Podcasts de historia

¿Por qué los judíos no emigraron al mundo musulmán?

¿Por qué los judíos no emigraron al mundo musulmán?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A lo largo de la mayor parte de la historia, los judíos vivieron significativamente mejor en los países musulmanes que en los cristianos. Además, tras la expulsión de España, muchos judíos españoles se trasladaron al mundo musulmán (de Marruecos al Imperio Otomano). Sin embargo, cuando los judíos fueron desalojados de Europa central y oriental, o incluso después de pogromos allí (hasta el siglo XIX), los judíos simplemente se mudaron de un país a otro en Europa (y, a veces, incluso de regreso al país original que los desalojó). ¿Por qué no se mudaron al mundo musulmán?


Me imagino, es una especie de hogar espiritual. Los judíos emigraron de países musulmanes a países musulmanes (vale, España era cristiana cuando los judíos fueron desterrados, pero era algo nuevo, y los judíos recordaron en el mejores días bajo la autoridad musulmana.)

Cuando los judíos fueron desalojados de Europa central y oriental, buscaron sociedades similares para establecerse. Tenían experiencia con cristianos, por lo que los preferían. No querían ir a pueblos extranjeros completos.

Pero también hay otros ejemplos. Los judíos emigraron a China / Shanghai durante los años 30 desde Alemania, Rusia e Irak. La razón principal será que no tenían otra posibilidad.


La pregunta tal como se planteó no es del todo precisa. Los judíos sefardíes son, con razón, la comunidad judía más famosa del Imperio Otomano. Sin embargo, en Estambul, puedes encontrar sinagogas y asociaciones pertenecientes a inmigrantes Ashknazi de Europa. Todos estos eran inmigrantes pre-sionistas de, si no recuerdo mal, Rusia. De hecho, hubo una lucha por el poder y un conflicto en la comunidad judía entre los recién llegados europeos y los judíos sefardíes "nativos".

Esto no sugiere que la inmigración judía al Imperio Otomano desde Europa fuera grande antes de finales del siglo XIX, pero ciertamente existió. No me sorprendería que encontrara más judíos europeos en otras ciudades con poblaciones judías, como Izmir, Edirne y, en particular, Salónica.

En cuanto a por qué no hubo una inmigración a gran escala, ofrecería que los judíos europeos eran culturalmente europeos y era mucho más probable que migraran dentro de su mundo cultural, donde su idioma y prácticas habrían sido la norma, que a uno que lo haría. han sido culturalmente extranjeros. Lo mismo ocurre con los judíos otomanos, que no se trasladaron a Europa en gran número durante este período porque se sentían más a gusto con los árabes, turcos, kurdos, griegos o cualquier población entre la que vivieran.

Eventualmente, tanto los judíos sefardíes como los asquenazíes eventualmente emigrarían a América del Norte y del Sur, al igual que los cristianos y musulmanes en Europa y el Medio Oriente.


Es cuestión de contactos. ¿Dónde te mudas y cómo? En general te mudas a donde tienes amigos, contactos y donde puedes hablar un idioma. Y mudarse mucho con todas sus posesiones es costoso y lleva tiempo.


La historia de los judíos después de la diáspora es bastante complicada.

Por un lado, creo que siempre hubo una minoría judía significativa en el mundo musulmán, por lo que una respuesta sería que, de hecho, hicieron exactamente lo que usted sugirió.

Sin embargo, siempre hubo algunos en Europa también. En parte, esto se debió a que, sin darse cuenta, los animaron a vivir allí. La teología cristiana de la Edad Media prohibía prestar dinero a interés. Por lo tanto, las únicas personas que podían ganarse la vida prestando dinero (por ejemplo, siendo banqueros) eran los no cristianos. Se puede ganar mucho dinero en la banca, incluso en ese entonces.

Sin embargo, esto fue (a veces literalmente) una espada de doble filo. Si eres un gobernante que debe un montón de dinero que no puedes devolver, una forma de salir de eso era hacer que la ciudadanía local se alborotara por los judíos locales, de modo que todos tuvieran que huir para salvar sus vidas ( o quedarse y morir). Esta fue la fuente última de gran parte del antisemitismo europeo.


A menudo nos preguntamos cómo y por qué nuestros antepasados ​​asquenazíes medievales siguieron regresando a sus comunidades destruidas para reconstruir (al igual que los residentes de Galveston reconstruyen constantemente, después de huracanes y cosas así ...).

¿Por qué diablos no huyeron al Imperio Otomano, donde los turcos trataban a los judíos relativamente bien? (acéptelo, ellos necesitaban a los judíos, más de lo que los judíos los necesitaban a ellos).

Bueno, no tengo la respuesta a esa pregunta, pero puedo decirles que algunos Ashkenazim mismos estaban desconcertados por la ilógica habitación de los judíos en el odioso territorio cristiano. Toma una lectura.


No todos los judíos franco-alemanes padecían lo que una vez describí como un trastorno similar al "síndrome de la mujer maltratada".

Como lo expresó Graetz:

Cuando se contrasta con las condiciones miserables de los judíos en Alemania, la suerte de aquellos que habían establecido su morada en el imperio turco recién resucitado debió parecer pura felicidad. Los inmigrantes judíos que habían escapado de las incesantes persecuciones a las que habían sido sometidos en Alemania se expresaban en términos de éxtasis por las felices condiciones de los judíos turcos. A diferencia de sus correligionarios bajo el dominio cristiano, no se vieron obligados a ceder la tercera parte de sus fortunas en impuestos reales; tampoco se vieron obstaculizados de ninguna manera en la realización de negocios. Se les permitió una libertad absoluta de movimiento a lo largo y ancho del imperio. No estaban sujetos a leyes suntuarias y, por lo tanto, podían vestirse de seda y oro, si así lo deseaban.

Turquía fue, en resumen, correctamente descrita por un judío entusiasta como una tierra "en la que nada, absolutamente nada falta". Dos jóvenes inmigrantes, Kalman y David, pensaron que si los judíos alemanes se daban cuenta de una décima parte de la felicidad que se encuentra en Turquía, enfrentarían cualquier dificultad para llegar allí. Estos dos jóvenes persuadieron a Isaac Sarfati, que había viajado a Turquía en épocas anteriores, y cuyo nombre no era de ninguna manera desconocido en Alemania, para que escribiera una carta circular a los judíos de Renania, Estiria, Moravia y Hungría, para familiarizarlos con la feliz suerte de los judíos bajo la media luna en comparación con el duro destino bajo la sombra de la cruz, y pedirles que escapen de la casa de servidumbre alemana y emigren a Turquía. Las luces y sombras de su tema no podrían haber sido más definidas que en la carta de Zarfati (escrita en 1456), cuyo lenguaje gráfico, a menudo algo demasiado artificial, no se presta fácilmente a la traducción:

“He oído hablar de las aflicciones, más amargas que la muerte, que han sufrido nuestros hermanos en Alemania, de las leyes tiránicas, los bautismos obligatorios y los destierros. Y cuando huyen de un lugar, un destino aún más duro les sobreviene en otro. Oigo a un pueblo insolente alzar su voz con furia contra los fieles; Veo su mano levantada para golpearlos. Por todos lados me enteré de la angustia del alma y del tormento del cuerpo; de exacciones diarias impuestas por extorsionadores despiadados. El clero y los monjes, falsos sacerdotes, se levantan contra el infeliz pueblo de Dios y dicen: "Permítenos perseguirlos hasta la perdición, que el nombre de Israel no se conozca más entre los hombres". Se imaginan que su fe está en peligro porque los judíos en Jerusalén podrían per-aventurarse y comprar la Iglesia del Santo Sepulcro (eventualmente esto sucedió, j.d.). Por esta razón, han promulgado una ley, que todo judío que se encuentre en un barco cristiano con destino al este será arrojado al mar. ¡Pobre de mí! Cuán malvado es el pueblo de Dios en Alemania suplicado; ¡Cuán tristemente han perdido sus fuerzas! Son llevados de aquí para allá, y perseguidos hasta la muerte. La espada del opresor siempre cuelga sobre sus cabezas. ¡Hermanos y maestros! ¡Amigos y conocidos! Yo, Isaac Zarfati, de estirpe francés, nacido en Alemania, donde me senté a los pies de mis maestros, os proclamo que Turquía es una tierra en la que no falta nada. Si quieres, todo te irá bien. El camino a tierra santa se le abrió a través de Turquía. ¿No es mejor para ti vivir bajo los musulmanes que bajo los cristianos? Aquí todo hombre habita en paz bajo su vid y su higuera. En la cristiandad, por el contrario, no os atrevéis a vestir a vuestros hijos de rojo o de azul, según vuestro gusto, sin exponerlos al insulto ya vosotros mismos a la extorsión; y por lo tanto estáis condenados a andar mal vestidos con ropas de colores tristes (haredim ..., j.d.). Todos tus días están llenos de dolor, incluso tus sábados y feriados. Los extraños disfrutan de tus bienes; y, por tanto, ¿de qué provecho es la riqueza de tus ricos? ¿Vosotros llamáis vuestras riquezas? ¡Pobre de mí! Pertenecen a tus opresores. Traen falsas acusaciones contra ti. No respetan ni la edad ni la sabiduría; y aunque te dieron una prenda que sellaste sesenta veces, la romperían. Continuamente te imponen dobles castigos, muerte de tormento y confiscación de bienes. Prohíben la enseñanza en sus escuelas; te asaltan durante tus horas de oración; y le prohíben trabajar o realizar sus negocios en los días festivos cristianos. Y ahora, viendo todas estas cosas, Israel, ¿por qué duermes? ¡Levántate y deja esta tierra maldita para siempre! " El llamamiento de Isaac Sarfati indujo a muchos judíos a emigrar de inmediato a Turquía y Palestina. Su comportamiento grave, piedad extrema y vestimenta peculiar los distinguió a la vez de los judíos de Grecia y Oriente, y al poco tiempo, los recién llegados ejercieron una influencia considerable sobre los demás habitantes de los países en los que se establecieron.

Pero para que no se piense que las condiciones para los judíos en Judea eran una utopía:

Hubo circunstancias peculiares relacionadas con la prohibición de la emigración de judíos a Palestina. Los habitantes judíos de Jerusalén habían obtenido permiso de una pacha para construir una sinagoga en una de las laderas del monte Sión. El sitio de esta sinagoga colindaba con un terreno propiedad de los monjes franciscanos. Los monjes levantaron un clamor, volviendo a despertar el temor de que los judíos ocuparan el santo sepulcro ... (hmmm ... esto suena familiar ... -j.d.)

El Papa emitió una bula que prohibía a los armadores católicos (la mayoría de los cuales eran convenientemente venecianos) transportar judíos al este.


También estoy tratando de comprender un fenómeno opuesto, a saber, el de los sefardíes expulsados ​​de España y Portugal que buscan refugio en lugares como Alemania (especialmente Hamburgo), Austria (Viena principalmente) Francia e incluso en Europa del Este (este último es el tema de mi próxima publicación). libro). La mayoría de los descendientes de estas almas desafortunadas eventualmente encontrarían una muerte violenta en la parte oriental de este continente empapado de sangre.


Para empezar, la mayoría de los judíos no se mudaron simplemente de un país a otro dentro de Europa. Donde existía la posibilidad, abandonaron Europa por completo. A finales del siglo XIX, una verdadera avalancha de inmigrantes llegó a Alemania, lo que provocó temores de Ostjuden - pero la mayoría de ellos en realidad estaban usando Alemania como un trampolín para llegar a América del Norte (Estados Unidos y Canadá), a donde era significativamente más fácil inmigrar si procedían de un país de Europa Occidental.

Un número significativo de judíos de habla rusa (principalmente de los estados bálticos) también se dirigieron a Sudáfrica en este momento. Buscaron un empleo lucrativo, estar libres de persecución y una vida mejor, lo mismo que todos los inmigrantes quieren.

Cuando no pudieron hacer eso, al menos buscaron algo familiar. ¿Por qué mudarse al norte de África o al Medio Oriente cuando hacerlo requiere aprender un idioma completamente nuevo pero no traer consigo la posibilidad de movilidad ascendente? En momentos en que el movimiento a esas regiones traía consigo la posibilidad de un avance económico (como después de la expulsión de España y Portugal), la gente se trasladaba. En momentos en que no era así, buscaban lo familiar: otros países cristianos posteriores a la Ilustración con una población judía que poseía tradiciones y costumbres de estilo de vida similares a las suyas.


Porque la afirmación de que los judíos "vivían significativamente mejor" en tierras musulmanas es falsa. Hubo poca diferencia en el trato de los judíos en tierras cristianas o musulmanas; hubo pogromos y periodos de tolerancia en ambos.

Una cosa para recordar: a excepción de Persia y los puntos al este, el "mundo musulmán" era anteriormente el mundo cristiano. Arabia estaba poblada por tribus paganas, cristianas y judías; ¡Yemen tenía un rey judío! Las poblaciones judías de estas tierras, el norte de África y Europa estaban allí cuando llegó el cristianismo, y todavía estaban allí cuando llegó el Islam. En su mayoría, la gente permanecía donde habían estado sus antepasados, moviéndose solo cuando era una cuestión de vida o muerte, y regresando cuando el nuevo lugar se volvía intolerable.


De hecho, había varias comunidades judías en todo el mundo islámico.

Tras la expulsión de los judíos de España en 1492, muchas comunidades judías sí emigraron al norte de África musulmana (concretamente, Marruecos, Argelia y Túnez). Las ciudades marroquíes de Casablanca y Fez tenían importantes comunidades judías españolas durante la Edad Moderna.

En 1492, el Sultanato Musulmán Turco invitó a la comunidad judía española expulsada a residir en varias partes del Imperio Otomano, específicamente en Constantinopla, Tesalónica, Izmir / Esmirna, la isla egea de Rodas, así como las ciudades egipcias de Alejandría y El Cairo. (Aunque la mayoría de los lugares enumerados eran originalmente ciudades y tierras griegas, estuvieron bajo el dominio colonial musulmán turco otomano durante varios siglos).

La antigua diáspora judía también incluía tierras y países preislámicos, como Siria, Yemen, Irán e Irak.


Creo que una de las razones fue que Europa estaba más desarrollada económicamente con niveles de vida más altos. A veces, los judíos supieron adaptarse a las circunstancias de Europa. Por ejemplo, en el Imperio ruso, los judíos obtenían con frecuencia la ciudadanía turca para ser contados como extranjeros en Rusia (y para evitar la legislación antijudía que solo se aplicaba a los súbditos del Imperio ruso), pero permanecían en Rusia.


Judíos en países islámicos: el trato a los judíos

Los árabes a veces afirman que, como "semitas", no pueden ser antisemitas. Esto, sin embargo, es una distorsión semántica que ignora la realidad de la discriminación y la hostilidad árabe hacia los judíos. Los árabes, como cualquier otro pueblo, pueden ser antisemitas.

El término & quotanti-Semite & quot fue acuñado en Alemania en 1879 por Wilhelm Marr para referirse a las manifestaciones antijudías de la época y para dar al odio a los judíos un nombre que suena más científico. (1) "Antisemitismo" ha sido aceptado y entendido como el odio al pueblo judío.

Si bien las comunidades judías en los países árabes e islámicos obtuvieron mejores resultados en general que las de las tierras cristianas en Europa, los judíos no eran ajenos a la persecución y la humillación entre los árabes y los musulmanes. Como ha escrito el historiador de la Universidad de Princeton, Bernard Lewis: `` La Edad de Oro de la igualdad de derechos fue un mito, y creer en ella fue el resultado, más que una causa, de la simpatía judía por el Islam ''. (2)

Mahoma, el fundador del Islam, viajó a Medina en 622 d.C. para atraer seguidores a su nueva fe. Cuando los judíos de Medina se negaron a convertirse y rechazaron a Mahoma, dos de las principales tribus judías fueron expulsadas en 627, los seguidores de Mahoma mataron entre 600 y 900 de los hombres y dividieron a las mujeres y los niños judíos sobrevivientes entre ellos. (3)

La actitud musulmana hacia los judíos se refleja en varios versículos del Corán, el libro sagrado de la fe islámica. “Ellos [los hijos de Israel] fueron condenados a la humillación y la miseria. Trajeron la ira de Dios sobre sí mismos, y esto porque solían negar las señales de Dios y matar a sus profetas injustamente y porque desobedecieron y fueron transgresores ”(Sura 2:61). Según el Corán, los judíos intentan introducir la corrupción (5:64), siempre han sido desobedientes (5:78) y son enemigos de Alá, el Profeta y los ángeles (2: 97 & shy98).

El Dhimmi

Aún así, como "Gente del Libro", los judíos (y cristianos) están protegidos por la ley islámica. El concepto tradicional de "dhimma" ("escritura de protección") fue extendido por los conquistadores musulmanes a cristianos y judíos a cambio de su subordinación a los musulmanes. Los pueblos sometidos al dominio musulmán por lo general tenían la opción de elegir entre la muerte y la conversión, pero a los judíos y cristianos, que se adhirieron a las Escrituras, se les permitió como dhimmis (personas protegidas) practicar su fe. Esta "protección" hizo poco, sin embargo, para asegurar que judíos y cristianos fueran tratados bien por los musulmanes. Por el contrario, un aspecto integral del dhimma era que, al ser un infiel, tenía que reconocer abiertamente la superioridad del verdadero creyente: el musulmán.

En los primeros años de la conquista islámica, el & quot; atributo & quot (o jizya), pagado como un impuesto de capitación anual, simbolizaba la subordinación del dhimmi. Posteriormente, el estatus inferior de judíos y cristianos se reforzó mediante una serie de regulaciones que regían el comportamiento de los dhimmi. A los dhimmis, bajo pena de muerte, se les prohibió burlarse o criticar el Corán, el Islam o Mahoma, hacer proselitismo entre los musulmanes o tocar a una mujer musulmana (aunque un hombre musulmán podía tomar como esposa a una musulmana no tímida).

Los dhimmis fueron excluidos de los cargos públicos y del servicio armado, y se les prohibió portar armas. No se les permitía montar a caballo ni en camello, construir sinagogas o iglesias más altas que las mezquitas, construir casas más altas que las de los musulmanes o beber vino en público. No se les permitió rezar ni llorar en voz alta, ya que eso podría ofender a los musulmanes. Los dhimmi tenían que mostrar deferencia pública hacia los musulmanes, cediéndoles siempre el centro del camino. Al dhimmi no se le permitió declarar ante un tribunal contra un musulmán, y su juramento era inaceptable en un tribunal islámico. Para defenderse, el dhimmi tendría que comprar testigos musulmanes a un alto costo. Esto dejaba al dhimmi con pocos recursos legales cuando era lastimado por un musulmán. (4)

Los dhimmis también se vieron obligados a usar ropa distintiva. En el siglo IX, por ejemplo, el califa de Bagdad al-Mutawakkil designó una insignia amarilla para los judíos, sentando un precedente que sería seguido siglos más tarde en la Alemania nazi. (5)

Violencia contra los judíos

En varias ocasiones, los judíos en tierras musulmanas pudieron vivir en relativa paz y prosperar cultural y económicamente. Sin embargo, la posición de los judíos nunca fue segura y los cambios en el clima político o social a menudo conducían a persecución, violencia y muerte. Los judíos eran generalmente vistos con desprecio por sus vecinos musulmanes. La coexistencia pacífica entre los dos grupos implicaba la subordinación y degradación de los judíos.

Cuando se percibía que los judíos habían alcanzado una posición demasiado cómoda en la sociedad islámica, surgía el antisemitismo, a menudo con resultados devastadores: el 30 de diciembre de 1066, Joseph HaNagid, el visir judío de Granada, España, fue crucificado por una turba árabe que Se procedió a arrasar la judería de la ciudad y masacrar a sus 5.000 habitantes. El motín fue incitado por predicadores musulmanes que se habían opuesto airadamente a lo que consideraban un poder político judío desmesurado.

De manera similar, en 1465, turbas árabes en Fez masacraron a miles de judíos, dejando solo a 11 con vida, después de que un visir adjunto judío tratara a una mujer musulmana de "manera ofensiva". Los asesinatos desencadenaron una ola de masacres similares en todo Marruecos. (6)

Otros asesinatos en masa de judíos en tierras árabes ocurrieron en Marruecos en el siglo VIII, donde comunidades enteras fueron aniquiladas por el gobernante musulmán Idris I África del Norte en el siglo XII, donde los almohades se convirtieron por la fuerza o diezmaron varias comunidades Libia en 1785, donde Ali Burzi Pasha asesinó a cientos de judíos Argel, donde los judíos fueron masacrados en 1805, 1815 y 1830 y Marrakech, Marruecos, donde más de 300 judíos fueron asesinados entre 1864 y 1880. (7)

Se promulgaron decretos que ordenaban la destrucción de sinagogas en Egipto y Siria (1014, 1293-4, 1301-2), Irak (854-859, 1344) y Yemen (1676). A pesar de la prohibición del Corán, los judíos se vieron obligados a convertirse al Islam o enfrentarse a la muerte en Yemen (1165 y 1678), Marruecos (1275, 1465 y 1790-92) y Bagdad (1333 y 1344). (8)

Como distinguido orientalista G.E. von Grunebaum ha escrito:

No sería difícil juntar los nombres de un número muy considerable de súbditos judíos o ciudadanos del área islámica que hayan alcanzado un alto rango, poder, gran influencia financiera, logros intelectuales significativos y reconocidos y lo mismo podría ser hecho para los cristianos. Pero tampoco sería difícil compilar una larga lista de persecuciones, confiscaciones arbitrarias, intentos de conversión forzada o pogromos. (9)

La situación de los judíos en tierras árabes alcanzó un punto bajo en el siglo XIX. Los judíos de la mayor parte del norte de África (incluidos Argelia, Túnez, Egipto, Libia y Marruecos) se vieron obligados a vivir en guetos. En Marruecos, que contenía la comunidad judía más grande de la diáspora islámica, los judíos debían caminar descalzos o usar zapatos de paja cuando estaban fuera del gueto. Incluso los niños musulmanes participaron en la degradación de los judíos, arrojándoles piedras o acosándolos de otras formas. La frecuencia de la violencia antijudía aumentó y muchos judíos fueron ejecutados bajo cargos de apostasía. Las acusaciones de asesinato ritual contra los judíos se convirtieron en algo común en el Imperio Otomano. (10)

En el siglo XX, el estatus de los dhimmi en tierras musulmanas no había mejorado significativamente. ÉL W. Young, vicecónsul británico en Mosul, escribió en 1909:

La actitud de los musulmanes hacia los cristianos y los judíos es la de un amo hacia los esclavos, a quienes trata con cierta tolerancia señorial siempre que mantengan su lugar. Cualquier signo de pretensión de igualdad es rápidamente reprimido. (11)

El peligro para los judíos se hizo aún mayor a medida que se acercaba un enfrentamiento en la ONU por la partición en 1947. El delegado sirio, Faris el-Khouri, advirtió: "A menos que se resuelva el problema de Palestina, tendremos dificultades para proteger y salvaguardar a los judíos en los países árabes". mundo. & quot (12)

Más de mil judíos murieron en disturbios antijudíos durante la década de 1940 en Irak, Libia, Egipto, Siria y Yemen. (13) Esto ayudó a desencadenar el éxodo masivo de judíos de los países árabes.

Fuentes:
1. Vamberto Morais, Una breve historia del antisemitismo, (Nueva York: W.W Norton and Co., 1976), pág. 11 Bernard Lewis, Semitas y antisemitas, (Nueva York: WW Norton & amp Co., 1986), pág. 81.
2. Bernard Lewis, "Los judíos proislámicos", judaísmo, (Otoño de 1968), pág. 401.
3. Bat Ye'or, El Dhimmi, (Nueva Jersey: Fairleigh Dickinson University Press, 1985), págs. 43-44.
4. Bat Yeor, págs. 30, 56-57 Louis Gardet, La Cite Musulmane: Vie sociale et politique, (París: Etudes musulmanes, 1954), p. 348.
5. Bat Yeor, págs. 185-86, 191, 194.
6. Norman Stillman, Los judíos de las tierras árabes, (PA: The Jewish Publication Society of America, 1979), págs.59, 284.
7. Maurice Roumani, El caso de los judíos de los países árabes: un tema desatendido, (Tel Aviv: Organización Mundial de Judíos de Países Árabes, 1977), págs. 26-27.
8. Bat Ye'or, pág. 61
9. G.E. Von Grunebaum, & quot; los judíos del este bajo el Islam & quot; Viator, (1971), pág. 369.
10. Bernard Lewis, Los judíos del Islam, (Nueva Jersey: Princeton University Press, 1984) p. 158.
11. Estudios de Oriente Medio, (1971), pág. 232.
12. New York Times, (19 de febrero de 1947).
13. Roumani, págs. 30-31.

Descargue nuestra aplicación móvil para acceder sobre la marcha a la Biblioteca Virtual Judía


Los musulmanes fueron prohibidos en las Américas ya en el siglo XVI

El día de Navidad de 1522, 20 musulmanes africanos esclavizados utilizaron machetes para atacar a sus amos cristianos en la isla Hispaniola, entonces gobernada por el hijo de Cristóbal Colón. Los asaltantes, condenados al duro trabajo de una plantación de azúcar del Caribe, mataron a varios españoles y liberaron a una docena de nativos americanos esclavizados en lo que fue la primera revuelta de esclavos registrada en el Nuevo Mundo.

El levantamiento fue rápidamente reprimido, pero llevó al recién coronado Carlos V de España a excluir de América a los esclavos sospechosos de inclinaciones islámicas. Culpó de la revuelta a su ideología radical en lugar de a las duras realidades de vivir una vida de esclavitud.

En el momento de la revuelta de La Española, las autoridades españolas ya habían prohibido los viajes de cualquier infiel, ya fuera musulmán, judío o protestante, a sus colonias del Nuevo Mundo, que en ese momento incluían la tierra que ahora es Estados Unidos. Sometieron a cualquier emigrante potencial con antecedentes sospechosos a un intenso escrutinio. Una persona tenía que demostrar no solo que era cristiana, sino que no había sangre musulmana o judía entre sus antepasados. Las excepciones fueron concedidas únicamente por el rey. La Europa católica estaba enzarzada en una feroz lucha con el Imperio Otomano, y los musulmanes fueron etiquetados uniformemente como posibles riesgos de seguridad. Después del levantamiento, la prohibición se aplicó incluso a los esclavizados en el Nuevo Mundo, escribe la historiadora Sylviane Diouf en un estudio sobre la diáspora africana.

& # 8220 El decreto tuvo poco efecto, & # 8221 agrega el historiador Toby Green en Inquisición: el reino del miedo. Los sobornos y los papeles falsificados podrían llevar a los judíos al Nuevo Mundo con sus mayores oportunidades. Los comerciantes de esclavos ignoraron en gran medida la orden porque los musulmanes de África occidental a menudo eran más alfabetizados y hábiles en el comercio y, por lo tanto, más valiosos que sus homólogos no musulmanes. Los cautivos otomanos y norteafricanos de la región mediterránea, generalmente llamados turcos y moros, respectivamente, eran necesarios para remar en galeras caribeñas o realizar tareas domésticas para sus señores españoles en ciudades y plantaciones.

En el estratégico puerto de Cartagena, en lo que hoy es Colombia, se estima que la mitad de la población esclava de la ciudad fue transportada ilegalmente y muchos eran musulmanes. En 1586, el corsario inglés Sir Francis Drake sitió y capturó la ciudad, instruyendo a sus hombres a tratar a los franceses, turcos y africanos negros con respeto. Una fuente española nos dice & # 8220especialmente los moros desertaron al inglés, al igual que los negros de la ciudad. & # 8221 Presumiblemente se les prometió su libertad, aunque Drake era un conocido traficante de esclavos. Un prisionero español relató más tarde que 300 indios, en su mayoría mujeres, así como 200 africanos, turcos y moros que eran sirvientes o esclavos abordaron la flota inglesa. & # 160

De camino a la colonia inglesa en la isla de Roanoke, Drake y su flota asaltaron el pequeño asentamiento español de San Agustín, en la costa atlántica de Florida, y lo despojaron de sus puertas, cerraduras y otros valiosos herrajes. Con los esclavos pirateados y los bienes robados a bordo, Drake tenía la intención de reforzar Roanoke, situado en los Outer Banks de Carolina del Norte y el primer esfuerzo inglés para asentarse en el Nuevo Mundo. & # 8220Todos los negros, hombres y mujeres, que el enemigo tenía consigo, y algunos otros equipos que se habían llevado & # 8230 debían dejarse en el fuerte y asentamiento que dicen que existe en la costa & # 8221, dice un informe español.

Drake buscó ayudar a su amigo, Sir Walter Raleigh, quien se había establecido en Roanoke el año anterior con más de 100 hombres y el objetivo de establecer una base para el corso y extraer la riqueza que convirtió a España en la nación más rica y poderosa de la Tierra. Entre ellos se encontraba un metalúrgico alemán llamado Joachim Gans, la primera persona de origen judío que se sabe que pisó suelo estadounidense. Los judíos tenían prohibido vivir o incluso visitar Inglaterra entonces & # 8212la prohibición duró desde 1290 hasta 1657 & # 8212 & # 8212, pero Raleigh necesitaba una experiencia científica que no se podía encontrar entre los ingleses de su época. Ganó para Gans hoy & # 8217s equivalente a una visa H-1B para que el científico consumado pudiera viajar a Roanoke e informar sobre cualquier metal valioso encontrado allí. Gans construyó un taller allí y realizó extensos experimentos.

Poco después de que la flota de Drake llegara a la costa de Carolina, un feroz huracán azotó la isla y dispersó los barcos. Los colonos ingleses decidieron abruptamente abandonar su maltrecho fuerte y regresar a casa con la flota. Si el clima hubiera sido más favorable, el frágil asentamiento de Roanoke podría haber surgido como una comunidad notablemente mixta de europeos y africanos cristianos, judíos y musulmanes, así como indios de América del Sur y del Norte. La flota Drake regresó sana y salva a Inglaterra, e Isabel I devolvió a 100 esclavos otomanos a Estambul en un intento por ganarse el favor del sultán anti-español.

El destino de los moros, africanos e indios, sin embargo, sigue siendo un misterio perdurable. No hay constancia de que llegaran a Inglaterra. & # 8220Drake pensó que iba a encontrar una colonia floreciente en Roanoke, así que trajo mano de obra, & # 8221, dice la historiadora de la Universidad de Nueva York Karen Kupperman. Ella y otros historiadores creen que muchos de los hombres y mujeres capturados en Cartagena fueron desembarcados después de la tormenta.

Drake siempre estaba ansioso por obtener ganancias de la carga humana o material, y no estaba dispuesto a liberar una mercancía valiosa, pero había poco mercado en Inglaterra para las personas esclavizadas. Para dejar espacio para los colonos de Roanoke, bien pudo haber dejado a los hombres y mujeres restantes en la costa de Carolina y se fue a navegar. Es posible que algunos de los refugiados se hayan ahogado en el huracán.

Menos de un año después, una segunda ola de colonos ingleses navegó hacia Roanoke y los famosos Colonos Perdidos, pero no mencionaron haber conocido a cientos de refugiados. Los cautivos de Cartagena podrían haberse dispersado entre la población nativa americana local para evitar ser detectados por los asaltantes de esclavos que merodeaban por la costa norteamericana en el siglo XVI. Los nuevos colonos fueron abandonados en el Nuevo Mundo y nunca más se supo de ellos, incluida Virginia Dare, la primera niña inglesa nacida en Estados Unidos.

El asentamiento de Jamestown que siguió adoptó una política similar a la de los españoles con respecto a los musulmanes. El bautismo cristiano era un requisito para ingresar al país, incluso para los africanos esclavizados, que llegaron por primera vez a Virginia en 1619. En 1682, la colonia de Virginia dio un paso más allá, ordenando que todos los & # 8220Negroes, moros, mulatos o indios que y cuyo parentesco y los países nativos no son cristianos & # 8221 automáticamente se consideran esclavos.

Por supuesto, suprimir las & # 8220 inclinaciones islámicas & # 8221 hizo poco para detener las insurrecciones de esclavos en la América española o británica. Los esclavos fugitivos en Panamá en el siglo XVI fundaron sus propias comunidades y libraron una larga guerra de guerrillas contra España. La revuelta de esclavos haitianos a principios del siglo XIX fue instigada por y para africanos cristianizados, aunque los blancos describieron a los que buscaban su libertad como salvajes irreligiosos. La rebelión de Nat Turner en Virginia en 1831 se debió en parte a sus visiones de Cristo otorgándole autoridad para combatir el mal.

La verdadera amenaza para la paz y la seguridad, por supuesto, era el sistema de esclavitud en sí y un cristianismo que lo aprobaba. & # 160 El problema no era la fe de los inmigrantes, sino la injusticia que encontraron a su llegada a una nueva tierra. .


Historia judía

En el año 570 d.C., en la ciudad de La Meca, en lo que hoy es Arabia Saudita, nació el hombre Mohammed. Se convertiría en el fundador del Islam, una poderosa religión monoteísta que tiene más de mil millones y medio de seguidores, una religión que ejercería una gran influencia sobre la civilización y la historia de la humanidad en general.

Según el Islam, un musulmán es alguien que está "subordinado a" o que sirve a Dios. Los musulmanes se oponen a que se les llame "mahometanos" porque es una blasfemia decir que Mahoma era un dios.

La religión del Islam es una fe puramente monoteísta que se basa en gran medida en las ideas judaicas. De hecho, en el Corán, el libro del Islam, se encuentran muchas citas directas no solo del Tanaj, sino incluso del Talmud. El propio Mohammed vivía en un área que en ese momento tenía una gran población judía. Por lo tanto, conocía bien las ideas y costumbres de los judíos. Incluso adaptó su nueva religión para tratar de atraer a los judíos.

Vida temprana

Nació en un clan famoso que todavía existe hoy entre los árabes: la familia Hachemita. Esta familia gobierna Arabia Saudita y Jordania. De hecho, el país de Jordania hoy se llama "El Reino Hachemita de Jordania".

El padre de Mohammed murió antes de que él naciera, y su madre murió antes de que él tuviera seis años. Huérfano a una edad temprana, fue criado por árabes beduinos. En su juventud, se convirtió en conductor de camellos, luego en líder de caravanas y luego en comerciante.

Cuando cumplió 25 años, llevó a una viuda rica y su séquito en una caravana e hizo un trabajo tan espléndido que ella se casó con él. Ella era casi 20 años mayor que él, pero jugaría un papel importante en su vida. Ella es la que lo apoyó y animó. También le dio a luz una hija que se haría famosa por derecho propio, Fátima. Los años que Mohammed estuvo casado con la mujer rica fueron los más tranquilos y normales de su vida. Después de su muerte, su estilo de vida cambió radicalmente.

El verdadero creyente

Los árabes en ese momento eran politeístas y Mahoma se opuso a eso de la peor manera. Afirmó haber tenido una visión en la que el ángel Gabriel se le acercó y le dijo que Dios le había dado la asignación de salir y predicar a los árabes la doctrina del monoteísmo, y que todos los ídolos debían ser erradicados y destruido.

En las calles de La Meca había mucha gente que caminaba y decía tener visiones. Es un clima muy caluroso y el hachís es abundante. Pero no quería ser considerado como un loco más, por lo que tenía miedo de contárselo a nadie. Aquí es donde entró el apoyo de su esposa. Ella creyó en la visión y lo animó hasta que finalmente la hizo pública.

Hasta entonces, la gente de La Meca lo dejó en paz. Realmente no estaba molestando a nadie. Pero cuando se proclamó profeta, las autoridades empezaron a temer que provocara una rebelión. Por eso, le empezaron a hacer pasar un mal rato.

Es durante este período que Mahoma comenzó a desarrollar un poco su religión. Basado en el principio del monoteísmo, puso mucho énfasis en los códigos morales, en el comportamiento entre los seres humanos. Muchas de estas ideas guardaban una sorprendente similitud con las ideas del judaísmo.

Sin embargo, eventualmente afirmó tener una visión en la que Dios le dijo a él y a sus seguidores que no estaban avanzando lo suficiente simplemente tratando de convencer a la gente con palabras. Si la gente no se iba a convencer con palabras, entonces él debería convencerlos con la espada.

Mahoma y los judíos

Si bien el número de seguidores de Mohammed era aún reducido, él y su grupo se vieron obligados a huir de La Meca para salvar sus vidas. Eso tuvo lugar en el año 622 d.C. Su viaje desde La Meca a la ciudad de Medina se conoció en el Islam como hijra (también hegira, que significa “migración” en árabe). Entonces Medina se llamó Yathrib. Su nombre fue finalmente cambiado a Medina, que es la abreviatura de Medinat Nabi, la "ciudad (o condado) del profeta". (Medina es la misma palabra en hebreo, que significa ciudad o país).

Medina era una ciudad con una población judía muy numerosa. Había tres clanes judíos importantes que controlaban gran parte del comercio y la política de la ciudad. Por lo tanto, cuando Mahoma llegó a Medina, adaptó su religión para hacerla más atractiva para los judíos. Por ejemplo, instituyó el derecho de rezar hacia Jerusalén, de la misma manera que rezan los judíos. Unos años más tarde, cuando se dio cuenta de que los judíos no se iban a convertir en musulmanes, lo cambió a rezar hacia La Meca. Sin embargo, durante los primeros años, los musulmanes oraron de cara a Jerusalén.

También introdujo la prohibición de la carne de cerdo. Introdujo el método de sacrificio de animales similar al shechitah. Introdujo muchas cosas que eran similares a las prácticas judías.

Todo esto se hizo con la convicción de que los judíos aceptarían la nueva religión, al igual que los cristianos también estaban convencidos de que los judíos de alguna manera aceptarían su nueva religión. Cuando se hizo obvio que los judíos no Al aceptar la religión, se volvió muy antijudío.

No es sorprendente que el Corán contenga algunas de las declaraciones más horribles de la literatura mundial sobre el pueblo judío. También hay declaraciones que no son tan viciosas, pero el problema con el Corán es que si uno quiere ser un fanático rabioso y antisemita puede, basándose en el Corán, justificar todo lo que está haciendo.

Cuando Mahoma se dio cuenta de que los judíos lo rechazaron, tomó acción directa y sus seguidores asesinaron a los líderes de las tribus judías. Una de las últimas esposas de Mohammed era judía y la habían llevado cautiva en una de sus campañas contra las tribus judías en las afueras de Medina.

Yihad

Después de que las fuerzas de Mohammed destruyeron a todos sus enemigos en Medina, se volvieron hacia La Meca. Su ejército entró en la ciudad, destruyó toda oposición y convirtió por la fuerza a todos los que estaban allí, así como a los de las aldeas vecinas. Así construyó para sí mismo una sólida base de poder con un gran ejército, cuyo propósito declarado era avanzar, conquistar el resto del Medio Oriente y convertirlo al Islam.

Mahoma es quien inventó - o al menos introdujo & # 8212 el concepto de jihad, o guerra santa, en la religión musulmana. Dijo que cualquiera que muera en la yihad recibe las mayores recompensas en la otra vida. La otra vida musulmana tiene recompensas mucho más tangibles que el "Mundo Venidero" espiritual del judaísmo o incluso del cristianismo. La otra vida musulmana es vino, mujeres y canciones, no necesariamente en ese orden. Por lo tanto, le resultó relativamente fácil convencer a los demás de que la muerte en una yihad no debía ser vista como nada que temer.

A lo largo de los siglos, los musulmanes han podido despertar tal fervor entre ellos por este tipo de guerras santas que los forasteros tienden a asociar el Islam con la yihad más que con cualquier otra cosa.

La vida después de Mahoma

Uno tiene que darse cuenta de que en un solo siglo & # 8212 aproximadamente entre los años 600 y 700 & # 8212 los musulmanes arrasaron todo el Medio Oriente. En el apogeo de los poderes de Mahoma, los ejércitos musulmanes se habían extendido desde la península de Arabia Saudita a través de Palestina hasta Babilonia y Siria, hasta Turquía. Luego se dirigieron hacia el este hacia lo que hoy es Irak, Irán, Afganistán. Luego se dirigieron hacia el oeste hacia lo que hoy es Egipto y Sudán, Libia y la costa norte de África. Incluso llegaron a las puertas de Viena y casi se apoderaron de Europa. Toda la faz del mundo cambió con la llegada de los musulmanes.

Entonces Mohammed cometió el error de morir.

Un problema que siempre existe, especialmente en dictaduras o reglas autoritarias, es el problema de la sucesión. ¿Quién se hará cargo? Esto condujo a la gran división en el mundo musulmán, una división que existe hasta hoy: la división entre los musulmanes sunitas y los musulmanes chiítas.

Cuando murió, la mayoría de los ancianos de la religión musulmana se reunieron y eligieron nuevos líderes. Sin embargo, Mohammed tenía una hija, Fatima, y ​​ella tenía un marido, Ali, y él reclamaba el derecho de sucesión por el hecho de que estaba relacionado con Mohammed. Así se convirtió en el fundador de los chiítas.

Los sunitas adoptaron una visión menos literal del Corán. Tenían tradiciones extratextuales que modificaban las palabras del Corán y, en general, relajaban algo del extremismo. Los chiítas tomaron el Corán literalmente, sin ninguna tradición que lo leudara, que lo aligerara, por así decirlo.

Aproximadamente dos tercios del mundo musulmán de hoy son sunitas y un tercio chiítas. Originalmente se suponía que la religión musulmana era solo para los árabes. Y los árabes básicamente lo controlan. El Sharif (gobernador) de La Meca, por ejemplo, es de la familia Hachemita. Sin embargo, la mayoría de los musulmanes del mundo no son árabes. Gran parte de Asia es musulmana. Toda Indonesia y Malasia son musulmanes. Gran parte de África es musulmana. Por lo tanto, tienes una combinación de diferentes grupos y diferentes razas, pero básicamente es una religión del desierto, una religión para los árabes.

Reacción judía al surgimiento del Islam

Después del primer siglo de dominio musulmán, desde aproximadamente el año 720 en adelante, aunque los judíos nunca tendrían una vida fácil entre los musulmanes, y aunque nunca serían tratados con respeto y mucho menos con igualdad, no sintieron las terribles persecuciones. . Hubo excepciones, como los almohades del siglo XII, pero en general no sintieron el tipo de persecución que, por ejemplo, sintieron los judíos en la Europa cristiana a lo largo de la Edad Media.

Además, durante un largo período de tiempo, los musulmanes fueron los líderes de la civilización en términos de arte, música, literatura, poesía, astronomía y matemáticas. Los judíos pudieron relacionarse con eso.

Podría decirse que su mayor invento, probablemente el invento más significativo desde la rueda # 8212, fue el invento de los números arábigos, que son la base de todas las matemáticas modernas. Imagínese haciendo cálculos avanzados si tuviera que multiplicar con números romanos.

Algunos de estos avances se debieron sin duda a la guerra. Desafortunadamente, la mayoría de los principales avances en la tecnología humana a lo largo de los siglos se han debido a la guerra o a sus subproductos. Dado que los musulmanes eran guerreros feroces y siempre estaban involucrados en la guerra, naturalmente hicieron grandes avances tecnológicos. El estudio de cómo curar las heridas de guerra por sí solo, por ejemplo, les ayudó a convertirse en médicos expertos. Eran especialmente expertos en curar cortes y amputaciones. Incluso en el Imperio Romano, un médico era poco más que un adivino o un mago. Los avances en el estudio de la medicina y la transformación de la estación del médico en una profesión seria son aportes de los árabes.

Debido a su amor por las palabras, se convirtieron en poetas y autores. Tenemos vestigios de la literatura del mundo árabe de esa época. El Rubaiyat de Omar Khayyam es probablemente el más famoso, pero hay otros vestigios de poesía, juegos de palabras, juegos de palabras, historias que se convirtieron en parte de la cultura musulmana.

Y también se convirtió en parte de la cultura judía.

No es casualidad que este período de tiempo también comience la era del piyyutim (singular, piyut) en la oración judía. A piyut es un poema especial insertado en las oraciones. Los judíos a menudo están influenciados por la cultura circundante. La cultura árabe influyó en los judíos para que se convirtieran en poetas. Los judíos lo orientaron hacia metas santas y sublimes, pero la idea de usar las palabras de manera inventiva es característica de la época.

Filosofía

Los musulmanes se volvieron muy grandes en filosofía. Heredaron Aristóteles, porque la Iglesia, que necesitaba a Aristóteles y lo usaría más tarde con Santo Tomás de Aquino, estuvo dormida durante estos siglos. Cuando los árabes se apoderaron de todas las obras clásicas, las leyeron y desarrollaron ideas en filosofía.

Cuando vinieron a debatir con los judíos, los judíos tuvieron que responder. Por lo tanto, encontraremos por primera vez, aproximadamente durante los siglos VII al IX, filósofos judíos clásicos. Los judíos aprendieron árabe porque los libros estaban escritos en árabe.

El árabe es un idioma hermano del hebreo. Es un idioma semítico. Maimónides escribió su famoso comentario a la Mishná en árabe, así como su Guía para los perplejos. Eso no se podría hacer si la cultura no lo hubiera apoyado.

Los judíos adoptaron el árabe como su segundo idioma. No sería hasta el final de la era española que los judíos dejarían el árabe y adoptarían el ladino como segundo idioma para hablar.

En materia de religión, el Islam no tuvo ninguna influencia sobre los judíos. Pero en materia de cultura tuvo una enorme influencia. Cambió toda la cultura judía. Eso, combinado con el declive de Europa en la Edad Media, cambió todo el énfasis hacia el mundo árabe. Los judíos ahora vivían en una sociedad árabe, una sociedad musulmana, y la respuesta del pueblo judío a eso es lo que se refleja en las obras y en la vida de los judíos durante ese período de tiempo.


Cuando judíos y musulmanes se llevaban bien

Las relaciones hostiles entre Israel y el mundo musulmán hacen que uno se pregunte si las relaciones entre judíos y musulmanes fueron alguna vez amistosas. La idea de la llamada Edad de Oro, una utopía interreligiosa judío-musulmana en la España islámica y en otras partes de la Edad Media, ha sido correctamente llamada un mito: pasa por alto el estatus legal inferior de los judíos durante ese tiempo y pasa por alto los episodios de conflicto. y dificultades. Pero decir que los musulmanes siempre han perseguido a los judíos, y que el antisemitismo en el mundo árabe-musulmán de hoy representa una continuación de catorce siglos de opresión, sería igualmente erróneo; de hecho, un contra-mito.

En el mundo musulmán premoderno, los judíos, como todos los no musulmanes, eran sujetos de segunda clase, pero disfrutaban de una cantidad considerable de tolerancia, si entendemos la tolerancia en el contexto de la época. Eran un "pueblo protegido", en árabe, dhimmis, un estatus que garantizaba la libre práctica de la religión, la búsqueda ilimitada de medios de vida, la protección de los lugares de culto y las escuelas, y el reconocimiento de las instituciones comunales, siempre que los varones adultos capaces pagaran un salario. impuesto anual por cabeza, aceptó la hegemonía del Islam, permaneció leal al régimen y reconoció la superioridad de los musulmanes.

Había deficiencias en ser dhimmi. El impuesto sobre la cabeza se recaudaba a menudo de manera humillante para simbolizar la superioridad del Islam, y era una carga para los pobres. Las reglas especiales de vestimenta, originalmente destinadas a distinguir a la mayoría de los no musulmanes de la minoría de conquistadores musulmanes, podrían significar peligro cuando los musulmanes hostiles las exploten para identificarlos y maltratarlos. Además, la protección podría rescindirse si los dhimmis superaban su humilde posición. Esto podría suceder, por ejemplo, cuando un dhimmi ascendió a un alto cargo en el gobierno musulmán, violando la jerarquía que colocaba a los musulmanes en la cima.

En el lado positivo, la sociedad islámica era un mosaico pluralista de diferentes religiones y grupos étnicos y los judíos no eran el único grupo marginal. Además, como el más pequeño de los grupos minoritarios, los judíos rara vez fueron seleccionados para una atención especial. En la Europa latina, por el contrario, los judíos constituían la única religión disconforme (los herejes eran considerados malos cristianos) y, en consecuencia, sufrían persecuciones más frecuentes y severas.

Los judíos disfrutaron de un vibrante intercambio cultural con el Islam. En sus inicios, el Islam se inspiró en parte en el judaísmo. Más tarde, el judaísmo se enriqueció creativamente con el contacto con el Islam, especialmente en los campos del derecho, la medicina, la ciencia, la poesía y la filosofía. Los intelectuales judíos, de los cuales el ilustre Maimónides es sólo un ejemplo entre muchos, asimilaron los valores culturales árabes e islámicos e intercambiaron conocimientos con los musulmanes en entornos amistosos e interdenominacionales.

Donde tenemos evidencia de la vida cotidiana en la Edad Media, lo más famoso son los documentos de primera mano descubiertos en una sinagoga medieval en el Viejo Cairo conocida como Cairo Geniza, podemos observar a la población judía en general en su día a día. vidas, tan profundamente arraigadas en la sociedad árabe como los grandes intelectuales. Aparte del impuesto dhimmi, sufrieron poco de la discriminación prescrita por la teoría jurídica islámica. Llevaban nombres honoríficos árabes (prohibidos por la ley islámica) vestidos de la forma que quisieran con impunidad. En violación de la prohibición islámica, leen el Corán (en transcripción hebrea). Poseían y disfrutaban leyendo otros libros de la estantería literaria árabe (tenemos inventarios de los libros que poseían los judíos). Mantuvieron sinagogas que obviamente fueron construidas después del surgimiento del Islam (en contravención de la ley islámica). Y, con raras excepciones, sus instituciones comunales funcionaron sin interferencias gubernamentales no deseadas.

Los judíos a menudo recurrían a los tribunales religiosos musulmanes para registrar contratos y litigar disputas comerciales, e incluso por cuestiones de estado personal y familiar. Recibieron un trato justo ante los jueces musulmanes, quienes honraron su testimonio bajo juramento (aunque la teoría legal islámica lo rechazó). La confianza de los judíos en el sistema judicial musulmán continuó hasta los tiempos modernos.
Los comerciantes judíos operaban libremente en el mercado islámico, viajando entre lugares tan distantes entre sí como España e India, sin soportar mayor riesgo o peligro que el comerciante musulmán promedio. Formaron lazos de confianza y amistad con colegas musulmanes e incluso establecieron asociaciones comerciales con musulmanes, eludiendo las restricciones sobre asociaciones mixtas inscritas en la ley islámica.

Las infames masacres y conversiones forzadas en el norte de África y España a mediados del siglo XII por parte de la dinastía musulmana bereber de los almohades, citada regularmente por los contramitólogos como ejemplo de antisemitismo musulmán, no estaban dirigidas contra los judíos, sino contra los dhimmis. como grupo, incluidos los cristianos, e incluso los musulmanes inconformes.

El antisemitismo, entendido propiamente como una creencia irracional en la inferioridad e incluso la maldad de los judíos, surgió en la Europa medieval en el siglo XII en la forma del mito del judío diabólico y todopoderoso que asesina a niños cristianos para recrear la crucifixión y utiliza la sangre de la víctima con fines rituales o medicinales. Este mito se embelleció con el odio racista en los tiempos modernos (cuando se le llamó por primera vez "antisemitismo").

Tales creencias irracionales y antisemitas no se encuentran en el Islam clásico. Fueron importados a Oriente Medio en el siglo XIX tras el colonialismo europeo. Un ejemplo temprano es el famoso libelo de sangre en Damasco en 1840, citado regularmente, aunque erróneamente, como prueba del antisemitismo árabe-musulmán de cosecha propia.

El antisemitismo aumentó en el mundo musulmán a medida que el nacionalismo árabe (importado de Occidente) entró en conflicto con el nacionalismo judío. Hoy en día, utiliza fuentes islámicas, del Corán y el hadiz, pero esta es sólo una versión "islamizada" de su modelo cristiano occidental, lo que da la impresión errónea de que tiene sus raíces en el islam clásico. Esto, a su vez, ayuda a alimentar el contra-mito histórico del Islam como una religión intolerante, violenta y antijudía.

El gran sociólogo francés Maurice Halbwachs escribió que la memoria colectiva está formada por los marcos sociales de la experiencia humana. Los cambios en los marcos sociales, especialmente la intensificación de la animosidad árabe-israelí, han provocado que muchos judíos rechacen la interpretación más favorable de las relaciones judío-musulmanas y han provocado que muchos judíos de tierras árabes reemplacen los recuerdos de amistades con musulmanes con un recuerdo selectivo y amargo de enemistad. , exclusión y persecución. En muchos sentidos, esta es una versión trasplantada del amargo recuerdo del odio a los judíos cristianos y del Holocausto que atormenta a los israelíes y judíos de la diáspora cuando se enfrentan a la perspectiva de tener que confiar en los musulmanes. Los musulmanes deben ser conscientes de que este antisemitismo en un modo islámico es, dicho simplemente, políticamente improductivo.

La conciencia tanto de los musulmanes como de los judíos de que no nacieron para odiarse unos a otros, y que hubo un tiempo en que judíos y musulmanes coexistieron de manera creativa y mutuamente enriquecedora, podría promover la confianza en ambos lados del abismo aparentemente infranqueable.

Mark R. Cohen es profesor emérito de historia judía en el mundo islámico en la Universidad de Princeton y editor colaborador de A History of Jewish-Muslim Relations.


No te olvides de los refugiados judíos de tierras árabes y musulmanas.

(2 de diciembre de 2019 / JNS) En los conflictos internacionales, la historia es más un arma que un campo de estudio. Por eso la historia de los refugiados árabes palestinos es tan conocida. Mucho menos entendida es la historia de los refugiados judíos de tierras árabes, que eran al menos comparables, si no más, que los palestinos. Aunque Israel ha tratado de promover una conmemoración anual de su historia el 30 de noviembre, el día transcurrió sin mucha fanfarria o aviso en todo el mundo, y ciertamente atrajo mucha menos atención que la narrativa en curso de la difícil situación de los palestinos.

Que los palestinos reciban más atención es, en cierto sentido, comprensible. Estos refugiados nunca fueron reasentados, pero se mantuvieron estancados en campamentos durante los últimos 70 años para ser utilizados como accesorios en la guerra mundial árabe y musulmana para destruir a Israel. Sus descendientes todavía están allí, ahora barrios marginales construidos en lugar de campamentos, y todavía reclaman el estatus de refugiados décadas después y con una agencia de las Naciones Unidas (UNRWA) dedicada a perpetuar su difícil situación en lugar de ayudarlos. Por el contrario, los refugiados judíos fueron absorbidos por Israel y los países occidentales, donde se establecieron, fundaron comunidades y se convirtieron en una fuerza importante en la vida y la cultura israelíes.

Los refugiados judíos ya no son objeto de simpatía, pero su historia sigue siendo importante. No solo pone lo que les sucedió a los palestinos en un contexto histórico, sino que una comprensión completa de cuán vitales son ellos y sus descendientes en la sociedad israelí desmiente las afirmaciones de que Israel es un estado europeo colonial al que todos los no blancos deberían oponerse.

Incapaces de comprometerse con la comunidad judía del Mandato Británico de Palestina después de que las Naciones Unidas votaran a favor de la partición del país, los habitantes árabes lanzaron una guerra encarnizada para evitar el establecimiento de un estado judío. Fue una guerra que no pudieron ganar por sí mismos o incluso con la ayuda de los cinco estados árabes circundantes que invadieron el nuevo estado judío el día de su nacimiento.

El resultado de sus desastrosas decisiones fue lo que han llamado acertadamente un nakba—Una "catástrofe" o "desastre". Aproximadamente 750.000 árabes huyeron del país. Si bien algunos fueron obligados a abandonar sus hogares por Israel como resultado de los encarnizados combates, la mayoría lo hizo voluntariamente bajo la creencia errónea de que las fuerzas árabes conquistadoras pronto les permitirían regresar.

Sin embargo, al mismo tiempo, los judíos que vivían en el mundo árabe ya estaban descubriendo que su ya precario estado como dhimmi—O ciudadanos de segunda clase a los que se toleraba, aunque nunca se les concedían los mismos derechos— también estaba experimentando un cambio. En unos pocos años, las comunidades judías que existían desde el primer milenio o antes fueron destruidas en gran medida debido a los disturbios y la mayor discriminación oficial que expulsó a cientos de miles de sus hogares.

Los totales fueron asombrosos cuando el mundo judío Mizrahi se vio obligado a huir. Unos 259.000 judíos abandonaron Marruecos. Aproximadamente 140.000 salieron de Argelia y otros 100.000 de la vecina Túnez. Más de 120.000 judíos huyeron de Irak. En otras partes del norte de África, 38.000 huyeron de Libia y 75.000 de Egipto. Unos 135.000 huyeron de Irak, 55.000 fueron transportados por avión desde Yemen, mientras que 20.000 se mudaron fuera del Líbano y 18.000 desde Siria.

Las circunstancias en cada país variaban, pero el patrón era familiar. El nacimiento de Israel, que fue visto como una humillación por los musulmanes que creían que nadie más que los miembros de su fe podían gobernar en cualquier lugar de la región, dio una excusa a quienes deseaban atacar a los judíos. Sin embargo, la noción de que la vida judía en el mundo árabe fue una edad de oro interrumpida solo por el sionismo es un mito.

En varios momentos de la historia, la difícil situación de los judíos en el mundo musulmán fue menos terrible que la que enfrentaron sus correligionarios en la Europa cristiana. Aún así, representarlo como cualquier cosa menos uno en el que los judíos existían con el consentimiento de los musulmanes es una falacia. Estas comunidades tenían raíces profundas y disfrutaban de períodos de prosperidad, pero los judíos rara vez, si es que alguna vez, fueron plenamente aceptados como iguales. Por el contrario, todo período de convivencia pacífica estuvo siempre marcado por nuevos estallidos de odio e intolerancia.

Lo que sucedió en el siglo XX no fue una ruptura completa con la historia, ya que los nacionalistas árabes utilizaron a los judíos y al sionismo como chivos expiatorios de los fracasos del mundo musulmán. A quienes difundieron el odio contra los judíos les resultó fácil hacerlo porque esa discriminación estaba profundamente arraigada en la cultura de los mundos árabe y musulmán.

Si bien deberíamos lamentar la destrucción de estas comunidades, la emigración de tantos de sus miembros a Israel permitió que su cultura y aprendizaje florecieran nuevamente en un país en el que realmente se sentían como en casa. Y aunque estos inmigrantes sufrieron discriminación por parte de las élites asquenazíes, hoy sus descendientes constituyen la mayoría de la población judía israelí.

Por eso, además del hecho de que Israel es una democracia donde la igualdad de derechos está garantizada por la ley, la noción de que es un estado de apartheid es una gran mentira. Los judíos de los mundos árabe y musulmán, así como los que salieron de Etiopía, son "personas de color", según la definen quienes ven el mundo exclusivamente a través de una lente racial. Aquellos que compran la ideología interseccional que ve la guerra palestina contra Israel como similar a la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos están completamente equivocados.

Deberíamos conocer las historias de estas comunidades no solo porque hacerlo pone en contexto el sufrimiento de los palestinos, o porque también demuestra los males cometidos por árabes y musulmanes en el curso de su guerra contra Israel. Su herencia, que es parte integral de la cultura del estado judío cuya vida han enriquecido, merece estudio y honor. Conocer la historia de estos refugiados es también una respuesta necesaria para quienes aceptan a los palestinos. nakba narrativa. Una vez que se reconoce que los palestinos no eran los únicos refugiados en el Medio Oriente, los argumentos de quienes afirman que su difícil situación significa que Israel no tiene derecho a existir quedan expuestos como falsedades transparentes.

Jonathan S. Tobin es editor en jefe de JNS — Jewish News Syndicate. Síguelo en Twitter en: @jonathans_tobin.

Apoyo Sindicato de noticias judías

Con las divisiones geográficas, políticas y sociales cada vez más amplias, los informes de alta calidad y el análisis informado son más importantes que nunca para mantener a las personas conectadas.

Nuestra capacidad para cubrir los temas más importantes en Israel y en todo el mundo judío, sin el sesgo estándar de los medios, depende del apoyo de lectores comprometidos.

Si aprecia el valor de nuestro servicio de noticias y reconoce cómo JNS se destaca entre la competencia, haga clic en el enlace y haga una contribución única o mensual.


La profunda razón por la que el mundo musulmán odia el sionismo

Las demandas culturales y políticas presentadas por bereberes, kurdos y chechenos se han visto frustradas. Los reclamos musulmanes sobre Mindanao y el sur de Tailandia han sido aplastados. Sin embargo, la solidaridad islámica y el apoyo a la causa palestina eclipsa la solidaridad y el apoyo brindados a causas musulmanas urgentes en otros lugares.

Durante el siglo XX, millones de musulmanes fueron asesinados y exiliados de los Balcanes, el Cáucaso y la India. Más recientemente, cientos de miles de musulmanes han sido perseguidos y exiliados de Myanmar. El odio de los musulmanes a las naciones detrás de estas atrocidades es regional. El odio provocado por los abusos sionistas más pequeños es panislámico.

Muchos eruditos islámicos consideran que el control de tierras musulmanas por parte de los no musulmanes es injusto y ofensivo. Sin embargo, la sensibilidad religiosa a la ocupación es selectiva: la subyugación china del Xinjiang musulmán, la toma de posesión india de Cachemira y el dominio ruso en el Cáucaso se ignoran en gran medida. El control judío de Palestina alimenta el fundamentalismo religioso y el terrorismo en todo el mundo. La afirmación de que el control judío sobre Jerusalén, la tercera ciudad más sagrada del Islam, se encuentra en el origen de estas emociones es incorrecta: el sionismo fue vilipendiado mucho antes de que Israel controlara los lugares sagrados musulmanes en Palestina.

Algunos analistas afirman que la aversión al sionismo refleja la fuerza del antisemitismo islámico. Esta teoría es débil. No explica cómo los judíos vivieron en relativa paz y prosperidad en tierras musulmanas durante muchos siglos. Si los musulmanes habían odiado a los judíos a lo largo de la historia, sería difícil comprender por qué los judíos de la India, por ejemplo, construyeron sus sinagogas en el corazón de los barrios musulmanes y por qué la mayoría de los judíos españoles buscaron refugio en tierras musulmanas después de 1492.

El antisionismo contemporáneo en el mundo musulmán refleja los temores de que el reconocimiento del sionismo desacredite al Islam. El sionismo cita recuerdos del exilio para reclamar los derechos judíos a la autodeterminación en la Tierra de Israel. La ascendencia judía de los israelitas exiliados y la continuidad entre las tradiciones religiosas israelitas y judías sustentan esta narrativa.

Según la tradición islámica, los bíblicos Abraham, Moisés, David y Salomón fueron profetas musulmanes. Los israelitas también eran originalmente musulmanes. El corolario es la superación islámica, es decir, la creencia de que los musulmanes, y no los judíos, son los herederos legítimos de la fe y la patria israelitas. La negación musulmana de que existía un templo judío en Jerusalén refleja las creencias islámicas de que el rey y profeta musulmán Solimán construyó una mezquita en el Monte del Templo. La superación islámica se basa en la doctrina islámica de tahrif, que enseña que las escrituras judías y cristianas distorsionan el mensaje islámico entregado por los profetas de la antigüedad.

Por fantasiosas que puedan parecer el tahrif y la superación islámica para los no musulmanes, estas enseñanzas son fundamentales para justificar la superioridad doctrinal del Islam. Estas enseñanzas también arrojan luz sobre la razón fundamental por la que la mayoría de los estados musulmanes se niegan a reconocer los lazos judíos con Jerusalén y a aceptar a Israel como la patria del pueblo judío.

Reconocer a Israel como la patria judía implica aceptar la narrativa sionista. Para los musulmanes, esto significa comprometerse con la historia judía y las escrituras judías en términos históricos, no en términos islámicos. Hacerlo lleva al reconocimiento de que el judaísmo es anterior al Islam y que el Islam se apropió de las tradiciones proféticas del judaísmo.

Para Israel, hacer las paces con las naciones musulmanas es un logro diplomático. Para las naciones musulmanas, aceptar el sionismo concede la precedencia del judaísmo sobre el Islam. Comprender las implicaciones teológicas del sionismo para el Islam es crucial para comprender por qué la paz elude a Israel. Sin estas implicaciones teológicas, Israel probablemente sería tolerado como una molestia menor. Debido a estas implicaciones teológicas, el mundo musulmán tiende a atribuir ambiciones demoníacas al sionismo.

El impacto psicológico del sionismo es difícil de sobreestimar. A lo largo de la historia islámica, el hecho de que los judíos fueran dóciles dhimmis sujetos al dominio musulmán demostró la verdad de la superación. El sionismo subvirtió las jerarquías religiosas tradicionales en el Medio Oriente. Al hacerlo, también subvirtió la credibilidad de la superioridad islámica sobre el judaísmo. La inseguridad y la ansiedad que genera esta situación endurecen las posturas políticas.

A pesar de las ventajas de un acuerdo de paz con Israel y los altos costos del conflicto continuo, una encuesta realizada por Bernard Sabella de la Universidad de Belén durante el proceso de paz de Oslo reveló que el 81 por ciento de los palestinos musulmanes querían el control palestino sobre toda Jerusalén, incluidos sus barrios judíos. Solo el 33 por ciento de los palestinos cristianos apoyó este punto de vista. Estas cifras, aunque no son recientes, sugieren que la intransigencia palestina en el conflicto no está motivada por un trauma histórico colectivo o por el nacionalismo.

Si las demandas de los negociadores palestinos fueran impulsadas por el orgullo nacional y los recuerdos de la trágica Nakba, los palestinos cristianos que son orgullosamente patriotas y que también experimentaron la Nakba serían tan intransigentes como sus vecinos musulmanes. Los resultados de esta encuesta sugieren que la negativa de Hamas y la Autoridad Palestina a reconocer a Israel como la patria judía refleja el antisionismo religioso de una población predominantemente musulmana.

Es cierto que Egipto y Jordania, que son países predominantemente musulmanes, han firmado acuerdos de paz con Israel. Sin embargo, ni Egipto ni Jordania aceptaron jamás reconocer a Israel como la patria judía. Es probable que si Israel hubiera exigido este reconocimiento, tanto Egipto como Jordania se habrían negado a firmar acuerdos de paz con Israel. Y a pesar de estos acuerdos de paz, tanto Egipto como Jordania continúan boicoteando a Israel e imbuyendo a los escolares de hostilidad hacia Israel.

Poner fin al conflicto árabe-israelí requiere el reconocimiento islámico del significado histórico y espiritual de Israel para el pueblo judío. Este reconocimiento solo se obtendrá cuando la opinión pública musulmana esté expuesta a la historia, la arqueología y las escrituras preislámicas. El compromiso islámico con los textos religiosos judíos es fundamental para que los derechos humanos judíos sean respetados en el Medio Oriente. Mientras se niegue la legitimidad religiosa del judaísmo, la gran mayoría de los musulmanes rechazarán la paz y la reconciliación genuinas con Israel.

Rafael Castro ([email protected]) es un analista político independiente con sede en Berlín.

El autor desea agradecer a Fred Maroun por su valiosa contribución a este artículo.


Contenido

La esclavitud se practicaba ampliamente en la Arabia preislámica, [ necesita cotización para verificar ] así como en el resto del mundo antiguo y medieval temprano. La minoría eran esclavos europeos y del Cáucaso de origen extranjero, probablemente traídos por caravaneros árabes (o producto de capturas de beduinos) que se remontan a los tiempos bíblicos. También habían existido esclavos árabes nativos, un excelente ejemplo fue Zayd ibn Harithah, que más tarde se convertiría en el hijo adoptivo de Mahoma. Los esclavos árabes, sin embargo, generalmente obtenidos como cautivos, generalmente fueron rescatados entre las tribus nómadas. [17] La ​​población esclava aumentó por la costumbre del abandono de niños (ver también infanticidio) y por el secuestro o, ocasionalmente, la venta de niños pequeños. [22] Se discute si la esclavitud por deudas o la venta de niños por parte de sus familias era algo común. (El historiador Henri Brunschvig sostiene que era raro, [17] pero según Jonathan E. Brockopp, la esclavitud por deudas era persistente. [23]) Las personas libres podían vender a sus descendientes, o incluso a sí mismos, como esclavos. La esclavitud también fue posible como consecuencia de la comisión de ciertos delitos contra la ley, como en el Imperio Romano. [22]

Existían dos clases de esclavos: un esclavo comprado y un esclavo nacido en la casa del amo. Sobre este último, el amo tenía derechos completos de propiedad, aunque era poco probable que el amo vendiera o dispusiera de estos esclavos. En ocasiones, las esclavas eran obligadas a prostituirse en beneficio de sus amos, de acuerdo con las costumbres del Cercano Oriente. [17] [24] [25]

Historia islámica temprana Editar

W. Montgomery Watt señala que la expansión de Pax Islamica por Muhammad a la península arábiga redujo la guerra y las incursiones y, por lo tanto, cortó la base para esclavizar a los hombres libres. [26] Según Patrick Manning, las legislaciones islámicas contra el abuso de esclavos limitaron el alcance de la esclavitud en la península arábiga y, en menor grado, para el área de todo el califato omeya, donde la esclavitud había existido desde los tiempos más antiguos. [27]

Según Bernard Lewis, el crecimiento de las poblaciones de esclavos internos a través del aumento natural fue insuficiente para mantener el número de esclavos hasta los tiempos modernos, lo que contrasta notablemente con el rápido aumento de las poblaciones de esclavos en el Nuevo Mundo. Escribe que

  1. La liberación por parte de hombres libres de sus propios hijos nacidos de madres esclavas fue "el drenaje principal".
  2. La liberación de los esclavos como acto de piedad fue un factor contribuyente. Otros factores incluyen: Una buena proporción de esclavos varones fueron importados como eunucos. Levy afirma que de acuerdo con el Corán y las tradiciones islámicas, tal castración era objetable. Algunos juristas como [al-Baydawi consideraron la castración como una mutilación, estipulando leyes para prevenirla. Sin embargo, en la práctica, la castración fue frecuente. [28] En la Meca del siglo XVIII, la mayoría de los eunucos estaban al servicio de las mezquitas. [29] Además, el proceso de castración (que incluía penectomía) conllevaba un alto riesgo de muerte. [cita necesaria]
  3. Liberación de esclavos militares: los esclavos militares que ascendían de rango solían ser liberados en algún momento de sus carreras.
  4. Restricciones a la procreación: entre los esclavos serviles, domésticos y trabajadores manuales, no se permitía el sexo casual y no se fomentaba el matrimonio.
  5. Alto número de muertos: Hubo un alto número de muertos entre todas las clases de esclavos. Los esclavos solían venir de lugares remotos y, al carecer de inmunidad, morían en gran número. Segal señala que los recientemente esclavizados, debilitados por su cautiverio inicial y su viaje debilitante, habrían sido víctimas fáciles de un clima y una infección desconocidos. [30] Los niños estaban especialmente en riesgo, y la demanda de niños del mercado islámico era mucho mayor que la estadounidense. Muchos esclavos negros vivían en condiciones propicias a la desnutrición y las enfermedades, con efectos sobre su propia esperanza de vida, la fertilidad de las mujeres y la tasa de mortalidad infantil. [30] Todavía en el siglo XIX, los viajeros occidentales en el norte de África y Egipto notaron la alta tasa de mortalidad entre los esclavos negros importados. [31]
  6. Otro factor fue la rebelión de Zanj contra la economía de las plantaciones del sur de Irak en el siglo IX. Debido a los temores de que ocurriera un levantamiento similar entre las bandas de esclavos en otros lugares, los musulmanes se dieron cuenta de que las grandes concentraciones de esclavos no eran una organización adecuada del trabajo y que los esclavos se empleaban mejor en concentraciones más pequeñas. [32] Como tal, el empleo a gran escala de esclavos para el trabajo manual se convirtió en la excepción más que en la norma, y ​​el mundo islámico medieval no necesitaba importar un gran número de esclavos. [33]

Comercio de esclavos árabes Editar

Bernard Lewis escribe: "En una de las tristes paradojas de la historia de la humanidad, fueron las reformas humanitarias introducidas por el Islam las que dieron como resultado un vasto desarrollo de la trata de esclavos dentro y aún más fuera del imperio islámico". Señala que las medidas cautelares islámicas contra la esclavitud de los musulmanes llevaron a la importación masiva de esclavos del exterior. [34] Según Patrick Manning, el Islam al reconocer y codificar la esclavitud parece haber hecho más para proteger y expandir la esclavitud que al revés. [27]

El comercio de esclavos "árabe" a veces se denomina comercio de esclavos "islámico". Bernard Lewis escribe que "los politeístas y los idólatras eran vistos principalmente como fuentes de esclavos, para ser importados al mundo islámico y moldeados en formas islámicas y, dado que no poseían ninguna religión propia que valiera la pena mencionar, como reclutas naturales para el Islam. " [35] Patrick Manning afirma que la religión no fue el objetivo de esta esclavitud. [36] Además, este término sugiere una comparación entre el comercio islámico de esclavos y el comercio cristiano de esclavos. Los propagadores del Islam en África a menudo revelaron una actitud cautelosa hacia el proselitismo debido a su efecto en la reducción de la reserva potencial de esclavos. [37]

Según Ronald Segal, la proporción de género masculino: femenino en el comercio de esclavos en el Atlántico era de 2: 1, mientras que en las tierras islámicas la proporción era de 1: 2. Otra diferencia entre los dos era, argumenta, que la esclavitud en Occidente tenía un componente racial, mientras que el Corán condenaba explícitamente el racismo. Esto, en opinión de Segal, facilitó la asimilación de los esclavos liberados a la sociedad. [38]

En el siglo VIII, África estaba dominada por árabes-bereberes en el norte: el Islam se movió hacia el sur a lo largo del Nilo y por los senderos del desierto. Una fuente de esclavos fue la dinastía salomónica de Etiopía, que a menudo exportaba esclavos nilóticos de sus provincias fronterizas occidentales o de provincias musulmanas recién conquistadas o reconquistadas. Los sultanatos nativos musulmanes etíopes también exportaban esclavos, como el sultanato a veces independiente de Adal. [39]

Durante mucho tiempo, hasta principios del siglo XVIII, el kanato de Crimea mantuvo un comercio masivo de esclavos con el Imperio Otomano y Oriente Medio. Entre 1530 y 1780 hubo casi con certeza 1 millón y posiblemente hasta 1,25 millones de cristianos europeos blancos esclavizados por los musulmanes de la costa de Berbería del norte de África. [40]

También en la costa del Océano Índico, los árabes musulmanes establecieron puestos de comercio de esclavos. [41] El archipiélago de Zanzíbar, a lo largo de la costa de la actual Tanzania, es sin duda el ejemplo más notorio de estas colonias comerciales. El sudeste de África y el Océano Índico continuaron como una región importante para el comercio de esclavos orientales hasta el siglo XIX. [17] Livingstone y Stanley fueron los primeros europeos en penetrar en el interior de la cuenca del Congo y descubrir la escala de la esclavitud allí. [41] El árabe Tippu Tib extendió su influencia e hizo esclavos a muchas personas. [41] Después de que los europeos se asentaron en el Golfo de Guinea, la trata de esclavos transsahariana se volvió menos importante. En Zanzíbar, la esclavitud se abolió tarde, en 1897, bajo el sultán Hamoud bin Mohammed. [42] El resto de África no tuvo contacto directo con los comerciantes de esclavos musulmanes.

Roles Editar

Si bien a veces se empleaba a esclavos como mano de obra durante el comercio de esclavos árabe, esto solía ser la excepción y no la norma. La gran mayoría de la mano de obra en el mundo islámico medieval consistía en mano de obra gratuita y remunerada. Las únicas excepciones conocidas a esta regla general fueron en la economía de las plantaciones del sur de Irak del siglo IX (que condujo a la Revuelta de Zanj), en Ifriqiya (actual Túnez) del siglo IX y en Bahrein del siglo XI (durante el Karmatian estado). [33]

Roles de los esclavos Editar

Un sistema de mano de obra en las plantaciones, muy parecido al que surgiría en las Américas, se desarrolló desde el principio, pero con consecuencias tan nefastas que los compromisos posteriores fueron relativamente raros y reducidos. Además, la necesidad de mano de obra agrícola, en un mundo islámico con grandes poblaciones campesinas, no era tan aguda como en las Américas. [2] Los esclavos en el Islam se dirigían principalmente al sector de servicios - concubinas y cocineras, porteadores y soldados - siendo la esclavitud en sí misma principalmente una forma de consumo más que un factor de producción. [2] La evidencia más contundente de esto se encuentra en la proporción de género entre los esclavos negros comerciados en el imperio islámico a lo largo de los siglos, había aproximadamente dos mujeres por cada hombre. [2] Casi todas estas esclavas tenían ocupaciones domésticas. Para algunos, esto también incluyó las relaciones sexuales con sus amos. Este fue un motivo lícito para su compra, y el más común. [43]

El servicio militar también era un papel común para los esclavos. Los bárbaros de las "razas marciales" más allá de las fronteras fueron reclutados ampliamente en los ejércitos imperiales. Estos reclutas a menudo avanzaban en las fuerzas imperiales y eventualmente metropolitanas, obteniendo a veces altos rangos. [44]

Puntos de vista árabes sobre los pueblos africanos Editar

Abdelmajid Hannoum, profesor de la Wesleyan University, afirma que las actitudes racistas no prevalecieron hasta los siglos XVIII y XIX. [45] Según Arnold J. Toynbee: "La extinción de la conciencia racial entre musulmanes es uno de los logros sobresalientes del Islam y en el mundo contemporáneo existe, como sucede, una necesidad imperiosa de propagar esta virtud islámica. " [46]

En 2010, en la Segunda Cumbre Afroárabe, el líder libio Muammar Gaddafi se disculpó por la participación árabe en la trata de esclavos africanos y dijo: "Lamento el comportamiento de los árabes. Trajeron niños africanos al norte de África, los hicieron esclavos, vendieron los tomaron como animales, los tomaron como esclavos y los comerciaron de manera vergonzosa. Lo lamento y me da vergüenza recordar estas prácticas. Pido disculpas por esto ". [47]

En la terminología árabe clásica, las esclavas generalmente se llamaban jawāri (Árabe: جَوار, s. jāriya Árabe: جارِية). Las esclavas específicamente podrían llamarse imā ’ (Árabe: اِماء, s. ama Árabe: اَمة), mientras que las esclavas que habían sido entrenadas como artistas o cortesanas generalmente se llamaban qiyān (Árabe: قِيان, IPA / qi'jaːn / singular qayna, Árabe: قَينة, IPA / 'qaina /). [48] ​​Incluían artistas a veces altamente capacitados conocidos como qiyan quien disfrutaba de privilegios y estatus especiales.

La elección de esclavos para someterse al proceso de preparación fue muy selectiva en el imperio marroquí. Hay muchos atributos y habilidades que los esclavos pueden poseer para ganarse el favor y la confianza de sus amos.Al examinar las relaciones amo / esclavo, podemos comprender que los esclavos de piel blanca eran especialmente valorados en las sociedades islámicas. El modo de adquisición, así como la edad en la que se adquirió, influyó mucho en el valor del esclavo, así como en el fomento de las relaciones de confianza entre amo y esclavo. Muchas veces, los esclavos adquiridos en la adolescencia o incluso en los adultos jóvenes se convirtieron en ayudantes y confidentes de confianza de sus amos. Además, adquirir un esclavo durante la adolescencia suele generar oportunidades de educación y formación, ya que los esclavos adquiridos en la adolescencia se encontraban en una edad ideal para comenzar el entrenamiento militar. En las sociedades islámicas, era normal comenzar este proceso a los diez años, hasta los quince, momento en el que estos jóvenes se considerarían listos para el servicio militar. Los esclavos con habilidades especializadas eran muy valorados en las sociedades esclavistas islámicas. A los esclavos cristianos a menudo se les pedía que hablaran y escribieran en árabe. Tener esclavos con fluidez en inglés y árabe era una herramienta muy valiosa para los asuntos diplomáticos. Los esclavos bilingües como Thomas Pellow utilizaron su capacidad de traducción para asuntos importantes de la diplomacia. El propio Pellow trabajó como traductor para el embajador en Marruecos.

Rebelión editar

En algunos casos, los esclavos se unían a las rebeliones domésticas o incluso se alzaban contra los gobernadores. La más famosa de estas rebeliones fue la Rebelión de Zanj.

La revuelta de Zanj tuvo lugar cerca de la ciudad de Basora, ubicada en el sur de Irak, durante un período de quince años (869–883 d. C.). Creció hasta involucrar a más de 500.000 esclavos importados de todo el imperio musulmán y se cobró más de "decenas de miles de vidas en el bajo Irak". [49] Se dice que la revuelta fue dirigida por Ali ibn Muhammad, quien afirmó ser descendiente del califa Ali ibn Abu Talib. [49] Varios historiadores, como Al-Tabari y Al-Masudi, consideran esta revuelta como uno de los “levantamientos más viciosos y brutales” de los muchos disturbios que asolaron al gobierno central abasí. [49]

Poder político Editar

Los mamelucos eran esclavos-soldados que se convirtieron al Islam y sirvieron a los califas musulmanes y a los sultanes ayubíes durante la Edad Media. Con el tiempo, se convirtieron en una casta militar poderosa, a menudo derrotando a los cruzados y, en más de una ocasión, se hicieron con el poder, por ejemplo, gobernando Egipto en el sultanato mameluco de 1250 a 1517.

Durante la Edad Media hasta principios de la Edad Moderna, [50] una fuente importante de esclavos enviados a tierras musulmanas fue Europa Central y Oriental. También se favoreció a los esclavos del noroeste de Europa. Los esclavos capturados fueron enviados a tierras islámicas como España y Egipto a través de Francia y Venecia. Praga sirvió como un centro importante para la castración de cautivos eslavos. [51] [52] El Emirato de Bari también sirvió como un puerto importante para el comercio de estos esclavos. [53] Después de que el Imperio Bizantino y Venecia bloquearon a los comerciantes árabes de los puertos europeos, los árabes comenzaron a importar esclavos de las regiones del Cáucaso y el Mar Caspio. [54] A pesar de esto, los esclavos capturados en batalla o de incursiones menores en Europa continental siguieron siendo un recurso estable en muchas regiones. El Imperio Otomano utilizó esclavos de los Balcanes y Europa del Este. Los jenízaros estaban compuestos principalmente por europeos esclavizados. Las incursiones de esclavos de piratas de Berbería en las costas de Europa occidental hasta Islandia siguieron siendo una fuente de esclavos hasta que fueron suprimidas a principios del siglo XIX. Los roles comunes desempeñados por los esclavos europeos iban desde trabajadores hasta concubinas e incluso soldados.

En las conquistas musulmanas del siglo VIII, los ejércitos del comandante omeya Muhammad bin Qasim esclavizaron a decenas de miles de prisioneros indios, incluidos soldados y civiles. [55] [56] A principios del siglo XI, Tarikh al-Yamini, el historiador árabe Al-Utbi registró que en 1001 los ejércitos de Mahmud de Ghazna conquistaron Peshawar y Waihand (capital de Gandhara) después de la Batalla de Peshawar en 1001 ". en medio de la tierra de Indostán ", y capturó a unos 100.000 jóvenes. [57] [58] Más tarde, después de su duodécima expedición a la India en 1018-19, se informa que Mahmud regresó con un número tan grande de esclavos que su valor se redujo a solo dos o diez. dirhams cada. Este precio inusualmente bajo hizo que, según Al-Utbi, "los comerciantes [vinieran] de ciudades distantes para comprarlos, de modo que los países de Asia Central, Irak y Khurasan se llenaron de ellos, y la bella y la oscura, los ricos y los pobres, mezclados en una esclavitud común ". Elliot y Dowson se refieren a "quinientos mil esclavos, hombres y mujeres hermosos". [59] [60] [61] Más tarde, durante el período del Sultanato de Delhi (1206-1555), abundan las referencias a la abundante disponibilidad de esclavos indios a bajo precio. Levi atribuye esto principalmente a los vastos recursos humanos de la India, en comparación con sus vecinos del norte y el oeste (la población mogol de la India es aproximadamente de 12 a 20 veces mayor que la de Turan e Irán a fines del siglo XVI). [62]

El sultanato de Delhi obtuvo miles de esclavos y sirvientes eunucos de las aldeas del este de Bengala (una práctica generalizada que el emperador mogol Jahangir más tarde intentó detener). Las guerras, las hambrunas y las pestilencias llevaron a muchos aldeanos a vender a sus hijos como esclavos. La conquista musulmana de Gujarat en la India occidental tenía dos objetivos principales. Los conquistadores exigieron y, más a menudo, arrebataron por la fuerza tanto las tierras de los hindúes como de las mujeres hindúes. La esclavitud de las mujeres conducía invariablemente a su conversión al Islam. [63] En las batallas libradas por los musulmanes contra los hindúes en Malwa y la meseta de Deccan, se tomó un gran número de cautivos. A los soldados musulmanes se les permitió retener y esclavizar a los prisioneros de guerra como botín. [64]

Se dice que el primer sultán bahmani, Alauddin Bahman Shah, capturó a 1.000 cantantes y bailarinas de los templos hindúes después de luchar contra los jefes carnáticos del norte. Los bahmaníes posteriores también esclavizaron a mujeres y niños civiles en guerras, muchos de ellos se convirtieron al Islam en cautiverio. [65] [66] [67] [68] [69]

Durante el gobierno de Shah Jahan, muchos campesinos se vieron obligados a vender a sus mujeres y niños como esclavos para satisfacer la demanda de ingresos por tierras. [70]

La esclavitud era una parte legal e importante de la economía del Imperio Otomano y la sociedad otomana [71] hasta que la esclavitud de los caucásicos fue prohibida a principios del siglo XIX, aunque todavía se permitían esclavos de otros grupos. [72] En Constantinopla (actual Estambul), el centro administrativo y político del Imperio, alrededor de una quinta parte de la población estaba formada por esclavos en 1609. [73] Incluso después de varias medidas para prohibir la esclavitud a finales del siglo XIX, el La práctica continuó en gran parte ininterrumpida hasta principios del siglo XX. Todavía en 1908, todavía se vendían esclavas en el Imperio Otomano. La esclavitud sexual fue una parte central del sistema esclavista otomano a lo largo de la historia de la institución. [74] [75]

Un miembro de la clase esclava otomana, llamado kul en turco, podría alcanzar un alto estatus. Los esclavos castrados negros tenían la tarea de proteger los harenes imperiales, mientras que los esclavos castrados blancos cumplían funciones administrativas. Los jenízaros eran los soldados de élite de los ejércitos imperiales, cobrados en la infancia como un "impuesto de sangre", mientras que los galeotes capturados en incursiones de esclavos o como prisioneros de guerra, tripulaban las naves imperiales. Los esclavos se encontraban a menudo en la vanguardia de la política otomana. La mayoría de los funcionarios del gobierno otomano fueron comprados como esclavos, criados en libertad y fueron parte integral del éxito del Imperio Otomano desde el siglo XIV hasta el XIX. Muchos funcionarios poseían un gran número de esclavos, aunque el propio sultán poseía, con mucho, el mayor número. [76] Al criar y entrenar especialmente a esclavos como funcionarios en escuelas palaciegas como Enderun, los otomanos crearon administradores con un conocimiento intrincado del gobierno y una lealtad fanática.

Otomanos practicados devşirme, una especie de "impuesto de sangre" o "colección de niños", los jóvenes cristianos de Europa del Este y Anatolia fueron sacados de sus hogares y familias, criados como musulmanes y enrolados en la rama más famosa de la Kapıkulu, los jenízaros, una clase especial de soldados del ejército otomano que se convirtió en una facción decisiva en las invasiones otomanas de Europa. [77] La ​​mayoría de los comandantes militares de las fuerzas otomanas, administradores imperiales y de facto Los gobernantes del Imperio, como Pargalı Ibrahim Pasha y Sokollu Mehmed Pasha, fueron reclutados de esta manera. [78] [79]

En las Indias Orientales, la esclavitud fue común hasta finales del siglo XIX. La trata de esclavos se centró en los Sultanatos Musulmanes en el Mar de Sulu: el Sultanato de Sulu, el Sultanato de Maguindanao y la Confederación de Sultanatos en Lanao (el pueblo Moro moderno). Las economías de estos sultanatos dependían en gran medida del comercio de esclavos. [80]

Se estima que de 1770 a 1870, alrededor de 200.000 a 300.000 personas fueron esclavizadas por esclavistas Iranun y Banguingui. Estos fueron tomados por piratería de barcos que pasaban, así como por incursiones costeras en asentamientos hasta el estrecho de Malaca, Java, la costa sur de China y las islas más allá del estrecho de Makassar. La mayoría de los esclavos eran tagalos, visayanos y "malayos" (incluidos Bugis, Mandarese, Iban y Makassar). También hubo cautivos europeos y chinos ocasionales que generalmente eran rescatados a través de intermediarios Tausug del Sultanato de Sulu. [80]

La escala de esta actividad fue tan masiva que la palabra "pirata" en malayo se convirtió en Lanun, un exónimo del pueblo Iranun. Los hombres cautivos de Iranun y Banguingui fueron tratados brutalmente, incluso los cautivos musulmanes no se salvaron. Por lo general, se vieron obligados a servir como esclavos de galera en el lanong y Garay buques de guerra de sus captores. Sin embargo, las mujeres cautivas solían ser tratadas mejor. No se registraron relatos de violaciones, aunque algunas murieron de hambre como disciplina. Un año después de la captura, la mayoría de los cautivos de Iranun y Banguingui serían intercambiados en Jolo por arroz, opio, pernos de tela, barras de hierro, utensilios de bronce y armas. Los compradores solían ser Tausug. datu del Sultanato de Sulu que tenía un trato preferencial, pero los compradores también incluían comerciantes europeos (holandeses y portugueses) y chinos, así como piratas de Visayan (renegados). [80]

La economía de los sultanatos de Sulu se basaba en gran medida en los esclavos y la trata de esclavos. Los esclavos eran los principales indicadores de riqueza y estatus, y eran la fuente de trabajo para las granjas, pesquerías y talleres de los sultanatos. Si bien los esclavos personales rara vez se vendían, los comerciantes de esclavos traficaban extensamente con esclavos comprados en los mercados de esclavos de Iranun y Banguingui. En la década de 1850, los esclavos constituían el 50% o más de la población del archipiélago de Sulu. [80]

Esclavos muebles, conocidos como banyaga, bisaya, ipun, o ammas se distinguieron de los tradicionales fiadores de deuda (los kiapangdilihan, conocido como alipin en otras partes de Filipinas). Los fiadores eran nativos esclavizados para pagar deudas o delitos. Eran esclavos solo en términos de su requisito de servicio temporal a su amo, pero conservaban la mayoría de los derechos de los hombres libres, incluida la protección contra daños físicos y el hecho de que no podían ser vendidos. los banyaga, por otro lado, tenía poco o ningún derecho. [80]

La mayoría de los esclavos fueron tratados como siervos y sirvientes. Los esclavos educados y capacitados fueron tratados en gran medida bien. Dado que la mayoría de las clases aristocráticas de Sulu eran analfabetas, a menudo dependían de los banyaga como escribas e intérpretes. A los esclavos a menudo se les daban sus propias casas y vivían en pequeñas comunidades con esclavos de antecedentes étnicos y religiosos similares. Los castigos severos y los abusos no eran infrecuentes, a pesar de las leyes islámicas, especialmente para los trabajadores esclavos y los esclavos que intentan escapar. [80]

Las autoridades españolas y los filipinos cristianos nativos respondieron a las incursiones de esclavos moro construyendo torres de vigilancia y fortalezas en todo el archipiélago filipino, muchas de las cuales aún se mantienen en pie. Algunas capitales de provincia también se trasladaron hacia el interior. Se construyeron puestos de mando importantes en Manila, Cavite, Cebu, Iloilo, Zamboanga e Iligan. Las comunidades locales también construyeron barcos de defensa, especialmente en las islas Visayas, incluida la construcción de guerra "barangayanes" (balangay) que eran más rápidos que los barcos de los asaltantes Moro y podían perseguirlos. A medida que aumentaba la resistencia contra los asaltantes, Lanong Los buques de guerra del Iranun fueron finalmente reemplazados por los más pequeños y rápidos. Garay buques de guerra de Banguingui a principios del siglo XIX. Las incursiones Moro fueron finalmente sometidas por varias expediciones navales importantes de las fuerzas españolas y locales de 1848 a 1891, incluido el bombardeo de represalia y la captura de los asentamientos Moro. Para entonces, los españoles también habían adquirido cañoneras de vapor (vapor), que fácilmente podría alcanzar y destruir los buques de guerra nativos Moro. [81] [82] [83]

Las incursiones de esclavos en barcos mercantes y asentamientos costeros interrumpieron el comercio tradicional de mercancías en el mar de Sulu. Si bien esto fue compensado temporalmente por la prosperidad económica que trajo el comercio de esclavos, el declive de la esclavitud a mediados del siglo XIX también condujo al declive económico de los sultanatos de Brunei, Sulu y Maguindanao. Esto finalmente condujo al colapso de los dos últimos estados y contribuyó a la pobreza generalizada de la región de Moro en las Filipinas en la actualidad. En la década de 1850, la mayoría de los esclavos nacieron en el lugar de padres esclavos, ya que la incursión se hizo más difícil. A fines del siglo XIX y la conquista de los Sultanatos por parte de españoles y estadounidenses, la población esclava se integró en gran medida a la población nativa como ciudadanos bajo el gobierno filipino. [81] [80] [82]

El Sultanato de Gowa del pueblo Bugis también se involucró en el comercio de esclavos Sulu. Compraron esclavos (así como opio y telas bengalíes) de los sultanatos del mar de Sulu y luego los revenden en los mercados de esclavos del resto del sudeste asiático. Los Bugis vendían anualmente varios cientos de esclavos (en su mayoría filipinos cristianos) en Batavia, Malaca, Bantam, Cirebon, Banjarmasin y Palembang. Los esclavos se vendían generalmente a familias holandesas y chinas como sirvientes, marineros, jornaleros y concubinas. La venta de filipinos cristianos (que eran súbditos españoles) en ciudades controladas por los holandeses provocó protestas formales del Imperio español a los Países Bajos y su prohibición en 1762 por parte de los holandeses, pero tuvo poco efecto debido a una aplicación laxa o ausente. El comercio de esclavos Bugis solo se detuvo en la década de 1860, cuando la marina española de Manila comenzó a patrullar las aguas de Sulu para interceptar los barcos de esclavos Bugis y rescatar a los cautivos filipinos. También contribuyó al declive la hostilidad de los asaltantes de Sama-Bajau en Tawi-Tawi, que rompieron su lealtad al Sultanato de Sulu a mediados del siglo XIX y comenzaron a atacar a los barcos que comerciaban con los puertos de Tausug. [80]

En Singapur, hasta 1891, había un comercio regular de esclavos chinos por parte de propietarios musulmanes, con niñas y mujeres vendidas para el concubinato. [84]

El fuerte movimiento abolicionista del siglo XIX en Inglaterra y más tarde en otros países occidentales influyó en la esclavitud en tierras musulmanas. Aunque la "posición del esclavo doméstico en la sociedad musulmana era en muchos aspectos mejor que en la antigüedad clásica o en las Américas del siglo XIX", debido a la regulación de la ley Sharia, [85] los incentivos y oportunidades ilustrados para que los esclavos se emanciparan significaron había un mercado fuerte para nuevos esclavos y, por lo tanto, un fuerte incentivo para esclavizar y vender seres humanos. [86] Las terribles pérdidas de vidas y las dificultades a menudo resultaban de los procesos de adquisición y transporte de esclavos a tierras musulmanas y esto llamó la atención de los oponentes europeos de la esclavitud. La presión continua de los países europeos finalmente superó la fuerte resistencia de los conservadores religiosos que sostenían que prohibir lo que Dios permite es una ofensa tan grande como permitir lo que Dios prohíbe. La esclavitud, a sus ojos, estaba "autorizada y regulada por la santa ley". [87] Incluso los maestros persuadidos de su propia piedad y benevolencia explotaban sexualmente a sus concubinas, sin pensar en si esto constituía una violación de su humanidad. [88] También hubo muchos musulmanes piadosos que se negaron a tener esclavos y persuadieron a otros para que lo hicieran. [89] Finalmente, las órdenes del Imperio Otomano contra el tráfico de esclavos se emitieron y se pusieron en vigor. [85]

Según Brockopp, en el siglo XIX, "Algunas autoridades hicieron pronunciamientos generales contra la esclavitud, argumentando que violaba los ideales coránicos de igualdad y libertad. Los grandes mercados de esclavos de El Cairo se cerraron a fines del siglo XIX e incluso el conservador Corán los intérpretes continúan considerando la esclavitud como opuesta a los principios islámicos de justicia e igualdad ". [23]

La esclavitud en forma de tejedores de alfombras, cortadores de caña de azúcar, jinetes de camellos, esclavas sexuales e incluso bienes muebles existe incluso hoy en algunos países musulmanes (aunque algunos han cuestionado el uso del término esclavitud como una descripción precisa). [90] [91]

Según un artículo de marzo de 1886 en Los New York Times, el Imperio Otomano permitió que prosperara el comercio de esclavas de niñas a fines del siglo XIX, mientras lo negaba públicamente. Las niñas esclavas sexuales vendidas en el Imperio Otomano eran principalmente de tres grupos étnicos: circasiano, sirio y nubio. El periodista estadounidense describió a las niñas circasianas como claras y de piel clara. Con frecuencia, los líderes circasianos los enviaban como obsequios a los otomanos. Eran los más caros, alcanzando hasta 500 liras turcas y los más populares entre los turcos. Las siguientes esclavas más populares fueron las niñas sirias, con "ojos y cabello oscuros" y piel morena clara. Su precio podría llegar a treinta lira. El periodista estadounidense los describió como "buenos personajes cuando eran jóvenes". En todas las regiones costeras de Anatolia, se vendieron niñas sirias. los New York Times El periodista dijo que las chicas de Nubia eran las más baratas y menos populares, alcanzando hasta 20 liras. [92]

Murray Gordon dijo que, a diferencia de las sociedades occidentales que desarrollaron movimientos contra la esclavitud, tales organizaciones no se desarrollaron en las sociedades musulmanas. En la política musulmana, el estado interpretó la ley islámica. Esto luego amplió la legitimidad al tráfico de esclavos. [93]

Al escribir sobre la Arabia que visitó en 1862, el viajero inglés W. G. Palgrave conoció a un gran número de esclavos negros. Los efectos del concubinato de esclavos fueron evidentes en el número de personas de raza mixta y en la emancipación de esclavos que encontró común. [94] Charles Doughty, escribiendo unos 25 años después, hizo informes similares. [95]

Según el explorador británico (y abolicionista) Samuel Baker, quien visitó Jartum en 1862, seis décadas después de que los británicos declararan ilegal la trata de esclavos, la trata de esclavos era la industria "que mantenía a Jartum como una ciudad bulliciosa".[96] Desde Jartum, los asaltantes de esclavos atacaron las aldeas africanas al sur, saqueando y destruyendo para que "los habitantes supervivientes se vieran obligados a colaborar con los esclavistas en su próxima excursión contra las aldeas vecinas" y recuperando a mujeres y adultos jóvenes capturados para venderlos como esclavos. mercados. [96]

En la década de 1800, la trata de esclavos de África a los países islámicos se recuperó significativamente cuando la trata de esclavos europea cayó alrededor de la década de 1850 solo para terminar con la colonización europea de África alrededor de 1900. [97] [ se necesita una cita completa ]

En 1814, el explorador suizo Johann Burckhardt escribió sobre sus viajes a Egipto y Nubia, donde vio la práctica del comercio de esclavos: "Con frecuencia presencié escenas de la indecencia más descarada, de las que los comerciantes, que eran los actores principales, solo se reían. Me atrevo a afirmar que muy pocas esclavas que han pasado de los diez años llegan a Egipto o Arabia en estado de virginidad ". [98]

Richard Francis Burton escribió sobre los esclavos de Medina, durante su Haj de 1853, "un niño negro, perfecto en todos sus puntos, y tolerablemente inteligente, cuesta alrededor de mil piastras, las niñas son más caras, y los eunucos obtienen el doble de esa suma". En Zanzíbar, Burton encontró esclavos que poseían esclavos. [99]

David Livingstone escribió sobre la trata de esclavos en la región africana de los Grandes Lagos, que visitó a mediados del siglo XIX:

Sobrecargar sus males es una simple imposibilidad.

19 de junio de 1866 - Pasamos junto a una mujer atada por el cuello a un árbol y muerta, la gente del país explicó que no había podido seguir el ritmo de los otros esclavos de una pandilla, y su amo había decidido que no debía convertirse en propiedad de nadie si se recuperaba.
26 de junio. -. Pasamos junto a una esclava a balazos o apuñaladas en el cuerpo y tirada en el camino: un grupo de hombres se paró a unos cien metros de un lado, y otra de las mujeres del otro lado, mirando, dijo un árabe que pasó temprano. Esa mañana lo había hecho con rabia por perder el precio que le había dado por ella, porque ya no podía caminar.
27 de junio de 1866 - Hoy nos encontramos con un hombre muerto de hambre, muy delgado. Uno de nuestros hombres deambuló y encontró muchos esclavos con palos de esclavo, abandonados por sus amos por falta de comida, estaban demasiado débiles para poder hablar o decir de dónde venían, algunos eran bastante jóvenes. [100]

La enfermedad más extraña que he visto en este país parece realmente ser el corazón roto, y ataca a los hombres libres que han sido capturados y esclavizados. Veintiuno fueron desencadenados, ya que ahora están a salvo, sin embargo, todos huyeron a la vez, pero ocho, y muchos otros aún encadenados, murieron tres días después del cruce. Describieron su único dolor en el corazón y colocaron la mano correctamente en el lugar, aunque muchos piensan que el órgano se encuentra en lo alto del esternón. [103]

Zanzíbar fue una vez el principal puerto de comercio de esclavos de África oriental, y bajo los árabes omaníes en el siglo XIX, hasta 50.000 esclavos pasaban por la ciudad cada año. [104] Livingstone escribió en una carta al editor de la Heraldo de Nueva York:

Y si mis revelaciones sobre la terrible esclavitud ujijiana llevaran a la supresión de la trata de esclavos en la costa este, consideraré eso como un asunto mucho mayor que el descubrimiento de todas las fuentes del Nilo juntas. [105]

Supresión y prohibición del siglo XX Editar

En Estambul, la venta de mujeres negras y circasianas se llevó a cabo abiertamente hasta la concesión de la Constitución en 1908 [106].

A lo largo de los siglos XIX y XX, la esclavitud gradualmente se proscribió y se suprimió en tierras musulmanas, debido a una combinación de presión ejercida por naciones occidentales como Gran Bretaña y Francia, la presión interna de los movimientos abolicionistas islámicos y las presiones económicas. [17]

Mediante el Tratado de Jeddah de mayo de 1927 (artículo 7), celebrado entre el gobierno británico e Ibn Sa'ud (rey de Nejd y el Hijaz), se acordó suprimir la trata de esclavos en Arabia Saudita. Luego, por un decreto emitido en 1936, se prohibió la importación de esclavos a Arabia Saudita a menos que se pudiera probar que eran esclavos en la fecha del tratado. [107]

En 1953, los jeques de Qatar que asistieron a la coronación de la reina Isabel II del Reino Unido incluyeron esclavos en sus séquitos, y lo hicieron nuevamente en otra visita cinco años después. [108]

En 1962, se prohibieron todas las prácticas de esclavitud o tráfico en Arabia Saudita.

En 1969, se pudo observar que la mayoría de los estados musulmanes habían abolido la esclavitud, aunque existía en los desiertos de Irak fronterizos con Arabia y todavía florecía en Arabia Saudita, Yemen y Omán. [109] La esclavitud no se abolió formalmente en Yemen y Omán hasta el año siguiente. [110] La última nación en promulgar formalmente la abolición de la práctica de la esclavitud y el tráfico de esclavos fue la República Islámica de Mauritania en 1981. [111]

Durante la Segunda Guerra Civil Sudanesa (1983-2005) las personas fueron llevadas a la esclavitud, las estimaciones de secuestros oscilan entre 14.000 y 200.000. [112]

La esclavitud en Mauritania fue abolida legalmente por leyes aprobadas en 1905, 1961 y 1981. [113] Finalmente fue criminalizada en agosto de 2007. [114] Se estima que hasta 600.000 mauritanos, o el 20% de la población de Mauritania, son actualmente [ ¿Cuándo? ] en condiciones que algunos consideran "esclavitud", es decir, muchos de ellos utilizados como trabajo forzoso debido a la pobreza. [115]

El tema de la esclavitud en el mundo islámico en los tiempos modernos es controvertido. Los críticos argumentan que hay pruebas contundentes de su existencia y efectos destructivos. Según el Oxford Dictionary of Islam, la esclavitud en las tierras islámicas centrales ha estado "prácticamente extinta" desde mediados del siglo XX, aunque hay informes que indican que todavía se practica en algunas áreas de Sudán y Somalia como resultado de la guerra. [116]

Opiniones islamistas Editar

A principios del siglo XX, antes de la "reapertura" de la esclavitud por parte de estudiosos salafistas como Shaykh al-Fawzan, los autores islamistas declararon que la esclavitud estaba obsoleta sin apoyar claramente su abolición. Esto ha provocado que al menos un erudito, William Clarence-Smith, [117] se lamentara de la "obstinada negativa de Mawlana Mawdudi a renunciar a la esclavitud" [118] y las notables "evasiones y silencios de Muhammad Qutb". [119] [120]

Muhammad Qutb, hermano y promotor del autor y revolucionario egipcio Sayyid Qutb, defendió enérgicamente la esclavitud islámica de las críticas occidentales y dijo a su audiencia que "el Islam otorgó emancipación espiritual a los esclavos" y que "en el período temprano del Islam, el esclavo era exaltado a tal condición". noble estado de la humanidad como nunca antes se había visto en ninguna otra parte del mundo ". [121] Contrastó el adulterio, la prostitución [122] y (lo que él llamó) "esa forma más odiosa de animalismo", el sexo casual, que se encuentra en Europa, [123] con (lo que él llamó) "ese vínculo limpio y espiritual que ata a una sirvienta [es decir, una esclava] a su amo en el Islam ". [122]

Apoyo salafista a la esclavitud Editar

En los últimos años, según algunos estudiosos, [124] ha habido una "reapertura" [125] del tema de la esclavitud por parte de algunos eruditos islámicos salafistas conservadores después de su "cierre" a principios del siglo XX cuando los países musulmanes prohibieron la esclavitud.

En 2003, Shaykh Saleh Al-Fawzan, miembro del organismo religioso más alto de Arabia Saudita, el Consejo Superior de Clérigos, emitió una fatwa en la que afirmaba: "La esclavitud es parte del Islam. La esclavitud es parte de la yihad, y la yihad permanecerá mientras exista Islam." [126] Los eruditos musulmanes que decían lo contrario eran "infieles". En 2016, Shaykh al-Fawzan respondió a una pregunta sobre aceptar a mujeres yazidi como esclavas sexuales reiterando que "esclavizar a mujeres en la guerra no está prohibido en el Islam", agregó que quienes prohíben la esclavitud son "ignorantes o infieles". [127]

Si bien la fatwa de Saleh Al-Fawzan no deroga las leyes sauditas contra la esclavitud, [ cita necesaria ] la fatwa tiene peso entre muchos musulmanes salafistas. Según el jurista y autor reformista Khaled Abou El Fadl, "es particularmente perturbador y peligroso porque legitima efectivamente la trata y la explotación sexual de las llamadas trabajadoras domésticas en la región del Golfo y especialmente en Arabia Saudita". [128] "Las bandas delictivas organizadas introducen de contrabando a niños en Arabia Saudita, donde son esclavizados, a veces mutilados y obligados a trabajar como mendigos. Cuando los atrapan, los niños son deportados como extranjeros ilegales". [129]

Mauritania y Sudán Editar

En Mauritania, la esclavitud fue abolida en la primera constitución del país de 1961 después de la independencia, y nuevamente abolida, por decreto presidencial, en julio de 1980. El "truco" de estas aboliciones fue que el esclavo propiedad no fue abolido. El edicto "reconoce los derechos de los propietarios al estipular que deben ser compensados ​​por la pérdida de propiedad". El estado no proporcionó ningún pago financiero, por lo que la abolición equivalía a "poco más que propaganda para el consumo extranjero". Las autoridades religiosas de Mauritania atacaron la abolición. Un líder, El Hassan Ould Benyamine, imán de una mezquita en Tayarat, la atacó como

"no sólo ilegal porque es contrario a las enseñanzas del texto fundamental de la ley islámica, el Corán. La abolición también equivale a la expropiación a los musulmanes de sus bienes, bienes que fueron adquiridos legalmente. El Estado, si es islámico, no no tengo derecho a apoderarse de mi casa, mi esposa o mi esclavo. [20] [130]

En 1994-1995, un relator especial de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas documentó el abuso físico y emocional de los cautivos por parte del ejército sudanés y las milicias y el ejército aliados. Los cautivos fueron "vendidos como esclavos o obligados a trabajar en condiciones equivalentes a la esclavitud". El gobierno sudanés respondió con "furia", acusando al autor, Gaspar Biro, de "albergar sentimientos antiislámicos y antiárabes". En 1999, la Comisión de la ONU envió a otro Relator Especial que "también presentó un examen detallado de la cuestión de la esclavitud que incriminaba al gobierno de Sudán". [131] Al menos en la década de 1980, la esclavitud en Sudán se desarrolló lo suficiente como para que los esclavos tuvieran un precio de mercado: el precio de un niño esclavo fluctuaba entre $ 90 y $ 10 en 1987 y 1988. [132]

Arabia Saudita Editar

En 1962, [133] Arabia Saudita abolió oficialmente la esclavitud; sin embargo, se rumorea que existe esclavitud no oficial. [134] [135] [136]

Según el Departamento de Estado de EE. UU. A partir de 2005:

Arabia Saudita es un destino para hombres y mujeres del sur y este de Asia y África oriental que son objeto de trata con fines de explotación laboral, y de niños de Yemen, Afganistán y África que se trafican con fines de mendicidad forzosa. Cientos de miles de trabajadores poco calificados de India, Indonesia, Filipinas, Sri Lanka, Bangladesh, Etiopía, Eritrea y Kenia migran voluntariamente a Arabia Saudita, algunos caen en condiciones de servidumbre involuntaria, sufren abusos físicos y sexuales, falta de pago o demora en el pago de salarios, retención de documentos de viaje, restricciones a su libertad de movimiento y alteraciones de contrato no consensuadas. El Gobierno de Arabia Saudita no cumple con las normas mínimas para la eliminación de la trata y no está haciendo esfuerzos significativos para lograrlo. [137]

Libia y Argelia Editar

Libia es un importante punto de salida para los inmigrantes africanos que se dirigen a Europa. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) publicó un informe en abril de 2017 que muestra que muchos de los migrantes del África subsahariana que se dirigen a Europa son vendidos como esclavos después de ser detenidos por traficantes de personas o grupos de milicias. Los países africanos al sur de Libia fueron objeto de comercio de esclavos y, en cambio, fueron transferidos a los mercados de esclavos libios. Según las víctimas, el precio es más alto para los migrantes con habilidades como pintar y embaldosar. [138] [139] Los esclavos a menudo son rescatados para sus familias y mientras tanto hasta que se pueda pagar el rescate, torturados, obligados a trabajar, a veces hasta la muerte y finalmente ejecutados o dejados morir de hambre si no pueden pagar durante demasiado tiempo. Las mujeres a menudo son violadas y utilizadas como esclavas sexuales y vendidas a burdeles y clientes privados libios. [138] [139] [140] [141] Muchos niños migrantes también sufren abusos y violaciones infantiles en Libia. [142] [143]

En noviembre de 2017, cientos de migrantes africanos fueron obligados a la esclavitud por traficantes de personas que estaban facilitando su llegada al país. La mayoría de los migrantes proceden de Nigeria, Senegal y Gambia. Sin embargo, terminan en depósitos abarrotados debido a la represión de la Guardia Costera de Libia, donde permanecen retenidos hasta que son rescatados o vendidos como mano de obra. [144] Las autoridades libias del Gobierno de Acuerdo Nacional anunciaron que habían abierto una investigación sobre las subastas. [145] Un traficante de personas le dijo a Al-Jazeera que cada semana se compran y venden cientos de migrantes en todo el país. [146] Decenas de inmigrantes africanos que se dirigían a una nueva vida en Europa en 2018 dijeron que fueron vendidos como mano de obra y atrapados en la esclavitud en Argelia. [147]

Jihadistas Editar

En 2014, los grupos terroristas islámicos en el Medio Oriente (ISIS también conocido como Estado Islámico) y el norte de Nigeria (Boko Haram) no solo justificaron la toma de esclavos en la guerra, sino que en realidad esclavizaron a mujeres y niñas. Abubakar Shekau, líder del grupo extremista nigeriano Boko Haram, dijo en una entrevista: "Capturaré a la gente y la haré esclava". [148] En la revista digital Dabiq, ISIS reclamó una justificación religiosa para esclavizar a mujeres yazidi a quienes consideran de una secta herética. ISIS afirmó que los yazidi son adoradores de ídolos y que su esclavitud forma parte de la antigua práctica de la sharia del botín de guerra. [149] [150] [151] [152] [153] El economista informa que ISIS ha tomado "hasta 2.000 mujeres y niños" cautivos, vendiéndolos y distribuyéndolos como esclavos sexuales. [154] ISIS apeló a creencias apocalípticas y "reclamó la justificación por un Hadith que interpretan como retratar el resurgimiento de la esclavitud como un precursor del fin del mundo". [155]

En respuesta a la justificación coránica de Boko Haram para secuestrar y esclavizar personas y la justificación religiosa de ISIS para esclavizar a mujeres yazidi, 126 académicos islámicos de todo el mundo musulmán firmaron una carta abierta a finales de septiembre de 2014 al líder del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi, rechazando su interpretaciones del grupo del Corán y el hadiz para justificar sus acciones. [156] [157] La ​​carta acusa al grupo de instigar la fitna - sedición - al instituir la esclavitud bajo su gobierno en contravención del consenso contra la esclavitud de la comunidad académica islámica. [158]

Zonas de "suministro" Editar

Existe evidencia histórica de incursiones de esclavos musulmanes del norte de África a lo largo de las costas mediterráneas a lo largo de la Europa cristiana. [159] La mayoría de los esclavos comercializados en la región mediterránea fueron predominantemente de origen europeo entre los siglos VII y XV. [160]

Los esclavos también fueron traídos al mundo árabe a través de Asia Central, principalmente de origen turco o tártaro. Muchos de estos esclavos luego pasaron a servir en los ejércitos formando un rango de élite.

    y Etiopía también eran regiones "exportadoras": en el siglo XV, los etíopes vendían esclavos de las zonas fronterizas occidentales (generalmente fuera del reino del emperador de Etiopía) o Ennarea, [161] que a menudo terminaban en India, donde trabajaban en barcos o como soldados. Finalmente se rebelaron y tomaron el poder en la dinastía de los reyes Habshi.
  • La región de Sudán y África del Sahara forman otra zona de "exportación", pero es imposible estimar la escala, ya que faltan fuentes con cifras.
  • Finalmente, el tráfico de esclavos afectó a África oriental, pero la distancia y la hostilidad local frenaron esta sección del comercio oriental.

Trueque Editar

Los esclavos se intercambiaban a menudo por objetos de diversos tipos: en Sudán, se cambiaban por telas, baratijas, etc. En el Magreb, los esclavos se cambiaron por caballos. En las ciudades del desierto, se usaban como pago trozos de tela, cerámica, cuentas de esclavos de vidrio veneciano, colorantes y joyas. El comercio de esclavos negros formaba parte de una red comercial diversa. Junto a las monedas de oro, las conchas de cauri del Océano Índico o del Atlántico (Canarias, Luanda) se utilizaron como dinero en todo el África subsahariana (la mercadería se pagaba con sacos de cauríes). [162]

Ferias y mercados de esclavos Editar

Los africanos esclavizados fueron vendidos en las ciudades del mundo árabe. En 1416, al-Maqrizi contó cómo los peregrinos que venían de Takrur (cerca del río Senegal) trajeron consigo 1.700 esclavos a La Meca. En el norte de África, los principales mercados de esclavos se encontraban en Marruecos, Argel, Trípoli y El Cairo. Las ventas se realizaron en lugares públicos o en zocos.

Los compradores potenciales hicieron un examen detenido de la "mercancía": comprobaron el estado de salud de una persona que a menudo estaba desnuda con las muñecas atadas. En El Cairo, las transacciones que involucraban a eunucos y concubinas ocurrieron en casas particulares. Los precios variaban según la calidad del esclavo. Thomas Smee, el comandante del barco de investigación británico Ternate, visitó un mercado de este tipo en Zanzíbar en 1811 y dio una descripción detallada:

'El espectáculo' comienza alrededor de las cuatro de la tarde. Los esclavos, aprovecharon para sacar el mayor provecho de la limpieza y el bruñido de la piel con aceite de nuez de cacao, el rostro pintado con rayas rojas y blancas y las manos, narices, orejas y pies ornamentados con profusión de brazaletes de oro y plata y las joyas, se alinean en una línea, comenzando con las más jóvenes, y aumentando hacia atrás según su tamaño y edad. A la cabeza de esta fila, que está compuesta por todos los sexos y edades desde los 6 a los 60 años, camina el dueño de ellos por detrás y a cada lado, dos o tres de sus esclavos domésticos, armados con espadas y lanzas, hacen las veces de guardia. Así ordenada comienza la procesión y pasa por la plaza del mercado y las calles principales. cuando cualquiera de ellos llama la atención del espectador, la fila se detiene inmediatamente y se produce un proceso de examen que, por su minuciosidad, no tiene parangón en ningún mercado de ganado de Europa. El posible comprador, habiendo comprobado que no hay defectos en las facultades del habla, audición, etc., que no hay ninguna enfermedad presente, procede a examinar a la persona, primero se inspeccionan la boca y los dientes y, posteriormente, se inspeccionan sucesivamente todas las partes del cuerpo. , sin exceptuar siquiera los pechos, etc., de las muchachas, muchas de las cuales he visto manejadas de la manera más indecente en el mercado público por sus compradores, de hecho, hay muchas razones para creer que los traficantes de esclavos casi universalmente obligan a los jóvenes niñas a someterse a su lujuria antes de ser desechadas. De tales escenas uno se aparta con lástima e indignación. [163]

África: siglos VIII al XIX Editar

En abril de 1998, Elikia M'bokolo, escribió en Le Monde diplomatique. "El continente africano se desangró de sus recursos humanos a través de todas las rutas posibles. A través del Sahara, a través del Mar Rojo, desde los puertos del Océano Índico y al otro lado del Atlántico.Al menos diez siglos de esclavitud en beneficio de los países musulmanes (del noveno al diecinueve) ". Continúa:" Cuatro millones de esclavos exportados a través del Mar Rojo, otros cuatro millones a través de los puertos swahili del Océano Índico, tal vez como hasta nueve millones a lo largo de la ruta de las caravanas transaharianas, y de once a veinte millones (según el autor) a través del Océano Atlántico "[164]

En el siglo VIII, África estaba dominada por árabes-bereberes en el norte: el Islam se movió hacia el sur a lo largo del Nilo y por los senderos del desierto.

  • El Sahara estaba escasamente poblado. Sin embargo, desde la antigüedad había ciudades que vivían del comercio de sal, oro, esclavos, telas y de la agricultura habilitada por el riego: Tiaret, Oualata, Sijilmasa, Zaouila y otras. [cita necesaria]
  • En la Edad Media, el término árabe general bilâd as-sûdân ("Tierra de los Negros") se usó para la vasta región de Sudán (una expresión que denota África Occidental y Central [165]), o que a veces se extiende desde la costa de África Occidental hasta Sudán Occidental. [166] Proporcionó una reserva de mano de obra para África del Norte y el Sahara. Esta región estaba dominada por ciertos estados y personas: el Imperio de Ghana, el Imperio de Mali, el Imperio Kanem-Bornu, los Fulani y Hausa.
  • En el Cuerno de África, las costas del Mar Rojo y el Océano Índico estaban controladas por los somalíes locales y otros musulmanes, y los yemeníes y los omaníes tenían puestos comerciales a lo largo de las costas. La costa de Etiopía, en particular el puerto de Massawa y el archipiélago de Dahlak, había sido durante mucho tiempo un centro para la exportación de esclavos del interior por el Reino de Aksum y las organizaciones políticas anteriores. El puerto y la mayoría de las zonas costeras eran mayoritariamente musulmanas, y el puerto mismo albergaba a varios comerciantes árabes e indios. [167] La ​​dinastía salomónica de Etiopía a menudo exportaba esclavos nilóticos de sus provincias fronterizas occidentales o de provincias meridionales recién conquistadas. [168] Los sultanatos musulmanes somalíes y afar, como el sultanato Adal, también exportaron esclavos nilóticos que capturaron del interior. [169]
  • En la región de los Grandes Lagos africanos, los comerciantes de Omán y Yemen establecieron puestos de comercio de esclavos a lo largo de la costa sureste del Océano Índico, sobre todo en el archipiélago de Zanzíbar, a lo largo de la costa de la actual Tanzania. La región de Zanj o Costa Swahili que flanquea el Océano Índico continuó siendo un área importante para el comercio de esclavos orientales hasta el siglo XIX. Livingstone y Stanley fueron los primeros europeos en penetrar en el interior de la cuenca del Congo y descubrir la escala de la esclavitud allí. El árabe Tippu Tip extendió su influencia allí y capturó a muchas personas como esclavas. Después de que los europeos se asentaron en el Golfo de Guinea, el comercio de esclavos transaharianos se volvió menos importante. En Zanzíbar, la esclavitud fue abolida tarde, en 1897, bajo el sultán Hamoud bin Mohammed. << [170] >>

La historia de la trata de esclavos ha dado lugar a numerosos debates entre historiadores. Por un lado, los especialistas están indecisos sobre la cantidad de africanos sacados de sus hogares, esto es difícil de resolver debido a la falta de estadísticas confiables: no había un sistema de censo en el África medieval. El material de archivo para el comercio transatlántico de los siglos XVI al XVIII puede parecer útil como fuente, pero estos libros de registro a menudo se falsificaron. Los historiadores deben utilizar documentos narrativos imprecisos para hacer estimaciones que deben ser tratadas con cautela: Luiz Felipe de Alencastro afirma que hubo 8 millones de esclavos sacados de África entre los siglos VIII y XIX por las rutas Oriental y Transsahariana. [171]

Olivier Pétré-Grenouilleau ha propuesto la cifra de 17 millones de africanos esclavizados (en el mismo período y de la misma zona) sobre la base del trabajo de Ralph Austen. [172] [ página necesaria ] Ronald Segal estima que entre 11,5 y 14 millones fueron esclavizados por el comercio árabe de esclavos. [173] [174] [175] [ página necesaria ] Otras estimaciones lo sitúan alrededor de los 11,2 millones. [176]

También ha habido un impacto genético considerable en los árabes de todo el mundo árabe de los esclavos africanos y europeos premodernos. [177]

Fuentes árabes medievales Editar

Estos se dan en orden cronológico. Los eruditos y geógrafos del mundo árabe habían estado viajando a África desde la época de Mahoma en el siglo VII.


El odio que no morirá

El 18 de septiembre, la televisión Al-Manar con sede en Beirut transmitió una noticia que apareció posteriormente en su sitio web en inglés: "Con el anuncio de los ataques en el World Trade Center de Nueva York, los medios de comunicación internacionales, en particular el israelí, se apresuró a aprovechar la tragedia y comenzó a llorar a 4.000 israelíes que trabajan en las dos torres. Entonces, de repente, nadie mencionó nada sobre esos israelíes y luego quedó claro que notablemente no se presentaron a sus trabajos el día en que ocurrió el incidente. Fuentes diplomáticas árabes revelaron al periódico jordano al-Watan que esos israelíes permanecieron ausentes ese día basándose en insinuaciones del aparato de seguridad general israelí, el Shabak, hecho que provocó sospechas no anunciadas en funcionarios estadounidenses que querían saber cómo el gobierno israelí se enteró del incidente antes de que ocurriera ".

Este es el primer relato registrado de una leyenda urbana que se ha extendido por el mundo árabe. Nunca se ha comprobado ni un solo hecho. Parece estar basado en la preocupación expresada por el gobierno israelí por el destino de 4.000 israelíes residentes en Nueva York, un pequeño número de los cuales trabajaba en el World Trade Center. En cuestión de días, ya no eran 4.000 israelíes los que se suponía que no debían presentarse a trabajar, sino que 4.000 judíos aparecieron informes de que "ni un solo judío" murió el 11 de septiembre. La historia se hundió en la versión oficial de los hechos. , apareciendo en la prensa árabe dominante, así como en sitios web neonazis y supremacistas blancos con sede en Estados Unidos. Una encuesta de opinión realizada el 1 de octubre por Paknews.com, un sofisticado sitio de noticias en línea en inglés, preguntó cómo veían los lectores la historia de los 4.000 judíos que no se presentaban a trabajar. El 71% pensó que era un "hecho posible".

El hecho posible pronto se convirtió en un hecho establecido entre los ministros del gobierno en el mundo árabe. Según un informe del Jerusalem Post del 19 de octubre, "En una reunión en Damasco la semana pasada con una delegación del Real Colegio Británico de Estudios de Defensa, [el ministro de Defensa sirio Mustafa Tlass] dijo que el Mossad planeaba embestir dos aviones secuestrados en las torres del WTC como parte de una conspiración judía. También les dijo a los visitantes británicos que el Mossad había advertido con anticipación a miles de empleados judíos del WTC que no fueran a trabajar ese día ". Yosri Fouda, subdirector ejecutivo de la oficina de Londres de la estación de televisión Al-Jazeera, descarta estas teorías de la conspiración como el trabajo de "gente medio educada". Al Manar, la fuente de la historia, según su sitio web, es "el primer establecimiento árabe en organizar una guerra psicológica efectiva contra el enemigo sionista". Fouda lo describe como "Hezbollah TV". "Hay cientos de teorías de conspiración en ausencia de evidencia convincente", dice. "Estas ideas tocan la fibra sensible de aquellos que no disfrutan de los derechos humanos y las libertades fundamentales".

¿Le importa a Occidente que teorías de conspiración absurdas como esta se hayan afianzado, no solo en el Medio Oriente sino en todo el mundo árabe y musulmán? ¿No son solo la postura de los impotentes? Quizás, pero tres meses después del 11 de septiembre se empiezan a desvelar algunas de sus complejas causas. A medida que profundizamos, encontramos que una de las raíces del ataque radica en el surgimiento de la doctrina del islamismo, una fusión de una lectura fundamentalista estrecha e intolerante del Corán con un movimiento político opuesto a toda influencia social, económica y cultural occidental. Una de sus creencias centrales es la perdurable maldad del judaísmo y los judíos, independientemente del conflicto israelo-palestino y trascendiendo fronteras o disputas nacionales. ¿Por qué judíos? Porque si Estados Unidos ha sido tildado de enemigo, el Gran Satanás, y se cree ampliamente que los judíos "controlan" Estados Unidos, en la espantosa lógica que sigue, se vuelve "obvio" que los judíos tienen un "plan secreto" para destruir el Islam y los países árabes. mundo.

Estas ideas no son de origen reciente ni se limitan al Medio Oriente. En 1983, en su novela Shame ambientada en Pakistán, Salman Rushdie escribió sobre el antisemitismo entre quienes nunca habían conocido a un judío. Lo que es más preocupante, se están haciendo alianzas entre musulmanes que compran tales teorías y los partidos neonazis y supremacistas blancos estadounidenses que han encontrado en ellos una nueva audiencia crédula para promover teorías desacreditadas en Occidente durante más de 50 años.

En la semana anterior al 11 de septiembre ya había señales inquietantes de que el antisemitismo estaba alcanzando un nuevo nivel. El ataque a Nueva York tuvo lugar tres días después del caótico cierre de la Conferencia Antirracismo de Durban en la que los delegados de los gobiernos árabes y las ONG buscaron sin éxito que Israel fuera designado como un estado racista del apartheid y pidieron el establecimiento de un comité de la ONU para perseguir los crímenes de guerra israelíes y aislar totalmente al país. La resolución de la ONG no fue respaldada por los principales grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional o Human Rights Watch. El Centro Europeo de Derechos de los Romaníes emitió su propia declaración, escrita por Dimitrina Petrova, su directora ejecutiva: "La agresiva exclusión de los participantes judíos y el espíritu antisemita, abiertamente intolerante que lo acompaña, que plaga todo el proceso, nos impulsó firmemente a distanciarnos de la política de este foro. resultado desafortunado ".

El lenguaje fue tan intemperante que Mary Robinson, la comisionada de derechos humanos de la ONU, se negó a presentarlo en la conferencia gubernamental. La atmósfera en la conferencia ha sido descrita como saturada de antisemitismo. En el área de exhibición, la Unión de Abogados Árabes distribuyó un libro de caricaturas que recordaba la era nazi, que representaba a judíos con garras por manos y agarrando dinero empapado de sangre. Uno de los folletos del sindicato, en el que la estrella de David (un símbolo religioso del judaísmo, así como un emblema de la bandera israelí) se superponía a la esvástica nazi, sorprendió tanto a Robinson que declaró en una cena oficial: "Cuando yo ve algo como esto, soy judío ". Los manifestantes interrumpieron una sesión sobre antisemitismo en la conferencia. Hubo oposición a que el antisemitismo fuera designado como crimen de odio y Robinson fue abucheada cuando se refirió al holocausto contra los judíos. Karen Pollock, directora de Holocaust Education Trust, que proporciona a las escuelas de Gran Bretaña materiales de recursos y formación de profesores, representó a la Junta de Diputados de los judíos británicos en la conferencia. En una sesión informativa a la junta a su regreso, informó en el foro de ONG: "Sesión tras sesión parecían proporcionar plataformas para la propaganda antijudía extrema. Una sesión sobre delitos de odio no solo tenía un orador cuya tesis era que la existencia de Israel era un 'crimen de odio', pero cuando una persona hizo una pregunta, fue interrumpido con gritos de '¡Judío! ¡Judío! ¡Judío!' ".

El hecho de que los activistas en nombre de los derechos de los palestinos se sorprendieran por la reacción negativa al material descaradamente antisemita que trajeron consigo, indica cuán común se ha vuelto ese discurso de odio en el mundo árabe, hasta qué punto ahora forma parte normal de discurso político. Le pregunté a Rina Attar Goren, directora europea del Middle East Media and Research Institute (una organización independiente que monitorea y traduce la prensa de Medio Oriente) si podía proporcionar algún ejemplo reciente de material antisemita, en oposición a antisionista, de los medios de comunicación árabes y palestinos. "¿Cuantos necesitas?" ella me preguntó. "¿Cinco, 10, 100?" Unas horas más tarde, me envió por correo electrónico 20 artículos, desde febrero de 2000 hasta este mes, que revelaban una campaña de propaganda antisemita que iba mucho más allá de los límites de la causa palestina. Varios eran de la prensa egipcia patrocinada por el estado. Incluían varios artículos sobre la negación del Holocausto (afirmando que el genocidio nazi contra los judíos fue una mentira inventada por judíos para sacar dinero de los gobiernos occidentales y justificar la toma de tierras árabes) y reiteraciones repetidas de los "Protocolos de la Ancianos de Sión ", una falsificación antisemita originada en la Rusia zarista del siglo XIX que inventó una camarilla secreta de judíos que conspiraban para apoderarse del mundo.

Los "Protocolos" están consagrados en la Carta de la organización palestina Hamas: "Después de Palestina, los sionistas aspiran a expandirse desde el Nilo hasta el Éufrates", dice. "Cuando hayan digerido la región que alcanzaron, aspirarán a una mayor expansión, y así sucesivamente. Su plan está incorporado en los Protocolos de los Ancianos de Sión, y su conducta actual es la mejor prueba de lo que estamos diciendo". Al-Shurouq, un distribuidor de libros con sede en Ramallah, está distribuyendo una traducción al árabe del Mein Kampf de Adolf Hitler a Jerusalén Este y territorios controlados por la Autoridad Palestina. Según un informe de la Agence France Presse del 8 de septiembre, el libro, previamente prohibido por Israel, había sido autorizado por la Autoridad Palestina y ocupaba el sexto lugar en la lista de bestsellers palestinos.

La Autoridad Palestina, con financiación de la UE, ha estado actualizando libros de texto que no habían sido reemplazados desde la época del gobierno jordano. La mayor parte de los estereotipos e incitaciones antisemitas contra Israel han desaparecido, pero el año pasado Israel y la Autoridad Palestina se reunieron en Chipre para discutir cómo debería representarse el Holocausto contra los judíos. El Dr. Musa Al-Zu'but, presidente del comité de educación del Consejo Legislativo Palestino, escribiendo en el periódico de la Autoridad Palestina Al-Risala el 13 de abril de 2000, dijo: "No habrá tal intento de incluir la historia del Holocausto en el currículum. El Holocausto ha sido exagerado para presentar a los judíos como víctimas de un gran crimen, para justificar [la afirmación] de que Palestina es necesaria como patria para ellos y para darles el derecho a exigir una indemnización ".

El ejemplo más extremo que recibí fue escrito por el Dr. Ali Aqleh Ursan, presidente de la Asociación de Escritores Árabes, en la publicación siria Al-Usbu 'Al-Adabi el 5 de febrero de 2000: "El codicioso, racista y odiado judío Shylock, que cortó la [libra de] carne del pecho de Antonio con el cuchillo del odio, te invade con su dinero, sus modernos aviones, sus misiles y sus bombas nucleares. Debes enfrentarte a una dura pregunta: ¿Desean ustedes, cristianos y musulmanes, vivir , sobrevivir y cumplir tus convicciones? ¿O sois los corderos balidos de Abraham en el umbral del altar judío, que son conducidos a ser enviados al Más Allá? "

Gran parte de esto no es más que retórica vacía, la única arma de aquellos que están indefensos, desposeídos y presa de gobiernos corruptos y antidemocráticos. Se deriva en parte de la rabia por la pobreza y la falta de derechos humanos (y para los palestinos, la experiencia de la humillación y brutalidad de la ocupación), y en parte del fundamentalismo religioso, que en todas las religiones tiende a producir extremismo violento, el judaísmo no es una excepción. . La semana pasada, dos miembros de la Liga de Defensa Judía, una organización racista de extrema derecha prohibida en Israel, fueron arrestados por el FBI acusados ​​de conspirar para bombardear la mezquita King Fahd en Culver City, California, así como las oficinas de Darrell Issa. , un congresista árabe-estadounidense del sur de California. El JDL fue fundado por el difunto rabino Meir Kahane, un demagogo racista cuyo seguidor Baruch Goldstein asesinó a 29 palestinos en Hebrón en 1994. Tampoco los movimientos seculares son inmunes. "Muerte a los árabes" es un grito familiar en las gradas del fútbol israelí entre los seguidores de los equipos Betar, que se originaron en los movimientos juveniles sionistas de derecha.

Pero la prevalencia y la intensidad del antisemitismo en el mundo árabe lo convierten en un fenómeno mucho más escalofriante. Hasem Saghiyeh, columnista de Al Hayat, un periódico panárabe con sede en Londres que ha escrito y estudiado el antisemitismo en el mundo árabe y musulmán, lo describe como peligroso y está aumentando a una velocidad sin precedentes. "No hay raíces históricas para el antisemitismo en el Islam", dice. “Es un fenómeno recién nacido que comenzó con el contacto entre árabes y cristianos europeos a fines del siglo XIX. Realmente surge este siglo no a partir de mitos sobre los judíos, como sucedió en Europa, sino en una lucha real y concreta por la tierra. El proceso de traducir libros como los Protocolos de los Sabios de Sion a escala popular comenzó en Egipto en la época de Nasser [los años 50 y 60], pero solo el movimiento fundamentalista los incorporó a su literatura. El antisemitismo árabe y musulmán tiene sus raíces en un cierto malestar con la modernidad porque en el fondo se ve en conexión con el colonialismo, y [para los fundamentalistas] los judíos están asociados tanto con el comunismo como con el capitalismo ".

El 11 de septiembre, muchos estadounidenses descubrieron para su asombro que gran parte del mundo odiaba a su país. Durante la semana en Durban, muchos judíos descubrieron que la vieja hostilidad contra ellos no había muerto ni había sido llevada al margen impenitente. La pregunta que empezaron a hacerse fue si existía una gran posibilidad de que la historia se repitiera. Al dirigirse a una conferencia a principios de noviembre, el Dr. Jonathan Sacks, el rabino principal de Gran Bretaña, advirtió que los extremistas islámicos estaban en peligro de despertar el mismo odio antijudío que había llevado al Holocausto: "La misma demonización, las mismas fantasías malvadas. si la humanidad no hubiera aprendido nada del pasado ". Pero una gran diferencia entre los años 30 y la actualidad es que no puede haber genocidio masivo contra las poblaciones judías de los países que producen el antisemitismo más virulento, porque esos países tienen pocos o ningún ciudadano judío. Entre 1948 y 1956, medio millón se fue, huyó o fue expulsado del mundo árabe como consecuencia de la creación de Israel, un cuarto de millón solo de Marruecos. La exportación de estas ideas es el peligro, cuando entran en la corriente principal de las comunidades musulmanas británicas, europeas y estadounidenses a través de periódicos, sitios web y sermones en mezquitas.

Los grupos de odio por la supremacía blanca, como la Alianza Nacional neonazi de Estados Unidos, han visto en el antisemitismo del mundo árabe y musulmán una oportunidad para hacer alianzas estratégicas con el pretexto de apoyar los derechos palestinos. Según la Anti-Defamation League, la organización estadounidense que hace campaña contra el antisemitismo, Muslims, un periódico semanal en idioma inglés con sede en Nueva York, reimprimió el 5 de octubre un artículo de William Pierce (líder de la alianza), bajo el titular : "Israel quiere que Estados Unidos envíe tropas terrestres, azote a los ejércitos musulmanes, se apodere de sus países e instale gobiernos títeres que sigan las órdenes de los judíos". En noviembre, la alianza organizó una marcha en una mezquita de Illinois con el propósito de atacar a los musulmanes. En la marcha, cientos de miembros de una organización llamada Iglesia Mundial del Creador repartieron folletos de reclutamiento que citaban el llamado de Bin Laden a una guerra contra los judíos y exigían el fin del apoyo estadounidense a Israel.Pero la misma organización tiene otro folleto que muestra una imagen del ataque al WTC y pregunta: "¿Estás preparado para pelear la guerra santa árabe en suelo estadounidense? ¡Acabemos con la inmigración musulmana ahora!".

Los engaños y falsificaciones antisemitas se originaron en la Europa cristiana (algunos siglos atrás, como el libelo de sangre de Norwich que acusó a los judíos del asesinato ritual de niños cristianos para el seder de Pascua) y se exportaron desde el oeste al mundo musulmán. Aquí, desacreditados hace mucho tiempo, esos mitos y teorías de la conspiración están siendo devueltos nuevamente, donde son utilizados como una herramienta de propaganda por un núcleo duro de racistas.

La percepción aquí en el Reino Unido de que los judíos británicos - ricos, influyentes, exitosos - tienen poco que temer ahora de un ataque racista grave no se refleja dentro de la comunidad judía. Mike Whine, director de defensa de la junta de diputados, dice: "En general, los judíos están más asentados y más cómodos económicamente que nunca antes en la historia, pero hay una sensación cada vez mayor de estar bajo amenaza y de que esto está cambiando de forma. Se están vendiendo más copias de los Protocolos en Malasia y Pakistán que entre la extrema derecha en Alemania. El nivel de ataques físicos contra nosotros ha aumentado sustancialmente y esta es una marcada tendencia internacional. En Francia y Estados Unidos, las sinagogas ahora deben ser protegidas por la policía y el ejército ". El 2 de diciembre tuvo lugar en Berlín la mayor marcha neonazi desde el final de la Segunda Guerra Mundial. La Crónica de Bulawayo, que apoya al gobierno del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, publicó recientemente un artículo de 3.000 palabras en el que se alega la responsabilidad judía por los problemas económicos en curso que enfrenta el país.

La comunidad judía de Gran Bretaña ha remitido a la policía 13 casos de incitación por escrito a asesinar judíos. Un folleto distribuido en octubre del año pasado en Stamford Hill, al norte de Londres, incluía una cita de un comentario sobre el Corán que dice: "La hora [es decir, la era mesiánica] no llegará hasta que los musulmanes maten a los judíos". Hasta el momento, parece que no hay voluntad política de enjuiciar. Mientras tanto, siguiendo el consejo de la policía que actúa sobre inteligencia operativa, la comunidad está en máxima seguridad. En los EE. UU., El 73% de todos los delitos de odio denunciados por motivos de religión en 2000 fueron contra judíos, según cifras oficiales del FBI, aunque esto puede reflejar una mayor confianza en denunciarlos que entre otros grupos de inmigrantes más recientes. Los ataques a las mezquitas desde el 11 de septiembre sin duda transformarán esas cifras de manera espectacular.

Whine sostiene que los ataques antisemitas no han desaparecido, simplemente están controlados por feroces medidas de seguridad que crean la imagen de una religión defensiva, paranoica y sospechosa. El rabino Tony Bayfield, director ejecutivo del Movimiento de Reforma de los Judíos Británicos, dice: "Se supone que el centro de Sternberg donde trabajo es una cara importante de la comunidad judía para el mundo exterior, y no me gusta tener puertas altas y seguridad cámaras. ¿Qué tipo de mensaje envía? Pero cada sinagoga tiene que estar vigilada para el servicio del sábado, y no hay duda de que la policía cree que es necesario ".

Hasta ahora, cuando los judíos buscaban apoyo en una época de creciente antisemitismo, sus aliados naturales eran la izquierda antirracista. Pero debido a que el antisemitismo está ahora indisolublemente vinculado con la situación en Israel y Palestina, y debido al resurgimiento del argumento del sionismo es el racismo, que rechaza una solución de dos estados, algunos críticos de Israel ya no parecen dispuestos a hacer una distinción entre aquellos judíos que apoyan y aquellos judíos que se oponen a la ocupación israelí. Cualquier apoyo al derecho de Israel a existir como un estado soberano bajo cualquier condición se tilda de sionismo y, por lo tanto, de connivencia con el racismo y el apartheid. En octubre, el poeta Tom Paulin escribió a The Guardian para exigir que si emplea a periodistas que sostienen tales puntos de vista, deben declarar sus "credenciales sionistas". Más allá de la izquierda, existe una creencia generalizada en Gran Bretaña, reforzada por informes de noticias y comentarios, de que el ataque del 11 de septiembre nunca habría ocurrido si no hubiera sido por la brutalidad israelí en Gaza y Cisjordania. Otros van más allá y argumentan que la existencia de Israel y su apoyo por parte de Estados Unidos es una amenaza para la paz mundial. Muchos judíos ahora sienten que están siendo convertidos en chivos expiatorios de un fenómeno complejo que combina la globalización, el surgimiento del fundamentalismo, los intereses petroleros, el antiamericanismo y la política de Oriente Medio: que si comienza la tercera guerra mundial, como de costumbre, se le echará la culpa. "los judios".

El antisemitismo desatado en los últimos tres meses plantea preguntas complejas para judíos, musulmanes y quienes hacen campaña contra las injusticias sufridas por otros. Será interesante ver, en el futuro, qué tan bien lo hace cualquiera de nosotros al abordarlos. Como judío británico, puedo ofrecer algunas formas en las que algunos de nosotros podemos comenzar a construir una defensa contra el antisemitismo. Implicaría que la izquierda se realinee: cesar la demonización de la mayoría judía que defiende la existencia de Israel haciendo alianzas con judíos, como los que apoyan Peace Now y Gush Shalom, que buscan activamente el fin de la horrible violencia del año pasado. uno que proporcione una solución justa a la larga agonía de los palestinos. Tanto la izquierda como los musulmanes británicos tendrían que empezar a reconocer el aumento masivo del antisemitismo en el mundo árabe y musulmán por lo que es: antisemitismo en lugar de un análisis convincente de los problemas de Oriente Medio. Implicaría a los musulmanes británicos anunciar en su prensa, sus mezquitas y sus centros comunitarios que los musulmanes están siendo manipulados para que crean mitos, leyendas urbanas y calumnias racistas vendidas por quienes no tienen interés en la tolerancia, los derechos humanos o la justicia que la islamofobia y el antisemitismo caen. bajo el mismo título - chivo expiatorio racista. De hecho, alentadoramente, este proceso ya está comenzando a ocurrir. En la edición de esta semana del periódico egipcio Al Haram, el columnista Hani Shukrallah analiza la inminente televisión en todo el mundo árabe de una nueva dramatización de los Protocolos. ¿Cómo, se pregunta, puede el mundo árabe preservar su civilización "reproduciendo uno de los productos más feos de Occidente?"

Los judíos británicos se han visto envueltos durante mucho tiempo en una discusión entre ellos que refleja los feroces debates dentro de Israel. Parece axiomático para algunos de nosotros que hemos mantenido nuestra fe con los activistas por la paz de Gush Shalom y Peace Now que si se hiciera justicia a los palestinos en la forma de un estado basado en la Resolución 242 de la ONU, y se encontraran soluciones a los problemas de la división de Jerusalén y el estado de los refugiados, la mayor parte del antisemitismo árabe desaparecería. No todos los judíos, particularmente los de la derecha, están convencidos de que una solución de dos estados satisfará plenamente la demanda palestina de la devolución de su tierra natal, particularmente cuando los mapas en los nuevos libros de texto de las escuelas palestinas se refieren explícitamente a todo Israel como palestino. territorio. Después del reciente baño de sangre perpetrado por Hamas, que tiene el antisemitismo más virulento consagrado en su carta constitutiva, la tendencia es que las consignas de los pacifistas se conviertan en cenizas en la boca. En lugar de eso, pensamos en el asalto de los negadores del Holocausto al mundo árabe y palestino a nuestro derecho a recordar a los muertos de la Shoah, y si queremos hablar ahora, es para decir, desafiante: "Am Yisroel Chai" - los hijos de Israel vive.

Pero estas no son las únicas palabras hebreas que son importantes para nosotros. Mi propia creencia, que se profundiza con cada incursión del ejército israelí en territorio palestino, es que podemos sobrevivir sin los asentamientos y las políticas de Ariel Sharon, cuyo objetivo final es fomentar la guerra civil entre los palestinos como excusa para volver a ocupar y convertir Gaza y Cisjordania en Líbano. No podemos sobrevivir sin lo que anima nuestra cultura: la moral judía. No sin "Tzedek" (justicia) o "Rachmanut" (compasión). No podemos sobrevivir si olvidamos que se aplican no solo a nosotros sino a los demás. Para todos nosotros - judíos, musulmanes, activistas en nombre de los derechos de los palestinos - el mensaje urgente de Primo Levi sigue siendo válido: "Cerrando la boca, los ojos y los oídos, se construyó la ilusión de no saber, por lo tanto, de no ser cómplice de las cosas que tienen lugar frente a su propia puerta ".


Cobertura relacionada

Gracias Primer Ministro Benjamin Netanyahu

Esta semana, después de 12 años como primer ministro, Benjamin Netanyahu dejó el cargo. Durante su mandato, tuve el privilegio de trabajar.

Los judíos y los cristianos pueden ser protegidos bajo el dominio musulmán al subordinarse al Islam en lo que se conoce como dhimmi estatus, lo que significa que están legalmente privados de muchos derechos, incluido el derecho a poseer tierras y portar armas. Dhimmis están obligados a pagar un impuesto por cabezajyzia) y deben mantenerse en un estado oprimido, como lo exige el Corán. Desde el punto de vista del Islam, los judíos no son una nación sino una colección de comunidades religiosas que se encuentran en varios países: un judío en Polonia es un "polo de la religión mosaica" y un judío en Marruecos es un "árabe marroquí de la religión mosaica". "

De repente, hacia finales del siglo XIX, todo cambió. Los judíos comenzaron a llegar a Palestina en números cada vez mayores. Los sionistas “inventaron” una nueva nación & # 8212 el “pueblo judío” & # 8212 y decidieron que cierta parte de la Casa del Islam era su patria, conocida como Eretz Israel. Construyeron comunidades y una fuerza de lucha protectora a pesar de que, como dhimmis, se suponía que no se les permitía portar armas y estaban sujetos a la protección del Islam.

En 1948, los judíos de hecho declararon un estado, a pesar de que no merecían soberanía. Luego, en 1967, "conquistaron" Cisjordania y Jerusalén Este.

Los judíos ahora intentan orar en el Monte del Templo, lo que sugiere que el judaísmo ha vuelto a ser una religión activa, viva e incluso dinámica. Esto pone en tela de juicio la propia razón de ser del Islam. Después de todo, el Islam vino al mundo para hacer obsoleto al judaísmo.

Los musulmanes leales a su religión y conscientes de este peligro no pueden aceptar la existencia de un estado judío, ni siquiera uno diminuto en la costa de Tel Aviv. Para ellos, Israel, como estado del pueblo judío, es una amenaza teológica para el Islam y sólo secundariamente, una amenaza nacional, política, judicial o territorial.

El reconocimiento del presidente Trump de la existencia de Israel al reconocer a Jerusalén como su capital fue un doble golpe para el Islam: Trump, un cristiano, había otorgado reconocimiento a los judíos. El mundo musulmán indignado pensó que esto debía ser un complot cristo-judaico contra el Islam. La declaración de Trump les recordó (junto con varios judíos) la Declaración Balfour de noviembre de 1917, sobre la cual los árabes continúan criticando al mundo: “Hiciste las promesas de los no propietarios a aquellos que no tenían derecho a recibir esas promesas . "

En las semanas posteriores a la declaración de Trump, los musulmanes de todo el mundo expresaron su furia por el sello de aprobación otorgado al estado judío & # 8212 a pesar de que su existencia misma se opone a la del Islam. Líderes y ciudadanos comunes, hombres y mujeres, salieron a las calles para demostrar su incapacidad para vivir con el hecho de que el jefe de estado cristiano más prominente había reconocido la capital elegida por la nación judía y, por extensión, su derecho a la suya propia. tierra.

Los disturbios en Wadi Ara, en el centro de Israel & # 8212 los alborotadores intentaron bloquear la carretera principal y dañaron un autobús público & # 8212 fueron otra manifestación de la furia musulmana. La ubicación no es sorprendente, porque el área de Wadi Ara incluye la ciudad de Umm al-Fahm, donde se encuentra la principal concentración de la Rama Norte del Movimiento Islámico, encabezada por el infame Raed Salah. La Rama Norte ha sido declarada ilegal, junto con algunas de las organizaciones más pequeñas que ha fomentado, lo que ha provocado que sus miembros no tengan una forma legal de expresar su furia por la existencia del estado de Israel. Con pocas alternativas, actúan en el espacio público como individuos sin identidad organizativa.

En general, se acepta que la lógica que sustenta el movimiento nacional palestino se basa totalmente en la negación del derecho del pueblo judío a su tierra y estado. La Organización de Liberación de Palestina (OLP) se estableció en 1964 cuando las únicas áreas "ocupadas" eran Tel Aviv y Haifa. Su misión era destruir el Estado de Israel, un objetivo que los árabes expresaron abiertamente antes y después de la Guerra de 1948.

A pesar de lo que piensan algunas personas, la OLP nunca ha enmendado su estatuto pidiendo la destrucción de Israel, como Yasser Arafat le prometió a Yitzhak Rabin. Por lo tanto, los Acuerdos de Oslo y los acuerdos con la OLP que siguieron a ellos no valieron nada. Quienes persisten en esta falsa creencia sobre las intenciones de la OLP a pesar de las abundantes pruebas de la perfidia de Arafat y su sucesor, Mahmoud Abbas, continuaron fomentando la ilusión de paz en los corazones de los israelíes cansados ​​de la guerra y anestesiándolos en el proceso.

El objetivo del movimiento nacional palestino es la creación de una nación palestina artificial (desde cero, porque históricamente nunca ha existido una nación así). Se hará permanente mediante la construcción de un estado árabe sobre las ruinas de Israel, no junto a él. Es por eso que no hay un mapa de Israel en Cisjordania o Gaza. Cada mapa palestino retrata una Palestina con los colores de la bandera de la OLP, que se extiende desde el mar Mediterráneo hasta el río Jordán.

Tenga en cuenta la keffiya de la OLP, que muestra las palabras "Nuestra Jerusalén" a la derecha y "Falestin" a la izquierda.

El mundo, y especialmente Europa, está dividido entre a) ignorantes inocentes que apoyan a un estado palestino para lograr la paz yb) odiadores de judíos que comprenden plenamente las intenciones de la OLP y las apoyan de todo corazón. El mundo árabe entero, incluidos los que firmaron tratados de paz con Israel (Egipto y Jordania), ignora deliberadamente los planes reales de la OLP y trata a la organización como el único representante legítimo del pueblo palestino. Si la OLP tiene éxito en llevar a cabo sus planes, nadie en Jordania o Egipto lamentará la desaparición de Israel.

Los seguidores de Arafat creen que si logran trasladar a Jerusalén fuera de las fronteras de Israel, muchos judíos perderán toda esperanza y se irán de Israel a los países de los que proceden ellos o sus padres. Este será el principio del fin de la empresa sionista, porque no hay sionismo sin Sion & # 8212 o Jerusalén. Por eso gastan tanta energía en Jerusalén. Mientras la mayoría de los países se nieguen a reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, la ciudad será el eslabón débil de la cadena que mantiene unido a Israel.

Arafat intentó asustar a los israelíes con el lema "Un millón shaheeds marchará sobre Jerusalén ”, lo que significa que millones están dispuestos a arriesgar sus vidas para liberar a la ciudad de las garras sionistas. Este mantra se ha internalizado en la sociedad islámica y se puede escuchar en las manifestaciones contra Israel en todo el mundo.

El reconocimiento de Trump de Jerusalén como la capital de Israel asestó un duro golpe a la narrativa nacionalista palestina y le dio a Israel una especie de póliza de seguro. Esto enloquece a los árabes que prosperaron con el sueño de destruir a Israel durante los años de Oslo. Ahora ha quedado claro que una nación muy poderosa, Estados Unidos, no se ve a sí misma como un socio en ese sueño & # 8212 e incluso está dispuesta a actuar en su contra.

Los árabes en general, y en particular los palestinos, ya pueden ver caer las fichas de dominó. La República Checa, Hungría y otros estados importantes están considerando trasladar sus embajadas de Tel Aviv a Jerusalén en reconocimiento de que esa ciudad es la capital de Israel. En abril de 2017, incluso el presidente ruso Vladimir Putin declaró su reconocimiento de Jerusalén occidental como la capital de Israel. No hubo protestas en respuesta a la declaración de Putin por una simple razón: los árabes tienen un miedo mortal a Putin después de que dejó en claro hasta dónde está dispuesto a llegar durante la guerra en Siria, y se abstienen cuidadosamente de reaccionar a sus declaraciones o decisiones.

Tanto por razones religiosas como nacionalistas, los árabes y musulmanes son incapaces de aceptar a Israel como el estado judío que es.

La pregunta que los israelíes, tanto judíos como cristianos, se ven obligados a hacerse es si reconocerán el problema musulmán y árabe, pero les dirán en términos inequívocos que Jerusalén pertenece a los judíos y que van a tener que aprender. para vivir con ello & # 8212 o si van a ceder ante los soñadores árabes y musulmanes que se niegan a aceptar la realidad de que la religión judía está viva y coleando.

Una versión anterior de este artículo, traducida por Rochel Sylvetsky, fue publicada el 14 de diciembre de 2017 por Israel National News.

El Dr. Mordechai Kedar es investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Se desempeñó durante 25 años en la inteligencia militar de las FDI especializándose en Siria, el discurso político árabe, los medios de comunicación árabes, los grupos islámicos y los árabes israelíes, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.

Los artículos de Perspectivas del Centro BESA se publican gracias a la generosidad de la familia Greg Rosshandler.


Ver el vídeo: Judíos perseguidos por ser judíos en Israel? (Mayo 2022).