Podcasts de historia

6 héroes anónimos de la revolución americana

6 héroes anónimos de la revolución americana


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

1. Henry Knox

Desde los días de Henry Knox como un peleador callejero adolescente en Boston, la lucha estaba en su sangre. Aunque el cofundador del Boston Grenadier Corps carecía de educación militar, sabía dónde encontrarla: en los estantes de su tienda, la London Book-Store. El librero regordete de 24 años impresionó rápidamente a George Washington cuando llegó en 1775 para tomar el mando del Ejército Continental durante el asedio de Boston. "Knox fue realmente responsable de la primera victoria de los patriotas cuando obligaron a los británicos a salir de Boston", según Jack Kelly, autor del libro. Band of Giants: Los soldados aficionados que ganaron la independencia de Estados Unidos. Con la tarea de transportar cañones desde el Fuerte Ticonderoga recientemente capturado, Knox logró mover la artillería pesada sobre 300 millas de terreno invernal usando enormes trineos tirados por bueyes hasta que señalaron a los británicos desde Dorchester Heights y forzaron su evacuación. Washington, quien Kelly dice que tenía "una extraordinaria habilidad para leer a los hombres y la capacidad de sentir", eligió a Knox sobre los veteranos más experimentados como su jefe de artillería. Knox gestionó la logística para el cruce del río Delaware por Washington y dirigió el sitio en Yorktown que obligó a los británicos a rendirse. El asesor de confianza de Washington también se desempeñó como el primer secretario de guerra de los nuevos Estados Unidos.

2. Nathanael Greene

Nathanael Greene fue el más improbable de los héroes militares. Nacido como cuáquero, criado como pacifista y afligido de asma, al nativo de Rhode Island incluso se le negó la elección como oficial de la milicia de la Guardia de Kent que ayudó a formar en 1774 debido a su pronunciada cojera. Greene, sin embargo, se enseñó a sí mismo a ser un gran soldado leyendo libros sobre tácticas militares, liderazgo y fortificaciones que compró a Knox en viajes a Boston y llamó la atención de Washington. "Nunca había estado en una batalla en su vida, pero Washington vio su talento", dice Kelly. Greene fue nombrado el general de brigada más joven del Ejército Continental en 1775 y fue ascendido a general de división bajo Washington al año siguiente. Después de los éxitos en las Batallas de Trenton y Germantown, Greene sirvió hábilmente como intendente después de Valley Forge y como comandante en jefe del Ejército del Sur en una campaña que obligó al comandante británico Charles Lord Cornwallis a salir de las Carolinas como preludio a Yorktown. “Se le consideraba tan bien que tradicionalmente se pensaba que Washington habría elegido a Greene como comandante en jefe del Ejército Continental si algo le hubiera pasado”, dice Kelly.

3. John Stark

Cuando la noticia de los disparos contra Lexington y Concord el 19 de abril de 1775 llegó a John Stark en New Hampshire al día siguiente, el granjero y operador del aserradero de 46 años reclutó inmediatamente a 400 hombres y marchó a Boston. El veterano de la guerra francesa e india condujo a su regimiento a la batalla de Bunker Hill el 17 de junio de 1775, y los colocó en una brecha notable en la defensa de los patriotas desde la que impidieron que los británicos pudieran sortear la línea estadounidense. "Si los británicos se hubieran puesto en la retaguardia, los patriotas habrían sido derrotados", dice Kelly, "así que Stark salvó el día en Bunker Hill". Si bien los patriotas finalmente perdieron la batalla, gracias a Stark infligieron graves bajas a los británicos. Dos años más tarde, la milicia de Stark detuvo el impulso del avance británico desde Canadá en la Batalla de Bennington. Cuando el anciano Stark envió su pesar por su incapacidad para asistir a una reunión de 1809 de veteranos de esa batalla, cerró con la exhortación "Vive libre o muere", que fue adoptado como lema del estado de New Hampshire en 1945.

4. Daniel Morgan

"Daniel Morgan era un luchador natural", dice Kelly. "Creció en la frontera y por diversión luchó en peleas sin límites". En el verano de 1775, el alborotador virginiano respondió al llamado de voluntarios y comandó las primeras tropas reclutadas específicamente para un ejército nacional por el Congreso Continental. El grupo de fusileros de Virginia de los bosques de Morgan participó en el asedio de Boston y respondió al llamado de Washington de reclutar en la fallida invasión de Canadá. Apodado "Viejo Waggoner" por su trabajo conduciendo suministros durante la Guerra Francesa e India, Morgan pasó un año como prisionero de guerra después de ser capturado en Quebec en diciembre de 1775. Tras recibir el rango de coronel después de su liberación, Morgan luchó en la Batalla de Saratoga en 1777. Tres años más tarde, fue ascendido a general de brigada y se le dio el mando del cuerpo de infantería ligera durante la Campaña del Sur. Su victoria más memorable llegó el 17 de enero de 1781 con un impresionante triunfo en la Batalla de Cowpens en Carolina del Sur.

5. Anthony Wayne

"El maestro de escuela de Anthony Wayne dijo que nunca se convertiría en un erudito", dice Kelly, "pero pensó que tal vez podría convertirse en soldado debido a cómo organizó a todos los escolares en simulacros de batallas y ataques". El maestro de escuela demostró ser profético. Wayne levantó una unidad de milicia al comienzo de la Revolución, y su regimiento de Pensilvania participó en la fallida invasión de Canadá. En 1777, dirigió a sus hombres contra los británicos en Brandywine y Germantown, cerca de la casa de su niñez, antes de pasar el invierno en Valley Forge. En 1779, Washington ordenó a Wayne que asaltara las aparentemente inexpugnables fortificaciones de los acantilados en poder de los británicos en Stony Point, Nueva York. El atrevido asalto nocturno en el que sus hombres emplearon solo bayonetas como armas duró apenas 30 minutos y le valió al general de brigada el apodo de "loco" Anthony Wayne.

6. Benedict Arnold

Aunque Benedict Arnold es sin duda uno de los nombres más familiares de la Revolución Americana, su heroísmo en apoyo de la causa patriota se ha visto ensombrecido por su notoria duplicidad. “Él no es olvidado en términos de su reputación, pero como héroe tiene poca consideración por su traición”, dice Kelly. "Antes de convertirse en uno de los peores traidores del país, fue uno de sus líderes más exitosos". Pocos días después de las batallas en Lexington y Concord en 1775, el comerciante de Connecticut se embarcó en una expedición para apoderarse de Fort Ticonderoga, lo que logró con la ayuda de Green Mountain Boys de Ethan Allen. Arnold dirigió un asalto infructuoso a la ciudad de Quebec a finales de año. Aunque sus fuerzas fueron derrotadas en la batalla de la isla Valcour en el lago Champlain en 1776, Arnold retrasó a los británicos el tiempo suficiente para salvar la causa estadounidense. También jugó un papel fundamental en la batalla de Saratoga de 1777, que Kelly llama "la mayor victoria de la guerra". Si bien Arnold fue considerado un héroe hasta ese momento de la guerra, no se sintió compensado adecuadamente por ello. En 1780 acordó entregar el fuerte estratégico de West Point al enemigo por un soborno de 20.000 libras esterlinas y un mando del ejército británico. Cuando se descubrió el complot, Arnold huyó a Gran Bretaña para ser marcado para siempre como un traidor en su tierra natal.

LEER MÁS: ¿Por qué Benedict Arnold traicionó a Estados Unidos?


HÉROES NO CANTADOS DE LA REVOLUCIÓN AMERICANA

La lucha por la libertad de Inglaterra tuvo muchos héroes inverosímiles. Después de todo, derrotar a la nación más poderosa de la tierra con un ejército de trapos y sin una armada real fue una tarea hercúlea con muy pocas posibilidades de éxito. Si Las Vegas hubiera existido en 1776, la línea de apuestas probablemente habría sido infinita: 1 contra los colonos.

Casi todo el mundo está familiarizado con los principales líderes, los llamados & # 8220 Padres Fundadores & # 8221 como Washington, Jefferson, Franklin, Adams y Hancock, entre otros. Este blog, sin embargo, se centrará en ocho héroes menos conocidos, pero cuyas contribuciones fueron fundamentales para el éxito de la Revolución. Así que, sigue leyendo y edifícate.

  1. Caspar Rodney & # 8211 En julio de 1776, el Congreso Continental estaba votando sobre la adopción o no de la Declaración de Independencia. Se acordó que se requeriría el voto unánime de todas las colonias para su adopción. Rodney era un delegado de Delaware, pero no estaba en Filadelfia. Estaba en casa, gravemente enfermo de cáncer. Cuando se enteró de que su voto era urgente para romper un empate entre los otros delegados de Delaware, viajó toda la noche para llegar a Filadelfia en el & # 8220nick of time & # 8221 para emitir el voto decisivo a favor, a pesar de que estaba tan débil que apenas podía pararse. & # 8220Todos los hombres sensatos y honestos están a favor de la independencia & # 8221, afirmó. El dramático viaje de Rodney desde su lecho de muerte en la oscuridad de la noche lo convierte en un héroe olvidado en mi libro.
  2. Espía culperAnillo & # 8211 La inteligencia confiable es una necesidad en cualquier guerra. El general Washington lo necesitaba con urgencia. Organizó el Culper Spy Ring bajo la dirección del mayor Benjamin Talmadge. The Ring tenía su sede en Setauket, Long Island y operaba principalmente en Nueva York y LI. Los jugadores clave incluyeron a Abraham Woodhull y Robert Townsend, conocidos por los alias Samuel Culper, Sr. y Jr., respectivamente, Caleb Brewster, Austin Roe y Anna Strong. Operaron bajo las narices de los británicos, que ocuparon Nueva York y LI durante la mayor parte de la guerra, y proporcionaron mucha información valiosa. The Ring fue el tema de un libro de Alexander Rose y de una serie de televisión por cable.
  3. Benedict Arnold & # 8211 ¿Por qué, te preguntarás, una persona cuyo nombre se ha convertido en sinónimo de traición se incluye en un blog sobre héroes? Bueno, antes de convertirse en un traidor, fue un héroe de la Batalla de Saratoga, que fue uno de los puntos de inflexión de la Guerra. A fines de 1777, el Ejército Continental estaba en problemas. Había perdido batalla tras batalla. La moral estaba baja. A la mayoría de los soldados no se les pagaba. Muchos no tenían ropa decente. La comida escaseaba. La deserción fue desenfrenada. La mayor parte del ejército estaba formado por voluntarios con un fin fijo a su alistamiento, y muchos de ellos no se volvían a alistar. En este contexto, los británicos tramaron un plan para una victoria decisiva que, quizás, terminaría con la guerra. El general Howe, que comandaba una fuerza considerable en Nueva York, debía marchar por el Hudson. El general Burgoyne debía marchar desde Canadá. Planeaban reunirse en el área de Albany-Saratoga, atrapar al ejército colonial en una tenaza y cortar las colonias en dos. El general Arnold era el segundo al mando de las fuerzas continentales en Saratoga bajo el mando del general Gates. Gates era un líder tímido, quizás incluso cobarde. Estaba reacio a pelear. Arnold era valiente y agresivo con una personalidad irritante. Además, estaba convencido de que no se le había otorgado el crédito que le correspondía por los éxitos anteriores. Estaba furioso por el hecho de que otros que eran líderes inferiores pero mejor conectados políticamente, habían sido promovidos sobre él. Siguió agitando a Gates para que atacara, lo que molestó a Gates. Los dos hombres se despreciaban. Finalmente, Gates envió la unidad de Arnold & # 8217 a una misión con muy pocas posibilidades de éxito. Su objetivo era que Arnold fracasara y fuera desacreditado o asesinado. Pero, Arnold llevó a sus tropas a una improbable victoria sobre la fuerza numéricamente superior de Burgoyne. Inexplicablemente, el ejército de Howe no apareció nunca, por lo que los colonos obtuvieron la gran victoria que tanto necesitaban. Sin embargo, para consternación de Arnold, Gates se llevó todo el mérito. Esto probablemente hizo que Arnold se encaminara hacia su máxima traición.
  4. Deborah Sampson & # 8211 Sampson fue una de las pocas mujeres que sirvió en combate durante la guerra. Lo que fue tan inusual fue que luchó disfrazada de un hombre llamado Robert Shirtliff. Pudo hacerse pasar por un hombre, porque tenía 5 & # 8242 9 & # 8243 (la estatura promedio para un hombre de esa época era solo 5 & # 8242 6 & # 8243.) Y era robusta con pechos pequeños que se ocultaban fácilmente. Sirvió en una unidad de infantería ligera, que se consideraba una fuerza de élite que a menudo participaba en misiones muy peligrosas. Fue herida tres veces. Su artimaña fue descubierta mientras estaba siendo tratada por esas heridas. Sin embargo, recibió una baja honorable y fue aprobada para una pequeña pensión por su servicio.
  5. Lafayette y von Steuben & # 8211 En los primeros años de la guerra, los soldados coloniales, que eran principalmente agricultores y trabajadores, eran una fuerza de combate heterogénea, que carecía de la precisión, disciplina y entrenamiento de un ejército real y profesional. Marie-Joseph-Paul-Yves-Roch-Gilbert du Motier, el marqués de Lafayette era un aristócrata francés adolescente muy rico. Estaba tan decidido a luchar por los colonos que compró su propio barco para viajar a América. Una vez allí, se unió al ejército del general Washington en Valley Forge. El barón Friedrich Wilhelm Ludolf Gerhard Augustin von Steuben fue un experimentado soldado prusiano profesional que fue recomendado a Benjamin Franklin por el ministro de guerra francés. Franklin, a su vez, lo recomendó a Washington. Juntos, estos dos hombres transformaron el grupo heterogéneo antes mencionado en una fuerza de combate profesional en solo unos meses durante el invierno de 1777-78. Sin ellos, es dudoso que los colonos hubieran tenido éxito.
  6. General Nathaniel Greene & # 8211 & # 8217s ha dicho & # 8220un ejército viaja sobre su estómago. & # 8221 Como se mencionó, durante el invierno de 1777-78 los colonos tenían muy poca comida, ropa y otros suministros básicos. La situación era espantosa. Washington nombró a Greene como intendente general, haciéndolo responsable de las adquisiciones. Recorrió agresivamente el campo y de una forma u otra adquirió suficientes suministros para sostener al ejército durante el invierno.
  7. Jack Jouett La contribución de & # 8211 Jouett & # 8217 fue sutil, pero crucial. El ejército británico buscaba continuamente a los líderes clave de la revolución. En enero de 1781, una compañía de dragones se acercaba a todo el grupo de legisladores de Virginia que estaban escondidos cerca de Charlottesville. Este grupo incluía a Thomas Jefferson y otros tres firmantes de la Declaración de Independencia. Matarlos o capturarlos habría sido un golpe sustancial. En un momento, los dragones se detuvieron en una taberna para descansar y refrescarse. Jouett, un cliente de la taberna, los escuchó conversar. Discerniendo su misión, saltó sobre su caballo y cabalgó durante la noche hasta donde sabía que estaban ubicados los legisladores. En una versión de Virginia del viaje de Paul Revere, advirtió a los legisladores, lo que les permitió evitar la captura.
  8. Elizabeth Hutchinson Jackson & # 8211 Jackson era una viuda que vivía en las Carolinas. Durante un brote de cólera entre los prisioneros de guerra estadounidenses, se ofreció como enfermera en la prisión. Su hijo mayor había muerto en la guerra y los otros dos habían sido capturados y encarcelados por los británicos a cierta distancia. El mayor de los dos, Robert, estaba gravemente enfermo, el menor de los dos, Andy Jr., de solo 14 años, había resultado gravemente herido. Decidida a no perderlos también, viajó a su prisión y de alguna manera convenció a sus carceleros para que los incluyeran en un intercambio carcelario, que sin duda les salvó la vida. Luego, hicieron el largo viaje a casa con solo dos caballos para los tres. Robert, delirando, cabalgó. Andy caminó. Poco después de regresar a casa, Robert murió, pero Andy sobrevivió. & # 8220Andy & # 8221 fue Andrew Jackson, quien, como sabemos, se convirtió en el héroe de la Batalla de Nueva Orleans durante la Guerra de 1812, posiblemente una de las batallas más importantes en la historia de Estados Unidos, y el séptimo presidente de Estados Unidos.

En mi opinión, la Revolución Americana fue una de las mayores & # 8220 perturbaciones & # 8221 de la historia. No hay forma de que una fuerza de combate heterogénea sin armada al comienzo de la guerra y muy poco financiamiento debería haber podido derrotar a la mejor fuerza de combate del mundo, particularmente cuando tuvo que luchar contra la mitad de su propia ciudadanía, así como contra la mitad de su propia ciudadanía. Británico. Pero así fue, y en gran parte gracias a las contribuciones y sacrificios de los patriotas comunes, como los que se describen anteriormente.


1 Thomas Clarkson

El activista que fue eliminado

El nombre William Wilberforce es sinónimo de la abolición de la esclavitud británica, pero fue Thomas Clarkson quien instigó la causa. En los años previos a la ilegalización de la trata de esclavos, Clarkson reunió pruebas para demostrar la inhumanidad de las condiciones al escabullirse a bordo de barcos de esclavos. Se convirtió en el objetivo de los ricos dueños de esclavos que intentaron asesinarlo y cerraron su campaña, mucho antes de que Wilberforce se enterara. Fue solo cuando Clarkson se dio cuenta de que necesitaba a alguien en el gobierno que lo ayudara que el joven parlamentario se involucró y los hombres se hicieron grandes amigos. Pero después de la muerte de Wilberforce, los hijos del político escribieron una biografía en la que afirmaban que Clarkson era solo un empleado que hacía recados para su padre. Su libro se convirtió en una fuente clave para los historiadores y el mito de que Wilberforce actuó por su cuenta pronto se convirtió en un hecho.

2 Alan Turing

La mente maestra confidencial de descifrar códigos

El genio matemático de Turing permitió que el equipo secreto de descifradores de códigos en Bletchley Park descifrara el "indescifrable" Código Enigma de Alemania, acortando la guerra y salvando incontables miles de vidas. Dado que utilizó dispositivos electrónicos que ejecutan programas algorítmicos a velocidades extremadamente altas, este trabajo ganador de la guerra también puede considerarse el comienzo de la era de las computadoras. Pero después de la guerra, los logros de Turing quedaron clasificados, y en 1952 fue condenado por un "acto de grave indecencia" por su homosexualidad. Como alternativa a la prisión, aceptó la castración química y, trágicamente, en 1954 se suicidó. En 2013, la reina concedió a Turing un indulto real póstumo.

3 Enheduanna

El escriba escrito fuera de la historia

Virginia Woolf señaló el problema al que se enfrentaban las escritoras cuando declaró: "Durante la mayor parte de la historia, Anonymous fue una mujer". De hecho, ¿cuántas personas saben que la primera autora fue una mujer? Enheduanna, un poeta sumerio, vivió en el siglo 23 a. C. y fue el primer escritor del mundo en ser conocido por su nombre. Como Suma Sacerdotisa del Templo de Sumer, trabajó en un papel político-religioso clave para su padre, el rey Sargón de Akkad, quien le encargó reconciliar a los dioses sumerios y acadios para crear estabilidad en su imperio. Al mismo tiempo, escribió los primeros himnos, salmos, poesía y oraciones, modelos que luego fueron copiados por la Biblia hebrea y los himnos homéricos, e incluso influyeron en el cristianismo primitivo. Sus poderosos escritos incluyen la historia de la feroz diosa guerrera Inanna, quien derrotó una montaña a pesar de que los otros dioses se negaron a ayudarla.

4 Tenzing Norgay

El sherpa en las sombras

Junto a Sir Edmund Hillary, el sherpa nepalí fue una de las primeras personas en escalar el Monte Everest, pero nunca recibió el mismo nivel de reconocimiento por su logro. Después de alcanzar la cima del pico de 29,000 pies el 29 de mayo de 1953, la neozelandesa Hillary, junto con el líder de la expedición británica John Hunt, fueron nombrados caballeros, pero Tenzing recibió solo una medalla honoraria.

5 Bayard Rustin

El mentor de derechos civiles chantajeado para que se esconda

Rustin era un afroamericano que inspiró y enseñó a las figuras más destacadas del movimiento de derechos civiles de Estados Unidos, incluido Martin Luther King. Habiendo crecido durante la Depresión, desde muy joven Rustin hizo campaña por el cambio, inventando tácticas que inspiraron el movimiento de masas posterior que finalmente lo logró. Fue arrestado por protestar por asientos de autobús separados 13 años antes del famoso acto de desafío de Rosa Park. Fundamentalmente, inspirado por Gandhi, en 1956 convenció al líder en ascenso Martin Luther King de que una política de protesta no violenta era vital para lograr la igualdad de derechos. Su plan funcionó, pero a medida que el movimiento ganaba impulso, un rival político que sabía de la homosexualidad de Rustin amenazó con acusar a Rustin y King de tener una aventura. Para proteger la causa, Rustin entró en las sombras, renunciando a su lugar en la historia.

Figuras ocultas - El genio no tiene raza. La fuerza no tiene género

Para celebrar el lanzamiento de una nueva película. Figuras ocultas, The Telegraph ha creado una gran cantidad de artículos fascinantes sobre la NASA, la carrera espacial, la Guerra Fría y la sociedad en los años sesenta, así como las increíbles personas que lucharon contra las costumbres de la época desafiando los límites en torno a la raza y el género. Visite tgr.ph/hiddenfigures ahora

Figuras ocultas cuenta la increíble historia de la vida real de tres matemáticas negras que lucharon contra la segregación, la discriminación y el sexismo para trabajar y sobresalir en la NASA durante la Carrera Espacial, haciendo y cambiando la historia en el proceso.


5 Las sufragistas formaron una fuerza de lucha secreta de jiu-jitsu para protegerse mutuamente

Las sufragistas tienen, digamos. un legado accidentado. Por un lado, pusieron en marcha el proceso que finalmente condujo al sufragio femenino y al acuerdo general de que, sí, las mujeres eran miembros de la sociedad. Por otro lado, lo lograron a través de métodos militantes como incendios premeditados, asalto, atentados con bombas y vandalismo, junto con no delitos típicos como protestar y perturbar reuniones de viejos tipos blancos.

Sin embargo, piense lo que piense, tenían un método indudablemente asombroso para evitar la atención de la policía: tanto entrenamiento de jiu-jitsu que con un simple giro, podían darle una patada al patriarcado directamente en el culo.

Todo esto fue gracias a un miembro, Edith Garrud. Como miembro experimentado de la WSPU (Unión Social y Política de Mujeres), Garrud estaba acostumbrada a ver cómo sus colegas eran golpeados, encarcelados, alimentados a la fuerza y, a veces, incluso asesinados por la policía. También era una practicante entrenada de jiu-jitsu y pensó que podría ser el momento de presentar el arte a sus amigos. Ellos lo amaron.

De hecho, les encantó tanto que algunos individuos talentosos fueron reclutados en una fuerza de combate secreta conocida como las Amazonas. Su misión era simple: proteger a Emmeline Pankhurst, fundadora de la WSPU, del arresto y probable desaparición forzada. Armadas con garrotes que mantenían escondidos bajo sus vestidos y con armaduras hechas de algodón y cartón, las Amazonas siguieron a Pankhurst a lo largo y ancho del país. Estas tampoco eran palabras vacías. Cuando la policía le tendió una trampa en un mitin al que asistía, sus jiu-jitsuffragettes pudieron detener a 50 oficiales para permitirle escapar con éxito.

Las Amazonas fueron disueltas por la WSPU antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. o al menos eso es lo que ellos querer nosotros a pensar. ¿Dónde crees que la idea Escuadrón suicida ¿vino de?

Relacionado: La nueva película de Nicolas Cage trata sobre Alien MMA (Sí)


Tweets del Museo Smithsonian de Historia Estadounidense

El 26 de junio de 2003, se anunció una decisión histórica en Lawrence v. Texas, un caso importante de derechos civiles. https://t.co/ebUX7P0e8o

Abraham Lincoln habló de los “lazos de afecto” que unen incluso a las partes más divididas de Estados Unidos… https://t.co/cIsk3KNDck

RT @SLC_Latino: Historias de 2020 del @amhistorymuseum ofrecen una mirada a la vida durante la pandemia. Esta cápsula del tiempo incluye reflejos ...

La temporada cívica es posible gracias al generoso apoyo de Marcia Carlucci y American Heritage Chocolate (@Choc_History)


50 mujeres heroínas anónimas que allanaron el camino para el resto de nosotros

A pesar de todo lo que se habla de igualdad de género, todavía vivimos en un mundo mayoritariamente controlado por hombres. Las mujeres han recorrido un largo camino para obtener sus derechos otorgados por Dios, gracias a muchas mujeres fuertes que lucharon en el pasado. Hay muchas mujeres heroínas anónimas que ni siquiera figuran en una nota al pie de página en los libros de historia, y esa es la razón por la que hemos hecho esta breve lista de esas increíbles mujeres del pasado.

1. Marcha de la Coalición de Liberación de Mujeres de 1970, Detroit, Michigan.

2. Niña de 15 años, conocida solo como Erika, parte de la Revolución Húngara de 1956.

3. Patinadores de derby de rodillos de la liga femenina # 8217 en Nueva York en 1950.

4. Un sargento británico entrenando a miembros del & # 8220mum & # 8217s ejército & # 8221 Women & # 8217s Home Defense Corps durante la Batalla de Gran Bretaña en 1940.

5. Mujeres boxeando en una azotea en Los Ángeles en la década de 1930

6. Una mujer holandesa se niega a dejar a su marido, un soldado alemán, después de que los soldados aliados lo capturaron, por lo que fue a la cárcel con él en 1944.

7. Una mujer valiente en Suecia golpea a un neonazi en 1985

8. Un empleado de Lockheed de 1944 trabajando en un P-38 Lightning en Burbank, California.

9. Winnie the Welder o Wendy the Welder, el apodo que se le dio a unas 2.000 mujeres que trabajaron en el astillero construyendo barcos de guerra y submarinos durante la Segunda Guerra Mundial.

10. Un oficial de policía de Los Ángeles cuida a un bebé abandonado en el cajón de su escritorio en 1971.

11. Los voluntarios aprenden a combatir incendios en Pearl Harbor alrededor de 1941 y # 8211 1945.

12. Un albañil en lo alto de Berlín alrededor de 1900.

13. Dos mujeres muestran las piernas descubiertas en público por primera vez en Toronto en 1937.

14. Una madre muestra una foto de su hijo a los prisioneros de guerra que regresan en un intento por encontrarlo. Viena, 1947

15. El primer equipo de baloncesto femenino de Smith College en 1902.

16. Mujer musulmana cubre la estrella amarilla de su vecino judío con su velo para protegerla de la persecución. Sarajevo, ex Yugoslavia 1941

17. Algunas de las primeras mujeres en ser juramentadas en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, en 1918.

18. Una enfermera de la Cruz Roja anota las últimas palabras de un soldado británico alrededor de 1917.

19. Simone Segouin, combatiente de la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial

20. Un activista del sufragio en 1917, después de la Noche del Terror en la que 33 activistas del sufragio fueron detenidos y brutalmente golpeados por la policía.

21. Sarla Thakral, 21 años, la primera mujer india en obtener una licencia de piloto en 1936.

22. Una mujer bebiendo té después del bombardeo alemán durante el London Blitz en 1940.

23. Sabiha Gökçen, aviadora turca y la primera mujer piloto de combate a la edad de 23 años.

24. Mujeres afganas en una biblioteca pública antes de que los talibanes tomaran el poder en el decenio de 1950.

25. Trabajadores ferroviarios, muchos de los cuales son esposas e incluso madres de hombres que fueron a la guerra en 1943.

26. Mujeres afganas que estudiaban medicina en el decenio de 1960.

27. Las madres parisinas protegen a sus hijos del fuego de los francotiradores alemanes en 1944.

28. Anna Fisher, la primera madre en el espacio en la década de 1980.

29. Las enfermeras llegan a las playas de Normandía, el día D

30. Annette Kellerman posando en traje de baño que hizo que la arrestaran por indecencia después de usarlo en la playa alrededor de 1907.

31. Miembros de la pandilla Hell & # 8217s Angels en 1973.

32. Annie Lumpkins, una de las Viajeras por la Libertad de principios de la década de 1960, se arriesga a la violencia extrema por parte del KKK y las fuerzas del orden público para promover los derechos civiles y la igualdad racial. Fue arrestada por sentarse en una sección & # 8220whites only & # 8221.

33. Maud Wagner, la primera tatuadora conocida en los Estados Unidos en 1907. Sus hijas la sucedieron, a quienes le costó tatuarse.

34. Aviador Amelia Earhart después de convertirse en la primera mujer en volar un avión a través del Océano Atlántico en 1928.

35. Marina Ginesta, militante comunista de 17 años durante la Guerra Civil española en 1936.

36. La capitana Nieves Fernández es la única líder guerrillera conocida en Filipinas.

37. Margaret Bourke-White, una de las primeras fotoperiodistas de la historia, se posó sobre una de las águilas del edificio Chrysler.

38. Una mujer armenia se dispuso a defender su casa con un AK-47 a pesar de tener 106 años.

39. Leola N. King se convirtió en la primera mujer policía de tráfico de Estados Unidos, en 1918 Washington D.C.

40. Ellen O & # 8217Neal fue una de las primeras mujeres patinadoras profesionales a fines de la década de 1970.

41. Komako Kimura, figura prominente del movimiento sufragista en una marcha por el derecho al voto de las mujeres en la ciudad de Nueva York en 1917.

42. Soldados femeninos de la Segunda Guerra Mundial, parte del 3er Ejército de Choque, división de francotiradores.

43. En 1967 Kathrine Switzer se convierte en la primera mujer en correr el maratón de Boston, a pesar de los intentos del organizador del maratón de detenerla.

44. Elspeth Beard, durante su intento de convertirse en la primera inglesa en dar la vuelta al mundo en motocicleta durante los años ochenta.

45. Gertrude Ederle se convierte en la primera mujer en cruzar a nado el Canal de la Mancha en 1926.

46. ​​Jeanne Manford marcha con su hijo gay durante un desfile del orgullo gay en 1972.

47. Las niñas entregan pesados ​​bloques de hielo después de que los trabajadores varones fueran reclutados en 1918.

48. No todos los samuráis de Japón eran hombres, también había mujeres y se les llamaba onna-bugeisha.

49. Natalya Meklin

50. Pilotos que abandonan su B-17, Pistol Packin & # 8217 Mama alrededor de 1941 & # 8211 1945

Es gracias a estas mujeres y a muchas como ellas que disfrutamos de los derechos humanos que tenemos hoy. A diferencia del pasado, hoy las mujeres pueden hacer de todo e ir a todos lados sin pedirle a nadie una impregnación especial. No hagas un baile de la victoria todavía, todavía tenemos un largo camino por recorrer.

Las mujeres todavía no reciben el mismo trato en todo el mundo. Todavía hay países y naciones donde una mujer es tratada como nada más que una propiedad y una herramienta para promover el linaje, donde una víctima de violación puede ser asesinada por su familia, donde aún existen matrimonios concertados. Esas son solo algunas de las violaciones de los derechos humanos que sufren muchas mujeres desafortunadas de todo el mundo. Poco a poco, con la ayuda de la educación y el libre acceso a la información, incluso las mujeres oprimidas pronto tendrán la fuerza y ​​el coraje suficientes para luchar y obtener lo que se merecen.

En los países desarrollados, la lucha continúa. Es una lucha no por la igualdad de género, sino por la aceptación. Esa es una guerra que podría reinar durante muchas décadas, porque cambiar la perspectiva y la mentalidad de uno es mucho más difícil que cambiar los hábitos y las reglas de uno. Pero lo estamos logrando.

Y si alguna vez te sientes inútil, incapaz o menos que los demás, recuerda esta lista y cree en ti mismo. Si estas mujeres tuvieron el coraje de luchar por lo que querían y creían que era correcto, usted también puede hacerlo.


9 héroes subestimados de los que no aprendimos en la clase de historia

Entre los héroes filipinos, solo Andrés Bonifacio, José Rizal y tal vez otra docena son nombres familiares. Antes de la pelicula Luna Heneral, el general rudo y no tan suave era prácticamente desconocido y mencionado en clase solo como una figura histórica y como el hermano del pintor Juan Luna. Pronto Gregorio Del Pilar estará entre esas filas gracias a otra epopeya próxima. Así que tuvimos que preguntarnos, ¿cuántos héroes más increíbles no conocemos?

Recorrimos casi 500 años, volvimos a aprender historia y elegimos a otros nueve filipinos patriotas que también merecen su propia película o dos y al menos un reconocimiento increíble.

El héroe sin nombre de Bangkusay

La batalla de Bangkusay en Tondo de 1571 fue una de las primeras batallas por la independencia contra España. Los historiadores asumieron durante mucho tiempo que Rajah Soliman (deletreado alternativamente como Raha Sulayman), entonces el príncipe heredero de Tondo, dirigió a más de 2.000 tropas moro para expulsar a los conquistadores no deseados. Estos soldados moro, oriundos de Macabebe, Hagonoy y otros pueblos de Pampanga, se enfrentaron a los soldados del gobernador general Miguel López de Legazpi.

Fue solo cuando el investigador e historiador Ian Christopher Alfonso hizo una investigación en profundidad de seis años sobre la Batalla de Bangkusay que descubrimos la verdad. Según el estudio de Alfonso, la batalla la ganó un joven líder moro anónimo que navegó a Tondo con una flota de 40 grandes embarcaciones. Murió en la batalla con 300 de sus hombres. Alfonso publicó sus hallazgos en su libro de 2016, El héroe sin nombre. That same year, the National Historical Commission of the Philippines (NHCP) acknowledged this discovery and placed a historic marker in Pampanga to honor the nameless teenager as the real hero of the Battle of Bangkusay.

Teresa Magbanua

There are many Western Visayan female revolutionaries, but none more celebrated than Teresa Magbanua. She, however, is never mentioned in the same breath Bonifacio, Mabini, or Rizal.

Born in 1863, Teresa&rsquos education was not typical for women that time. Instead of taking home courses, she studied to become a teacher. She also took a post-graduate teaching degree to qualify as a Maestra Titulada Superior at the University of Sto. Tomas. She eventually returned to her hometown in Iloilo where she put her skills to use.

When her two younger brothers enlisted in the revolutionary army, she also volunteered. She was a known marksman&mdasheven better than her uncle who was a general. Despite initial protests from her family, she was eventually given command of a bolo battalion where she became known as Nay Isa. She was the only woman to command combat troops in Visayas during the revolution.

She was in her 80s during the Japanese Occupation, yet she continued to support guerilla activities by giving her material possessions and financing the movement.

Mariano Ponce

You may recognize Jose Rizal, Marcelo H. del Pilar, or even Graciano Lopez Jaena in a group photo of La Solidaridad founders, but only a few would know about Dr. Mariano Ponce. As Secretary of the Propaganda movement, he also headed the Literary Section of the Asociacion Hispano-Filipina, a society of Liberal Spaniards and Filipinos. He wrote regularly for La Solidaridad on topics such as history, politics, sociology, and travel. He used the pen names Naning, Kalipulako, and Tigbalang.

He was briefly imprisoned in Barcelona in 1896 for suspicions of connections with the Katipunan-led uprisings. After the war, Emilio Aguinaldo named him the diplomatic representative to Japan, where he met his wife, Okiyo Udanwara. He is known for his book Ang Wika at Lahi, published in 1917, where talked about the importance of the national language.

Macario Sakay

Known for his long hair and rugged looks, Macario Sakay spent his youth as a barber, tailor, and stage actor for Moro-Moro plays. He joined the Katipunan in 1894. His profession as an actor served as a good cover when he visited different towns&mdashsupposedly to perform, but he was secretly recruiting people for the movement.

Sakay was seen fighting alongside Bonifacio in the battles of Montalban, Marikina, and San Mateo. He dropped off the radar during Emilio Aguinaldo&rsquos revolutionary government though there are records of him establishing his own to continue Bonifacio&rsquos legacy. He became active again during the Philippine-American war where he used guerilla tactics to fight the American soldiers. He kept to the mountains and grew his hair long to remind him and his troops how long they stayed to fight. The Americans branded him and his comrades as bandits and troublemakers.

Sakay and his men were deceived by American sympathizer Dr. Dominador Gomez into surrendering in exchange for amnesty. Sakay was eventually given an unfair and much-publicized trial and hanged. In his last moments, he clarified that he wasn't a bandit, but a revolutionary fighting for freedom. His last words were, &ldquoFarewell! Long live Filipinas!&rdquo

Kumander Liwayway

Remedios Gomez-Paraiso, also known as Kumander Liwayway, was a beauty queen. When the Japanese invaded the country and killed her father, she vowed to avenge his death and consequently joined the Hukbong Bayan Laban sa Hapon (Hukbalahap). She eventually became one of the highest-ranking commanders, known for leading the Huks to battle while wearing a bright red lipstick.

The 2009 book Kumander Liwayway mentioned that the Huks were first surprised to see their commander so made up, her hair neatly combed, as if she was going to a social function. &ldquoOne of the things I am fighting for in the Huk movement is the right to be myself,&rdquo Paraiso explained to her men. She even challenged those who questioned her femininity to a duel, always proving them in the end that her appearance had nothing to do with her skills.

Some historians believed that women guerilla like Kumander Liwayway were merely &ldquoforest wives&rdquo or wives of men who joined the Huk, but surviving members corrected this, saying that about 10% of guerillas who fought against the Japanese were actually women.

Kumander Liwayway lived to see the end of the war and died in 2014 at the age of 94.

Josefa Llanes Escoda

She founded the Girl Scouts of the Philippines and is considered as the country's &ldquoFlorence Nightingale." Josefa actually took her Girl Scout training in the U.S., under the sponsorship of the Boy Scouts of the Philippines. She also obtained a master's degree in Social Work in 1925 from Columbia University, through a Red Cross Scholarship.

When the war broke out, Josefa or Pepa, as she was fondly called by friends, quickly organized a group of women who rendered emergency services to war casualties. She and husband Antonio Escoda, a journalist, also gave food Filipino and American soldiers who were fighting in the front lines.

For some time, the Japanese allowed her to go about her usual activities and Pepa was careful not to get caught while passing messages from prisoners of war and their loved ones. However, on June 1944, Antonio was caught in Mindoro and placed in Fort Santiago. Pepa soon followed. For months, they endured torture and interrogations by the Japanese. Their family was only allowed to send them food and necessities once. A nun from Maryknoll school, who was imprisoned with Pepa, recounted later that these necessities were even given away by Pepa to other prisoners whom she felt were suffering more.

She and her husband were executed by the Japanese around January 1945, a few days before the liberation of Manila.

Cebuano fisherfolk who found the Koga papers

General Douglas MacArthur and his fellow American soldiers may take credit for liberating the Philippines during World War II, but the unsung heroes were the Filipinos who worked alongside them to achieve this feat.

Aside from the guerillas, fisherfolk from Cebu also played a major role in the defeat of the Japanese.

In the summer of 1944, the Japanese thought they were just one battle away from solidifying their stronghold in the region and driving the American forces out. Admiral Mineichi Koga drafted &ldquoZ Plan&rdquo (Combined Fleet Secret Operations Order No. 73), a strategy for committing the remaining Japanese forces in a make-or-break battle.The &ldquoZ Plan&rdquo papers were locked in a briefcase that Koga brought as he flew out of his headquarters in Palau due to advancing American forces. Koga and his chief of staff Admiral Shigery Fukudome&rsquos planes were unfortunately hit by a tropical thunderstorm and while Koga didn&rsquot survive, Fukudome and the papers managed to crash-land between Cebu and Bohol.

The papers floated in the ocean and were gathered by local fisherfolk, who handed it to Lt. James Cushing, who later delivered these tactical papers to Gen. MacArthur who was staying in Australia that time. The papers had been decisive in the Battle of the Philippine Sea and the eventual return of MacArthur in Leyte.

Captain Conrado Yap and the members of the 10th Battalion Combat Team of the Battle of Yultong/Yuldong

Not a lot of people know that the Philippines played a role in the Korean War. In September 1950, the Philippines&rsquo only armored battalion, the 10th Battalion Combat Team (Motorized) landed on the coast of Korea.

Just four years into independence after World War II, the country saw it a great honor to fight for democracy in another country. The battalion members were between 18 and 54. The battalion was tasked to hunt down North Korean guerillas. They also won at the Battle of Yuldong in April 1951, where 900 Filipinos successfully held off the attack from around 40,000 Chinese.

Captain Conrado Yap was spotted saving a wounded man that caused him to be exposed in enemy fire. This gallant act of heroism inspired his men to keep on fighting. The Captain was killed in action and awarded the Distinguished Service Cross by the American Government.

Senator Jose Diokno

As a boy, Jose Diokno accompanied his father Ramon Diokno to trial. Watching his father in trial solidified the young Jose&rsquos resolve to be a lawyer someday. Jose graduated summa cum laude and he is also known to be the only person who topped both the Philippine Bar Exam and the board exam for Certified Public Accountants. As a distinguished lawyer, he was appointed as Secretary of Justice by President Diosdado Macapagal. During his time as Secretary of Justice, he investigated an American businessman for tax evasion. Then President Macapagal wanted to absolve this businessman in exchange for deportation but when Diokno refused, he was asked to resign.

He ran as Senator for the Nacionalista Party and won. In the early 1970s, however, he started to disagree with the policies of then president Ferdinand Marcos, especially with the suspension of writ of habeas corpus, and resigned from the party. He took the fight to the streets, instead. When Martial Law was declared, Jose was arrested and detained for two years. Upon his release he set up a Free Legal Assistance Group for victims of Martial Law. This has been the first and biggest association of human rights lawyers in the country.

After the People Power Revolution, he became the founding chairman of the Presidential Committee on Human Rights but after the Mendiola Massacre, but he resigned from his post due to deep disgust with how the military killed the 15 farmers who were protesting peacefully.

In 2004, Dioknno was posthumously given the Order of Lakandula with the rank of Supremo.


While You Are Ringing In The Summer, Don't Forget To Remember The Importance Of What We Have Off For.

Home of the free because of the brave.

"The American flag does not fly because the wind moves it. It flies from the last breath of each solider who died protecting it."

On this present day in America, we currently have over 1.4 million brave men and women actively listed in the armed forces to protect and serve our country.

Currently there is an increased rate of 2.4 million retiree's from the US military

Approximately, there has been over 3.4 million deaths of soldiers fighting in wars.

Every single year, everyone look's forward to Memorial Day Weekend, a weekend where beaches become overcrowded, people fire up them grills for a fun sunny BBQ, simply an increase of summer activities, as a "pre-game" before summer begins.

Many American's have forgot the true definition of why we have the privilege to celebrate Memorial Day.

In simple terms, Memorial Day is a day to pause, remember, reflect and honor the fallen who died protecting and serving for everything we are free to do today.

Thank you for stepping forward, when most would have stepped backwards.

Thank you for the times you missed with your families, in order to protect mine.

Thank you for involving yourself, knowing that you had to rely on faith and the prayers of others for your own protection.

Thank you for being so selfless, and putting your life on the line to protect others, even though you didn't know them at all.

Thank you for toughing it out, and being a volunteer to represent us.

Thank you for your dedication and diligence.

Without you, we wouldn't have the freedom we are granted now.

I pray you never get handed that folded flag. The flag is folded to represent the original thirteen colonies of the United States. Each fold carries its own meaning. According to the description, some folds symbolize freedom, life, or pay tribute to mothers, fathers, and children of those who serve in the Armed Forces.

As long as you live, continuously pray for those families who get handed that flag as someone just lost a mother, husband, daughter, son, father, wife, or a friend. Every person means something to someone.

Most Americans have never fought in a war. They've never laced up their boots and went into combat. They didn't have to worry about surviving until the next day as gunfire went off around them. Most Americans don't know what that experience is like.

However, some Americans do as they fight for our country every day. We need to thank and remember these Americans because they fight for our country while the rest of us stay safe back home and away from the war zone.

Never take for granted that you are here because someone fought for you to be here and never forget the people who died because they gave that right to you.

So, as you are out celebrating this weekend, drink to those who aren't with us today and don't forget the true definition of why we celebrate Memorial Day every year.

"…And if words cannot repay the debt we owe these men, surely with our actions we must strive to keep faith with them and with the vision that led them to battle and to final sacrifice."


6 Unsung Black Culinary Heroes Of The Past

Before there was an official observance of Black History Month in February each year, there was Negro History Week. Carter G. Woodson and the Association for the Study of Negro Life and History led a full week of celebrating the contributions of African Americans. But too often is Black History Month a blip on the radar for most people, focusing only on the same well-known figures with little to no reverence for those who are lesser-known.

This is especially the case with African American culinary history

Food is comfort, yes, but food is also political. What we eat — and how we eat — has the ability to interrogate local food systems, inform us of the histories of foodways that have existed for decades or centuries, and answer long-held questions about how and what we’ve come to be. For African Americans, this knowledge is deepened and far more inherently complex due to the legacy of slavery.

Black people have always cooked — for survival, for sustenance, for gathering family and other loved ones together, and later, much later, for the sheer pleasure of it. Upholding and celebrating the hordes of men and women who cooked, whether free or enslaved, as home cooks, caterers or other professionals, is honoring our own murky relationship with food. Keeping their stories and names alive is one of the best ways we can focus remembrance in the most righteous of ways.

Here are six unsung heroes of the Black culinary past:

Cleora Butler

Butler came from Texas in the 1920s to make Tulsa, Oklahoma, her new home. She was offered a position cooking for the Charles Robertson family, putting to the test all of the cooking lessons she absorbed from her mother, Martha Thomas. For roughly 60 years, Butler built a reputation for herself as one of the most renowned and most in-demand cooks and caterers in Tulsa. In 1961, she opened Cleora’s Pastry Shop and Catering, a storefront of sorts for her specialties, such as sourdough French bread and baked fudge, but she had to close it five years later when her husband became ill.

Butler’s cooking and baking is representative of a blend of many influences, particularly regional ingredients and Southwestern cooking techniques. Toni Tipton-Martin writes in her latest cookbook, “Jubilee,” that there is a clear reason for this: “Like other migrating African American families, Cleora’s people were lured to the West, to Indian Country, by the promise of free land, liberty and self-sufficiency.”

In early 1986, Butler’s first and only book, a posthumous memoir composed of stories, menus and recipes, was published — a year after her death. (Image above)

Cleo Johns

A catering pioneer in her own right, North Carolina native Cleo Johns created a lasting legacy in the Northeast. For most of her career, Johns resided in Maplewood, New Jersey, with the bulk of her clients in New York City. Her business, Cleo’s La Cuisine , routinely catered to up to seven events a day with anywhere from 30 to 4,000 people. Some of her customers’ favorite dishes included stuffed mushrooms with hollandaise sauce and her chicken Kiev.

Therese Nelson, a Black culinary historian, food writer and caterer, said Johns’ industrious spirit has both intrigued and inspired her.

“Catering was the culinary battle ground for Black agency and authority in American gastronomy,” she told HuffPost. “And as a caterer, I’m always on the lookout for those names because they give us the receipts of culinary excellence that assert our legacy in this industry before it was respectable, lucrative and revered work.”

Duchess ‘Charity’ Quamino

Her frosted plum cake is what earned her the everlasting title of “Pastry Queen of Rhode Island,” as the story goes. There is more to the life of Duchess “Charity” Quamino, however.

Quamino is said to have been originally from Ghana and enslaved in Newport, Rhode Island.

“We know as a young woman she was enslaved in the Channing household,” Keith Stokes, vice president of Newport’s 1696 Heritage Group, told HuffPost. ”There, she cooked, learned to be a cook and cared for the children. The house that she lived in at that time being enslaved still stands.”

The Channings were an elite family, and due to those connections, Quamino often cooked and catered for other elite families and events in Newport. As a free woman, she continued cooking and baking. In colonial New England, specifically Newport, Rhode Island, Quamino is just one of a legion of African culinary entrepreneurs who took their cooking and baking prowess and turned it into full-fledged businesses in order to support themselves independently post-enslavement.

Cuffy Cockroach

Often credited with being the connoisseur of cooking turtles, Cuffy Cockroach was known for cooking turtle soup in Newport, Rhode Island, a long way from his home in the Guinea Coast. Turtle and rum feasts were common during the colonial era in New England. Rum in particular was inextricably tied to the transatlantic slave trade, which kept the region financially afloat.

Cockroach has become legendary for cooking his turtle soup at a party on Goat Island in 1767, according to food writer and historian Michael Twitty, who manages the blog Afroculinaria. Storied tales about that party circulate every year during Christmas in Newport, even to this day.

Daisy McAfee Bonner

The story, life and culinary achievements of Daisy McAfee Bonner exist in the same plane as countless other free and enslaved African Americans who have quietly cooked for presidents for decades. Adrian Miller , in his NAACP Image Award-winning book, “The President’s Kitchen Cabinet,” amplifies the names and stories of these underscored culinarians, including those of Bonner.

Originally from Fort Valley, Georgia, Bonner was President Franklin D. Roosevelt’s primary cook at his second home in Warm Springs, Georgia. Bonner was loaned to FDR from a wealthy local family.

“Bonner took every opportunity to get FDR hooked on Southern delicacies like fried chicken, broiled pigs feet, turnip greens, hush puppies, and cornbread,” Miller writes in his book.

Sarah Estell

On 5th Avenue North near Nashville’s Art District in Tennessee, there’s a historical marker memorializing the legacy of Sarah Estell , who was a free Black woman and culinary entrepreneur. Ice cream was Estell’s claim to fame. Between the 1840s and the 1860s, when ice became widely available on the east coast thanks to new trade routes opening up, Estell used the new resource to her advantage. Her flavors ranged from the typical vanilla to Parmesan to rye bread-flavored ice cream.

City records point to her boarding house conveniently located next to McKendree Church in Nashville. As throngs of people filed out of services, she sold her specialty flavors and other sweet treats. The bulk of her customers were city workers — police officers, firefighters and politicians. Estell also made a significant amount of money catering for parties and other events throughout the city.

CORRECTION: In an earlier version of this article, it said Adrian Miller’s book won a James Beard Award. It won an NAACP Image Award for nonfiction.


6 Unsung Heroes of the American Revolution - HISTORY

UNSUNG HEROES: The Story of America's Female Patriots

Providing Support for MPT

It’s clear to all of us that women are contributing in unprecedented ways to the military’s mission of defending the nation. Everyone is committed to doing the job, men and women alike. They're fighting and they're dying together. And the time has come for our policies to recognize that reality.
Secretary of Defense, Leon Panetta
24 de enero de 2013

Every woman that has ever served in the American military has volunteered to do so.

Today more women serve in the armed forces of the United States than at any other time in our nations history, in ways never before possible.

This courageous heritage can be traced back to the Revolution where women donned men's clothes and took up arms against the British. And though none had the right to vote, hundreds of women participated in the Civil War as nurses, spies and soldiers. Of the 33,000 women who served their country during the Great War, some 300 lost their lives. More than 700,000 women defended America in WW II, Korea and Vietnam. As of 2014, over 150 female patriots have been killed in Iraq and Afghanistan.

The service of these women has been heroic, their sacrifices profound and their enormous accomplishments largely ignored.

Unsung Heroes: The Story of America’s Female Patriots finally, and for the first time, sets the record straight.

This 2 hour, 2-part documentary is executive produced by Academy Award winning filmmaker Ron Howard and written and directed by Sundance, Emmy and Image Award winning filmmaker Frank Martin, creator of the acclaimed public television special For Love of Liberty: The Story of America's Black Patriots.

At the heart of Unsung Heroes are the powerful first-hand accounts of women who have lived the story. They include Admiral Michelle Howard and General Ann Dunwoody, the two highest ranking women in the history of the American military, Sgt. Leigh Ann Hester who is the first woman to earn the Silver Star for heroism in combat, Mildred Manning who is the last surviving female POW from WWII, the first female Thunderbird pilot, Lt. Col. Nicole Malachowski, Captain Beverly Kelly who is the first woman to command an American warship, Deanie Parish who is one of the last surviving WWII era WASP pilots, and Wounded Warrior and recently elected member of Congress, Lt. Col. Tammy Duckworth. Others in the film include Steve Ellis whose daughter was killed in Afghanistan, Sgt. Latianna Wilson who was a victim of sexual assault and suicide survivor, and Vietnam era nurse, 1st Lt. Marsha Four who still suffers the effects of PTSD.

These are stories of perseverance and triumph that reveal the unheralded achievements of this valiant legion of female patriots. The special also calls attention to the unique challenges faced by today's women veterans, such as sexual assault, homelessness and the loss of children.

Rare photographs, archival materials and personal memorabilia illustrate this eclectic mix of on-camera interviews. The program is formatted thematically and the segments include Heroes, Called to Duty, Healers, In The Line of Fire, Freedom Is Not Free, Flyers, Leadership, POW’s, Killed in Action and Against all Odds.

Unsung Heroes: The Story of America's Female Patriots is an inspirational saga of unrecognized courage and sacrifice that touches every community in the nation. These are women, who despite the hardships of military service are proud of their long-standing commitment to the patriot ideals of the United States. It is a story of all guts and no glory and its theme, the price of liberty, is relevant to all Americans.

Download Videos and Images

To download materials: Right click the links and select "Save Target As" for Internet Explorer or "Save Link As" for Firefox.


A soldier and a spy, Bissell was a hero on the battlefield and lived every day as a spy with the risk of being found and hanged. Bissell joined the army as a corporal and fought with Washington. He was present at the battles of White Plains, Trenton, and Monmouth.

Practically every soldier under Washington at the Battle of Trenton deserved a medal the march to the battle claimed the lives of two men and left others with frostbite. Two years later, Bissell fought in nearly opposite conditions at Monmouth. Over 100-degree weather had men dying from heat stroke during the brutal, but inconclusive, battle. During the battle, Bissell was shot in the face, sustaining a serious scar to his cheek but still surviving to fight again.

But Bissell did not fight again, instead, he was given the far more dangerous job of being a spy in New York. Of all the British forces to join as a spy, Bissell joined Benedict Arnold&rsquos loyalist army. Initially planned as a shorter stay, Bissell became seriously ill and lost his opportunity to desert back to American forces. For over a year, Bissell served as a quartermaster for the British and kept track of everything he could think of.

When he was finally able to make his escape, Bissell was arrested by American forces as only Washington and a few others had knowledge of Bissell&rsquos espionage. After pleading his captors to contact Washington, Bissell was recognized and freed. Bissell spent days redrawing maps of British positions from memory and writing down every last important detail he could think of.

For risking his life on the battlefield and within the enemy&rsquos armies, Bissell was awarded the Badge of Military Merit by George Washington. Bissell continued to serve throughout the war and in the American Indian wars after the revolution. A true patriot, Bissell never thought to stay with the British despite serving with them for 13 long months.


Ver el vídeo: La revolución americana (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Kyrk

    En mi opinión se equivoca. Discutamos.

  2. Nehemiah

    Comprensiblemente, gracias por su ayuda en este asunto.

  3. Vulabar

    Creo que permitirás el error. Escríbeme por MP.

  4. Haraford

    Wacker, que frase necesaria..., un espléndido pensamiento



Escribe un mensaje