Podcasts de historia

1 de julio de 1916: el día más sangriento de la historia militar británica

1 de julio de 1916: el día más sangriento de la historia militar británica



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Este artículo es una transcripción editada de Battle of the Somme con Paul Reed en Our Site de Dan Snow, transmitido por primera vez el 29 de junio de 2016. Puedes escuchar el episodio completo a continuación o el podcast completo de forma gratuita en Acast.

El primer día de la Batalla del Somme, más de 100.000 hombres pasaron por encima.

Nunca sabremos el total de hombres que entraron en batalla, porque no todos los batallones registraron sus puntos fuertes cuando entraron en acción. Pero hubo 57.000 bajas el 1 de julio de 1916, una cifra que incluía muertos, heridos y desaparecidos. De estos 57.000, 20.000 murieron en acción o murieron a causa de las heridas.

Los fusileros de Lancashire en Beaumont-Hamel el 1 de julio de 1916.

Es fácil decir esos números, pero para ponerlos en algún tipo de contexto y comprender verdaderamente la devastación sin precedentes de ese día, considere el hecho de que hubo más víctimas en el primer día de la Batalla del Somme que en Crimea y Boer. Guerras combinadas.

Pérdidas sin precedentes

Cuando observa más de cerca las cifras de bajas, descubre que un porcentaje muy alto de los que murieron fueron asesinados en los primeros 30 minutos de la batalla, cuando la infantería británica comenzó a salir de sus trincheras y emerger a la Tierra de Nadie, directamente en el fuego de ametralladora fulminante de los alemanes.

Algunos batallones sufrieron pérdidas especialmente devastadoras.

En Serre, una de las áreas más emblemáticas del campo de batalla, unidades como los batallones de Accrington, Barnsley, Bradford y Leeds Pals sufrieron entre el 80% y el 90% de bajas.

En la mayoría de los casos, los hombres de estos batallones de Northern Pals no caminaron más de 10 o 15 yardas desde su trinchera de primera línea antes de ser cortados en pedazos por el fuego de las ametralladoras alemanas.

Dan Snow emprende un viaje emocional a través de los campos de batalla clave del Frente Occidental, desde los parques conmemorativos del Somme hasta las formidables defensas alrededor de Ypres.

Ver ahora

El Regimiento de Terranova fue derrotado de una manera igualmente completa. De los 800 hombres que pasaron por alto en Beaumont-Hamel, 710 se convirtieron en víctimas, la mayoría entre 20 y 30 minutos después de salir de sus trincheras.

Al décimo batallón de West Yorkshire en Fricourt no le fue mejor: sufrió más de 700 bajas entre los alrededor de 800 hombres que entraron en batalla.

Batallón tras batallón sufrió pérdidas catastróficas de más de 500 hombres y, por supuesto, hubo miles de historias individuales trágicas en un día de devastación sin precedentes para el ejército británico.

La historia de los batallones de Pals

Hubo enormes pérdidas en todo el ejército británico, pero la trágica situación de los batallones de Pals está fuertemente asociada con la devastación del Somme.

Los Pals estaban compuestos por voluntarios, en su mayoría del norte de Inglaterra, que habían respondido al llamado de Kitchener de alistarse para el rey y el país. La idea era traer a estos hombres de sus comunidades y garantizar que servirían juntos y no se dividirían.

El icónico póster de reclutamiento “Lord Kitchener Wants You”.

Los beneficios de mantener unidos a los amigos de comunidades muy unidas eran obvios: una moral fantástica y un espíritu de cuerpo eran algo natural. Esto ayudó con la capacitación y facilitó el mantenimiento de un espíritu colectivo positivo cuando los hombres se fueron al extranjero.

Sin embargo, se prestó poca atención a las consecuencias negativas.

Si envías una unidad que es reclutada exclusivamente de un lugar en particular a una batalla donde hay grandes pérdidas, toda la comunidad se pondrá de luto.

Que es exactamente lo que les sucedió a tantas comunidades después del primer día de la Batalla del Somme.

No es de extrañar que siempre haya existido una conexión conmovedora entre los Pals y el Somme.


Somme piper marca el centenario de la batalla más sangrienta de la historia británica

Enlace copiado

Un flautista marcó el centenario del último día de una de las batallas más sangrientas de la historia británica

Cuando se suscriba, utilizaremos la información que proporcione para enviarle estos boletines. A veces, incluirán recomendaciones para otros boletines o servicios relacionados que ofrecemos. Nuestro Aviso de privacidad explica más sobre cómo usamos sus datos y sus derechos. Puede darse de baja en cualquier momento.

Ante una multitud de 2.000 parientes, dignatarios y simpatizantes, el cabo Richie Spence de los Guardias Irlandeses dirigió una escolta militar al Thiepval Memorial en el Somme.

El primer día de batalla, el 1 de julio de 1916, fue el más sangriento de la historia del ejército británico, con casi 20.000 muertos entre casi 60.000 bajas.

Y 141 días después, el baño de sangre había matado o herido a más de un millón de hombres en ambos lados, incluidos 420.000 de Gran Bretaña y el Imperio.

Artículos relacionados

Para entonces, los británicos habían avanzado solo siete millas y no lograron romper las defensas alemanas.

El reverendo Stephen Hancock, capellán de la rama de Somme de la Royal British Legion, dijo: “Los árboles y los campos de hoy enmascaran el horror que una vez llegó aquí.

"Le pido a Dios que nunca se repita y le pido a Dios que recuerde a las personas que murieron".

El primer día de batalla y rsquos, el 1 de julio de 1916, fue el más sangriento de la historia del ejército británico.

Le pido a Dios que nunca se repita y le pido a Dios que las personas que murieron sean recordadas

Rev Stephen Hancock

Los invitados a la ceremonia, incluido el embajador británico en Francia, Lord Llewellyn de Steep, y Earl Howe, líder adjunto de la Cámara de los Lores, soportaron fuertes lluvias mientras escuchaban el Último Mensaje y marcaban un silencio de dos minutos.

Liz Sweet, de la Commonwealth War Graves Commission, dijo que el Monumento a los Desaparecidos de Thiepval tenía 72.000 nombres.

Ella dijo: "Cada tumba aquí, cada nombre, es una oportunidad para reflexionar sobre las batallas del Somme y su costo humano".

Casi 20.000 muertos entre casi 60.000 bajas durante la batalla de Somme

Batalla del Somme: 100 años después


Batalla del Somme

El 1 de julio de 1916, alrededor de las 7.30 de la mañana, se hicieron sonar los silbatos para señalar el inicio de lo que sería el día más sangriento en la historia del ejército británico. Los "amigos" de pueblos y ciudades de Gran Bretaña e Irlanda, que se habían ofrecido juntos como voluntarios solo unos meses antes, se levantaban de sus trincheras y caminaban lentamente hacia la línea del frente alemana atrincherada a lo largo de un tramo de 15 millas en el norte de Francia. Al final del día, 20.000 hombres y niños británicos, canadienses e irlandeses nunca volverían a ver su hogar, y otros 40.000 quedarían mutilados y heridos.

Pero, ¿por qué se libró esta batalla de la Primera Guerra Mundial en primer lugar? Durante meses, los franceses habían estado sufriendo graves pérdidas en Verdum, al este de París, por lo que el Alto Mando Aliado decidió desviar la atención de los alemanes atacándolos más al norte en el Somme. El Mando Aliado había emitido dos objetivos muy claros: el primero era aliviar la presión sobre el ejército francés en Verdum mediante el lanzamiento de una ofensiva británica y francesa combinada, y el segundo objetivo era infligir las mayores pérdidas posibles a los ejércitos alemanes.

El plan de batalla involucró a los británicos atacando en un frente de 15 millas al norte del Somme con cinco divisiones francesas atacando a lo largo de un frente de 8 millas al sur del Somme. A pesar de haber librado una guerra de trincheras durante casi dos años, los generales británicos estaban tan seguros del éxito que incluso habían ordenado que un regimiento de caballería se pusiera en espera para explotar el agujero que se crearía con un devastador ataque de infantería. La estrategia ingenua y anticuada era que las unidades de caballería atropellarían a los alemanes que huían.

La batalla comenzó con un bombardeo de artillería de una semana de las líneas alemanas, con un total de más de 1,7 millones de proyectiles disparados. Se anticipó que tal golpe destruiría a los alemanes en sus trincheras y rasgaría el alambre de púas que se había colocado al frente.

Sin embargo, el plan aliado no tuvo en cuenta que los alemanes habían hundido refugios profundos a prueba de bombas o búnkeres en los que refugiarse, por lo que cuando comenzó el bombardeo, los soldados alemanes simplemente se trasladaron a la clandestinidad y esperaron. Cuando el bombardeo detuvo a los alemanes, reconociendo que esto señalaría un avance de infantería, subieron de la seguridad de sus búnkeres y manejaron sus ametralladoras para enfrentar a los británicos y franceses que se acercaban.

Para mantener la disciplina, se había ordenado a las divisiones británicas que caminaran lentamente hacia las líneas alemanas, lo que permitió a los alemanes tener tiempo suficiente para alcanzar sus posiciones defensivas. Y mientras tomaban sus posiciones, los ametralladores alemanes comenzaron su barrido mortal y comenzó la matanza. Algunas unidades lograron llegar a las trincheras alemanas, aunque no en número suficiente, y fueron rápidamente rechazadas.

Esta fue la primera muestra de batalla para los nuevos ejércitos voluntarios de Gran Bretaña, que habían sido persuadidos de unirse por carteles patrióticos que mostraban al propio Lord Kitchener convocando a los hombres a las armas. Muchos & # 8216Pals & # 8217 Batallones pasaron por alto ese día, estos batallones habían sido formados por hombres de la misma ciudad que se habían ofrecido como voluntarios para servir juntos. Sufrieron pérdidas catastróficas, unidades enteras fueron aniquiladas durante semanas, los periódicos locales se llenaron de listas de muertos y heridos.

Los informes de la mañana del 2 de julio incluían el reconocimiento de que "... el ataque británico había sido brutalmente repelido", otros informes dieron instantáneas de la carnicería "... cientos de muertos fueron esparcidos como escombros arrastrados hasta una marca de agua alta", " … Como peces atrapados en la red ”,“… Algunos parecían rezar por haber muerto de rodillas y el alambre había impedido su caída ”.

El ejército británico había sufrido 60.000 bajas, con casi 20.000 muertos: su mayor pérdida en un día. El asesinato fue indiscriminado por motivos de raza, religión y clase, y más de la mitad de los agentes implicados perdieron la vida. El Regimiento Real de Terranova del Ejército Canadiense fue prácticamente aniquilado: de los 680 hombres que avanzaron ese fatídico día, solo 68 estaban disponibles para pasar lista al día siguiente.

Sin el avance decisivo, los meses que siguieron se convirtieron en un sangriento estancamiento. Una ofensiva renovada en septiembre, utilizando tanques por primera vez, tampoco logró tener un impacto significativo.

Las fuertes lluvias a lo largo de octubre convirtieron los campos de batalla en baños de barro. La batalla finalmente terminó a mediados de noviembre, y los aliados avanzaron un total de cinco millas. Los británicos sufrieron alrededor de 360.000 bajas, con 64.000 más en tropas de todo el Imperio, los franceses casi 200.000 y los alemanes alrededor de 550.000.

Para muchos, la batalla del Somme fue la batalla que simbolizó los verdaderos horrores de la guerra y demostró la inutilidad de la guerra de trincheras. Durante años, quienes dirigieron la campaña recibieron críticas por la forma en que se libró la batalla y las espantosas cifras de bajas, en particular, se decía que el comandante en jefe británico, el general Douglas Haig, había tratado la vida de los soldados con desdén. A muchas personas les resultó difícil justificar los 125.000 hombres aliados perdidos por cada milla ganada en el avance.


La batalla del Somme: el día más sangriento de la historia militar británica

La Primera Guerra Mundial, la Batalla del Somme, comenzó este día, 1 de julio de 1916. Fue uno de los conflictos más sangrientos de la historia de la humanidad y el peor para el ejército británico. Aproximadamente 19.240 hombres murieron ese primer día, un informe increíble de uno muerto cada cinco segundos.

La guerra de trincheras a lo largo del frente occidental en Francia había estado ocurriendo durante casi dos años, bloqueando a los alemanes por un lado y a los franceses y británicos por el otro.
El frente apenas se había movido, pero durante varios meses los franceses habían estado sufriendo graves pérdidas en Verdún, al este de París. Se decidió atacar a los alemanes al norte de Verdún en el Somme para que los alemanes alejaran a los hombres del campo de batalla de Verdún, aliviando así a los franceses.
La batalla en el Somme comenzó con un bombardeo de artillería de las líneas alemanas: utilizando 3.000 cañones, más de 1.738.000 proyectiles fueron disparados constantemente durante un período de ocho días con la expectativa de destruir las trincheras alemanas y el alambre de púas montado frente a ellos. Además, se detonaron gigantescas minas subterráneas bajo las posiciones alemanas.
La expectativa era que cuando la infantería británica abandonara sus trincheras podrían cruzar & # 8220 ningún hombre & # 8217 la tierra & # 8221 con poca o ninguna resistencia. Y, de hecho, a la & # 8220 hora cero & # 8221 de las 7.20 am, los soldados del Regimiento de East Surrey patearon balones de fútbol mientras comenzaban a avanzar hacia las líneas alemanas, que creían que estarían vacías después de la semana de bombardeos.
Sin embargo, la mayor parte del alambre de púas permaneció intacto y los alemanes tenían refugios profundos. Todo lo que tenían que hacer cuando comenzó el bombardeo era mover a sus hombres hacia ellos. Cuando se detuvo el bombardeo, sabían que era la señal para un avance de infantería, por lo que se movieron de la relativa seguridad de sus refugios y manejaron sus ametralladoras.

Cuando 100.000 soldados británicos, cada uno con 30 kg de equipo, salieron de sus trincheras y comenzaron a avanzar, se encontraron con un aluvión de ametralladoras y fuego de artillería de los alemanes.
George Coppard, un soldado británico que sirvió en el Cuerpo de Ametralladoras, registró en sus memorias: “A la mañana siguiente [2 de julio], los artilleros examinamos la espantosa escena frente a nosotros. Quedó claro que los alemanes siempre tuvieron una visión dominante de la tierra de nadie.
Nuestro ataque había sido rechazado brutalmente. Cientos de muertos fueron esparcidos como escombros arrastrados hasta una marca de agua alta. Muchos murieron en el cable enemigo como en el suelo, como peces atrapados en la red. Colgaban allí en posturas grotescas. Algunos parecían estar rezando por haber muerto de rodillas y el alambre había impedido su caída. El fuego de ametralladora había hecho su terrible trabajo ".

A pesar de las terribles pérdidas, el Alto Mando de Gran Bretaña, dirigido por el mariscal de campo Douglas Haig, decidió continuar el asalto. La Batalla del Somme, a lo largo de un frente de 15 millas del norte de Francia, duró 141 días y finalmente terminó el 18 de noviembre de 1916.
El número oficial de británicos muertos, desaparecidos o heridos durante ese período es de 419.654. ​​Para Francia, la cifra es de 204.253 y para Alemania, alrededor de 500.000, lo que hace que el total de bajas sea de 1.123.907. El avance más lejano de cualquier fuerza aliada fue de cinco millas.
Aunque Haig fue severamente criticado por la costosa batalla, su voluntad de destinar cantidades masivas de hombres y recursos al estancamiento a lo largo del Frente Occidental eventualmente contribuyó al colapso de una Alemania exhausta en 1918.


Datos sobre la batalla del Somme: el número de muertos

ullstein bild / Getty Images Fuerzas francesas en el Somme.

Los británicos sufrieron aproximadamente 420.000 bajas, incluidas 125.000 muertes, mientras que las bajas francesas fueron unas 200.000 y las del ejército alemán unas 500.000.

Un hecho importante sobre la batalla del Somme es que aquí se introdujeron importantes nuevas tecnologías, incluido el primer uso de tanques en combate.

La batalla frente al río también marcó la primera muerte estadounidense de la Primera Guerra Mundial, aunque Estados Unidos no se uniría a la guerra hasta mucho más tarde en 1917. Harry Butters, quien fue asesinado por artillería en el Somme, dejó Estados Unidos y se unió a la lucha por su cuenta, uniéndose el ejército británico y sirviendo como oficial de línea allí.

El propio primer ministro británico, Winston Churchill, había escuchado la historia de Butters e invitó al joven teniente a una cena personal dentro de su búnker, donde Butters confesó que se había unido a la guerra mintiendo sobre su lugar de nacimiento y fingiendo ser nacido en Gran Bretaña para que él podría unirse.

Churchill más tarde escribió un memorial a Butters en el Observador de Londres: "Nos damos cuenta de su nobleza al acudir en ayuda de otro país enteramente por su propia voluntad".

A pesar de todo el derramamiento de sangre de la campaña, el avance máximo de las fuerzas franco-británicas durante la lucha no fue más de seis millas en territorio alemán. El conflicto terminó sin una victoria clara, como sucedió con tantas batallas durante esa guerra, y los comandantes, particularmente el general Haig, pasarían a la historia con reputaciones controvertidas.

Después de la guerra, muchos cuestionaron las decisiones que tomaron comandantes como Haig que llevaron al peor baño de sangre de los soldados británicos durante la batalla del Somme.

La batalla en el Somme terminó simplemente después de que Haig decidió que sus tropas habían visto suficiente acción y pidió un alto el fuego a cualquier otro ataque en el área. Los alemanes, igualmente exhaustos y devastados por las numerosas bajas, no persiguieron.

Sin embargo, cuando se trata de eso, las fuerzas alemanas se detuvieron. La batalla del Somme había agotado severamente a las fuerzas británicas, pero también causó un gran daño a las unidades y recursos alemanes, gran parte de los cuales se habían restado a sus tropas en Verdún.

Más importante aún, la campaña de Somme al menos había logrado salvar lo que quedaba del ejército francés en el sur.

Los soldados británicos supervivientes emergieron como veteranos curtidos con una nueva comprensión de las tecnologías de la guerra moderna y las tácticas que se utilizarían para ganar la guerra dos años después.

En este sentido, aunque el costo fue enorme y el resultado lejos de ser glorioso, algunos historiadores recuerdan la batalla del Somme como posiblemente la "victoria" más sustancial e importante jamás lograda por una coalición de ejércitos liderada por los británicos.


Julio de 1916: la realeza y la Primera Guerra Mundial

Somme. Toda la historia del mundo no puede contener una palabra más espantosa. & # 8221 Estas fueron las palabras de Friedrich Steinbrecher, un oficial alemán de 24 años y estudiante de teología que luchó en la Batalla del Somme y sobrevivió, pero murió en acción en 1917 en Champagne, Francia.

La Batalla del Somme fue una batalla de 141 días, más exactamente llamada la Ofensiva del Somme, que duró desde el 1 de julio de 1916 hasta el 18 de noviembre de 1916. Luchó en el norte de Francia cerca del río Somme, la batalla enfrentó a las fuerzas británicas y francesas contra el Fuerzas alemanas. El primer día de la batalla tiene el récord del día más sangriento en la historia militar británica. La batalla comenzó a las 7:30 a. M. Y, a las 8:30 a. M., Habían muerto 12.000 soldados británicos. Al final del día, hubo 57.420 bajas británicas: 19.240 muertos y 38.180 heridos. Más de la mitad de los oficiales británicos involucrados perdieron la vida ese día. Muchos soldados británicos murieron o resultaron heridos en el momento en que salieron de las líneas del frente hacia la Tierra de Nadie, el área de tierra entre las trincheras enemigas. Mientras caminaban lentamente hacia las líneas alemanas, cargados de suministros y esperando poca o ninguna oposición, eran blancos fáciles para las ametralladoras alemanas. Los británicos perdieron casi la misma cantidad de hombres en las primeras horas de la batalla de cuatro meses que los que murieron en cualquiera de las guerras británicas de los 100 años anteriores.

Camilladores británicos recuperando a un soldado herido de una trinchera alemana capturada durante la Batalla de Thiepval Ridge, a finales de septiembre de 1916, parte de la Batalla del Somme Crédito de la foto & # 8211 Wikipedia

La guerra de trincheras se utilizó durante la Primera Guerra Mundial y era una práctica común rotar las tropas. Por ejemplo, el año de un soldado británico típico # 8217 podría dividirse de la siguiente manera: 15% de primera línea, 10% de línea de apoyo, 30% de línea de reserva, 20% de descanso y 25% de otros (hospital, viajes, licencia, cursos de capacitación, etc. .). La guerra de trincheras fue intensa y eso significó que alrededor del 10% de los soldados combatientes murieron. Esto en comparación con el 5% de los muertos durante la Segunda Guerra de los Bóers y el 4,5% de los muertos durante la Segunda Guerra Mundial. Los antibióticos aún no se habían descubierto y eso significaba que lo que hoy sería una lesión menor podría resultar en la muerte. La Primera Guerra Mundial fue la primera guerra en la que las enfermedades causaron menos muertes que los combates, pero las condiciones sanitarias en las trincheras eran malas. Muchos soldados padecían disentería, tifus, cólera, parásitos y hongos. La exposición también fue un problema, ya que la temperatura en una zanja en el invierno podría caer fácilmente por debajo del punto de congelación. El entierro de los muertos era con frecuencia un lujo que ninguna de las partes podía permitirse fácilmente. Los cuerpos yacían en la tierra de nadie hasta que la línea del frente se moviera y para ese momento los cuerpos a menudo no podían ser identificados.

Trinchera del Regimiento de Cheshire cerca de La Boiselle, julio de 1916 Crédito de la foto & # 8211 Wikipedia

Para el 18 de noviembre de 1916, cuando terminó la batalla, las fuerzas británicas y francesas habían penetrado solo 6 millas (9,7 km) en el territorio ocupado por Alemania y más de 1.300.000 soldados de todos los países involucrados estaban muertos o heridos, lo que hizo que la Batalla del Somme fuera una de las más importantes. las batallas más sangrientas de la historia. Los británicos y los franceses obtuvieron una victoria pírrica, una victoria que inflige un precio tan devastador al vencedor que equivale a una derrota. La frase victoria pírrica lleva el nombre del rey Pirro de Epiro, cuyo ejército sufrió bajas irremplazables al derrotar a los romanos en Heraclea en el 280 a. C. y en Asculum en el 279 a. C. durante la guerra pírrica.

Progreso de la batalla del Somme entre el 1 de julio y el 18 de noviembre Crédito & # 8211 Wikipedia

Muchos miembros de la Familia Real Británica asistieron a las Conmemoraciones del Centenario de la Batalla del Somme, el día más sangriento de la historia militar británica.

  • 29 de junio - 1 de julio de 2016: La Princesa Real asistió a las Conmemoraciones del Centenario de la Batalla del Somme en Canadá
  • 30 de junio de 2016: la reina y el duque de Edimburgo asistieron a las conmemoraciones del centenario de la batalla del Somme en una vigilia nocturna en la abadía de Westminster
  • 30 de junio - 1 de julio de 2016: el duque de Cambridge, la duquesa de Cambridge y el príncipe Harry de Gales asistieron a las conmemoraciones del centenario de la batalla del Somme en Francia
  • 1 de julio de 2016: El Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles asistieron a las Conmemoraciones del Centenario de la Batalla del Somme en Francia
  • 1 de julio de 2016: El duque de York asistió a las conmemoraciones del centenario de la Batalla del Somme en el Servicio Conmemorativo Nacional en Manchester, Reino Unido.
  • 1 de julio de 2016: el duque de Gloucester y la duquesa de Gloucester asistieron a las conmemoraciones del centenario de la batalla del Somme en Francia

Para obtener más información sobre la Batalla del Somme, consulte:

Cronología: 1 de julio de 1916 - 31 de julio de 1916

  • Julio & # 8211 Batalla de Taif en Taif en Hejaz Vilayet (ahora en Arabia Saudita)
  • 1 de julio y # 8211 La batalla del Somme en Somme, Picardía, Francia comienza y continúa hasta el 18 de noviembre de 1916
  • 1 de julio & # 8211 2 & # 8211 Británicos capturan Fricourt en Picardía, Francia durante la Segunda Batalla de Alberto
  • 1 de julio & # 8211 13 & # 8211 Segunda Batalla de Alberto en Somme, Picardía, Francia (Fase de apertura de la Batalla del Somme)
  • 2 de julio y # 8211 25 y # 8211 Batalla de Erzincan en Erzincan, Erzurum Vilayet, Imperio Otomano (ahora en Turquía)
    3 de julio & # 8211 7 & # 8211 Británicos y franceses capturan La Boisselle en Picardía, Francia durante la Segunda
  • Batalla de Alberto
  • 3 de julio & # 8211 12 & # 8211 Británicos y franceses capturan Mametz Wood en Picardía, Francia durante la Segunda Batalla de Alberto
  • 3 al 17 de julio & # 8211 Los británicos capturan Ovillers en Picardía, Francia, durante la Segunda Batalla de Alberto y la Batalla de Bazentin Ridge
  • 4 de julio y # 8211 6 y # 8211 Batalla de Kostiuchnowka en Kostiuchnowka, Polonia (ahora Kostyukhnivka, Ucrania)
  • 7 de julio & # 8211 11 & # 8211 Británicos y franceses capturan Contalmaison en Picardía, Francia durante la Segunda Batalla de Alberto
  • 8-14 de julio & # 8211 Británicos capturan Trônes Wood en Francia durante la Segunda Batalla de Alberto
  • 14 de julio & # 8211 17 & # 8211 Batalla de Bazentin Ridge en Picardía, Francia (Fase inicial de la Batalla del Somme)
  • 14 de julio y # 8211 15 de septiembre y # 8211 Batallas por Longueval y Delville Wood en Picardía, Francia (Fase inicial de la Batalla del Somme)
  • 19 de julio & # 8211 20 & # 8211 Batalla de Fromelles en Nord, Francia (Fase inicial de la Batalla del Somme)
  • 23 de julio y # 8211 7 de agosto y # 8211 Batalla de Pozières en Francia (Fase inicial de la Batalla del Somme)
  • 24 de julio y # 8211 8 de agosto y # 8211 Batalla de Kowel en Galicia (ahora en Polonia y Ucrania)

Una nota sobre los títulos alemanes

Muchos miembros de la realeza y nobles alemanes murieron en la Primera Guerra Mundial. El Imperio Alemán constaba de 27 estados constituyentes, la mayoría de ellos gobernados por familias reales. Desplácese hacia abajo hasta el Imperio alemán aquí para ver qué estados constituyentes componían el Imperio alemán. Los estados constituyentes conservaron sus propios gobiernos, pero tenían una soberanía limitada. Algunos tenían sus propios ejércitos, pero las fuerzas militares de los más pequeños quedaron bajo control prusiano. En tiempo de guerra, los ejércitos de todos los estados constituyentes serían controlados por el ejército prusiano y las fuerzas combinadas se conocían como el ejército imperial alemán. Los títulos alemanes se pueden utilizar en Royals Who Died In Action a continuación. Consulte Realeza no oficial: Glosario de títulos reales y nobles alemanes.

24 pares británicos también murieron en la Primera Guerra Mundial y se incluirán en la lista de los que murieron en acción. Además, más de 100 hijos de pares también perdieron la vida, y también se incluirán aquellos que se puedan verificar.

Julio de 1916 & # 8211 Reales / Nobles / Compañeros / Hijos de pares que murieron en acción

La lista está en orden cronológico y contiene algunos que serían considerados nobles en lugar de reales. Los enlaces en la última viñeta para cada persona son la información genealógica de esa persona del sitio web de genealogía de Leo o del sitio web de Peerage. Si una persona tiene una página de Wikipedia, su nombre estará vinculado a esa página.


TIL El primer día de la ofensiva de Somme no fue el más sangriento en la historia militar británica. La batalla de Towton, librada el 29 de marzo de 1461 en la Guerra de las Rosas, dejó 28.000 muertos, 8.000 más que el 1 de julio de 1916, y mató a uno de cada cincuenta hombres en toda Inglaterra en ese momento.

Sin embargo, el Somme no terminó después del primer día y mató a más de 3 veces más personas que Towton.

Sangriento día en la historia británica. Las batallas de la era industrial eran tan sangrientas porque su avanzada logística y planificación podían mantener una batalla sin parar durante meses.

Aunque esto es anterior al ejército británico.

Me pareció mejor decir que Towton es historia británica en lugar de que Somme sea historia inglesa. Aunque supongo que si uno tomara en cuenta toda la historia de Gran Bretaña, entonces el período romano podría haber sido más sangriento en términos de la proporción de personas muertas.

El concepto de & # x27great britain & # x27 como nación singular es un concepto más nuevo. Podría decirse que comenzó con la unión escocesa en 1707. Así que sí, & # x27Historia militar británica & # x27 generalmente significa siglo XVII en adelante. Antes de eso, no era realmente & # x27británico & # x27 en el sentido de una sola nación.

Pero la WotR fue mucho más sangrienta de lo que creemos. Y junto con & # x27the anarquía & # x27 en el 1100 nos da 3 guerras civiles adecuadas. Nada mal para una isla pequeña.


Derramamiento de sangre: las batallas de un día más mortíferas en la historia militar

El 13 de septiembre de 1862, 55.000 soldados rebeldes bajo el mando de Robert E. Lee invadieron el estado fronterizo neutral con la esperanza de que la presencia de un gran ejército sureño obligara a los residentes a unirse a la rebelión.

Más de 75.000 soldados de la Unión bajo el mando de George McClellan interceptaron a los confederados y forzaron un choque decisivo en las afueras de la ciudad de Sharpsburg, cerca de un pequeño arroyo llamado Antietam Creek.

Las hostilidades comenzaron al amanecer del 17 de septiembre y continuaron hasta el final de la tarde. Los ejércitos opuestos lucharon entre sí hasta paralizarse antes de que las armas se silenciaran alrededor de las 6 p.m. Cuando terminó la acción, más de 20.000 hombres se habían convertido en víctimas, casi 4.000 de ellos ya no respirarían.

Si bien los enfrentamientos mucho más costosos seguirían durante los próximos dos años y medio de guerra, hasta el día de hoy la Batalla de Antietam sigue siendo el día más sangriento de toda la historia de Estados Unidos y # 8212 peor que Pearl Harbor y el 11 de septiembre. .

Lamentablemente, los ejércitos de otras naciones han conocido batallas de un día mucho más letales. Considere estos:

Gran Bretaña perdió casi la misma cantidad de hombres en las primeras horas del baño de sangre de cuatro meses conocido como la Ofensiva de Somme que fueron asesinados en cualquiera de las guerras de Inglaterra de los últimos 100 años. El 1 de julio de 1916, más de 54.000 Tommies del Tercer y Cuarto Ejércitos fueron destrozados por ametralladoras y fuego de artillería mientras avanzaban lentamente a través de la Tierra de Nadie hacia las líneas alemanas al este de la ciudad de Albért. El asalto dejó 20.000 muertos. A los pocos minutos de pasar por encima, unidades enteras fueron prácticamente aniquiladas. Algunos equipos, como el Regimiento Real de Terranova, sufrieron pérdidas superiores al 90 por ciento. Aunque las fuerzas anglo-francesas lograron invadir las trincheras alemanas en varios puntos a lo largo del frente de 20 kilómetros (12 millas), el esfuerzo aliado pronto se empantanó, marcando el comienzo de un punto muerto mortal de 141 días que creó más de un millón de damnificados. Para muchos, la matanza en el Somme sigue siendo un poderoso símbolo del alto costo humano de la guerra de trincheras.

Tan terrible como fue, el 1 de julio de 1916 no fue el día más mortífero en la historia británica. Uno aún más sangriento ocurrió más de 450 años antes en Yorkshire durante la Guerra de las Rosas. El Domingo de Ramos, 29 de marzo de 1461, 30.000 de los soldados del rey Eduardo IV se encontraron con un ejército de 35.000 hombres leales a la Casa de Lancaster cerca de la pequeña ciudad de Towton. Las dos facciones se enfrentaron todo el día mientras una extraña ventisca primaveral soplaba a su alrededor. Los cronistas contemporáneos estimaron que para cuando la matanza había disminuido, 27.000 ingleses habían sido asesinados a tiros y # 8212 aproximadamente el 1 por ciento de la población de todo el país en ese momento. [1] En los últimos años, algunos historiadores han revisado el recuento de cadáveres a menos de 10.000, pero otros aún mantienen el número de muertos original. [2]

No hay ambigüedad sobre cuántos Los soldados franceses perecieron en Rossignol, cerca de las Ardenas, el 22 de agosto de 1914. En un intento desesperado por detener el avance alemán en Francia durante lo que ahora se conoce como la Batalla de las Fronteras, más de 27.000 soldados de la Tercera República fueron derribados por la El ejército de Kaiser en un día. Sigue siendo la 24 horas más sangrienta de la historia de Francia.

El 18 de junio de 1815 fue otro día oscuro para Francia. Ahí es cuando Napoleón Grande Armée fue ensangrentado en Waterloo tras el desafortunado regreso al poder del emperador exiliado. Hasta un tercio de los hombres de Bonaparte (25.000 en total) resultaron víctimas en el enfrentamiento de diez horas y media, aunque no está claro exactamente cuántos murieron en realidad. Las pérdidas británicas se estiman en unos 15.000 muertos y heridos, mientras que los prusianos sufrieron 7.000 bajas. En total, hasta 30.000 yacían muertos antes del anochecer. Mientras observaba la devastación, el victorioso duque de Wellington resumió el día: "Nada, excepto una batalla perdida, puede ser la mitad de melancólico que una batalla ganada". Se ha dicho que los muertos eran tan abundantes que los carroñeros locales hicieron fortunas vendiendo dientes extraídos de la boca de los cadáveres que cubrían el campo. Los dentistas compraron los trofeos sombríos por miles y supuestamente los usaron en la fabricación de dientes postizos en los años venideros. De hecho, durante una generación después de la épica matanza, las dentaduras postizas en toda Europa occidental se conocieron como "dientes de Waterloo".

Recién salido de una costosa victoria en las Termópilas en 480 a. C., el emperador persa Jerjes I estaba a solo unos días de otra paliza épica. In a bid to subdue the whole of Greece, the conquering monarch planned to use 900 galleys to sail his army around Attica and land on the Isthmus of Corinth, thus driving a wedge between the Hellenic city-states. Hoping to strike a crippling blow against the invaders, the statesman general Themistocles gathered a flotilla of boats and waited for the unwieldy Persian fleet to sail into a cramped two-mile-wide channel between the island of Salamis and the mainland. When the moment was right, the Athenian general struck with a vengeance. Despite being outnumbered more than three-to-one, the Greek ships rowed into the midst of the Persians using their rams to smash the hulls of the enemy craft. Heavily armed hoplites leapt onto the crippled boats putting to the sword all that they could. Xerxes’ own brother, the admiral Ariabignes, was among the first to fall. As the slaughter continued, panic gripped the Persian fleet. Xerxes’ ships veered away from the Greeks and collided with one another. Some vessels ran aground others capsized sending their 150-man crews toppling into the choppy waters. According to the ancient historian Herodotus, many of the Persians couldn’t swim while others, weighed down by their armour, sank straight to the bottom. Within minutes, up to 300 Persian vessels were swamped and as many as 40,000 of the invaders had drowned. Xerxes himself watched horrified from shore as the entire debacle unfolded.

The Roman Republic suffered an even more humiliating defeat than the Persians – and this one only a few days’ march from the Eternal City itself. On Aug. 2, 216 BCE, a 50,000-man army under the Carthaginian generalissimo Hannibal surrounded and butchered a force of nearly 90,000 Italian soldiers led by Gaius Terentius Varro at Cannae. Despite outnumbering the invaders by a wide margin, the heavily armoured Roman spearmen were no match for the faster-moving Carthaginian infantry. Hannibal’s army quickly outflanked and enveloped the Romans and within hours had hacked them to pieces. According to contemporary estimates, more than 50,000 Romans were slain in the melee — roughly 20 per cent of Rome’s military-aged male population. [3] Following the slaughter, Hannibal collected the rings from the dead and sent them home where they were dramatically heaped upon the steps of the Punic assembly. With the Carthaginians poised to sack Rome itself, hysteria and despair gripped the population. In a desperate bid to stave off defeat, panic-stricken Roman citizens even resorted to human sacrifice in order to curry the favour of the gods. The senate quickly cobbled together a replacement army and sent it into the field to halt the enemy advance. Hannibal dispatched emissaries to negotiate a truce, but the Republic remained defiant. In fact, city authorities even outlawed even the use of the word “peace” for a time. [4] Local resistance soon stiffened and Hannibal abandoned the campaign and returned his weary army to North Africa.

The deadliest one-day battle in all of history was fought on Russian soil at Borodino in the late summer of 1812. Just three months earlier, Napoleon had invaded Tsar Alexander I’s empire with what was heralded at the time as the largest army ever assembled: 680,000 men. All summer, the French ruler had marched his sprawling legion across the dusty plains of Russia straight towards Moscow. But as the campaign progressed, a series of battles coupled with a typhus epidemic halved Bonaparte’s army. By September, nearly 150,000 Russian soldiers gathered to block the French at Borodino — about 120 km (80 miles) due west of the country’s historic capital. The fight kicked off shortly after dawn on Sept. 7 and kept raging all day. By sunset, the Russian army was in tatters — as many as 45,000 of the Tsar’s troops were either wounded or dead. French casualties were slightly lower, but still shocking: 35,000 killed and injured, including 49 generals. Bloodied but triumphant, Napoleon pushed on to Moscow. Within a week, his standard was waving over St. Basil’s Cathedral. Unfortunately for the conquerors, saboteurs set fire to the city. With his army in control of a smouldering ruin, winter coming on and fresh Russian reinforcements massing to the south, Napoleon impulsively ordered his army to give up their prize and march for home. Sub-zero temperatures and marauding Cossacks soon made their two-month retreat a living hell. Out of the original invasion army, fewer than 100,000 French and allied troops made it out of Russia alive.


The Battle of the Somme 1 July – 18 November 1916

The Battle of the Somme (1 July – 18 November 1916) was a joint operation between the British and French intended to deliver a decisive victory over the Germans on the Western Front. For many in Britain, the resulting battle remains the most painful and infamous episode of the First World War.

No man’s land viewed from the Worcester’s trenches at Ovillers 10 – 17 July 1916

In December 1915, Allied commanders had agreed to launch a joint attack on the Somme, in the summer of 1916. Intense German pressure on the French at Verdun throughout 1916 made action on the Somme increasingly urgent and meant the British would take on the main role in the offensive.
The German defences had been carefully prepared over many months. Despite a seven-day bombardment prior to the attack on 1 July, the British did not achieve the quick breakthrough that had been anticipated and the Somme became a deadlocked battle of attrition.
Over the next 141 days, the British advanced a maximum of seven miles. More than one million men from all sides were killed, wounded or captured. British casualties on the first day – numbering over 57,000, of which 19,240 were killed – making it the bloodiest day in British military history.
The Allied offensive on the Somme was a strategic necessity fought to meet the needs of an international alliance. British commanders learned difficult but important lessons on the Somme that would contribute to eventual Allied victory in 1918.

10th Battalion Worcestershire Regiment clearing a German trench in November 1916

The Worcestershire Regiment on the Somme 1 July – 18 November 1916

Between July and November 1916, eight Battalions of The Worcestershire Regiment saw heavy fighting on the Somme. Six of them were in action on the fateful 1st July 1916 these were: 1st 3rd 4th 1/7th 1/8th and 10th. They were later joined by the 2nd and the 14th Battalions.
Regimental casualties on 1st July 1916 were recorded as 102. A further 613 were killed in action during the period July to November, with other casualties recorded as an additional 3090 wounded and 519 men missing.
The Regiment was subsequently awarded the following battle honours:
The Somme (1st July – 18th Nov) Pozières (23rd July – 3rd Sept) Albert (1st July – 13th July) Le Transloy (1st Oct – 18th Oct) Bazentin (14th July – 17th July) Ancre Heights (1st Oct – 11th Nov) Delville Wood (15th July – 3rd Sept) Ancre (13th Nov – 18th Nov)

Capt. Eugene Paul Bennett VC

During the five months of fighting on the Somme, the Regiment was accorded a total of 50 Honours and Gallantry awards. These included: two Victoria Crosses awarded to Lt. E.P. Bennett of 2nd Battalion for his actions at Transloy Ridge on 5th November 1916, and Pte T.G. Turrall of 10th Battalion for his actions at La Boisselle on 3rd July 1916 7 Distinguished Service Orders 17 Military Crosses 20 Distinguished Conduct Medals and 4 Military Medals.
Capt. Eugene Paul Bennett VC
Private Thomas Turrall wining his VC at La Boisselle
“The Worcesters at High Wood”: a watercolour by Lt. Col. G.S. Hutchinson

Private Thomas Turrell wining his VC at La Boiselle


1 July 1916: The Bloodiest Day in British Military History - History

1916 : The Blood Letting

January 1916 - President Woodrow Wilson begins an effort to organize a peace conference in Europe.

February 18, 1916 - In West Africa, the German colony of Cameroon falls to the French and British following 17 months of fighting. This leaves only one German colony remaining in Africa, known as German East Africa. There, 10,000 troops skillfully commanded by General Paul von Lettow-Vorbeck prove to be an elusive but deadly target, as they are pursued by a British-led force ten times larger.

Battle of Verdun
February 21-December 18, 1916

February 21, 1916 - On the Western Front, the German 5th Army attacks the French 2nd Army north of the historic city of Verdun, following a nine-hour artillery bombardment. The Germans under Chief of the General Staff, Erich Falkenhayn, seek to "bleed" the French Army to death by targeting the cherished city. At first, the Germans make rapid gains along the east bank of the Meuse River, overrunning bombed out French trenches, and capture lightly defended Fort Douaumont four days later without firing a shot. However, the German offensive soon stalls as the French rush in massive reinforcements and strengthen their defenses, under the new command of Henri Petain, who is determined to save Verdun. An early spring thaw also turns the entire battlefield into mud, hampering offensive maneuvers.

March 6, 1916 - Germans renew their Verdun offensive, this time attacking along the west bank of the Meuse River, targeting two strategic hills northwest of Verdun that form the main French position. However, by the end of March, the heavily defended hills are only partially in German hands.

March 18, 1916 - On the Eastern Front, the Russians oblige a French request to wage an offensive to divert German resources from Verdun. Although the Russians greatly outnumber the Germans in the northern sector of the Eastern Front, their poorly coordinated offensive around Vilna and at Lake Naroch is swiftly defeated by the Germans with 70,000 Russian casualties.

April 9, 1916 - The Germans attack again at Verdun, now along a 20-mile-wide front on both the east and west banks of the Meuse River. Once again the attack only yields partial gains in the face of stiff French resistance.

April 18, 1916 - President Woodrow Wilson threatens to sever diplomatic ties between the United States and Germany following the sinking of the passenger ferry Sussex by a U-Boat in the English Channel. The attack marked the beginning of a new U-Boat campaign around the British Isles. But in response to Wilson, the Germans call off the U-Boats.

April 29, 1916 - In the Middle East, the five-month siege at Kut-al-Amara in Mesopotamia ends as 13,000 British and Indian soldiers, now on the verge of starvation, surrender to the Turks. The largest-ever surrender by the British Army comes after four failed attempts by British relief troops to break through to the surrounded garrison.

May 3, 1916 - At Verdun, the Germans begin another attack on the west bank of the Meuse. This time they gain the advantage and within three days capture the two French hills they had been striving for since early March, thus achieving a solid position northwest of Verdun.

May 15, 1916 - Austrian troops attack Italian mountain positions in the Trentino. The Italians withdraw southward, forcing the Austrians to stretch their supply lines over the difficult terrain. The arrival of Italian reinforcements and a successful counter-attack then halts the Austrian offensive completely.

May 25, 1916 - The era of the all-volunteer British Army ends as universal conscription takes effect requiring all eligible British men between the ages of 19 and 40 to report , excluding men working in agriculture, mining or the railroads.

Battle of Jutland

May 31, 1916 - The main German and British naval fleets clash in the Battle of Jutland in the North Sea, as both sides try, but fail, to score a decisive victory. Forward battle cruisers from the British Grand Fleet are initially lured southward toward the German High Seas Fleet, but then turn completely around, luring the entire German fleet northward. As they get near, the British blast away at the German forward ships. The Germans return fire and the two fleets fire furiously at each other. However, the Germans, aware they are outgunned by the larger British fleet, disengage by abruptly turning away. In the dead of the night the Germans withdraw entirely. The British do not risk a pursuit and instead head home. Both sides claim victory. Although the Germans sink 14 of the 151 British ships while losing 11 of 99 ships, the British Navy retains its dominance of the North Sea and the naval blockade of Germany will remain intact for the war's duration.

June 1, 1916 - Germans at Verdun try to continue their offensive success along the Meuse River and now attack the French on the east bank, targeting Fort Vaux and the fortification at Thiaumont. Eight days later, both objectives are taken as the French suffer heavy casualties. The Germans now push onward toward a ridge that overlooks Verdun and edge toward the Meuse bridges. The entire nation of France now rallies behind their troops in the defense of Verdun as French generals vow it will not be taken.

June 4, 1916 - Four Russian armies on the Eastern Front, under their innovative new commander, General Alexei Brusilov, begin a general offensive in the southwest along a 300-mile front. Brusilov avoids the style of predictable narrow frontline attacks used previously, in favor of a sweeping offensive over hundreds of miles that is harder to pin down. Thinly stretched Austro-Hungarian troops defending this portion of the Front are taken by surprise. Realizing their distress, the Germans pull four divisions from Verdun and send them east. By the end of summer, the Germans will send 20 more divisions and merge the surviving Austro-Hungarian troops into the Germany Army.

June 22, 1916 - Germans resume their offensive near Verdun, targeting Fort Souville which overlooks the city and the Meuse bridges. Using poisonous phosgene gas at the start of the attack, they initially take the village of Fleury just two miles north of Verdun, but further advance southward is halted by a strong French counter-attack. Verdun has now become a battle of attrition for both sides with a death toll already approaching 500,000 men.

Battle of the Somme
July 1-November 18, 1916

June 24, 1916 - The Allies begin a week-long artillery bombardment of German defensive positions on the Somme River in northern France, in preparation for a major British-led offensive. Over 1.5 million shells are fired along a 15-mile front to pulverize the intricate German trench system and to blow apart rows of barbed wire protecting the trenches. British Commander Douglas Haig believes this will allow an unhindered infantry advance and a rapid breakthrough of the German Front on the first day of battle.

July 1, 1916 - The British Army suffers the worst single-day death toll in its history as 18,800 soldiers are killed on the first day of the Battle of the Somme. The losses come as 13 attacking divisions encounter German defenses that are still intact despite the seven-day bombardment designed to knock them out. The British also attack in broad daylight, advancing in lines shoulder-to-shoulder only to be systematically mowed down by German machine-gunners. The Somme offensive quickly becomes a battle of attrition as British and French troops make marginal gains against the Germans but repeatedly fail to break through the entire Front as planned.

July 10, 1916 - The Germans attack again at Verdun, using poison gas, and advance toward Fort Souville. Four days later, the French counter-attack and halt the Germans.

July 13, 1916 - The British launch a night attack against German positions along a 3.5-mile portion of the Somme Front. After advancing nearly 1,000 yards, the advance is halted as the Germans regroup their defenses. Two days later, the British once again penetrate the German line and advance to High Wood but are then pushed back.

August 27, 1916 - Romania declares war on the Central Powers and begins an invasion of Austria-Hungary through the Carpathian Mountains. The Romanians face little opposition initially and advance 50 miles into Transylvania.

August 28, 1916 - Kaiser Wilhelm appoints Field Marshal Paul von Hindenburg as Germany's new Chief of the General Staff, replacing Erich Falkenhayn following the disappointment at Verdun and recent setbacks on the Eastern Front.

August 28, 1916 - Italy declares war on Germany, thus expanding the scope of its military activities beyond the Italian-Austrian Front.

August 29, 1916 - Germany's entire economy is placed under the Hindenburg Plan allowing the military to exercise dictatorial-style powers to control the labor force, munitions production, food distribution and most aspects of daily life.

September 1, 1916 - Romania is invaded by the newly formed Danube Army, consisting of Germans, Turks and Bulgarians under the command of German General August von Mackensen. This marks the start of a multi-pronged invasion of Romania in response to its aggression against Austria-Hungary.

September 15, 1916 - The first-ever appearance of tanks on a battlefield occurs as British troops renew the Somme offensive and attack German positions along a five-mile front, advancing 2,000 yards with tank support. The British-developed tanks feature two small side-cannons and four machine-guns, operated by an eight-man crew. As the infantry advances, individual tanks provide support by blasting and rolling over the German barbed wire, piercing the frontline defense, and then roll along the length of the trench, raking the German soldiers with machine-gun fire.

September 20, 1916 - On the Eastern Front, the Brusilov Offensive grinds to a halt. Since its launch in early June, four Russian armies under the command of General Alexei Brusilov had swept eastward up to 60 miles deep along a 300-mile front while capturing 350,000 Austro-Hungarian troops. But by the end of summer, the Germans brought in 24 divisions from the Western Front and placed the surviving Austro-Hungarian troops under German command. The Russian attack withered after the loss of nearly a million men amid insufficient reserves. The humiliating withdrawal from the hard-won areas wrecks Russian troop morale, fueling political and social unrest in Russia.

September 25, 1916 - British and French troops renew their attacks in the Somme, capturing several villages north of the Somme River, including Thiepval, where the British successfully use tanks again. Following these successes, however, heavy rain turns the entire battlefield to mud, preventing effective maneuvers.

October 8, 1916 - The German Air Force (Luftstreikrafte) is founded as various aerial fighting groups are merged.

October 10, 1916 - Romanian troops return home after being pushed out of Hungary by two Austro-German armies. The Austro-German 9th Army then invades Romania and heads toward Bucharest.

October 24, 1916 - At Verdun, the French under General Robert Nivelle, begin an ambitious offensive designed to end the German threat there by targeting Fort Douaumont and other German-occupied sites on the east bank of the Meuse River. The attack is preceded by the heaviest artillery bombardment to-date by the French. Additionally, French infantry use an effective new tactic in which they slowly advance in stages, step-by-step behind encroaching waves of artillery fire. Using this creeping barrage tactic, they seize Fort Douaumont, then take Fort Vaux further east, nine days later.

November 7, 1916 - American voters re-elect President Woodrow Wilson who had campaigned on the slogan, "He kept us out of war."

November 13, 1916 - British troops stage a surprise attack and capture the towns of Beaumont Hamel and Beaucourt at the northern end of the Somme Front.

November 18, 1916 - The Battle of the Somme ends upon the first snowfall as the British and French decide to cease the offensive. By now, the Germans have been pushed back just a few miles along the entire 15-mile front, but the major breakthrough the Allies had planned never occurred. Both sides each suffered over 600,000 casualties during the five-month battle. Among the injured German soldiers is Corporal Adolf Hitler, wounded by shrapnel.

November 20, 1916 - Emperor Franz Joseph of Austria-Hungary dies at age 86. He is succeeded by Archduke Charles who wants to take Austria-Hungary out of the war.

December 6, 1916 - Bucharest, capital of Romania, falls to the Austro-Germans. This effectively ends Romanian resistance to the Austro-German invasion and places the country's entire agricultural and industrial resources, including the Ploesti oil fields, in German hands.

December 7, 1916 - LLoyd George becomes Britain's new Prime Minister. His new War Cabinet immediately begins to organize the country for "total war."

December 12, 1916 - Joseph Joffre resigns under pressure from his position as Commander-in-Chief of the French Army, replaced by General Robert Nivelle.

December 15, 1916 - The last offensive in the Battle of Verdun begins as the French push the Germans out of Louvemont and Bezonvaux on the east bank of the Meuse River. Combined with other ground losses, the German withdrawal ends the immediate threat to Verdun and both sides now focus their efforts on battles elsewhere along the Western Front. Overall, the French and Germans suffered nearly a million casualties combined during the ten month battle in which the Germans failed to capture the city of Verdun.

December 18, 1916 - President Woodrow Wilson caps off a year-long effort to organize a peace conference in Europe by asking the combatants to outline their peace terms.


British in a Destroyed Village


Massive German Supply Line


Battle of Jutland Illustration


Wounded British in a Trench

Copyright © 2009 The History Place™ All Rights Reserved

Condiciones de uso: Solo se permite la reutilización de texto, gráficos, fotos, clips de audio, otros archivos electrónicos o materiales de The History Place en el hogar / escuela privada, no comercial, sin Internet.


Ver el vídeo: Battle of Gaza Ottoman Empire WW I (Agosto 2022).