro de texto en el ámbito de la educación superior. & # 34-- Wolfgang G. Schwanitz (Rider University) en Sehepunkte : Rezensionsjournal fuer Geschichtswissenschaften. --Sehpunkte

Sobre el Autor

Abd Al-Rahman Al-Jabarti (1754-1825) fue un reconocido historiador y escritor árabe, y el historiador más importante y famoso de Egipto. También es autor de & # 34Napoleon in Egypt & # 34 Jane Hathaway, Ohio State University, editó este libro.

Abd Al-Rahman Al-Jabarti (1754-1825) fue un reconocido historiador y escritor árabe.


1911 Encyclopædia Britannica / Abd-ar-Rahman

ABD-AR-RAHMAN, el nombre que llevaban cinco príncipes de la dinastía omeya, emires y califas de Córdoba, dos de ellos gobernantes de gran capacidad.

Abd-ar-Rahman I. (756–788) fue el fundador de la rama de la familia que gobernó durante casi tres siglos en la España mahometana. Cuando los omeyas fueron derrocados en el este por los abasíes, él era un joven de unos veinte años. Junto con su hermano Yahya, se refugió con las tribus beduinas en el desierto. Los abasíes cazaron a sus enemigos sin piedad. Sus soldados alcanzaron a los hermanos Yahya fue asesinado, y Abd-ar-rahman se salvó huyendo primero a Siria y de allí al norte de África, el refugio común de todos los que se esforzaron por ir más allá del alcance de los abasíes. En la confusión general del califato producida por el cambio de dinastía, África había caído en manos de gobernantes locales, antes emires o lugartenientes de los califas omeyas, pero que ahora aspiraban a la independencia. Después de un tiempo, Abd-ar-rahman descubrió que su vida estaba amenazada y huyó más al oeste, refugiándose entre las tribus bereberes de Mauritania. En medio de todos sus peligros, que se leen como historias del Noches árabesAbd-ar-rahman se sintió alentado al confiar en una profecía de su tío abuelo Maslama de que restauraría la fortuna de la familia. Fue seguido en todas sus andanzas por unos pocos clientes fieles de los omeyas. En 755 se escondió cerca de Ceuta, y desde allí envió un agente a España para pedir el apoyo de otros clientes de la familia, descendientes de los conquistadores de España, que eran numerosos en la provincia de Elvira, la actual Granada. El país estaba en un estado de confusión bajo el débil gobierno del emir Yusef, una mera marioneta en manos de una facción, y estaba desgarrado por disensiones tribales entre los árabes y por conflictos raciales entre árabes y bereberes. Le ofreció a Abd-ar-rahman la oportunidad que no había podido encontrar en África. Invitado por sus partidarios, desembarcó en Almuñécar, al este de Málaga, en septiembre de 755. Durante un tiempo se vio obligado a someterse a la guía de sus partidarios, conscientes de los riesgos de su aventura. Yusef inició las negociaciones y se ofreció a darle a Abd-ar-rahman una de sus hijas en matrimonio y una concesión de tierras. Esto fue mucho menos de lo que el príncipe pretendía obtener, pero probablemente se habría visto obligado a aceptar la oferta a falta de una mejor opción si la insolencia de uno de los mensajeros de Yusef, un renegado español, no hubiera indignado a un partidario principal de la causa omeya. . Se burló de este caballero, de nombre Obeidullah, por no poder escribir un buen árabe. Ante esta provocación, Obeidullah sacó la espada. En el transcurso del 756 se libró una campaña en el valle del Guadalquivir, que culminó, el 16 de mayo, con la derrota de Yusef en las afueras de Córdoba. El ejército de Ab-dar-rahman estaba tan mal provisto que montó en él casi el único buen caballo de guerra que no tenía estandarte, y uno se improvisó desenrollando un turbante verde y atándolo alrededor de la punta de una lanza. El turbante y la lanza se convirtieron en el estandarte de los omeyas españoles. El largo reinado de Abd-ar-rahman I. se pasó en una lucha por reducir al orden a sus súbditos árabes y bereberes anárquicos. Nunca habían tenido la intención de darse un maestro, y se irritaban bajo su mano, que se hacía cada vez más pesada. Los detalles de estos conflictos pertenecen a la historia general de España. Sin embargo, es parte de la historia personal de Abd-ar-rahman que cuando en 763 se vio obligado a luchar en las mismas puertas de su capital con rebeldes que actuaban en nombre de los abasíes, y obtuvo una victoria significativa, cortó quitó las cabezas de los líderes, los llenó de sal y alcanfor y los envió como desafío al califa oriental. Sus últimos años los pasó en medio de una sucesión de conspiraciones palaciegas, reprimidas con crueldad. Abd-ar-rahman se volvió amargado y feroz. Fue un buen ejemplo de un fundador oriental de una dinastía, e hizo su trabajo tan bien que los omeyas perduraron en España durante dos siglos y medio.

Abd-ar-Rahman II. (822-852) fue uno de los omeyas españoles más débiles. Fue un príncipe con gusto por la música y la literatura, cuyo reinado fue una época de confusión. Es principalmente memorable por haber incluido la historia de los “Mártires de Córdoba”, uno de los pasajes más notables de la historia religiosa de la Edad Media.

Abd-ar-Rahman III. (912-961) fue el más grande y el más exitoso de los príncipes de su dinastía en España (para la historia general de su reinado, ver España, Historia). Ascendió al trono cuando apenas tenía veintidós años y reinó durante medio siglo. Su vida estaba tan completamente identificada con el gobierno del estado que ofrece menos material para la biografía que su antepasado Abd-ar-rahman I. Sin embargo, proporciona algunos Dassages que muestran el carácter real de una dinastía oriental incluso en su mejor momento. Abd-ar-rahman III. era nieto de su predecesor, Abdallah, uno de los omeyas españoles más débiles y peores. Su padre, Mahommed, fue asesinado por un hermano Motarrif por orden de Abdallah. El viejo sultán estaba tan influenciado por la humanidad y el remordimiento que trató a su nieto con amabilidad. Abd-ar-rahman III. llegó al trono cuando el país estaba agotado por más de una generación de conflictos tribales entre los árabes, y de luchas entre ellos y los mahometanos de ascendencia española nativa. Los españoles que eran cristianos abierta o secretamente habían actuado con los renegados. Estos elementos, que formaban el grueso de la población, no se oponían a apoyar a un gobernante fuerte que los protegería contra la aristocracia árabe. Estos nobles inquietos eran los enemigos más serios de Abd-ar-rahman. A su lado vinieron los fatimitas de Egipto y el norte de África, que reclamaron el califato y que pretendían extender su dominio sobre el mundo mahometano, al menos en el oeste. Abd-ar-rahman sometió a los nobles por medio de un ejército mercenario, que incluía cristianos. Repelió a los fatimitas, en parte apoyando a sus enemigos en África, y en parte reclamando el califato para sí mismo. Sus antepasados ​​en España se habían contentado con el título de sultán. Se pensaba que el califato pertenecía únicamente al príncipe que gobernaba las ciudades sagradas de La Meca y Medina. Pero la fuerza de esta tradición se había debilitado tanto que Abd-ar-rahman pudo proclamarse califa el 16 de enero de 929, y la asunción del título le dio un mayor prestigio entre sus súbditos, tanto en España como en África. Sus peores enemigos fueron siempre sus compañeros mahometanos. Después de que fue derrotado por los cristianos en Alhandega en 939 a través de la traición de los nobles árabes en su ejército (ver España, Historia) nunca volvió a salir al campo. Se le acusa de haberse hundido en sus últimos años en los hábitos autoindulgentes del harén. Cuando se cita la indudable prosperidad de sus dominios como un ejemplo de dominio mahometano exitoso, es bueno recordar que administró bien no por medio de los mahometanos sino a pesar de ellos. Los grandes elogios dados a su administración pueden incluso suscitar algunas dudas sobre su verdadera excelencia. Se nos dice que un tercio de sus ingresos se sufrió para los gastos ordinarios del gobierno, un tercio fue acumulado y un tercio se gastó en edificios. A very large proportion of the surplus must have been wasted on the palace-town of Zahra, built three miles to the north of Cordova, and named after a favourite Concubine. Ten thousand workmen are said to have been employed for twenty-five years on this wonder, of which no trace now remains. The great monument of early Arabic architecture in Spain, the mosque of Cordova, was built by his predecessors, not by him. It is said that his harem included six thousand women. Abd-ar-rahman was tolerant, but it is highly probable that he was very indifferent in religion, and it is certain that he was a thorough despot. One of the most authentic sayings attributed to him is his criticism of Otto I. of Germany, recorded by Otto’s ambassador, Johann, abbot of Gorze, who has left in his Vita an incomplete account of his embassy (in Pertz, Mon. Germ. Scriptores, iv. 355-377). He blamed the king of Germany for trusting his nobles, which he said ​ could only increase their pride and leaning to rebellion. His confession that he had known only twenty happy days in his long reign is perhaps a moral tale, to be classed with the “omnia fui, et nil expedit” of Septimius Severus.

In the agony of the Omayyad dynasty in Spain, two princes of the house were proclaimed caliphs for a very short time, Abd-ar-rahman IV. Mortada (1017), and Abd-ar-rahman V. Mostadir (1023–1024). Both were the mere puppets of factions, who deserted them at once. Abd-ar-rahman IV. was murdered in the year in which he was proclaimed, at Guadiz, when fleeing from a battle in which he had been deserted by his supporters. Abd-ar-rahman V. was proclaimed caliph in December 1023 at Cordova, and murdered in January 1024 by a mob of unemployed workmen, headed by one of his own cousins.

The history of the Omayyads in Spain is the subject of the Histoire des Musulmans d’Espagne, by R. Dozy (Leiden, 1861).


Biographie de Abd al-Rahman I

Né près de Damas, en Syrie, Abd al-Rahman J'étais le fils du prince omeyyade Muawiya ibn Hisham et d'une concubine berbère nommée Rah. En 750, il fut l'un des rares membres de sa famille à échapper au massacre des Abbassides. Ainsi, alors que la lignée omeyyade s'éteignait à l'Est, il se rendit dans le monde islamique occidental pour établir une base de pouvoir. Accompagné de son affranchi Badr, il a traversé l'Afrique du Nord pour finalement se réfugier dans la tribu de sa mère, les Nafza Berbères du Maroc. Utilisant cette base, il envoya Badr en Espagne pour préparer le terrain à ses aspirations politiques.

Le 14 août 755, Abd al-Rahman débarqua à Almuñécar et fut bientôt reconnu comme chef par diverses colonies d'immigrants syriens, toujours fidèles à sa famille. Finalement, après avoir battu le dernier gouverneur de l'Espagne islamique, Yusuf al-Fihri, il entra dans la capitale, Cordoue, le 15 mai 756, et fut proclamé émir dans la mosquée principale.

Les nouvelles du triomphe d'Abd al-Rahman se répandent rapidement à travers le monde islamique, semant la terreur dans le cœur des rivaux Abbasides mais réjouissant des milliers de sympathisants omeyyades, qui affluent bientôt en Espagne. Beaucoup des relations du prince et des aristocrates syriens qui avaient été écartés du pouvoir à l'Est devinrent la nouvelle couche supérieure de la société cordouane. Au cours de son règne de 32 ans, Abd al-Rahman a dû faire face à de nombreux soulèvements, dont plusieurs ont été soutenus par les Abbassides. L'un des plus graves fut la révolte de l'Arabe yéménite al-Ala ibn Mugith, que Abd al-Rahman ordonna de décapiter. De 768 à 776, l'émir fait face à une révolte encore plus sérieuse menée par le chef berbère Shakya. Plus tard, une coalition de chefs arabes mécontents a appelé Charlemagne à l'aide contre le dirigeant omeyyade. Le roi des Francs assiégea vainement Saragosse en 778, et une partie de son armée fut anéantie dans le col de Roncevaux par une embuscade basque à son retour en France, épisode chroniqué dans le Chant de Roland.

Par sa politique d'attraction de groupes d'intérêts opposés et de répression sévère de la rébellion, Abd al-Rahman a atteint un minimum de stabilité. Il a perfectionné les bureaux administratifs syriens introduits plus tôt dans le siècle et d'autres opérations gouvernementales centralisées à Cordoue, qui à la fin de son règne a commencé à ressembler à une grande capitale. Blond, habituellement vêtu de blanc et aveugle d'un œil, il était aussi doué pour l'art oratoire et la poésie que pour les arts militaires. Le 30 septembre 788, Abd al-Rahman I mourut à Cordoue.


Abd ar-Rahman I

Abd ar-Rahman I (Abd al-Rahman ibn Mu'awiya ibn Hisham ibn Abd al-Malik ibn Marwan), född 731 och död 788, regeringstid 756–788, var grundaren av den muslimska dynastin Umayyaderna, som styrde över Spanien under nästan två sekler. Han var sonson till Hisham, den tionde umayyadiske kalifen. När umayyaderna störtades i öst av abbasiderna var Abd ar-Rahman bara tjugo år gammal. Tillsammans med sin bror Yahya flydde han till beduinerna i öknen men abbasiderna jagade skoningslöst sina fiender och mördade Yahya. Abd ar-Rahman lyckades åter fly – först till Syrien och sedan, liksom alla som försökt ta sig utom räckhåll för abbasiderna, till Nordafrika.

I det kaos som uppstod efter den nya dynastins tillträde hade Afrika erövrats av de forna umayyadiska emirerna och andra ställföreträdare på kontinenten och nu eftersträvade de självständighet. Efter en tid upptäckte Abd ad-Rahman återigen att hans liv stod i fara och han flydde därför ännu längre västerut och hamnade hos berberstammarna i Mauretanien. Under sin flykt åtföljdes han av några få som var umayyaderna trofasta. Under alla sina umbäranden, som hämtade ur Tusen och en natt, hämtade Abd ad-Rahman styrka i den profetia som hans fars farbror, Maslama, uttalat som sade att det var han som skulle få familjens lycka att vända.

När han 755 gömde sig i närheten av Ceuta försökte han vinna stöd bland familjens trogna i Spanien, släktingar till dem som erövrat landet, som var många i Elvira, dagens Granada. Vid denna tid befann sig även den spanska halvön i ett kaotiskt tillstånd under den svage emiren Yusef – han var bara en marionett i händerna på en av de stridande fraktionerna och kunde inte förhindra inbördeskriget som rasade och motsättningarna mellan araber och berber. Abd ar-Rahman såg äntligen det tillfälle han letat efter och i september landade han, inbjuden av sina vänner, i Almuñécar, öster om Málaga på den spanska sydkusten.

Under en tid var Abd ar-Rahman tvungen att följa de råd han fick av sina anhängare, som var väl medvetna om de risker de stod inför. Yusef öppnade förhandlingarna genom att erbjuda en av sina döttrar och ett stycke land. Prinsen hade betydligt större ambitioner, men hade förmodligen blivit tvungen att acceptera erbjudandet – till en början – om inte en av Yusefs budbärare, en spansk avfälling, hade lyckats förolämpa en av umayyadernas viktigaste bundsförvanter, Obeidullah, genom att han inte kunde skriva på god arabiska. Obeidullah drog genast sitt svärd.

756 möttes arméerna i Guadalquivirdalen och den 16 maj nedkämpades Yusefs armé utanför Córdoba. Abd ar-Rahmans armé var så undermåligt utrustad att han själv var den ende som hade tillgång till en god stridshäst. Han saknade dessutom baner och fick improvisera ihop ett genom att vira en grön turban kring en spjutspets. Turbanen och spjutet blev därefter de spanska umayyadernas banner.

Abd ar-Rahmans långa regeringstid gick åt till att vinna maktkampen mot sina arabiska och berbiska undersåtar. De hade aldrig bett om en härskare och gillade inte alls hans växande makt. 763 tvingades han till och med slå tillbaka ett uppror lett av abbasidernas bundsförvanter utanför hans egna stadsportar. Vid segern lät han halshugga upprorsledarna, fylla deras huvuden med salt och kamfer och skicka dem till kalifatet i öster.

I slutet av sitt liv slog Abd ar-Rahman ned en serie konspirationer med stor brutalitet. Den dynasti han grundat skulle komma att behärska Spanien ända fram till 1031.


The Umayyads, an introduction

The Dome of the Rock (Qubbat al-Sakhra), Umayyad, stone masonry, wooden roof, decorated with glazed ceramic tile, mosaics, and gilt aluminum and bronze dome, 691-2, with multiple renovations, patron the Caliph Abd al-Malik, Jerusalem (photo: Brian Jeffery Beggerly, CC BY 2.0)

The Dome of the Rock. The Great Mosque in Damascus. The Great Mosque in Córdoba. These remarkable architectural and artistic achievements are associated with the Umayyads, “first” dynasty of the Islamic World.

After the death of the Prophet Muhammad in 632 C.E., there was a series of four rulers, known as the Rightly Guided Caliphs: Abu Bakr, ‘Umar, ‘Uthman, and, lastly, Muhammad’s son-in-law, ‘Ali.

While the Sunni and Shia branches of Islam dispute the order of succession (specifically whether ‘Ali should have rightfully been Muhammad’s first successor), ‘Ali’s assassination marked a crossroad for early Muslims and resulted a series of civic wars (or fitnas).

View of the Courtyard of the Great Mosque of Damascus, photo: Eric Shin, CC BY-NC 2.0

Mu‘awiya and ‘Abd al-Malik

Mu‘awiya, then governor of Syria under ‘Ali, seized power after ‘Ali’s death. After a number of victories, Mu‘awiya emerged as the sole ruler of the Muslim world. He consolidated the early Muslim conquests in the Middle East and expanded the empire. Mu‘awiya established his capital at Damascus, shifting his power base north of Mecca and Medina in the Arab heartland. Mu‘awiya also instituted political and bureaucratic systems that allowed for the effective rule of the nascent Islamic empire and the expansion of the economy.

Mu‘awiya’s death in 680 resulted another wave of civil and religious wars, during which the Umayyads lost control of Mecca and Medina. Mu‘awiya’s son, ‘Abd al-Malik, eventually emerged victorious. Like the Roman emperors before him and his Byzantine contemporaries, ‘Abd al-Malik saw architecture and art as a means to express his authority and to provide the new religion of Islam with a powerful visual language that could convey the theology, values, and ideas of Islam to both Muslims and those who had been conquered.

‘Abd al-Malik built the Dome of the Rock on the Haram al-Sharif in Jerusalem, which employed inscriptions, gold and blue mosaics, and innovative architecture to create one of the world’s most exceptional buildings. Adjacent to the Dome of the Rock, he also erected a permanent mosque (replacing an earlier temporary mosque), known as the Aqsa mosque. It is the third holiest mosque in the Islamic world after those at Mecca and Medina.

Al-Aqsa Mosque, Temple Mount, Jerusalem (photo: Andrew Shiva, CC BY-SA 4.0)

During ‘Abd al-Malik’s reign, Arabic took hold as the language of bureaucracy and of the elite. The stability afforded by his reign also meant that trade flourished, as goods and people moved with ease within the boundaries of the Islamic world. ‘Abd al-Malik also undertook public works, constructing roads, canals, and dams.

Coinage Reform

Alloy Coin, Standing caliph type, reign of ‘Abd al-Malik (pre-697 CE), minted in Homs (Syria) © The Trustees of the British Museum

‘Abd al-Malik also radically reformed coinage. Until 697 C.E., Islamic coinage deployed figural imagery, which was modeled on Byzantine and Sasanian coins. These coins included images, such as the standing caliph type, and were accompanied by Arabic inscriptions (or, in the case of coins minted in Iran, Pahlavi, or Middle Persian, inscriptions).

However, after 697 C.E., coins were minted with religious inscriptions in Arabic, the date, and the mint’s location. Since coins circulated widely, the coins helped articulate the new faith and political authority to both Muslims and the peoples that they had conquered. The uniform coinage also facilitated trade, as there was now a single currency with standardized iconography and denominations.

Gold dinar of caliph Abd al-Malik, (pre-697 C.E.), minted in Homs (Syria) © The Trustees of the British Museum

The inscription on the observe (on the left above) announces the creed of Muslims, the central inscription reads: There is no God but God, He is alone, He has no associate. The marginal inscription reads: Muhammad is the Messenger of God. He sent him with Guidance and the true religion that he might overcome all [religions even though the polytheists hate it]. Translation: British Museum. ‘Abd al-Malik was succeeded by his son, al-Walid I, who built the Great Mosque in Damascus (see photo near top of page) — another of the most important surviving monuments from the early Islamic period. Built using the tax revenue of Syria for seven years, the Great Mosque proclaimed the achievements of Islam in architectural and artistic form.

“Desert Castles”

al-Walid was succeeded by a series of male relatives who ruled until 749 C.E. Their main artistic and architectural achievement was the construction of what scholars have traditionally called the “Desert Castles.” These “castles” are better described as imperial or aristocratic residences that took the form of hunting lodges, rural residences, and urban palaces. Like the Dome of the Rock and the Great Mosque of Damascus, these residences expressed the authority and status of the Umayyad rulers however, they use a distinctively secular architectural language.

The exterior of the bathhouse, Qusayr ‘Amra (Otto Nieminen/Manar al-Athar).

These residences included audience halls, baths, and mosques, as well as extensive grounds. The residences were richly decorated with figural mosaics, paintings, and sculpture, which helped to create a luxurious environment for feasting, hunting, and the recitation of poetry and other courtly pursuits. These famous residences include Qusayr ‘Amra, Khirbat al-Mafjar, Mshatta, and others.

Built by al-Walid II, Qusayr ‘Amra (in Jordan) is composed of an audience hall and bath complex with rich wall paintings. Khirbat al-Mafjar, located outside Jericho in the West Bank, has rich floor mosaics, including deer and a lion under a treat, as well as an extensive program of figurative sculpture. A statue of the caliph, standing on a base decorated with lions (a symbol of royal power) greeted visitors, a clear articulation of authority and power. While the form of the standing caliph was no longer on Islamic coins, the image was still potent.

Mshatta façade detail, c. 743-44, photo: Steven Zucker, CC BY-NC-SA 4.0 (Museum for Islamic Art, Berlin)

Statue of a standing caliph originally displayed above the main entrance to Khirbet al-Mafjar (Judith McKenzie/Manar al-Athar).

The frieze from Mshatta, an unfinished residence in Jordan, is now in the Museum for Islamic Art in Berlin. These residences are particularly important, as they confirm that since the inception of Islamic art figurative representation has been an important aspect of Islamic Art. However, figurative art is almost always used in the secular realm, while religious art is aniconic (without the representation of human figures).

The glory of the Umayyads was not to last almost all of the Umayyad princes were massacred in 749 by their rivals, the Abbasids, in what scholars call the “Abbasid Revolution.”

The only Umayyad prince to survive was ‘Abd al-Rahman I, and he escaped to found his own dynasty in Spain. Rooted in the Syrian traditions of his forefathers (and supported by Syrian immigrants), he established an alternative caliphate to the Abbasid caliph in Baghdad.

In 786, he founded the Great Mosque in Córdoba. Although little of his original foundation survives, the later modifications and decoration, particularly the use of mosaics on the domes of mihrab and maqsura, were a clear evocation of the glorious Syrian past.

Hypostyle hall, Great Mosque at Cordoba, Spain, begun 786 and enlarged during the 9th and 10th centuries (photo: wsifrancis, CC BY-NC-ND 2.0)

Recursos adicionales:

For more images of Mshatta, Khirbet al-Mafjar, Qusayr ‘Amra, Dome of the Rock, Great Mosque of Damascus, and other Umayyad buildings, visit Manar al-Athar (free photo archive at the University of Oxford).

List of site sources >>>


Ver el vídeo: The True Story of a Syrian Refugee - Abd Al-Rahman I - WOTW EP4 P1 (Enero 2022).