Podcasts de historia

Monumentos de Sesostris

Monumentos de Sesostris

En Herodoto, Libro II, hay el siguiente pasaje:

Los pilares que Sesostris de Egipto erigió en los distintos países ya no se ven en su mayor parte; pero en Siria Palestina yo mismo vi que existían con la inscripción sobre ellos que he mencionado y el emblema. Además, en Jonia hay dos figuras de este hombre talladas en rocas, una en el camino por el que uno va de la tierra de Éfeso a Focaia, y la otra en el camino de Sardis a Esmirna. En cada lugar hay una figura de un hombre tallado en la roca, de cuatro codos y un palmo de altura, sosteniendo en su mano derecha una lanza y en su izquierda un arco y flechas, y el resto del equipo que tiene es similar a esto, porque es egipcio y etíope: y de un hombro al otro a través del pecho hay una inscripción tallada en caracteres egipcios sagrados, que dice así: "Esta tierra con mis hombros la gané para mí". Pero quién es y de dónde, no lo declara en estos lugares, aunque en otros lugares lo ha declarado. Algunos de los que han visto estos grabados conjeturan que la figura es la de Memnon, pero aquí están muy lejos de la verdad.

¿Hay alguna indicación de cuáles podrían ser estos monumentos o si todavía existen en los lugares que describe Herodoto?


Con la ayuda de la respuesta del usuario 4419802, he encontrado imágenes de al menos dos de estos monumentos. El primero (en Palestina) está en Nahr el-Kalb al norte de Beirut:

El otro, conocido como el relieve Karabel, es del rey vasallo hitita Tarkasnawa de Mira:


H. Shliemann en "Ilios, la ciudad y el país de los troyanos", NY 1881, p. 700 escribió:

Además, no había hecho entonces el importante descubrimiento del origen hitita de las esculturas e inscripciones fotografiadas o copiadas por Perrot y otros en Eyuk y Boghaz Kioi (la antigua Pteria) en Halys, en Ghiaur-Kalessi cerca de las aldeas de Hoiadja y Kara-omerlu, 9 horas al suroeste de Angora (Ancyra), en un lugar que domina la antigua carretera de Gordium de Ancyra a Pessinus, y sobre todo en Kara-bel en Lydia, en el cruce de las dos carreteras de Éfeso a Phokaea y de Esmirna a Sardes, donde en 1879 tuve la satisfacción de encontrar una inscripción hitita que acompaña a una de las dos figuras que Herodoto (ii. 106) supone que eran retratos del Sesostris egipcio.

Los comentarios modernos a Herodoto también afirman que Herodoto, II, 106 en realidad mencionó inscripciones hititas en Sipylus y Kara-bel.


Sesostris I

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Sesostris I, (floreció en el siglo XX a. C.), rey del antiguo Egipto (reinó de 1908 a 1875 a. C.) que sucedió a su padre después de una corregencia de 10 años y llevó a Egipto a la cima de la prosperidad.

Sesostris se convirtió en corregente en 1918 a. C. con su anciano padre, Amenemhet I, que había fundado la XII dinastía (1938–C. 1756 a. C.). Mientras su padre completaba sus reformas internas, Sesostris emprendió la conquista de Nubia, al sur de Egipto, y en el año 30 del reinado de su padre dirigió una expedición contra los libios en el Desierto Occidental.

De acuerdo a La historia de Sinuhe, los escritos biográficos de un funcionario judicial, Sesostris se enteró del asesinato de su padre mientras estaba en campaña en Libia. Dejando el ejército, se apresuró a la capital para apoderarse de su herencia. Hizo una consolidación política difundiendo el testamento de su padre, Las instrucciones de Amenemhet, un documento que enfatizaba las buenas acciones de su padre y la bajeza de los conspiradores y reafirmaba el derecho de Sesostris al trono.

Una vez asegurado en el poder, Sesostris continuó la conquista de Nubia. Estableciendo una base de operaciones en Elefantina (frente a la moderna Aswān), en el año 18 de su reinado, subyugó por completo a Nubia y estableció fuertes con guarniciones en puntos estratégicos. El gobernador de Elefantina, designado por el propio rey, se hizo responsable del nuevo territorio. Después de la guerra comenzó la explotación de los recursos de Nubia. En varios sitios se extrajeron oro, cobre, amatistas y diorita, y las inscripciones de los líderes de las expediciones y los inspectores atestiguan mucha actividad.

Dentro de Egipto, Sesostris trabajó las canteras de granito en Aswān y las minas de oro y las canteras en Wadi Hammāmāt, al este de Coptos (moderno Qifṭ) en el Alto Egipto, mientras perseguía un programa de construcción activo. En el año tres de su reinado, reconstruyó un santuario importante en Heliópolis, cerca de El Cairo. En Tebas, construyó en el complejo del templo de Karnak, donde el culto y el templo de Amón comenzaron a florecer. Sesostris también puso bajo su jurisdicción varios de los oasis occidentales, como lo demuestran mensajeros y oficiales de policía que viajaron allí.

Sesostris mantuvo relaciones pacíficas con Palestina y Siria. Como se muestra La historia de Sinuhe, el rey no profesaba el deseo de adquirir territorio en Asia, aunque sus emisarios atravesaron sus tierras y buscaron ejercer presiones diplomáticas. En realidad, parece haber realizado campañas allí.

Sesostris construyó su pirámide y su templo funerario cerca de la de su padre, en Al-Lisht, cerca de la capital, al norte de Fayyūm. En su arquitectura, el rey fomentó un renacimiento del Antiguo Reino (C. 2575–C. 2130 a. C.) tradiciones, imitando el complejo piramidal de Pepi II, una sexta dinastía (C. 2325–C. 2150 a. C.) rey. Aproximadamente en el año 42 de su reinado, Sesostris asoció a su hijo Amenemhet como corregente y le pasó algunos de los deberes más arduos. Dos años más tarde murió el rey, tras un reinado largo y próspero.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Laura Etheredge, editora asociada.


Senusret I Kheperkare

Senusret I Kheperkare (también conocido como Sesostris I y Senwosret I) fue el segundo faraón de la Duodécima Dinastía (Reino Medio) del Antiguo Egipto. El Canon de Turín confirma que gobernó Egipto durante cuarenta y cinco años.

Era hijo de Amenemhat I y su esposa era Nefertitanen, y generalmente se considera que Amenemhat I nombró a Senusret su corregente (posiblemente alrededor del vigésimo año de su reinado). Sin embargo, Obsomer ha cuestionado si de hecho existía alguna corregencia.

Es notable que el texto de & # 8220las Instrucciones del Rey Amenemhat para su hijo Senusret & # 8221 sugiere que la sucesión no había sido legitimada antes de que Amenemhat fuera asesinado. Este texto probablemente fue compuesto por Khety por orden de Senusret para confirmar su posición y elogiar a su padre. Hornung sugiere que pudo haber sido el discurso inaugural de Senusret y Callendar señala que habría servido como una excusa útil para permitirle tomar medidas punitivas contra sus oponentes.

En este texto, el fantasma de Amenemhat afirma

& # 8220El derramamiento de sangre ocurrió mientras estaba sin ti, antes de que los cortesanos supieran que te entregaría antes de sentarme contigo para aconsejarte. Porque no me había preparado para ello, no lo había esperado, no había previsto el fracaso de los sirvientes. & # 8221

El asesinato de Amenemhat también se menciona en La historia de Sinuhe, que confirma que Senusret estaba en una expedición para luchar contra los libios cuando su padre fue asesinado y tuvo que regresar a casa apresuradamente sin siquiera notificar a su ejército que se iba. Algunos han tomado esto como evidencia de que necesitaba regresar para asegurar su acceso antes de que los conspiradores colocaran a otro en el trono (lo que hubiera sido más difícil de hacer si Senusret ya era corregente, pero no imposible).

Una vez que Senusret ocupó su lugar como único gobernante de Egipto, continuó el trabajo de su padre al expandir las fronteras de Egipto hacia el sur. Colocó una guarnición en el fuerte de Buhen y estableció una estela de la victoria cerca. Sus generales avanzaron hasta la segunda catarata, estampando la autoridad de Egipto en Nubia. Este control fue mantenido por al menos trece fuertes y numerosas tropas. Fue adorado en Nubia como un ser divino durante algún tiempo después de su reinado. Senusret también envió expediciones al desierto occidental y a Asia para asegurar las fronteras occidental y oriental de Egipto.

Senusret construyó un quiosco de alabastro para la estatua de culto de Amón en Karnak, conocida como la Capilla Blanca. A pesar de su diminuto tamaño, se distingue por el arte de su decoración. Rehabilitó el templo de Ra en Heliópolis estableciendo dos enormes obeliscos de granito (uno de los cuales aún se mantiene en pie) para la celebración de su festival Sed. Reconstruyó el templo de Osiris Khentiamentiu en Abydos y la celebración de su resurrección alcanzó nuevas alturas, ya que sus funcionarios colocaron numerosas estelas a lo largo de la ruta de la procesión anual.

Su programa de construcción y remodelación de templos abarcó cada uno de los principales lugares de culto de las principales deidades de Egipto. Esto aseguró que la gente viera a Senusret como un gobernante piadoso cuya voluntad era una con los dioses, pero también le permitió reducir el poder de los nomarcas locales en sus provincias al reafirmar su papel como la conexión entre la gente de Egipto y sus dioses. También le permitió dejar un registro permanente de su gobierno que esperaba que se mantuviera por la eternidad. En un texto de construcción, el rey comentó

& # 8220Mi excelencia será recordada & # 8230el santuario es mi nombre, el lago es mi memorial & # 8230Un rey que es evocado por sus obras no está condenado. El que planea para sí mismo no conoce el olvido porque su nombre todavía se pronuncia por él & # 8221.

Su reinado se caracterizó generalmente por una gran riqueza y prosperidad. Senusret envió numerosas expediciones a Wadi Hammamat, Sinai, Hatnub y Wadi el-Hudi y estableció vínculos comerciales con ciudades sirias para garantizar que Egipto tuviera acceso a una amplia gama de materias primas, gemas y lujos.

Los logros artísticos de su reinado están ejemplificados por las exquisitas joyas recuperadas de las tumbas de las damas reales en Dahshur y Lahun. Sin embargo, incluso durante un tiempo de paz y abundancia, hay referencias a la hambruna y las penurias de fuentes como los & # 8220Heqanakht papyri & # 8221 y en las inscripciones de las tumbas de Beni Hassan.

Su esposa principal era Neferu y su hijo Amenemhat sirvió como su corregente hacia el final de su reinado. Amenemhat pasó a gobernar como Amenemhat II Nubkare.

Senusret fue enterrado en su pirámide en Lisht cerca de la de su padre. Se cree que nueve pirámides satélites dentro de su complejo contenían los entierros de sus parientes femeninas, incluida su esposa Neferu y sus hijas Itekuyet, Nefru-Sobek, Nefreu-Ptah y Nenseddjedet. Las identidades de los otros propietarios de tumbas no están claras.


Los Coregents: Sesostris I y Amenemhet II

Sesostris I construyó fuertes para cobrar impuestos a los viajeros nubios. (Imagen: Anton_Ivanov / Shutterstock)

Sesostris I, el hijo de Amenemhet I, también se llamaba Senusret. Hay muchas formas de transliterar el nombre. El nombre de Sesostris, sin embargo, tiene una terminación griega. Sesostris yo era como su padre. Quizás los 10 años de corregencia realmente ayudaron a perfeccionar sus habilidades.

Por cierto, esa debe haber sido una situación interesante en Egipto: dos reyes al mismo tiempo. Además, el faraón era el dios Horus en la Tierra, por lo que la gente debe haberse preguntado si podría haber dos Horus en la Tierra.

Sesostris y fuertes n. ° 8217 en Nubia

Sesostris I, el hijo de Amenemhet I, también se llamaba Senusret. (Imagen: W. M. Flinders Petrie (1853-1942) / Dominio público)

Sesostris construyó fuertes en Nubia. Ahora, Nubia es el equivalente al Sudán actual. No tenían fronteras firmes. La frontera de Egipto terminaba en el sur en un lugar que hoy se llama Asuán. Es una frontera natural con grandes cantos rodados o cataratas en el agua, en el Nilo. Y ahí fue donde terminó el suelo egipcio y comenzó Nubia. Pero Nubia no era como la llamaban los antiguos egipcios. Lo llamaron Kush. Esa es la Kush bíblica, la Kush de la Biblia.

Construyó fuertes en Nubia porque quería controlar el oro y el comercio. Construyó fuertes bastante al sur en un lugar que hoy se llama Wadi Alleqi. También construyó dos fuertes más, uno a cada lado del Nilo. Estos fuertes fueron impresionantes. Eran grandes. Las paredes tenían 30 pies de altura. Tenían unos 15 pies de grosor. Estaban hechos de ladrillos de barro, pero si intentaras entrar en ese fuerte, no sería fácil.

Esta es una transcripción de la serie de videos Historia del Antiguo Egipto. Míralo ahora, en The Great Courses Plus.

La técnica de construcción de los fuertes

Lo que hizo Sesostris fue poner vigas de madera, cedros del Líbano, en las paredes de ladrillo del interior, algunas en horizontal, otras en ángulo recto. Entonces, si alguien comenzara a excavar, golpearían un rayo bastante rápido y no sabrían en qué dirección corrían todos los rayos porque corrían de diferentes maneras. Así que este era un lugar realmente fortificado.

No solo las paredes eran impresionantes, sino también la forma en que estaba distribuida. Si alguien venía de Nubia por la ruta terrestre, la carretera pasaba por el centro del fuerte. No pudieron evitarlo. No pudieron entrar al agua debido a las cataratas del Nilo. Tendrían que ir marchando a través de un fuerte egipcio, que estaba bien dotado.

De hecho, lo que pasó en este fuerte fue la recaudación de impuestos. Si eras nubio, digamos, viniendo a hacer un comercio y tienes pieles de leopardo, tienes marfil, sea lo que sea, ellos tomarán su porcentaje en ese mismo momento antes de que te permitan continuar. Así que este fue un buen movimiento militar y un gran movimiento económico. Realmente lo hicieron bien con estos fuertes.

La pirámide de Sesostris I

Sesostris I también construyó una pirámide para él. También erigió dos obeliscos en Heliópolis. Heliópolis es griego para & # 8216Sun City. & # 8217 Era un lugar de adoración al sol, y esto en la Biblia y se llama & # 8216On & # 8217. Es el & # 8216On & # 8217 bíblico. Uno de los obeliscos todavía está en pie y todavía se puede ver en Egipto.

Sesostris Construí dos obeliscos en Heliópolis. (Imagen: Héliopolis200501.JPG: usuario: Neithsabestrabajo derivado: JMCC1 / Dominio público)

También construyó una bonita capilla en Karnak hecha de alabastro. Esta fue una de las obras de arte realmente buenas. Es hermoso, muy refinado. Los jeroglíficos son simplemente elegantes.

Y lo que esto demuestra es que estaban controlando todo el país porque, antes que nada, el obelisco es de granito. Viene de Asuán. Entonces estaban controlando Asuán. El alabastro proviene de más al norte porque las canteras de alabastro no estaban en Asuán. Aquellos estaban más al norte. Si miras los monumentos de estas personas, estaban usando todo tipo de piedras. Eso significa que realmente estaban controlando todo Egipto.

Ahora bien, tenga en cuenta que durante esta época, Sesostris escribí el documento llamado Consejo de Amenemhet I a su hijo. Usaba la prensa como lo hacía su padre. E hizo otra cosa que hizo su padre. Tomó a su hijo como corregente, nuevamente, estableciendo el orden. Vio que mataban a su padre, y probablemente la única razón por la que se convirtió en faraón fue porque se estableció que él era el corregente. Así que tomó a su hijo como corregente, y el siguiente faraón fue Amenemhet II, llamado así por Amenemhet I.

Amenemhet II

Amenemhet II fue otro fantástico faraón. Envió una expedición a Punt. Se cree que Punt es la Eritrea moderna, que está al lado de Etiopía. Algunas personas piensan que es Somalia, pero es más probable que sea Eritrea. Fue un gran problema enviar una expedición allí. Tenían que ir al Mar Rojo para llegar allí, y los egipcios no eran grandes marineros, por lo que no les encantaba.

Lo que hicieron, cuando bajaron por el Mar Rojo, fue abrazar la costa. Todas las noches fondearían. No eran grandes navegantes, pero envió una expedición a Punt.

Amenemhet II y el comercio exterior

También controlaba todo Egipto, y lo más importante era el comercio exterior como el gran Sneferu. En todo el Medio Oriente, se pueden ver objetos con el nombre de Amenemhet II. En el Líbano, las excavaciones han encontrado vasijas con su nombre y, en sus templos, las excavaciones en Egipto han encontrado cosas etiquetadas de todo el Levante.

Eso significa que estaban comerciando con estas personas. Era un momento internacional. Estas personas tenían confianza. No estaban preocupados por sus fronteras. Iban a todas partes.

Amenemhet II & # 8217s Pirámide

Amenemhet II también construyó una pirámide. También continuó la práctica de la corregencia como sus antepasados ​​antes que él. Lo mantenían así porque si mantenían la corregencia, tendrían un sucesor establecido.

Preguntas frecuentes sobre los corregentes: Sesostris I y Amenemhet II

Amenemhet I, fundador de la Dinastía XII, murió en 1962 a. C.

Senusret o Sesostris fue enterrado en la Pirámide de Senusret I, que está cerca de la Pirámide de Amenemhet I, su padre.

Senusret I construyó numerosos santuarios, templos y fortalezas en todo Egipto y Nubia.


8 baños de orina Pheros & rsquos

El hijo de Sesostris & rsquos, Pheros, era ciego. Lo más probable es que fuera una enfermedad que había heredado de su padre, pero la historia oficial egipcia decía que había sido maldecido. El Nilo se estaba inundando, según cuenta la historia, y Pheros se hartó de él por negarse a cooperar. Así que arrojó una lanza al río, pensando que probablemente así era como se hacía descender el agua y, por su insolencia, los dioses lo dejaron ciego.

Diez años después, un oráculo le dijo a Pheros que podía recuperar la vista. Todo lo que tenía que hacer, le dijo, era lavarse los ojos con la orina de una mujer que nunca se había acostado con nadie más que con su marido.

Pheros intentó usar a su esposa y rsquos, pero no funcionó. Todavía estaba ciego y su esposa ahora tenía que dar algunas explicaciones. Primero, sin embargo, Pheros reunió a todas las mujeres de la ciudad, las hizo orinar en una olla y se la vertió en los ojos.

Funcionó. Después de pasar por docenas de mujeres, Pheros encontró una que no estaba engañando a su marido y recuperó la vista. Se casó con ella en el acto y mdashand quemó a su vieja esposa hasta la muerte.

O, al menos, así dice la leyenda. Por supuesto, es poco probable que Pheros realmente recuperara la vista a través de la orina mágica. Tal vez solo necesitaba una buena historia para explicar un extraño hábito.


¿Por qué están rotas las narices de tantas estatuas egipcias antiguas?

Los antiguos egipcios eran campeones artísticos, tallando innumerables estatuas que mostraban a los faraones, figuras religiosas y ciudadanos ricos de la sociedad. Pero aunque estas estatuas representaban a diferentes personas o seres, muchas de ellas comparten algo en común: narices rotas.

Esta epidemia de nariz rota es tan generalizada que hace que uno se pregunte si estos olfateadores reventados fueron el resultado de accidentes fortuitos o si algo más siniestro estaba en marcha.

Resulta que la respuesta es, en la mayoría de los casos, lo último.

Estas estatuas tienen la nariz rota porque muchos antiguos egipcios creían que las estatuas tenían fuerza vital. Y si un poder opuesto se encontraba con una estatua que quería inutilizar, la mejor manera de hacerlo era romper la nariz de la estatua, dijo Adela Oppenheim, curadora del Departamento de Arte Egipcio del Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York. . [¿Cómo se construyeron las pirámides de Egipto?]

Por supuesto, los antiguos egipcios en realidad no pensaban que las estatuas, incluso con su fuerza vital, pudieran levantarse y moverse, dado que estaban hechas de piedra, metal o madera. Los egipcios tampoco pensaron que las estatuas respiraran literalmente. "Sabían que no estaban inhalando aire y mdash podían ver eso", dijo Oppenheim a WordsSideKick.com. "Por otro lado, las estatuas tienen una fuerza vital, y la fuerza vital viene por la nariz, así es como se respira".

Era común realizar ceremonias en las estatuas, incluido el "ritual de apertura de la boca", en el que la estatua se ungía con aceites y se sostenían diferentes objetos que se creía que la animaban, dijo Oppenheim.

"Este ritual le dio a la estatua una especie de vida y poder", dijo Oppenheim.

La creencia de que las estatuas tenían una fuerza vital estaba tan extendida que incitó a los antagonistas a extinguir esa fuerza cuando surgió la necesidad. Por ejemplo, las personas que desarman, reutilizan, roban o profanan templos, tumbas y otros lugares sagrados probablemente habrían creído que las estatuas tenían fuerzas vitales que de alguna manera podrían dañar a los intrusos. La gente incluso creería esto sobre los jeroglíficos u otras imágenes de animales o personas.

"Básicamente tienes que matarlo", y una forma de hacerlo era cortar la nariz de la estatua o imagen, para que no pudiera respirar, dijo Oppenheim.

Sin embargo, a veces los adversarios no se detenían solo en la nariz. Algunos también aplastaron o dañaron la cara, los brazos y las piernas para desactivar la fuerza vital, dijo Oppenheim.

Es probable que haya algunos casos en los que las estatuas se vuelquen naturalmente y, como resultado, se rompa una nariz que sobresale. La erosión de los elementos, como el viento y la lluvia, también probablemente desgastó las narices de algunas estatuas. Pero generalmente se puede saber si una nariz fue destruida intencionalmente al mirar las marcas de corte en la estatua, dijo Oppenheim.

Para las personas que buscan aprender más, hay una exhibición en la Fundación de Artes Pulitzer en St. Louis que explora cómo tanto los faraones como los primeros cristianos destrozaron las estatuas egipcias para poder "matar" cualquier fuerza vital dentro de las representaciones. La exhibición, organizada en colaboración con el Museo de Brooklyn, estará abierta hasta el 11 de agosto de 2019.


Sesostris

Una bibliografía preliminar muy selectiva, preparada para mi seminario de posgrado sobre historias persas y egipcias en el & quotHistoriēs Apodexis & quot de Herodoto. La bibliografía es apenas exhaustiva y no aspira a cubrir todo el (y vasto) campo de los logoi persas y egipcios de Herodoto. Incluye obras generales de referencia sobre Herodoto y Oriente, y varios estudios especializados sobre las secciones persa y egipcia del & quotHistoriē & quot.

Además, se dan listas bibliográficas particulares con respecto a ciertas historias individuales sobre gobernantes y magnates persas o egipcios (estas son las historias en las que se centran las discusiones y presentaciones del seminario). Las narrativas egipcias que reciben un tratamiento tan particular son las siguientes: la saga del faraón Sesostris (Hdt. 2.102-110) los cuentos de Rhampsinitus (2.121-122) el cuento de Pheros (2.111) la historia de Sethos (2.141) las tradiciones sobre El faraón Amasis (2.172-182, 3.1-4, 3.40-43) la leyenda de Helena en Egipto, en la corte de Proteus (2.112-120) y las tradiciones sobre los faraones de las pirámides de Giza (2.124-134).

Las historias persas que se convierten en el centro de atención son las siguientes: la leyenda del nacimiento de Ciro (1.107-122) la historia del rey loco Cambises (3.1-38, 3.61-66) la conspiración de los magos y la ascensión de Darío para el trono (3.61-79, 3.86-88) el debate sobre las constituciones políticas llevado a cabo por los tres nobles persas (3.79-82) la novela de Masistes y su esposa (9.107-113) la historia del doctor Democedes y la reina Atossa ( 3.125, 3.129-137) la conquista de Babilonia por Zopyrus (3.150-160) y el concilio de Jerjes y sueños ominosos antes de la expedición a Grecia (7.8-19). Finalmente, se recogen algunas obras relativas a Herodoto & # 39 logoi sobre Babilonia e India.

El artículo trata de los famosos topos de la historiografía clásica sobre las estelas postuladas por el legendario rey conquistador egipcio Sesostris dondequiera que hiciera la guerra, con el relato inscrito de la guerra si el pueblo sometido en ella era valiente y con los genitales femeninos añadidos a la cuenta si el enemigo mostró cobardía. La evidencia más antigua y al mismo tiempo la más extensa de la fábula es la narración de Herodoto (II. 102). La opinión predominante de que el prototipo de Sesostris era Senwosret III es indudablemente cierta. Se pueden encontrar más razones para conectar el relato de Herodoto con el trasfondo de su reinado en su inscripción nubia del año 16 (Semna Stela BM 1157, ll. 9- 12 = la estela Uronarti Khartoum 3, ll. 6-10), donde cualquier inútil retirada general de los enemigos nubios se describe como Hm (Wb. III. 80.7 en realidad, una obscenidad escrita con el signo jeroglífico GG (SL) N41 que simboliza exactamente los genitales femeninos y probablemente se traduzca como "afeminado", "unvirile", observe la raíz Hm "retirarse" (cf. Wb. III. 79 similar en fonética y escritura y también presente en el mismo pasaje de la inscripción). Hay razones para creer que las inscripciones nubias de Senwosret III alabando su esfuerzo militar se propagaron profusamente durante su reinado, lo que contribuyó a dar forma a su imagen del gran conquistador (no del todo a la realidad, ya que su esfuerzo fue ciertamente mayor que la extensión de sus conquistas). Finalmente, la historiografía egipcia tardía contaminó las reminiscencias de todas las etapas de la expansión egipcia en el segundo milenio antes de Cristo. dentro de la historia de Senwosret III / Sesostris y probablemente adjunto a ella los recuerdos sobre las estelas colocadas en la frontera del Éufrates por Thutmosis I y III. De ahí la inclusión en la historia de Sesostris de sus vastas conquistas en Asia, añadidas con su llegada a Europa (Tracia y Escita), probablemente, como han sugerido los estudiosos del topos, bajo la influencia de la época persa, en para posicionar a Sesostris como un conquistador mucho más exitoso que los aqueménidas.

El nombre falso del artículo en su resumen en inglés en la versión .pdf se debe a la inútil edición en la editorial Nauka (& # 39Science & # 39).


El mito y la teoría del ritual: una antología & # 160 por Robert Alan Segal & # 160

& # 160 & # 160 Osiris: muerte y otra vida de un dios, & # 160 por Bojana Mojsov

& # 160El autor es un egiptólogo muy conocido. Este es un libro excelente con algunas fotografías y muchos dibujos a pluma y tinta, con muchas anotaciones y una lista de todos los dioses egipcios, dos páginas de mapas, un glosario y cronología egipcia, para ayudar con las referencias. La autora no asume que el lector sea un erudito egipcio antiguo: comienza la saga del mito de Osiris a medida que cambia y desarrolla más de 3000 años de historia egipcia documentada de la manera más fácil, utilizando la historia egipcia como telón de fondo.
Osiris era el dios del inframundo, de la muerte, pero también de la resurrección, y era importante porque fue él quien dio la bienvenida a las almas recién muertas pero supervivientes a la vida eterna y a su primera prueba después de la muerte, la prueba del corazón y el corazón. pluma. Osiris había sido un gran dios, uno de los primeros en toda la creación, pero fue asesinado por su pérfido hermano Seth o Set. (cuyo nombre puede ser la raíz de la palabra hebrea que se convirtió en Satanás). Ahora, él gobernaba el mundo de los muertos, no con una imagen negativa en absoluto, sino positiva: era amado y adorado. Su esposa era su hermana, Isis, quien después de su asesinato buscó por todo el mundo hasta que encontró su cuerpo desmembrado y pudo mágicamente armarlo de nuevo, y crear al niño Horus a partir de la carne muerta de Osiris. Osiris fue al más allá para gobernar allí. En su papel de dios a quien uno conoce en la otra vida, su papel era juzgar, guiar y ayudar. Cada persona enfrentaba un tipo de juicio por sus pecados y tenía que recitar una & # 34 confesión negativa & # 34, como: & # 34 no maté & # 34 & # 34 no robé leche de la boca de los bebés & # 34 son dos tal de 40-algunos tal. Luego dijo que le habían dado a los pobres, y así sucesivamente. Finalmente, el corazón del difunto se comparó con una pluma. El corazón, la sede del alma, la mente, el entendimiento y la moralidad no deben fallar en esta prueba y, junto con las declaraciones verbales, determinó si el difunto sería devorado por un monstruo terrible o si tendría la oportunidad de pasar al otra vida inmortal. Si su corazón sobrevivía a esa prueba, Osiris le daría pan y cerveza, una especie de comunión, y le indicaría el camino con su cayado de pastor hacia el siguiente pasaje a la vida eterna. pp48-49. El más allá egipcio no era un lugar etéreo ni angelical, sino como el mundo real y habitual, y todo lo que se podía hacer en el mundo real, se podía hacer en el más allá, una de las razones por las que se prepararon para el más allá como si estuvieran empacando para una mudanza. a una nueva residencia. Un hechizo u oración en un papiro funerario dice: & # 34Un hechizo para salir al día. De ir y venir en los reinos de los muertos. De entrar en el campo de las cañas. Tener poder allí. Arando y cosechando. Comer allí, beber allí, hacer el amor allí. Haciendo todo lo que solía hacerse en la tierra. & # 34
En cuanto al propio Osiris: cada año Osiris moría de nuevo y renacía de nuevo. Se cree que cada año hubo una recreación pública de su muerte (asesinato) y su resurrección: & # 34Por fin llegó la procesión a la tumba de Osiris. En la tumba se pronunciaron lecturas, cánticos y oraciones por la resurrección del dios. Luego, los sacerdotes entraron al sepulcro por la puerta occidental y con reverencia depositaron el cofre de Osiris sobre un lecho de arena en la cámara. Plutarco describió cómo cada año la tierra y el limo de la inundación (del Nilo) se colocaban en un cofre de madera con semillas para simbolizar el cuerpo de Osiris. Después de que el cofre fue enterrado, se lamentó la muerte del dios durante tres días y tres noches. Se hicieron tres imágenes que simbolizan su cuerpo muerto, recordado y resucitado. Poseían un poder mágico y sacramental. el festival vivió durante miles de años, y duró hasta la época romana. & # 34 pp51-53
Los muchos cambios y las formas en que Osiris, dios de los muertos, fue visto, adorado e incorporado a otros dioses que luego se debilitaron y desaparecieron en él, se explican con bastante claridad. Ra y Amun eran dos dioses importantes que se entrelazaron de alguna manera con Osiris durante muchos cientos de años. Aparte de esto, la esencia principal del libro, se dedica bastante tiempo a la influencia que Osiris y el resto de la religión egipcia tuvieron en otras religiones, especialmente en las tocadas o llevadas por los soldados romanos que finalmente conquistar y ocupar Egipto. A través de ellos, muchos cultos egipcios se extendieron a Roma y, por lo tanto, al Imperio Romano en su conjunto.
La adoración de Osiris, Isis y su hijo Horus estaban entre ellos. & # 34 Horus-the-Child, fue concebido en el Equinoccio de Primavera en el momento de la cosecha y nació en el solsticio de invierno. el culto a Osiris abarcaba explícitamente la doctrina del Uno-en-Tres: el Redentor Resucitado, la Santa Madre, el Niño Salvador. & # 34 pp91 Ella también rastrea la influencia del culto a Osiris y otros directamente en el cristianismo y el Islam posteriores. Por ejemplo, hablando del dios Amón, una vez al año se llevaba en procesión la estatua de Amón de Karnak en una barcaza. fue a visitar su harén y luego recorrió los lugares sagrados de Tebas. Hasta el día de hoy en Tebas (Luxor moderno), los juerguistas cargan barcos en sus hombros todos los años para celebrar la fiesta de Abu el Hagag, el santo musulmán. & # 34p61 & # 34 El culto a Isis y Horus-the-Child fue especialmente popular. Cientos de figuras de bronce de Isis amamantando a su bebé encontradas en templos y hogares se convirtieron en modelos para las figuras cristianas de la Virgen y el Niño. De manera constante, la historia de Osiris se había extendido más allá de Egipto y por todo el Mediterráneo. & # 34pp101

Finalmente, después de que el cristianismo había conquistado toda la región, incluido Egipto, en el siglo IV, los templos paganos se cerraron y la gran biblioteca en Alejandría Egipto, que supuestamente había guardado todos los libros en el mundo entonces conocido, fue incendiada hasta los cimientos por monjes, el culto pagano de los dioses antiguos pasó a la clandestinidad. & # 34El culto a Isis, uno de los últimos baluartes del paganismo. as late as the fifth century we here of the existance of pagan temples in Egypt and of an Isis fesitval celebrated by peasants in north Italy. At the beginning of the sixth century the statue of Isis was still carried up the Nile to Sudan to bless the crops. as late as the tenth century (medieval historians wrote)people from local villages still gathered at Philae for the annual feast of Isis. It is from Philae we have the last hierglyphic inscriptions." pp119."


The 12th dynasty (1938–C. 1756 bce )

In a text probably circulated as propaganda during the reign of Amenemhet I (1938–08 bce ), the time preceding his reign is depicted as a period of chaos and despair, from which a saviour called Ameny from the extreme south was to emerge. This presentation may well be stereotyped, but there could have been armed struggle before he seized the throne. Nonetheless, his mortuary complex at Al-Lisht contained monuments on which his name was associated with that of his predecessor. In style, his pyramid and mortuary temple looked back to Pepi II of the end of the Old Kingdom, but the pyramid was built of mud brick with a stone casing consequently, it is now badly ruined.

Amenemhet I moved the capital back to the Memphite area, founding a residence named Itjet-towy, “she who takes possession of the Two Lands,” which was for later times the archetypal royal residence. Itjet-towy was probably situated between Memphis and the pyramids of Amenemhet I and Sesostris I (at modern Al-Lisht), while Memphis remained the centre of population. From later in the dynasty there is the earliest evidence for a royal palace (not a capital) in the eastern delta. The return to the Memphite area was accompanied by a revival of Old Kingdom artistic styles, in a resumption of central traditions that contrasted with the local ones of the 11th dynasty. From the reign of Amenemhet major tombs of the first half of the dynasty, which display considerable local independence, are preserved at several sites, notably Beni Hasan, Meir, and Qau. After the second reign of the dynasty, no more important private tombs were constructed at Thebes, but several kings made benefactions to Theban temples.

In his 20th regnal year, Amenemhet I took his son Sesostris I (or Senwosret, reigned 1908–1875 bce ) as his coregent, presumably in order to ensure a smooth transition to the next reign. This practice was followed in the next two reigns and recurred sporadically in later times. During the following 10 years of joint rule, Sesostris undertook campaigns in Lower Nubia that led to its conquest as far as the central area of the Second Cataract. A series of fortresses were begun in the region, and there was a full occupation, but the local C Group population was not integrated culturally with the conquerors.

Amenemhet I apparently was murdered during Sesostris’s absence on a campaign to Libya, but Sesostris was able to maintain his hold on the throne without major disorder. He consolidated his father’s achievements, but, in one of the earliest preserved inscriptions recounting royal exploits, he spoke of internal unrest. An inscription of the next reign alludes to campaigns to Syria-Palestine in the time of Sesostris whether these were raiding expeditions and parades of strength, in what was then a seminomadic region, or whether a conquest was intended or achieved is not known. It is clear, however, that the traditional view that the Middle Kingdom hardly intervened in the Middle East is incorrect.

In the early 12th dynasty the written language was regularized in its classical form of Middle Egyptian, a rather artificial idiom that was probably always somewhat removed from the vernacular. The first datable corpus of literary texts was composed in Middle Egyptian. Two of these relate directly to political affairs and offer fictional justifications for the rule of Amenemhet I and Sesostris I, respectively. Several that are ascribed to Old Kingdom authors or that describe events of the First Intermediate period but are composed in Middle Egyptian probably also date from around this time. The most significant of these is the Instruction for Merikare, a discourse on kingship and moral responsibility. It is often used as a source for the history of the First Intermediate period but may preserve no more than a memory of its events. Most of these texts continued to be copied in the New Kingdom.

Little is known of the reigns of Amenemhet II (1876–42 bce ) and Sesostris II (1844–37 bce ). These kings built their pyramids in the entrance to Al-Fayyūm while also beginning an intensive exploitation of its agricultural potential that reached a peak in the reign of Amenemhet III (1818–1770 bce ). The king of the 12th dynasty with the most enduring reputation was Sesostris III (1836–18 bce ), who extended Egyptian conquests to Semna, at the south end of the Second Cataract, while also mounting at least one campaign to Palestine. Sesostris III completed an extensive chain of fortresses in the Second Cataract at Semna he was worshiped as a god in the New Kingdom.

Frequent campaigns and military occupation, which lasted another 150 years, required a standing army. A force of this type may have been created early in the 12th dynasty but becomes better attested near the end. It was based on “soldiers”—whose title means literally “citizens”—levied by district and officers of several grades and types. It was separate from New Kingdom military organization and seems not to have enjoyed very high status.

The purpose of the occupation of Lower Nubia is disputed, because the size of the fortresses and the level of manpower needed to occupy them might seem disproportionate to local threats. An inscription of Sesostris III set up in the fortresses emphasizes the weakness of the Nubian enemy, while a boundary marker and fragmentary papyri show that the system channeled trade with the south through the central fortress of Mirgissa. The greatest period of the Karmah state to the south was still to come, but for centuries it had probably controlled a vast stretch of territory. The best explanation of the Egyptian presence is that Lower Nubia was annexed by Egypt for purposes of securing the southern trade route, while Karmah was a rival worth respecting and preempting in addition, the physical scale of the fortresses may have become something of an end in itself. It is not known whether Egypt wished similarly to annex Palestine, but numerous administrative seals of the period have been found there.

Sesostris III reorganized Egypt into four regions corresponding to the northern and southern halves of the Nile valley and the eastern and western delta. Rich evidence for middle-ranking officials from the religious centre of Abydos and for administrative practice in documents from Al-Lāhūn conveys an impression of a pervasive, centralized bureaucracy, which later came to run the country under its own momentum. The prosperity created by peace, conquests, and agricultural development is visible in royal monuments and monuments belonging to the minor elite, but there was no small, powerful, and wealthy group of the sort seen in the Old and New Kingdoms. Sesostris III and his successor, Amenemhet III (1818–C. 1770 bce ), left a striking artistic legacy in the form of statuary depicting them as aging, careworn rulers, probably alluding to a conception of the suffering king known from literature of the dynasty. This departure from the bland ideal, which may have sought to bridge the gap between king and subjects in the aftermath of the attack on elite power, was not taken up in later times.

The reigns of Amenemhet III and Amenemhet IV (C. 1770–60 bce ) and of Sebeknefru (C. 1760–56 bce ), the first certainly attested female monarch, were apparently peaceful, but the accession of a woman marked the end of the dynastic line.


Monuments of Sesostris - History

Una publicación del Instituto Arqueológico de América

Ten Thousand Men, One Million Stone
Blocks, and a Couple of Sleds
28 de septiembre de 2006
by Tracy Spurrier

A new series examines how ancient cultures constructed colossal monuments.

Host Peter Weller at Abu Simbel. The temples there, carved out of a sheer cliff face, are Ramesses' greatest building achievements. (Courtesy History Channel) [LARGER IMAGE]

At 9 pm on October 9, the History Channel will launch their new weekly series "Engineering an Empire" with a two-hour special premiere episode on ancient Egypt, following various architectural marvels from the planning stage through the building phase. The program, which is arranged chronologically, includes background information describing what is happening in Egypt at the time of construction as well as mini bios on the rulers and architects who commissioned the work.

I thoroughly enjoyed the variation in monument types featured in "Engineering an Empire: Egypt" and learned a lot about the process of construction in ancient Egypt. The History Channel did a fantastic job featuring live reenactments and computer animated recreations of how monuments were built using only simple machines, such as ropes, sleds and pulleys, and manpower, over the course of decades in some cases. These digital visuals helped illustrate how it really is possible to build a giant pyramid using men, ropes, and sleds it just takes an incredibly long time. Instead of asking themselves, "How are we possibly going to construct an enormous monument to commemorate our god-king in the afterlife without the marvels of twenty-first century machinery?" the ancient Egyptians turned to the community and said "Hey, you 10,000 men! How about giving up the next 10 to 20 years of your life to build a tomb for your King? Food, shelter, and clothing provided, please bring own hammer." Too bad we don't see the invention of the labor union until mucho later in history. Not only was ancient Egyptian construction more advanced than anything else in the world during that time, but the sheer magnitude of organization and manpower is astonishing.

Using interviews with renowned Egyptologists, on-site narration by actor-historian Peter Weller, re-enactments of Egyptian workers and rulers, and pictures of artifacts and wall carvings and paintings, "Engineering an Empire: Egypt" tells how these monuments were constructed. The show also has digital schematics of the interior chambers of some pyramids and tombs as well as computer reconstructions of what the ancient structures, which have not been well preserved probably looked when new. The variety of visual mediums used in the program kept me entertained and interested. The show is quick paced and spends an appropriate amount of time on each structure (i.e. more time is spent discussing Djoser's step pyramid which took 10,000+ men 20 years than on the construction and raising of a single obelisk). Each of the program's 8 to 10 segments covers a different time period and monument, moving smoothly from one structure to the next, often with a commercial break between sections.

Memphis with its dam built by Menes (Courtesy History Channel) [LARGER IMAGE]

The monument analysis begins with King Menes, a little before 3000 B.C. at the start of the 1st Dynasty. Menes built a large dam around the city of Memphis to protect it from the occasionally catastrophic Nile floods. Despite having no archaeological remains of the dam in question, the show does a good job mingling the historical record and remnants of other ancient dams to show what it might have looked like. From Menes's dam, we move to Saqqara where Imhotep, a 3rd dynasty architect and high priest, built the Step Pyramid for King Djoser, who ruled beginning around 2662 B.C. Djoser is called the "opener of stone" by the History Channel because, they say, his tomb is possibly the earliest known stone structure in the world (never mind Malta's impressive megalithic temples of a thousand years before). "Engineering an Empire: Egypt" had a comprehensive re-creation showing the different construction phases of Djoser's tomb starting out as a moderate mastaba (a one story, rectangular burial structure with slanting sides) and evolving into the large step pyramid still standing today. And how did a mastaba turn into the revolutionary pyramid structure? Well, the king lived longer than expected and they had to keep building until he died. From Djoser we move to Snefru (ca. 2597-2547) and his multiple attempts at a successful smooth-sided pyramid. If Snefru should be remembered for anything, it's his perseverance! He is known for truly perfecting the pyramid structure (and emptying the country's treasury to do so). While examining Snefru's Red Pyramid (his final, and successful attempt) the program explain the three most popular theories regarding the ramps used to pull the stone blocks up to the top layers. I like that the viewer is allowed to draw their own conclusions based on the information given, but I would have preferred a more in-depth look at each theory, instead of a 30-second narrated computer graphic.

My major complaint about the show? Where are the Great Pyramids of Giza? The show includes a brief bird's-eye view of the Giza plateau and a sentence or two about the measurements but that's it. I understand that the construction and engineering of the great pyramids are virtually the same as Snefru's Red Pyramid, except on a much larger scale, but after recently seeing it for the first time myself, I have to say that Khufu's pyramid is extraordinary. When the majority of the public thinks of ancient Egypt, this is the first thing that comes to mind, plus the interior chambers and overall engineering are more complex and advanced. I would not have minded a quick minute or two describing the construction of the Sphinx either.


[LARGER IMAGE]
Left, Imhotep reviewing plans for the Step Pyramid right, Snefru's Bent Pyramid at Dashur (Courtesy History Channel)
[LARGER IMAGE]

Now we leave the Old Kingdom and venture forward to the Middle Kingdom and King Sesostris III's forts near Aswan. Sesostris reigned from 1881 B.C. to 1840 B.C. His greatest fort, built at Buhen, in Upper Egypt along the southern border of Nubia, held back the Nubian forces at the Egyptian border. Unfortunately, any archaeological remains of the forts were drowned by Lake Nasser. In the 1960's, the Egyptian Government built a large dam across the Nile river near the city of Aswan, which resulted in the lake. I enjoyed the reconstructions of what the Buhen fort probably looked like and re-enactments of Sesostris III's troops running into battle, but I must say, I missed the physical remains. I would have liked the History Channel to send a diver into Lake Nasser to do a little underwater archaeology or reconnaissance. Failing that, they might have shown some archival photographs.

The fort at Buhen could house 1,000 troops at a time and stretched nearly two football fields in length. (Courtesy History Channel) [LARGER IMAGE]

From the Buhen fort we travel to the New Kingdom and queen, or should I say king, Hatshepsut. The History Channel had their job done for them here seeing as Hatshepsut's funerary temple at Deir el-Bahri has had reconstruction work done since the 1960s. The reconstruction work appears to be accurate to what the temple originally looked like based on archaeological evidence about where columns and statues fell from. Many of the temple murals still contain colorful carvings. Here the show drew me in with bits of intrigue and scandal regarding Senenmut, Queen Hatshepsut's "architect." Though all of the information is mostly gossip, it was fun to hear about her architect actually being her lover and building the funerary temple out of love for the Queen, not for the purpose of showing regal power. There was also the dreadful relationship she had with her stepson Thutmose III who later tried to eradicate Hatshepsut from history.

Hatshepsut was a woman who ruled as a man and built a massive funerary complex to prove her power. As a side note during this segment, the History Channel examines obelisk formation, transportation and erection. Among her building projects was the quarrying at Aswan of two pairs of granite obelisks she had set up at the Karnak temple of Amun, the national god of ancient Egypt. ¿Que aprendi? Don't crack the obelisk! If you do, it will have to stay in the Aswan quarry hundreds of miles away for all of eternity and pharaoh will be quite annoyed with you.

Erecting an obelisk (Courtesy History Channel) [LARGER IMAGE]

From Hatshepsut, we get a few sentences about heretic King Akhenaten and his city Amarna. We see a quick minute long preview of Ahkentaten being carried in a litter across the desert sands and a flash of a computer animated re-creation of Amarna. Then what? A commercial break! When the show returns, Akhenaten is not even mentioned and the show moves on to the next monumental project. I would have preferred a bit more about him, seeing as that he moved the entire capital city and re-built it at another location in a very short amount of time. Amarna is one of the best (if not the best) preserved ancient Egyptian cities and I would love to see more of the colorful computer recreations of what the city could possibly have looked like at its zenith.

In the next segment, "Engineering an Empire: Egypt" moves to a subterranean structure: the tomb of Seti I (1296-1279) in the Valley of the Kings, the burial ground of choice for New Kingdom royals. The show's inclusion of a digital schematic of Seti's burial place, helped me better appreciate this intricate, multi-chambered tomb. The show then ventures inside the tomb to show the still highly colored wall paintings and carvings. The night sky painted on the ceiling is a marvelous sight in it's own regard. During this section, the History Channel digresses for a few minutes for an expose on column building Seti I built a hall of columns in the temple of Karnak. The whole process is much simpler than I would have expected. The Egyptians piled circular stone discs on top of one another and built mud ramps as the piles got higher. Once they reached the ceiling, they began taking the mud ramps away and painting the columns.

Pyramid builders dragging a limestone block up a mud ramp (Courtesy History Channel) [LARGER IMAGE]

Last, but by far not least, we move forward to Ramesses II (aka Ramesses the Great), father of 200 children and conquerer of, well, everything if you believe his self-congratulatory inscriptions. Here the show focuses on his Abu Simbel temple which is a feat of architecture signifying Ramesses's true narcissism. Abu Simbel was carved out of a rock face with four 69-foot tall statues of himself along the front. The inside temple--completely carved out of rock--is the size of a cathedral. Once again the show visits the 1960s and the Aswan Dam. Instead of letting Abu Simbel drown in Lake Nasser, the Egyptian and American governments picked up and move the temple to a new location, using hundreds of men with cranes and helicopters over a few years to accomplish the task. I wonder what the equivalent would be in Ancient Egyptian labor. Maybe 15,000 men, 3,000 sleds, and a whole lot of mud-brick ramps? Ramses the Great is probably watching from his home in the Royal Mummy Room at the Egyptian Museum and thinking to himself, "Three millennia later and I still have the power to compel armies of men to work on my temple." While watching the program, I really appreciated the juxtaposition of modern technology being used to save one of the ancient world's more complex temples. It helped put into perspective the scale of ancient Egyptian construction and manual labor as opposed to today's modern methods.

Overall "Engineering an Empire: Egypt" is a fascinating look at how ancient people built extraordinary monuments. The techniques used to create, build, and decorate are unique methods which haven't been seen or implemented in quite a few millennia. The only inspiration for architecture the Egyptians had was what nature itself created. The show was entertaining and I plan to catch some of the episodes to follow which will feature the Aztecs, Greeks, Maya, Chinese, and Russians, to name a few. If you have ever wondered how the pyramids and other ancient wonders were built, then tune in to the History Channel on Monday nights.

Tracy Spurrier works at the Archaeological Institute of America managing the Membership Department. She has a degree in archaeology and currently works on excavation projects in Egypt.


In Islam it is forbidden to make or display an image of a living being (human or animal). As the nose is where the breath or spirit (these words mean the same) enters, an image with the nose taken off is no longer a depiction of a living being.

I would suggest that this therefore happened in the early Islamic period.

Makes more sense that the destruction of noses was to prevent us from seeing which turned up (Atlantis descendents, from the West) and which turned down (invaders from the East). Also plays into the idea of “the mark of Cain.”

There are over 4000 mitochondrial haplogroups. Science and DNA proves we did not all come from the same ancestors. Out of Africa has been thoroughly debunked and it's shocking you can't admit it. Once Africans admit this we can get on with life and stop the madness.

So what are you saying? That the Greeks, Romans and Persians were black? LMAO

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Grandes monumentos, reinterpretados (Diciembre 2021).